Ramón Lobo

La mujer que camina detrás de una sombra

Por: | 23 de julio de 2011

Afganfoyo
Una mujer en Kabuk. / AHMAD MASOOD (REUTERS).

Nacer mujer en Afganistán es una condena a cadena perpetua. El burka azul no es el culpable, por mucho que se empeñe Occidente; solo es el símbolo de un problema mayor que no se elimina a bombazos. La mujer es víctima cotidiana de una tradición que las maltrata, las reduce a un objeto, a un nadie. Nacen destinadas a casarse con quien decidan sus padres. Nada de estudios secundarios, universidad; solo callar, fregar y cocinar. En ese matrimonio forzado comienza una segunda esclavitud, la del orden y mando, la de los permisos para salir a la calle, la invisibilidad.

En la fotografía de hoy, una mujer camina delante de unos policías antidisturbios entrenados con fondos exteriores. Calzan rodilleras y espinilleras negras, producto de alguna donación, de alguna película de extraterrestres. Visten así todos menos el primero a la izquierda: un jefe, u otro nadie que se quedó sin equipo policial. Los agentes sostienen su bastón en alto, pero no lo sujetan con la firmeza de quien va a lanzar un ataque o aguarda la orden de avanzar y golpear. Los tres de la derecha parecen una repetición, fotocopias; todos del mismo tamaño. Al segundo se le descubre una cierta originalidad en la posición de las piernas abiertas, en descanso o en hartura de estar de pie en la solana.

La mujer transita con su burka, protegida de miradas lascivas, machistas. Se mueve bajo su capa de invisibilidad que iguala: no existen guapas y feas, jóvenes y ancianas. Por la figura, el brazo extendido, casi flamenco, se trata de una mujer joven con prenda nueva, impoluta. Nada sabemos de los policías ni de los que están enfrente dispuestos a a carrera. Delante de la mujer viaja una sombra tan condenada como la mujer que la persigue. Con los años, la mujer y su sombra serán lo mismo: una sombra sin mujer.

Hay 1 Comentarios

Muy buenooooo!!!!!!!!!!!!

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Nací en otro siglo, en Venezuela, mitad español, mitad inglés. Siempre me gustaron las noticias internacionales. Con El País he viajado a guerras en medio mundo. He aprendido mucho, sobre todo a escuchar.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal