Ramón Lobo

Malala, un símbolo tardío

Por: | 15 de octubre de 2012

Captura de pantalla 2012-10-15 a la(s) 13.55.19
Vigilia por la recuperación de Malala Yousafzai. / AL JAZEERA
.

Los homenajes, las palabras que nunca se pronunciaron, los honores, las comparaciones históricas con Rosa Parks, sirven para apaciguar la conciencia de los que callaron, de los que no supieron a tiempo. De poco le sirve a Malala Yousafzai su repentino estatus de heroína global, de niña-coraje tiroteada por los bárbaros por defender su derecho a aprender y pensar, a ser mujer.

Su situación médica sigue siendo de gravedad. Los próximos días serán claves para conocer la evolución. Las autoridades de Pakistán decidieron trasladarla de urgencia al Reino Unido donde, al parecer, contará con los mejores especialistas. El avión-UCI fue puesto a su disposición por Emiratos Árabes Unidos.

La movilización para salvar su vida es internacional. En estos tiempos de crisis representa un rayo de esperanza, una luchadora.

 

Será el Queen Elizabeth de Birmingham, un hospital público -¡otro símbolo!, el encargado de intentar el milagro. Entre las opciones inmediatas se baraja una nueva operación para reconstruir la parte del cráneo dañado. No hay informaciones sobre los daños causados, cuáles serán sus efectos.

El atentado contra Malala en Rigora, capital del valle del Swat, una de las zonas del norte de Pakistán donde los talibanes locales son fuertes, trae de regreso el miedo de los habitantes, la preocupación de que los radicales vuelvan a hacerse con el control militar, a aplicar sus leyes, su capricho.

Un portavoz de este grupo extremista asegura que volverán a atentar contra la niña si logra sobrevivir. La amanaza ha tenido un efecto en el número de niñas que manifiestan públicamente su solidaridad. Cada fotografía, cada imagen, representa un riesgo.

Captura de pantalla 2012-10-15 a la(s) 13.24.02
El camión donde Malala fue atacada. / AL YAZEERA
.

Un gráfico interactivo del diario The Guardian reconstruye el atentado. The Independent ha iniciado una campaña bajo el lema Somos Malala.

Captura de pantalla 2012-10-15 a la(s) 16.19.20

El nombre de la niña no era muy conocido, pese a haber concedido entrevistas en la prensa extranjera, antes del atentado.

Pasó desapapercibido para el comité del Nobel de la Paz que optó por premiar a la Unión Europea el año que más y más gravemente ha traicionado sus valores fundacionales. Es la madrastra Europa, capitana de los recortes que asfixian a millones de personas en Grecia, Portugal, Irlanda y España.

Hay otras Malala en el mundo cuya labor tiene un impacto decisivo en sus comunidades. Ellas deberían ser las premiadas, las visibles.

Para seguir el caso en Twitter: #malalayousufzai

Captura de pantalla 2012-10-15 a la(s) 18.06.42
Captura de pantalla 2012-10-15 a la(s) 18.06.29
Captura de pantalla 2012-10-15 a la(s) 18.15.17

Para terminar, el homenje de Madonna a Malala que para algunos sectores es polémico. Hay otros, más generales que sirven para la misma causa: los Nadies.

 

Hay 5 Comentarios

Me encanta Madonna, por lo que veo hago cosas parecidas a las que ella hace, soy criticada por los padres compañeros del colegio de mi niño. ¡Qué escandallo! Madre mía. Mas escandaloso es verte a ti con tu traje y corbata, tu gramo de coca en el bolsillo, tu aquí estoy yo, déjame paso personajillo, lo peor es que mi pequeño pueda a llegar a avergonzarse de mi pero como le cuentas que esos que llevan lacorbata son los malos y carecen de conciencia y de empatía dímelo tú....

////Si quieres PERDER ºPESO*, un consejo: ¡¡CIUDA TU HIGADO!! http://su.pr/1xuU15

Enrique: No, no van a salir. Cuando pasa algo como esto, en vez de dar la cara y mostrar sus condolencias, desaparecen. Así son los cobardes.

Ahora saldrán los mamporreros proislámicos de turno diciendo que la culpa es de Israel o USA o Francia, que el tiroteo a este chica es "un asunto cultural árabe" y como tal, hay que respetarlo, que todas las religiones son iguales, y otra serie de malabares ideológicos para justificar lo injustificable

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Nací en otro siglo, en Venezuela, mitad español, mitad inglés. Siempre me gustaron las noticias internacionales. Con El País he viajado a guerras en medio mundo. He aprendido mucho, sobre todo a escuchar.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal