Aguirre se queda sola

Por: Luis R. Aizpeolea | 26 may 2012

Aguirre
Que la pitada al himno nacional con motivo del encuentro Athletic-Barça de la Copa del Rey haya sido superior al precedente de 2009 en Valencia es de libro.

Las instituciones del Estado –Monarquía, Tribunal Supremo, Consejo Superior del Poder Judicial, Tribunal Constitucional, Banco de España…- atraviesan por sus peores momentos. Además, no existía precedente como el de la presidenta de la Comunidad Autónoma de Madrid, Esperanza Aguirre, que en un ejercicio de pirómana propuso, nada menos, que el cierre del estadio en caso de pitada.

No me ha sorprendido nada lo sucedido como tampoco me ha sorprendido que no haya habido incidentes. Pero lo más importante de esta historia es, sin duda, que la pirómana Aguirre se ha quedado sola en su intento de envolverse en la bandera española para tapar sus miserias sobre la responsabilidad en el déficit de Madrid y en Bankia.

Me parece relevante que políticos muy próximos al presidente del Gobierno como la dirigente del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho; el del PP vasco, Antonio Basagoiti y el ministro del Interior, Jorge Fernández, se hayan desmarcado claramente de Aguirre en su intento instrumentalizador. Y me parece especialmente relevante si se tiene en cuenta que estando el PP en la oposición instrumentalizó los símbolos nacionales como parte de su estrategia. Recuerdo aquella manifestación contra la política antiterrorista de Zapatero que culminó en la plaza de Colón con Rajoy firme, escuchando el himno nacional. O aquel discurso, con motivo de la fiesta nacional del 12 de octubre, en el que el entonces líder de la oposición apelaba a una unidad nacional en riesgo. Esto no está tan lejos. Era en los meses anteriores a las elecciones de 2008.

Afortunadamente, la derecha española parece que se sacude el patrioterismo fácil. Y solo parece quedar como recuerdo nostálgico la pirómana Aguirre, de cuya soledad es todo un símbolo que ni siquiera haya osado acudir al Vicente Calderón y haya dejado comerse el marrón de su actitud irresponsable al Príncipe y a los representantes del Gobierno.

Otra urgencia, además de la crisis

Por: Luis R. Aizpeolea | 23 may 2012

El vicepresidente del Gobierno canario, el socialista José Miguel Pèrez, expresaba hoy su preocupación, en un desayuno restringido con periodistas, por el riesgo de que el fuerte paro en las en las islas, unido a la ruptura de los pactos con el Gobierno central, revierta en una creciente desafección hacia España.
La preocupación del vicepresidente canario me ha recordado a la del Gobierno de la Generalitat catalana, de CiU, que, de modo recurrente, viene amenazando, a través de su presidente, Artur Mas, al Ejecutivo central con un incendio si persiste el desequilibrio financiero que denuncia. El primer aviso se produjo hace dos años, con aquella manifestación multitudinaria, con motivo de la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatut, que marcó un auge inédito del independentismo en esa comunidad.Jose_Miguel_Perez_politico

En el País Vasco tampoco el horizonte es halagüeño. Previsiblamente, en otoño, se celebrarán unas elecciones en la que, según apuntan todas las encuestas, la partida se va a jugar dentro del nacionalismo, entre el independentismo de la izquierda abertzale y la propuesta soberanista del PNV. Una partida que se juega, además, en el proceso de consolidación del final del terrorismo ante el que el Gobierno no está actuando con la agilidad necesaria.


Es evidente que el reto territorial es importante. Pero para el Gobierno no es lo urgente. Lo urgente es la crisis económica. Lo que pasa es que todo está vinculado y lo que ahora es “sólo” importante, mañana mismo puede ser urgente y cogerle al Gobierno con el paso cambiado como pasó con la crisis.
En esas estamos cuando la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, en un gesto de sorprendente irresponsabilidad, trata de azuzar el conflicto interterritorial a cuenta del partido Athletic-Barca, para tapar sus mentiras sobre el déficit en su comunidad. Ya es hora de que la derecha, o al menos una parte de ella, deje de utilizar la cuestión territorial para cubrirse con la bandera española en sus momentos de apuro.

El populismo de Aguirre cada vez engaña menos a nadie e incluso irrita a mucha gente en el PP. Lo preocupante de verdad es que el Gobierno no tenga en cuenta que lo importante de hoy puede ser lo urgente mañana mismo.

La historia se repite

Por: Luis R. Aizpeolea | 22 may 2012

Aznar_Rajoy

José María Aznar decidió en su segundo mandato (2000-2004) apostar por George Bush jr. para ocupar un lugar privilegiado en el sol internacional. Pensó que si España apostaba por Estados Unidos obtendría beneficios a largo plazo. Mejor aún si las apuestas eran arriesgadas y, además, se desmarcaban los principales países europeos. Así nos embarcamos en la guerra de Irak y pasó lo que pasó. Ya lo conocemos. Al final, España no obtuvo beneficio alguno, aunque Aznar sí se benefició personalmente con el apoyo personal e internacional de los Bush.

Evidentemente, Mariano Rajoy no es Aznar. Carece del fundamentalismo ideológico del ex presidente. Pero su actitud se asemeja en algo. Como Aznar lo hizo por Bush jr., Rajoy ha decidido apostar por Angela Merkel en la creencia de que, de ese modo, España puede tener un lugar en el sol internacional y resultar más protegida de la crisis.

Para que no hubiera dudas se ha desmarcado, con toda rotundidad, del presidente francés, François Hollande. Aunque las propuestas de este último —eurobonos, políticas de impulso al crecimiento...— benefician a España, Rajoy ha considerado que él no debe pelear por ellas. Piensa que la propia dinámica europea las impondrá.

El presidente del Gobierno español quiere aparecer, en todo momento, sin reservas de ningún tipo, de la mano de la canciller alemana. Está convencido de que ahí radica el poder de Europa y de que España saldrá beneficiada de esa apuesta sin fisuras por la austeridad.

En realidad, se ve que Rajoy, desde que estaba en la oposición, no tenía otro proyecto que seguir los pasos que marcara Merkel. De ahí su perplejidad cuando vio que, pese a haber hecho todos los deberes, continuaba la inestabilidad financiera. Ahora confía en que si es más papista que el Papa, Merkel acabará premiando su gestión. Del mismo modo que Aznar confió ciegamente en Bush jr. Todo esto ha quedado meridianamente claro este fin de semana.

ETA da la batalla de la opinión

Por: Luis R. Aizpeolea | 16 may 2012

Ministro
El ministro del Interior, Jorge Fernández, esta mañana en el Congreso. / CLAUDIO ÁLVAREZ

Visto desde Madrid, el último comunicado de ETA en el que anuncia la constitución de una delegación para abrir el diálogo con el Gobierno puede parecer pura propaganda de la banda terrorista. Así se lo ha tomado el ministro del Interior, Jorge Fernández, cuando ha respondido esta mañana lo previsible: que ETA se disuelva.

Seguir leyendo »

Iñaki García Arrizabalaga

Por: Luis R. Aizpeolea | 14 may 2012

El 23 de octubre de 1980 me quedé consternado cuando me enteré del asesinato de Juan Manuel García Cordero, tras ser secuestrado por los Comandos Autónomos Anticapitalistas. Nunca había cruzado una palabra con él. Pero le conocía porque estaba casado con Conchi Arrizabalaga, una chica de mi barrio donostiarra, Jai Alai. Conchi, con la que tampoco había cruzado una palabra, por la diferencia de edad (cuando Juan Manuel y Conchi eran novios yo era un crío), era la hija de Margari, que había regentado  una carbonería en mi barrio y su padre era taxista. El “delito” de García Cordero era ser el delegado de Telefónica en Gipuzkoa. Y su asesinato pasó como uno de tantos  en una época en que ETA o escisiones de ella —como los autónomos— asesinaban a una media de dos personas a la semana.

Este lune me vino todo esto a la memoria cuando leí el texto que acababa de pronunciar Iñaki García Arrizabalaga, el hijo de Juan Manuel y de Conchi, en el Congreso de Víctimas del Terrorismo, inaugurado en Bilbao.  Pero hubo más. El texto me produjo una gran emoción por el potencial que tiene para generar un clima de convivencia entre los vascos.

Iñaki se distancia en el texto tanto de quienes “reclaman una paz con vencedores y vencidos” —élites de algunas asociaciones de víctimas del terrorismo—  como de quienes “precisan una paz sin vencedores ni vencidos” —ETA y aledaños—. Señala que “los vencidos tienen que ser los que pensaron y practicaron el principio perverso de que el fin justificaba los medios”.

La denuncia de Iñaki no solo se refiere a ETA: “El principio perverso de que el fin justificaba los medios ha funcionado en ocasiones entre quienes tenía el loable fin de acabar con el terrorismo” (GAL, BVE, actuaciones desproporcionadas de las Fuerzas de Orden Público..). Y reclama el derecho de todas los familiares de las víctimas a conocer lo que sucedió en cada caso. También aclara que “en este país no han existido dos violencias equivalentes que haya que extirpar; quiero decir claramente también que entre víctima y asesino la verdad no está precisamente en el medio”.

Y lamenta que “con demasiada frecuencia nos hemos dedicado a llorar exclusivamente a nuestros propios muertos”. Un alto cargo del Gobierno vasco del lehendakari Ardanza (1985-1998) dijo en aquella época que el día que las víctimas del terrorismo de ETA reclamen llorar por las víctimas de los GAL y del BVE o viceversa, habremos alcanzado la paz en Euskadi. Es lo que ayer hizo Iñaki García Arrizabalaga. 

Sánchez Cuenca y Zapatero

Por: Luis R. Aizpeolea | 11 may 2012

Zapatero
El expresidente José Luis Rodríguez Zapatero en la rueda de prensa del pasado 21 de noviembre, tras conocerse el cese de la violencia de ETA. / BERNARDO PÉREZ

El profesor Ignacio Sánchez Cuenca, colaborador habitual de EL PAIS y uno de los analistas políticos más importantes de España, acaba de publicar Años de cambios, años de crisis, el primer libro sobre los ocho años del mandato de José Luis Rodríguez Zapatero. El libro empieza por reconocer la deformación informativa sobre esta etapa, de la que no hay precedentes en la democracia española, sobre todo, por el ataque sistemático de la derecha política y mediática, desde su inicio, embarcada en una estrategia de la crispación ante la inesperada derrota del PP en marzo de 2004.

Sánchez Cuenca hace un esfuerzo pedagógico para desmontar los tópicos y la crítica fácil a esta etapa y ofrece un análisis equilibrado con el que trata de poner las cosas en su sitio. El libro reconoce las aportaciones de la etapa Zapatero, pero, también, señala carencias y críticas de fondo.

Seguir leyendo »

Arenas y Mayor Oreja

Por: Luis R. Aizpeolea | 30 mar 2012

Javier Arenas, en la reunión de su partido tras el 25-M


Sobre las elecciones andaluzas ya está dicho casi todo. El dato más elocuente son los 420.000 votos que el PP ha perdido en tan solo 100 días de Gobierno, por lo que tiene de reconocimiento de cómo la crisis económica abrasa al partido de turno instalado en La Moncloa.

Pero en los análisis posteriores ha pasado desapercibido un hecho que me recuerda a lo sucedido en las elecciones vascas de hace 11 años y es que la prepotencia se paga.  Lo que entonces le sucedió a Jaime Mayor Oreja en el País Vasco se repitió el pasado domingo a Javier Arenas en Andalucía.

Seguir leyendo »

Patxi López en Madrid

Por: Luis R. Aizpeolea | 26 mar 2012

Patxi

“Solo por ver el final de ETA ha merecido la pena”. La frase es del lehendakari Patxi López y la ha pronunciado hoy en Madrid. Es verdad que los sondeos de las elecciones vascas de 2013 le pintan mal. Pero no es menos verdad que el final de ETA justifica con creces su mandato y le deja un sitio en la historia de ese final.

Creo que López debió presentar su hoja de ruta para el final de ETA un año antes de cuando lo hizo (en el debate de política general de septiembre de 2011), porque sabía, con suficiente antelación, que ETA avanzaba, presionada por todos los frentes, hacia su cese definitivo. También creo que sabiendo como sabía que ETA iba a declarar el cese definitivo de la violencia el 20 de octubre debió anular el viaje que había programado a Estados Unidos. Es un reproche muy extendido hacia él en Euskadi.

Pero creo, también, que no está suficientemente reconocida su contribución al final de ETA. Algunas de esas claves las ha dejado caer hoy en Madrid cuando ha subrayado su contribución al cambio del discurso en Euskadi respecto a la etapa de Juan José Ibarretxe en Ajuria Enea.

Evidentemente, Ibarretxe no apoyaba la violencia de ETA. Pero su tesis de lograr ese final por la vía de las concesiones políticas al nacionalismo —la consulta con el reconocimiento al derecho a la autodeterminación, de la que se llegóa desmarcar su partido, el PNV— era una rémora para alcanzar la paz en Euskadi. Ibarretxe forzaba, de ese modo, a ETA y a la izquierda abertzale a elevar el listón político para cerrar la etapa violenta.

La decisión de Patxi López, al llegar a Ajuria Enea, de hacer tabla rasa de ese discurso, con el respaldo del PSE y del PP vasco. Y exigir a ETA, en línea con el Gobierno de Zapatero y Rabalcaba, de que no habrá ningún tipo de concesiones políticas por su cese definitivo, fue una contribución a ese final. Seguro que no fue la decisiva. Está la presión policial, judicial y social y el choque final entre la izquierda abertzale y ETA. Pero a esta lista hay que añadir esa contribución injustamente olvidada.
LUIS R. AIZPEOLEA

Euskadi-Madrid, invertir los discursos

Por: Luis R. Aizpeolea | 23 mar 2012

El director de la revista Tiempo de Paz, Patxi Aldecoa, se lamentaba ayer, durante la presentación en Madrid de un monográfico dedicado al final del terrorismo etarra, que fuera del País Vasco se estaba de espaldas al cambio profundo que se había producido en esa comunidad, especialmente tras el anuncio del cese definitivo de la violencia de ETA, el pasado 20 de octubre. Que en Madrid no se percibía cómo mucha gente ya no llevaba protección policial. Es más. Consideraba que estaba muy extendida en Madrid la idea errónea de que ETA había ganado la partida cuando la banda terrorista había cesado de manera unilateral, sin negociación de ningún tipo de contrapartida.

A su juicio, los medios de comunicación no habían trasladado a la sociedad española la realidad vasca y apuntó que podía obedecer a intereses políticos. Aldecoa terminó pidiendo un esfuerzo a los medios para que los españoles conozcan de verdad cómo ha cambiado la situación en Euskadi.

Inmediatamente después, tomó la palabra Maixabel Lasa, directora del Departamento de Derechos Humanos del Gobierno vasco y viuda del ex gobernadort civil de Gipuzkoa, Juan Mari Jáuregui, asesinado por ETA en 2000, y ofreció la otra cara de la moneda. Se dirigió a la izquierda abertzale para exigirle la explicación que debe a la sociedad vasca: “¿Ha merecido la pena la utilización de la violencia durante estad décadas?”.

Lasa pidió que no hubiera ansiedad por correr en el proceso de consolidación del final de ETA y que prevaleciera el consenso, aún a costa de ir más despacio. A su vez, Irune Aguirrezabal, delegada del Gobierno vasco en Madrid, resaltó la “enorme desazón” que provocaba en mucha gente, sobre todo fuera del País Vasco, de que marcas políticas de la izquierda abertzale hayan regresado a las instituciones sin un reconocimiento claro del grave error que fue apoyar políticamente la violencia de ETA.

Fueron dos discursos, el de Aldecoa, por un lado, y los de Lasa y Aguirrezabal, aparentemente contradictorios. Pero en el fondo, complementarios. Obedecen a una etapa de transición en Euskadi. Lo ideal es que el discurso de Aldecoa fuera el que empezara a calar fuera del País Vasco y los de Lasa y Aguirrezabal en Euskadi.

Sobre las víctimas olvidadas

Por: Luis R. Aizpeolea | 06 mar 2012

“Durante todos estos años no hemos tenido el reconocimiento de las instituciones, pero sí el del pueblo de Eibar”. Esta frase me la decía hace pocos días Jorge Pérez Jáuregui, hermano de Roberto, asesinado hace más de 40 años por un policía de paisano durante una manifestación en protesta por el juicio de Burgos de 1970, celebrado en Eibar (Guipúzcoa).

No hubo investigación alguna. No hubo juicio y el policía asesino fue trasladado a Valladolid y ascendido. Era la dictadura de Franco.

Pero pocos años después llegó la democracia, la amnistía y se instituyó la Constitución de 1978. Y la familia Pérez Jáuregui no tuvo ninguna explicación ni ningún reconocimiento hacia su hermano asesinado. Todo esto no solo lo padeció la familia Pérez Jáuregui. También lo vio el pueblo de Eibar, porque aquel asesinato produjo una tremenda conmoción popular.

Hechos tan tremendos, producidos en el final del franquismo y durante la transición, se multiplicaron en el País Vasco. Se calcula que hasta 1978 se produjeron unos 60 muertos a manos de miembros de unas fuerzas de seguridad no democráticas, que se enfrentaban al terrorismo de ETA con unos mandos entre los que figuraban golpistas como el teniente coronel Tejero o el capitán Muñecas de la Guardia Civil. Aunque esta situación se vivió en otros puntos de España, en Euskadi tuvo mayor impacto por la existencia del terrorismo etarra.

¿No explican estos hechos la desafección en Euskadi hacia unas instituciones democráticas al menos tanto como las voces ancestrales del nacionalismo?

Por todo ello me parece no solo de justicia, sino de inteligencia política la decisión del Gobierno vasco de resarcir a estas víctimas olvidadas que fallecieron a manos de unas fuerzas de seguridad no democráticas.

Sobre el autor

Luis Rodríguez Aizpeolea

es un veterano periodista vasco afincado desde hace 22 años en Madrid. Siguió de cerca la transición política en Euskadi hasta finales de los 80, y las vicisitudes políticas de La Moncloa desde la última etapa de Felipe González. Tras muchos años de perseverancia, ha tenido la satisfacción de poder firmar la noticia de su vida: el anuncio del cese definitivo de ETA.

Sobre el blog

Una mirada particular de la situación política en general, de los resortes del poder, de La Moncloa y su entorno y, sobre todo, de la cuestión vasca.

Eskup

Archivo

mayo 2013

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal