Ramón Lobo

El hambre mata más que E.coli

Por: | 02 de junio de 2011

Tomates
Tomates locales en un mercadillo de Moscú. / NATALIA KOLESNIKOVA (AFP).

Vivir en el Primer Mundo se está convirtiendo en una actividad de alto riesgo para muchos habitantes: vacas locas, dioxinas en pollos belgas, gripe A, móviles cancerígenos y ahora la bacteria Escherichia coli. Cada alarma es superior al número de muertos que causa el brote que generó la alarma. Así sucedió con la gripe A: no hubo coordinación en la lucha médica ni en la política, solo se globalizó el miedo. Detrás de cada pánico colectivo surge un negocio privado que florece.

Afganistán, un país en guerra desde hace más de 30 años y en el que se puede morir de varias causas simultáneas relacionadas con la guerra y la miseria, participó en ese miedo en 2009: miles de personas caminaban protegidas por mascarillas. Cada mascarilla parecía un signo de distinción; los kabulíes estaban orgullosos de ser, por fin, parte del mundo.

En Afganistán no se muere de gripe A, se muere de ausencia de paz.

El actual brote bacteriano, que como explica Javier Sampedro tiene más que ver con una manipulación inadecuada de la carne que con los pepinos, ha desnudado a la Unión Europea, carente de mecanismo de alarma, de reacción rápida y de liderazgo; en definitiva, incapaz de velar por la seguridad médica y económica de sus ciudadanos.

La consejera de Sanidad de Hamburgo señaló a la agricultura española sin esperar a las pruebas. No funcionaron los mecanismos de entendimiento entre España y Alemania. Más que Unión Europea parece un archipiélago en el que cada cual se preocupa de sus intereses a corto plazo.

Llegan y se instalan las crisis económicas, las guerras eternizadas como la de Libia, y no se oye una voz europea, única, determinante, constructiva. Europa, el gran sueño de muchos, se bate en retirada con sus mini Schengen, las políticas policiales contra la inmigración o las manipulaciones de los llegados a Lampedusa para forzar compensaciones y endurecimientos de normas con fines electorales. Los votantes de Milán, entre otros, no cayeron en la trampa.

En el Tercer Mundo los problemas del Primero parecen un banquete. El número de pobres y paupérrimos alcanza a la mitad del planeta, a 3.500 millones de personas; no se cumplen los Objetivos del Milenio y se agranda la brecha entre ricos y pobres, mayor aún con el abismo tecnológico. Y las cosas no van a mejorar para los más débiles. Según la ONG Oxfam los precios de los alimentos se duplicarán en 2030.

Aunque el hambre es 'una pandemia' que mata a 22.000 niños al día, según Unicef, no hay conmoción política, ni social; no aparecen consejeras de sanidad ni se convocan cumbres de urgencia ni se llenan las páginas o los minutos en los médios de comunicación. La sociedad no se mueve. Los muertos de hambre son muertos de necesidad extrema, y en ese campo el negocio es escaso.

Cajas
RAÚL BARBOYA.

Hay 10 Comentarios

This blogs figures out the exact situation of the world and how the hunger and poor quality food drags numerous people to starvation. It’s appreciable that blogs like are coming up each day to raise people’s sense of reality with the practical circumstances. I would wish you all the good luck for carrying on your work and encourage more people.
https://gallery.technet.microsoft.com/Azure-Is-Altering-the-88d97224

This is one of the best blogs that I have come across in recent times and the post has been excellently crafted which can be seen through the language composition used in the blog. It should be read by all and especially by budding writers. This post acts as an inspiration for writers who really want to write well in future. Keep posting and keep inspiring.

Bueno, el señor Javier Sampedro no debería asegurar que el actual brote bacteriano viene de la manipulación inadecuada de la carne: en realidad, no se se sabe aún, y si tampoco había que ser irresponsable culpando a los pepinos, tampoco habría que ser irresponsable culpando a la industria cárnica.

Estamos yendo hacia atrás. Qué lástima de mundo nos espera.

En mi pueblo dicen que "egque nos estamos amariconando muchismo".
No por los pepinos exactamente, sino por la forma de tratar nuestros asuntillos.
El virus ese solo lo conocen 4 cientificos, pero a los criminales de las Azores(por ejemplo) los conocemos todos. Y a los culpables del hambre también.
Pero ustedes siganlos votando, no se corten.

Se me olvidaba; una web muy interesante para ver todos estos datos es gapminder (buscadla en google).

Se me olvidaba; una web muy interesante para ver todos estos datos es http://www.gapminder.org/

Es muy triste que siga habiendo hambre y miseria en el mundo, pero no es cierto que el mundo vaya para atrás. Los datos no mienten, y éstos indican que indicadores tan imporantes como la esperanza de vida, la mortalidad infantil, el acceso a agua potable, etc., han mejorado sustancialmente en casi todo el mundo en los últimos 20 años. Podríamos (y deberíamos) avanzar más rápido, pero avanzar despacio no es lo mismo que retroceder.

Muy bueno! Toda la razón. Nos olvidamos siempre de lo que pasa fuera de nuestro entorno. Europa cada vez es más individualista y cerrada. Estamos yendo hacia atrás. Qué lástima de mundo nos espera.

tuviera es con V

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Nací en otro siglo, en Venezuela, mitad español, mitad inglés. Siempre me gustaron las noticias internacionales. Con El País he viajado a guerras en medio mundo. He aprendido mucho, sobre todo a escuchar.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal