Ramón Lobo

El virus de Tahrir llega a Europa

Por: | 19 de mayo de 2011

Botellon
PABLO TALAMANCA (EFE).

Actualizado a las 08.36 del 19 de mayo. /

Donde no existe libertad es necesario perder el miedo; sucedió en Túnez y en Egipto, sucede en Libia, Siria, Yemen y Bahréin. Sucederá en más países, árabes o no. Donde hay libertad es necesario romper la molicie, un conformismo que ha transformado (trastornado) a los ciudadanos en consumidores, algunos de todo a cien.

LA CONSUMAQUIA
RAÚL BARBOLLA.

Madrid no es Tahrir, pero el 'virus' es el mismo: la hartura de una juventud sin esperanza, abocada a un mercado menguante que se moderniza recortando derechos sociales y trabajos, con el único horizonte de contratos basura de larga duración. Hay miles de historias de mujeres y hombres que no encuentran un empleo, que padecen. Nadie habla de ellos. Prevalece la voz oficial, la de los otros, la del lenguaje burocratizado, la de las ruedas de prensa sin preguntas, la de los intocables.

Esas historias olvidadas, desatendidas, encontraron eco en las redes sociales (Twitter: #15M; #nonosvamos, #spanishrevolution). Como en Egipto: jóvenes, y no tan jóvenes, se movilizan sin siglas, sin banderas, sin el quien-convoca, solo por que es un derecho.

Desde Occidente se miró con inquietud y desconcierto el estallido de las revueltas de Túnez y Egipto. No debe sorprender. El partido del dictador Ben Ali pertenecía a la Internacional Socialista. Eran dictaduras blandas con el negocio extranjero. Los que eran presidentes respetables se convirtieron de repente en dictadores. Ahora no sabemos bien qué escribir: ¿rey de Arabia Saudí o autócrata? Desde las enseñanzas del padre Vitoria hay una fórmula sencilla: presidentes son los que ganan; dictadores, los que pierden.

Cuando los que ganaban pierden cambian las lealtades, se firman nuevos contratos. No hay memoria. Nadie la desempolva de las hemerotecas. Sucedió en Congo.

Libia3
SAEED KHAN (AFP).

Cuando se come caliente tres veces al día y el agua potable no es un problema que exija horas y horas de esfuerzo y riesgo, surge la educación, la cultura, el ocio. La educación nos enseña a elegir y nos dota de instrumentos e información para elegir bien.

Los que saben y pueden elegir estaban mudos. La pregunta que muchos se hacen es sencilla: ¿estamos ante el nacimiento de una primavera en España? ¿En Europa? ¿Es solo una moda, una acampada? ¿Tiene recorrido? Los motivos tienen recorrido, son una segunda piel; las personas está por ver.

Hay 82 Comentarios

RNE apoyando el desalojo de la Puerta del Sol por la fuerza. En términos seguramente muy similares a los usados por la radio de Mubarak respecto a la plaza de Tahrir. Lo siento mucho, pero la casta política no merece menos renovación que la periodística. Dejad que despierte la bestia, yo sólo rezo porque no sea violenta cuando lo haga.

A mi los costes laborales me dan igual, Yo quiero vivir. Entonces que propones? trabajar por 5 centimos la hora?
La vida es única, es lo único que realmente tenemos, y es hora de VIVIR. Con menos pero TODOS. No unos pocos. Ha estallado la crisis, la han provocado los poderosos, los que juegan con el dinero. LA ESTAMOS PAGANDO LOS DE SIEMPRE. ¡¡¡ESTA VEZ NO!!!! Esto no ha hecho nada más que empezar. DESPERTAD.

EL VIRUS???? Parece que no le agrada en absoluto lo que está pasando...

el problema creo q va mas alla de esto, el mundo esta lleno de sinverguenzas y en España sobran a patadas, desde Politicos, Bancos, MUltinacionales explotadoras, etc etc pero tambien mucha calaña de personas, vagos y pasados de listos q en su vida han hehco un minimo esfuerzo por un chusco pan y solo saben pedir y aprovecharse de los demas y tanto unos como otros son las mismas sanguijuelas y las ayudas deben ir para quien de verdad las necesite, no para los q mas tienen o se aprovechan de ellas, y en España hay q cambiar todas leyes de Pe a Pa de una p.. vez y el que la haga q la pague y los demas a esforzarnos al menos un poco de como hicieron nuestros abuelos hace años.

¡"Si" que entiendes qué pasa! ¿no?,..., Tú ya lo sabes, intelectuales orgánicos son los que obtienen dinero, prestigio y falsa trascendencia de lo que publican aún en desmedro del libre pensar; gente que vomita superficialidades y cobra por ello, bah.

No se puede magnificar esta respuesta callejera ni tampoco minimizarla, como afirmaba el editorial de este periódico del día 16. Hay que cuantificarla. La inexistencia de democracia en los países árabes perjudica a casi la totalidad del pueblo, quitados los cuatro privilegiados que se nutren de la falta de libertades del resto. Nadie desea un régimen sin libertad y quien diga que sí sin motivo es que tiene miedo. En esta democracia no existe ese respaldo unánime a una protesta que acusa al sistema de injusto, y lo veremos el 22-M, fecha en la que triunfarán los partidos políticos, algunos incluso con imputados de postín en sus listas. Y no podemos basar tales resultados en miedo alguno. Cuántos españoles hay que aceptan el sistema actual y cuántos hay que se oponen drásticamente a él, sin que pueda cambiar su decisión si cambia su posición en el mismo.

Podemos reclamar todos los derechos que queramos. ¿Pero que hay de la globalización? Como no nos van a recortar derechos mientras en China u otros paises trabajan por 5 centimos la hora?

No estoy tratando de decir que todo es inutil. Me parecen bien estas manifestaciones pero tenemos que esforzarnos en poner soluciones. En Europa tenemos un problema de productividad. Los costes laborales son muy altos en contraste con los de Asia y el lejano Oriente.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el autor

Nací en otro siglo, en Venezuela, mitad español, mitad inglés. Siempre me gustaron las noticias internacionales. Con El País he viajado a guerras en medio mundo. He aprendido mucho, sobre todo a escuchar.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal