"/>
Cano

La oficina contigua al Despacho Oval

Por: | 17 de octubre de 2011

David+Plouffe+Obama+Holds+News+Conference+htp2riqKqrJl
David Plouffe (Foto: Getty)

La oficina más próxima al Despacho Oval, en la fachada sur del Ala Oeste, frente al monumento a Washington y el National Mall, la ocupa un hombre de 44 años procedente de Delaware cuyo nombre es David Plouffe, el personaje más influyente ahora en este territorio. No es la máxima autoridad formal. El que manda aquí es William Daley, el jefe de Gabinete, otra figura enigmática y poderosa de la que hablaremos en otra oportunidad. Pero a quien más atención prestan los oídos del presidente en estos momentos es a David Plouffe, su principal asesor político.

Plouffe llegó a esta oficina a principios de este año con la misión de sacar a Obama de las aguas turbulentas por las que atravesaba en ese tiempo y conducirlo triunfalmente hasta las elecciones de 2012. Su especialidad es esa, preparar campañas electorales. Y su ocupación actual es la de dotar al presidente del perfil adecuado para afrontar la próxima. Eso significa, influir en su agenda, participar en la redacción de sus discursos, aconsejar sobre el tono a emplear y decidir las consignas que se deben emitir. Nadie aquí tiene el poder absoluto sobre el presidente. Esto es una variedad de monarquía en la que el acceso al rey está cuidadosamente tasado y controlado. En cada área de la actividad presidencial hay diferentes personas y niveles entre los que hay pactar una determinada estrategia. Sin embargo, dentro de ese complejo equilibrio, Plouffe sobresale actualmente como un individuo de especial consideración.

Plouffe ha pasado casi toda su carrera asesorando a candidatos demócratas en diferentes contiendas electorales. Su mayor responsabilidad en Washington fue la de formar parte del Gabinete del líder demócrata en la Cámara de Representantes Richard Gephardt a finales de los años noventa. En 2007 se sumó a la campaña presidencial de Obama como número dos, inmediatamente por debajo de David Axelrod. Los dos David formaron un tándem espectacular que creó la campaña más innovadora y exitosa que se recuerda en la historia política de este país. Axelrod, que ya está en Chicago trabajando para 2012, era el principal rostro de cara al exterior, pero Plouffe era el hombre con mayor imaginación y capacidad de improvisación. Algunos de los detalles de esa campaña los recuerda el propio Plouffe en el libro que publicó el año pasado, The Audacity to Win, que aprovecho para recomendar como el mejor testimonio escrito sobre aquel trabajo.

Ahora intenta trasladar aquella experiencia a las necesidades actuales. Quizá esta vez la empresa no sea más difícil -en 2007 prácticamente nadie creía en la posibilidad de que Obama llegase a ser presidente-, pero sí es muy diferente. Tras aquella frase de "la audacia de la esperanza", creada por Plouffe, se encerraba la oferta de un candidato verdaderamente innovador que animaba a los votantes a creer en un cambio que parecía imposible. Tras ese mensaje se organizó un enorme movimiento de base que ayudó a traer dinero a la campaña y a llevar votos a las urnas.

Screen shot 2011-10-14 at 16.26.17
Una reunión en la Casa Blanca. Plouffe, primero a la derecha. Daley, a la izquierda de Obama (Foto: White House).

Hoy ese grado de ilusión es imposible de reproducir y, por tanto, tampoco será fácil repetir la movilización de hace cuatro años. Pero Plouffe es un hombre paciente y pragmático que sabe que aún quedan muchas cosas por ocurrir antes de las próximas elecciones. Esta no es una carrera de velocidad sino de resistencia. Plouffe sostiene que la cifra de desempleo en sí misma -9,1% en octubre- no va a ser el factor fundamental en 2012, sino la percepción que los electores tengan sobre quién está haciendo más esfuerzos por mejorar la economía y quién es más sensible a laos problemas de la clase media. Plouffe ha explicado también en varias ocasiones que los votantes más decisivos son los que se definen como independientes, entres quienes Obama ganó en 2008 pero que se decataron por los republicanos en las legislativas de 2010. El presidente tiene que recuperar su confianza si quiere obtener la reelección.

Desde esos dos principios, la economía y el voto independiente, está Plouffe trabajando para 2012. A él se le atribuye la estrategia actual de hacer que el presidente recorra el país defendiendo su proyecto de ley contra el desempleo y dejando claro que, si no sale adelante, no es por su culpa suya sino por el obtruccionismo republicano. La otra parte del plan, la del cortejo a los independientes, llegará en una fase posterior, después de que se haya garantizado el apoyo de las filas propias. Plouffe sabe de esto y cree que los independientes todavía no se han inclinado a favor de nadie. Queda mucho partido. Hay tiempo. No se puede decir que no haya nervios en el Ala Oeste. Pero no en la oficina de Plouffe. Él sabe lo que hace. 

Hay 0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

lleva más de 30 años de dedicación a la cobertura de la actualidad internacional, la mitad de ellos vividos en EE UU y América Latina. Actualmente, es corresponsal en Washington.

Club de Prensa en NTN24

Entrevista a Antonio Caño en el programa Club de Prensa de la cadena de televisión NTN24, en Washington.

TWITTER

Antonio Caño

Archivo

enero 2013

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal