Ramón Lobo

El abrazo que calma el hambre

Por: | 13 de agosto de 2011

Somalia brazos
SAYYID AZIM (ASSOCIATED PRESS).

El pie de foto nos cuenta un telegrama: un niño con malnutrición en los brazos de su abuela en el hospital del distrito de Wajir, en Kenia, una de las zonas más afectadas por la sequía y la hambruna.

La fotografía nos ofrece un discurso. La mirada baja de la abuela, una mirada triste, de quien conoce la historia del hambre, su proceso y desenlace; de quien sabe que nada o muy poco se puede hacer por su nieto. La mirada huele a pesimismo, a derrota. Las manos expresan resignación, acompañan, se rozan unos dedos con otros. El chico no se aferra a la mujer, sin fuerza deja caer su brazo derecho sobre la espalda, es un brazo que conoce ese cuerpo, un cuerpo que pertenece a alguien que le quiere; es un brazo que muestra pertenencia.

El fotógrafo ha respetado la cara del niño, su dignidad. El verdadero rostro está dibujado en los huesos de la columna, en las costillas. Sayyyid Azim también ha respetado a la abuela. Muestra la mirada, no toda, solo la expresión que transmite. Las arrugas  son medallas de supervivencia que no pueden traducirse en años. En África, la vida transcurre rápida llena de penas que hieren y marcan. En África, la vida es capaz de dejar anciana a una mujer de cuarenta.

La foto proyecta soledad, dos islas abandonadas. Quizá sea lo único que queda de una familia: una abuela-madre que se esfuerza en sostener un hilo de vida y el niño marcado por la muerte. Es una foto de números, el número de dedos, el número de huesos.

Hay 31 Comentarios

Y seguimos creando miseria... Y todo el mundo mira hacia otro lado porque las imágenes ofenden a la vista. Definitivamente vivimos en una demencia colectiva sin remedio capitaneada por individuos con una codicia ilimitada. Hace un par de días en la frontera hispano-francesa o franco-española se tiraban camiones enteros de frutas y hortalizas porque en opinión de quienes causaban los destrozos, los productos españoles no cumplían los estándares de la Unión Europea, por no hablar de la leche y de los excedentes alimentarios. ¿Se puede ser tan ruin y tan mezquino como para sostener que el dinero que se destina a la ayuda humanitaria es dinero derrochado? ¿Cómo es posible que en el mismo mundo convivan los que tiran la comida y los que mueren de hambre? Es insoportable.

Repito lo que expresaba hace un par de días en otro blog;es indignante que sigan muriendo personas de hambre.
No deberíamos olvidar la frase que nos recordabas de un ex-relator de NNUU,"cada niño que muere de hambre es un niño asesinado"
Como malas personas pueden condenar a miles de personas al hambre e incluso en su caso extremo,a la muerte,presos de su avaricia.
Si el progreso de una sociedad se mide en el trato que da a los sectores mas vulnerables...¿qué decir hoy de la sociedad internacional?
¿Hasta cuando habrá que esperar para que un conjunto organizado de ciudadanos encabece un movimiente masivo y global que se rebele frente a una realidad intolerable?
Y sí,ya son muchos los que se rebelan frente a una realidad injusta,pero...la gran mayoría permanece aferrada a una comoda miopía.
Que la revolución ciudadana de este siglo XXI nos lleve a ver un mundo en el que cada ciudadano tenga cubiertas sus necesidades básicas,junta a la garantía de otros derechos fundamentales básicos y un sistema que ofrezca igualdad de oportunidades.
Quiero compartir humildemente un post de mi blog,inspirado por la experiencia en Guatemala,un pais donde siguen muriendo campesinos asesinados,donde la memoria del genocidio y la discriminacion sigue viva como herida lacerante en una sociedad,donde,desgraciadamente,voces que trabajan en pos de otro mundo posible se ven amenazadas por aquellos que quieren apagar esas luces de esperanza.
http://destelloshumanos.blogspot.com/2011/06/encuentros.html

mientras sigamos poseídos por la indiferencia y el egoísmo, nada cambia, siempre esperamos a que lo hagan los políticos?
http://schaeffers30.blogspot.com/

mientras sigamos poseídos por la indiferencia y el egoísmo, nada cambia, siempre esperamos a que lo hagan los políticos?
http://schaeffers30.blogspot.com/

La fotografía muestra todo eso que se dice, pero también muestra muchas más cosas, muestra el resultado de la irresponsabilidad, del primitivismo, de la estupidez humana y fundamentalmente la ausencia de un gobierno mundial que ponga fin a la falta de racionalidad de la especie humana. O, ¿acaso es normal que se sigan comprando a las mujeres como si fueran mulas, para llenarlas de hijos que no pueden mantener? ¡Que pena de mundo, en manos d quien estamos!

Y estamos tan acostumbrados a imágenes de muerte de las noticias, que ya poco nos moviliza. Ojalá nos sensibilizáramos más con estas cosas y dejáramos otros problemas a un lado.
.
http://periodistayenparo.blogspot.com/

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Nací en otro siglo, en Venezuela, mitad español, mitad inglés. Siempre me gustaron las noticias internacionales. Con El País he viajado a guerras en medio mundo. He aprendido mucho, sobre todo a escuchar.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal