Salvador Camarena

2010: Mar de muertos

Por: | 03 de enero de 2011

Marisela_Escobedo_foto_asesino_hija

Con 24 horas de diferencia, dos importantes diarios mexicanos han publicado su "ejecutómetro": un recuento de las "ejecuciones", de los homicidios que se piensa están relacionados con el crimen organizado; asesinatos ya sea producto de enfentamientos de criminales en contra de miembros de otro cártel, o de delincuentes en contra de fuerzas policiacomilitares, gobernantes y, por supuesto, ciudadanos (por ejemplo, quienes se resisten a actos de extorsión). 

El periódico Reforma, el sábado, y el diario Milenio, el domingo, han hecho el corte de caja del año 2010 y lo primero que hay que decir es gracias. Con su esfuerzo por establecer --y sostener-- una métrica de una de las consecuencias de la acción de los criminales dan un parámetro que mes con mes, y en ocasiones al día, ayuda a que los ciudadanos traten de entender algo de esta guerra. Y evidencian una vez más al gobierno de Felipe Calderón, incapaz en cuatro años de establecer una metodología que ayude a concluir que "se está ganando (o no) a los delincuentes". El recuento de los diarios, en cambio, ayuda incluso a desterrar generalizaciones como aquella que sostiene que todo, todo el territorio mexicano está en llamas (gracias a Reforma, por ejemplo hoy sabemos que en Yucatán no se registró NI UNA ejecución con la marca del crimen organizado en todo el año pasado).

Estos periódicos han sostenido su labor de conteo de homicidios atribuidos al crimen organizado a pesar de que en un hecho contrario a la costumbre, la primera vez que el gobierno de Calderón dio un reporte más sistematizado de las muertes violentas en lo que va del sexenio, (Descargar Informacion-sobre-el-fenomeno-delictivo-en-Mexico), la cifra aportada por el Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen) sorprendió porque no era menor de la que reportaban los diarios, sino mayor. Afortunadamente y a pesar de que no coincidían las cifras, los diarios en cuestión no dejaron de hacer su propio conteo. No sólo porque es obvio el valor de la independencia de la información que aporten esas organizaciones, sino porque a diferencia de las entidades gubernamentales que informan sin calendario ni organización (tan solo en el segundo semestre de 2010 fueron tres diferentes funcionarios los que dieron cifras del balance de muertos), estos medios de comunicación cumplen con puntualidad mensual su cita y muestran sus números, que como reconocía Milenio apenas el 17 de diciembre, son menores a las que reportan los gobernantes.

En 2010 hubo 11 mil 583 ejecutatos, dice Reforma; fueron 12 mil 658, dice Milenio. El gobierno no ha dicho cuántos fueron, pero sí informó en el desayuno de la prensa con el fiscal de la nación --con motivo del fin de año-- que hasta el primer día de diciembre iban 12 mil 456 (no hay fecha para que entreguen nuevos datos, cuestionado al respecto, el vocero para la estrategia anticrimen dijo en octubre que trabajan en un esquema de homologación de Ejecutómetro --no usó esa palabra-- que incluirá a organismos no gubernamentales y expertos, pero no dijo cuándo).

Así que mientras el gobierno logra poner a sus dependencias en orden para clasificar a los asesinados (El País evidenció en diciembre, a partir de un cable de wikileaks, la pugna que existe entre las dependencias que participan en la guerra anticrimen), y convencer a los estados de la federación que colaboren en esta tarea, gracias a Milenio sabemos que en el sexenio de Calderón van 29 mil 481 muertos (25 mil 744, dice REFORMA), hasta noviembre pasado, 30 mil 196, dice el gobierno. Milenio dice que en 2010 hubo 52 por ciento más homicidios que en 2009. REFORMA dice que hubo ejecuciones en 607 municipios, mientras que el año pasado "sólo" había habido en 530 municipios (en México hay 2440 municipios, más las 16 delegaciones que componen el Distrito Federal).

Reforma aporta el dato de que hubo un total de 389 decapitados (destacadamente en Acapulco, Ciudad Juárez y Cuernavaca). Milenio, que una de cada tres ejecuciones se dio en Chihuahua. En fin.

Todos estos datos sirven para que investigadores hagan cálculos y consideren que en una proyección lineal al entregar el poder Calderón habría visto que en su presidencia se registraron alrededor de 74 mil ejecutados.

Los periódicos ya hicieron su parte (si a alguien no le ha quedado clara la dificultad de clasificar estos asesinatos veamos el caso de Ciudad Juárez, el municipio más violento del país: hubo 2 mil 944, dice Milenio, 2 mil 377, afirma Reforma). Le toca al gobierno dar líneas de certidumbre: ¿qué significan esas cifras? ¿Qué más saben sobre estos asesinatos? ¿Cuántos culpables de esas muertes están siendo procesados? ¿Hay o no una tendencia en los últimos meses? ¿Por qué en Tamaulipas se disparó, según Reforma, en 1380 por ciento el número de muertes? ¿Por qué parece a nadie importarle que Sinaloa fue la segunda entidad con más violencia de este tipo (mil 730, dice Milenio; 2028, registra Reforma). ¿Qué responde el gobierno a analistas que desmontan el argumento oficial de que el número de muertos es señal de avance?

En reiteradas ocasiones el gobierno federal se ha quejado, en público y en privado, de que los medios dan demasiado espacio a las notas sobre la violencia. Ahora que hay esfuerzos de organizaciones periodísticas por ir más allá del "muerto del día", ¿podrá la administración Calderón convencernos de que ellos sí saben lo que significa este mar de muertos? ¿Y cada cuándo pueden comprometerse a hacerlo, a explicar estas cifras?

 

Foto: AFP Marisela Escobedo, ejecutada afuera del palacio de Gobierno de Chihuahua, el pasado 16 de diciembre, cuando clamaba justicia por la liberación del asesino confeso de su hija.

Hay 2 Comentarios

Camarena, has de tener orgasmos cada vez que te enteras que hay un nuevo narco muerto. Ni modo 'ricitos de oro', tu formación en el ITESO no dá para más que para embarrarte en charcos de sangre, que lo disfrutes!

Salvador:
Hasta ahora parece que la "guerra" que enfrenta calderon contra el "narco", es simulada, como el secuestro del "Jefe Diego" y como todo lo realcionado al gobierno mexicano, bueno como ejemplo en Mèxico es falsa hasta la hora del dìa, el gobierno la cambia a su antojo por razones falsas.
Mas bien lo que parece que està pasando es un cambio de mafias en la producciòn y venta de estupefacientes.
Se reportan muertos y muertos por todos lados, solamente en el pueblito donde vivo han matado a 3 personas.
Para dimensionar el problema hay que entender que caldeon es un usurpador y como tal, como cualquier bandido no tiene ni tendrà un àpce de escrùpulos, lo quiere todo a costa de lo que sea.
Atràs de estos MILES de muertos se esconde la debacle de todas las instituciones gubernamentales por corruptas y putrefactas, las cuales en todos sus niveles estàn inmersas en un mar de nepotismo y contratismo que raya en lo absurdo.

farolero

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

es periodista y locutor de radio. Se ha propuesto hacer de este espacio una red de amigos en el continente.

Eskup

TWITTER

Salvador Camarena

Archivo

diciembre 2012

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal