Ramón Lobo

Los 15 días de fama de Somalia

Por: | 12 de agosto de 2011

Somalia
Paciencia en Mogadiscio. / MUSTAFA ABDI (AFP).

Somalia tiene 15 días para frenar la hambruna. Es mucho más de los 15 minutos de Andy Warthol. El pintor pop hablaba de fama; aquí, se trata de supervivencia, de los casi 30.000 niños muertos en tres meses. La ayuda aterriza en el aeropuerto de Mogadiscio por primera vez en cinco años y empieza a llegar despaciosamente a los campos de desplazados, a los centros médicos y a los de distribución. Las prisas del hambre nunca coinciden con las lentitudes de la burocracia.

Dentro de dos semanas, los políticos occidentales regresarán de sus vacaciones -me refiero a los que no han tenido que suspenderlas- y la vida volverá a ser como antes: declaraciones, declaraciones, declaraciones, sin mucho espacio para la vida real.

La retirada de la milicia Al Shabaab de Mogadiscio ha permitido a las tropas de lo que llamamos Gobierno Federal de Transición de Somalia ocupar la capital y, convertida en cabeza de puente para la ayuda exterior. Las tropas del Gobierno no son un Ejército sino la suma de las milicias clánicas de los antiguos señores de la guerra derrotadas por Al Shabaab. En Somalia no hay Estado, solo hay hambre y pobreza. Y piratas, lo que más interesa a Occidente.

La retirada de la milicia islámica, a la que la CIA vincula con Al Qaeda, resulta extraña. No había presión militar alguna, más allá de amenazas poco concretas. En diciembre de 2006, las tropas de la Unión de Cortes Islámicas -de cuyo sector radical nace Al Shabaab- se retiraron también; entonces tenían un motivo: las tropas etíopes se dirigían a la capital armadas y apoyadas por EEUU.

Hunger
UNEP/GRIS-Arendal.

La hambruna que se ha desatado en el Cuerno de África, y que afecta a Etiopía, Kenia, Yibuti y a varias provincias del sur de Somalia, ha vuelto a situar este país en el mapa. Ante la ausencia de noticias (hasta los disturbios londinenses), África cotizó alto en el interés de los medios de comunicación. Esa fue la única presión: enviar ayuda humanitaria urgente, para que Al Shabaab permitiera su entrada en el sur.

Especulación alimentaria = HAMBRE from ATTAC.TV on Vimeo.

Los somalíes que trataban de escapar de la muerte solo tenían una puerta de salida: la frontera hacia Kenia, los campamentos de Dadaab, los mayores del mundo. Empezaron a llegar noticias de que las milicias islámicas impedían el paso de los civiles y que consideraban la ayuda un caballo de troya estadounidense, algo sucio que procede del infiel. 

Niñasomalia
Niña somalí canta a sus compañeros de clase en Dadaab. / JEROME DELAY (AP).

El problema del sistema actual de ayuda humanitaria es su enfoque: apaga incendios, salva vidas de personas que pueden morir poco después por las mismas causas, pero no modifica la situación, la estructura. Un camino para la ayuda a largo plazo es escuchar a los pobres antes de decidir por ellos.

 

Pactar con 'los malos' a veces es más barato que gastarse millones en combatirlos. Aunque la historia no es circular, da vueltas. En Afganistán todo tiende al punto de partida, a una retirada de las tropas de EEUU y las de sus aliados y a una vuelta de los talibanes al poder.

La apertura de Mogadiscio ha traído periodistas empotrados con la ayuda humanitaria y con ellos han aparecido las otras noticias: una empresa de seguridad estadounidense entrena a las tropas de la Unión Africana desplegadas en la capital en apoyo al Gobierno reconocido.

El Gobierno Federal lo preside el jeque Sharif Sheid Ahmed, que en junio de 2006 era líder de la Unión de Cortes Islámicas; entonces, la Administración de Bush le consideró terrorista, un yihadista pro Bin Laden. Combatió a las Cortes a través de Etiopía, las derrotó y Ahmed fue detenido.

Después, por aquello de que la historia no circular da vueltas, EEUU lo rescató y lo puso al frente del Gobierno, esta vez sin poder real alguno. En Somalia el poder es el de las armas. No es extraño en un mundo en el que las armas, sean de fuego o económicas, son las que dictan la ley del más fuerte. En la ley de la selva, todos pierden, sobre todo los civiles, sean residentes de Croydon, accionistas de una empresa atacada por los tiburones bursátiles, o pobres de solemnidad que no saben qué es comer caliente todos los días.

(Este blog y su autor se van de vacaciones el lunes, después de la foto del sábado y de la canción del domingo. Nos vemos a mediados de septiembre. Gracias por la lectura y gracias por los comentarios).

Hay 6 Comentarios

Lo que deberíamos cuestionar es porqué nuestros gobiernos occidentales apoyan y mantienen regímenes totalitarios que condenan a sus pueblos a la miseria y la falta de desarrollo manteniendo guerras eternas que sirven entre otras cosas para dar salida a la producción de armas en occidente -oh, que casualidad!
Sólo nos acordamos de ellos cuándo nos llegan imágenes demasiado vergonzantes como para mirar a otro lado. Pero esa realidad no es nueva, viene de décadas atrás y nunca se ha hecho nada para solucionarla. Como sociedad somos todos responsables pero no nos importa demasiado. Estamos muy ocupados intentando terminar de pagar los plazos del apartamento en la playa, la ortodoncia de nuestros hijos o la tele de plasma. Hemos nacido en una sociedad donde se respetan los derechos elementales de cualquier persona. Imaginaos por un momento haber nacido en una choza en mitad de cualquier desierto de Africa e imaginaos vivir como sobreviven ellos.

La triste realidad, lastima mucho ver este tipo de noticias, felicitaciones por el blog.

Por cierto, muy buena y muy gráfica la foto de mustafa Ali

esta esla curda realidad de la inmensa mayoría de la humanidad. El resto, son menudencias comparado con esto. Un buen ejercicio de autocrítica es imaginarse que naces en Somalia (pongo por caso) y tu existencia en esta vida se reduce a ese lugar exclusivamente hasta que te llegue la muerte, por hambre, enfermedad o guerras. ¿os lo imagináis? Pues esto es lo que hay para la mayoría de la humanidad. Ningún discurso intelectual. Pura y dura supervivencia. Terrible. A pesar de todo, seguimos siendo unos privilegiados y no somos capaces de encontrar la "fórmula"... o no queremos hacer un esfuerzo pues nos compromete de por vida
Saludos...

Buenas vacaciones, pues menudo pedazo blog que te marcas.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el autor

Nací en otro siglo, en Venezuela, mitad español, mitad inglés. Siempre me gustaron las noticias internacionales. Con El País he viajado a guerras en medio mundo. He aprendido mucho, sobre todo a escuchar.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal