Ramón Lobo

Muertos en Homs que no son periodistas

Por: | 23 de febrero de 2012

 

Mohammad Yahia al Wees tenía seis años, toda una vida por delante. Murió ayer por la mañana en Baba Amr, el barrio de Homs más castigado por la artillería siria. Yadia al Wees es un nadie de Eduardo Galeano, uno de tantos civiles que muere cada día en Siria sin que pueda contar su historia, protestar. Ayer fueron 80 los muertos, según fuentes de la oposición.

Es posible que nunca se hubiera escrito su nombre en un periódico tan importante como The New York Times si no fuera porque con él murieron los periodistas Marie Colvin, de 56 años, y Rémi Ochlik, de 28.

Captura de pantalla 2012-02-23 a la(s) 05.43.31

Cayó una lluvia de proyectiles sobre la casa, una especie de centro de prensa de la resistencia. Cuando parecía que el ataque había terminado, los habitantes de esa vivienda trataron de salir de ella, de ponerse a salvo; cayeron más bombas; una de ellas mató a Yahia, Marie y Rémi. Otros dos periodistas resultaron heridos, entre ellos la freelance francesa Edith Bouvier, que se encuentra en grave estado. Ambos deben ser evacuados con urgencia.

 

Cuando mueren periodistas, y más si estos son tan importantes como Marie Colvin, una representante de un tipo de periodismo que languidece, ocupan los titulares que se niegan a los civiles, a los muertos cotidianos. Ellos no lo hubiesen querido así. Pero este tipo de muertes conmocionan a la profesión que decide cada día qué es importante y qué no, y ayudan a poner en el mapa un conflicto, una ciudad asediada, y movilizan a políticos más preocupados por los titulares y las encuestas que de las personas que ya les votaron.

Homs remi
Rémi Ochlik /
AFP.

Colvin habló la noche anterior con varias televisiones, entre ellas BBC, para denunciar la matanza y la parálisis internacional. John Witherow, director de su periódico, The Sunday Times, asegura que los periodistas pudieron ser el objetivo de los artilleros. Colvin era una defensora del oficio de ir a guerras para informar de forma honesta, precisa y sin prejuicios. Sin periodistas, solo hay barbarie e impunidad.

Su madre, Rosemarie Colvin, declara en The New York Times: "No le bastaba con cubrir una historia, era apasionada, debía llegar hasta el fondo de esa historia". Otro gran reportero, Jon Lee Anderson, les dedica un emocionante homenaje en The New Yorker: "Requiem: Rémi y Marie". Sin emoción tampoco hay periodismo.

Los llamados Amigos de Siria se reúnen mañana en Túnez para tratar el conflicto. Estarán la Liga Árabe, la Unión Europea, la Organización de la Conferencia Islámica, Brasil y Estados Unidos. Sarkozy, en campaña electoral, reclama la apertura del un corredor humanitario, una idea que expresó el día anterior el Comité Internacional de la Cruz Roja.

 

Rick Santorum, Newt Gingrich, Ron Paul y Mitt Romney están de nuevo sobre el escernario de los debates. Buscan los votos de Arizona y Michigan, que celebran primarias el 28 de este mes. El primero debe confirmar que sus victorias en el supermartes en Misuri, Minnesota y Colorado no fueron una excepción y demostrar que es un candidato sólido, capaz de derrotar a Obama. El último, Romney, debe volver a ser el favorito inevitable.

Santorum asegura en el vídeo anterior que el 10% de las muertes en Holanda se deben a eutanasias en contra de la voluntad de los pacientes. También afirma que los ancianos holandeses no acuden a los hospitales porque tienen miedo a que los maten. Nadie le ha corregido, ni siquiera la embajada holandesa en Washington.

Captura de pantalla 2012-02-23 a la(s) 08.22.12

En medio de los ajustes, la pérdida de derechos y sueldos, Business Insider revela que siete ministros italianos llevan una vida de lujo y opulencia.

  PeticionImagen(70)
Un edificio en Teherán decorado con bombas de EEUU. / Morteza
Nikoubazl (REUTERS).

Juan Cole tiene dos interesantes entradas en su blog Informed Coment sobre Irán. En la primera recoge las palabras del primer ministro israelí, Benjamin Netantahu, quien califica al jefe de la Junta de jefes de Estado Mayor de las las Fuerzas Armadas de EEUU, general Martin Dempsey, de "sirviente de Irán". Su delito, advertir a Israel que un ataque en solitario no sería fácil, entrañaría riesgos y que no detendría los planes nucleares de Irán. La segunda entrada informa de que el 71% de los estadounidenses cree que Irán ya tiene la bomba. Pasó con Sadam Husein y Al Qaeda. La propaganda cala más que la información: una derrota del periodismo.

The Washington Post añade otras dos informaciones complementarias. El Guía Supremo de la Revolución, Alí Jamenei, ha asegurado que su Irán busca el progreso nuclear, no tener bombas. India no encuentra vinculación entre el ataque contra diplomáticos israelíes en Nueva Delhi e Irán.

 

Hoy se inaugura la Conferencia de Londres sobre Somalia en la que participa el Gobierno provisional somalí, que sostiene y apoya Occidente. Los asuntos a trarar son la piratería y el terrorismo que representa el grupo Al Shabab, que la CIA vincula a Al Qaeda. El Ejército etíope ha conquistado la ciudad de Baidoa, lo que añade presión sobre los islamistas. Uno de los objetivos es enviar más cascos azules africanos.

Y el domingo elecciones en Senegal sin Youssou N'Dour, cuya candidatura no fue admitida. Continúan las manifestaciones de protesta y los disturbios. Un país estable, ejemplar en muchas cosas, rico en turistas corre peligro de despeñarse por el empecinamiento de un presidente a no abandonar el poder.

 

Hay 7 Comentarios

"En medio de los ajustes, la pérdida de derechos y sueldos, Business Insider revela que siete ministros italianos llevan una vida de lujo y opulencia."
-
Pues no hay necesidad de ir tan lejos como a Roma, basta ver a los impresentables del Psoe vivir como reyes con lo robado. Y eso que España está mucho peor que Italia. ¿Necesito listar nombres?
-
Volviendo a la realidad, ¿Los ministros deberían ser monjes flagelantes o de claustro pobre? No sabía que era requerimiento ser muerto de hambre para ser ministro. Oye, Pajín, hora de ponerte a régimen... en estos tiempos no deberías de estar tan mofletuda.

El hombre que aparece en el fotograma del primer vídeo colgado en este post aparece en innumerables vídeos colgados en Youtube, tanto carga a un niño muerto, como es el primero en filmar un supuesto atentado del régimen. A comienzos de este mes aparecía gravemente herido suplicando una intervención extranjera, y tal como nos cuentan que está la sanidad en Homs ¿Pretenden que respetemos la memoria de esta periodista mezclándola con este comediante? http://www.youtube.com/watch?v=zE8ml0QTtI8

"Sin periodistas, solo hay barbarie e impunidad". Y yo digo que dependerá del tipo de periodistas. Porque los hay que, aún admitiendo la presencia de bandas terroristas armadas entre la población civil y hablando estas en nombre de una oposición que actúa desde el exterior, se hacen eco de sus cifras de muertos, de esos vídeos manipulados subidos a Youtube por ellos, como si no hubiese más bando que el comandado por el terrorismo. Muy poco se ha leido de ese periodismo amante de la imparcialidad y de la paz. Quiera Dios que la barbarie del terror no nos sea presentada por el periodismo como la única opción, porque tanto Libia como Siria como cualquier país se merecen mucho más que sufrir el caos.

Si crees que este blog es un corta y pega sin más no deberías perder el tiempo en leerlo.

No puedo comprender, por más que lea este blog, como se puede defender la profesión de unos periodistas muertos con tanta devoción haciendo un trabajo burocrático de oficina. El corta-pega de unos recortes de prensa parece bastante alejado de lo que defiende. Un saludo. Antón

La guerra, como la tauromaquia, es algo serio, hablamos de la vida y de la muerte. Frivolidades, las justas. La muerte de los periodistas es dolorosa, pero ellos sabían dónde estaban y su presencia en Homs era voluntaria. Bien por ellos, pero sabían que se la jugaban. Sin embargo, los niños muertos en Homs es una tragedia mayor. Su presencia allí es involuntaria, inconsciente, inocente. Aún así, Colvin y Ochlik, RIP.

Cuando muere un periodista en un conflicto violento muere también la esperanza de las víctimas inocentes de que su sufrimiento se sepa. Cuando un bando en conflicto va a por la prensa, lo que en realidad está haciendo es allanarse el terreno para que la masacre que planea quede impune.
No es que la muerte de un periodista sea más noticia que la de las víctimas anónimas de ese conflicto, es que con él mueren todas una segunda vez, porque muere su voz. Sin él quedan doblemente anónimas. Es su tragedia y es la de todos los demás.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el autor

Nací en otro siglo, en Venezuela, mitad español, mitad inglés. Siempre me gustaron las noticias internacionales. Con El País he viajado a guerras en medio mundo. He aprendido mucho, sobre todo a escuchar.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal