"/>
Cano

Una carta al presidente

Por: | 31 de octubre de 2011

Cada día, al final de la jornada, a las ocho en punto de la noche, Barack Obama encuentra sobre su mesa de despacho una carpeta con los asuntos más urgentes a tratar a la mañana siguiente. Es lo que se conoce en la Casa Blanca como "los deberes" del presidente. Dentro de esa carpeta hay otra más pequeña de color morado que contiene diez cartas enviadas a Obama y que sus colaboradores han escogido entre las miles que recibe todos los días. Son cartas de ciudadanos anónimos que cuentan sus problemas cotidianos y que recurren al presidente en busca de ayuda y comprensión.

Obama firma una carta en la Casa Blanca
(Foto: Pete Souza)

La tradición de escribir cartas al presidente se remonta a los tiempos del primero de ellos, George Washington, y se ha mantenido de forma constante hasta el día de hoy. Unos recibieron más y otros menos, en función de su popularidad y de las dificultades de los tiempos. Cuando la tecnología introdujo la alternativa del correo electrónico, en época de Bill Clinton, el volumen anual de correspondencia en el número 1.600 de la Avenida Pennsylvania ascendió hasta los más de dos millones de cartas diarias.

Al comienzo de su presidencia, Obama quiso hacer un seguimiento minucioso de esas cartas y decidió que, desde el segundo día de su mandato, se le seleccionasen diez cartas diariamente. Un equipo de colaboradores especialmente preparado para esa labor lee cada una de las cartas que llegan cada mañana en un camión, las separa en montones según los temas que abordan y, finalmente, eligen las diez que serán enviadas al Despacho Oval. No necesariamente son las más dramáticas. Tampoco son únicamente las más elogiosas. El objetivo es escoger aquellas que mejor representan los problemas por los que atraviesa el conjunto de la sociedad.

Algunas son cartas de niños que piden cosas sencillas, como una bicicleta para Navidad. Otras son avisos alarmantes sobre la llegada de ovnis o la inminencia del fin del mundo. Muchas son insultantes y están encabezadas por frases como "querido gilipollas" o "querido comunista". Pero otras muchas, como las diez que ha seleccionado el periodista de The Washington Post Eli Saslow en su libro Ten Letters, son sinceras expresiones de aliento o desesperadas llamadas de socorro. El presidente lee las diez que le corresponde y, si lo cree oportuno, actúa en consecuencia. A veces, da instrucciones a sus colaboradores para que tomen determinadas medidas para ayudar a los autores de las cartas. En alguna ocasión, según ha confesado a Saslow el propio Obama, el presidente ha firmado cheques de su cuenta personal para resolver alguna necesidad urgente. "No es algo de lo que deba hacerse publicidad, pero lo cierto es que ha ocurrido", ha confesado Obama. 

Entre las cartas que Obama lee abundan los casos de familias en paro, de soldados marginados a su regreso de Afganistán, de personas enfermas que no pueden pagar la atención médica que requieren, de jóvenes brillantes que carecen de recursos para costearse sus estudios. En fin, de multitud de gente atrapada en la crisis económica o en las injusticias sociales de este país que siguen confiando en el presidente como el último recurso para atender sus demandas. El presidente contesta una o dos cartas diariamente con su puño y letra. Las demás reciben respuestas elaboradas de forma genérica y con la firma del presidente impresa. Para muchas de esas personas, el simple hecho de encontrar en su buzón una carta con el sello de la presidencia representa un estímulo, mucho más si está escrita por el propio Obama. Algunos de los remitentes son invitados posteriormente a visitar la Casa Blanca y, en ciertas ocasiones, a saludar a su principal inquilino.

Los casos más dramáticos expuestos en esas cartas han sido utilizados por Obama como ejemplo sobre la necesidad de impulsar sus reformas políticas. Cuando eso ha ocurrido, siempre se la ha pedido previamente permiso a las personas afectadas.

La carpeta de las ocho de la noche es una de las dos que Obama recibe rutinariamente. La otra llega a su despacho a primera hora de la mañana y sirve para preparar la reunión sobre asuntos de seguridad que el presidente mantiene cada día a las ocho y media. Esta última, evidentemente, contiene asuntos de mucha más resonancia, como el levantamiento en el mundo árabe, las tensiones con Pakistán o los problemas de la deuda en Europa. Pero la carpeta morada con las diez cartas en su interior es la que mejor le recuerda a Obama que, por encima de esas responsabilidades, está gobernando a personas de carne y hueso.

Hay 11 Comentarios

Te escribo porqué leí la entrada en la que reflexionabas sobre las razones por las cuales escribes en tu blog, y me has hecho reflexionar.
Es verdad que el periodismo está cambiando, no sabemos si para bien o para mal, pero está cambiando. Y sobre todo, su consideración.
La sociedad actual concibe el periodismo como un oficio mediocre menospreciando a los jóvenes (de los cuales me incluyo) que estamos iniciándonos en este campo. Me impactaron las palabras de Iñaki Gabilondo definiendo el periodismo como: cuando el mundo se va por la mañana a trabajar y vuelve por la noche a casa a descansar, hay alguien que debe estar presente en la realidad para contar a la sociedad qué ha pasado, en que circunstancias se encuentran.
Por ello, hemos de conseguir que el periodismo no se someta a la economía de mercado en la cual la información está convirtiéndose paulatinamente en espectáculo. Y los blogs creo que es la salida.
Con los blogs los periodistas buscan, trabajan, editan y publican la información de tal manera que todas estas innovaciones obligan a los medios tradicionales a renovarse, a transformarse y a no ''dormirse en los laureles''.
Todo cambia, la cantidad de información nos desborda, y debemos luchar para destacar la función social del periodismo.

Para Weber.
Estoy totalmente de acuerdo con usted, vivo en USA desde hace 18 anios y este es un pais perfecto, el paraiso en la Tierra ,no existen problemas de ninguna clase.
No sera que usted es ciego y sordomudo?

Buenas noches,
Sinceramente, lo que me parece sorprendente es que El País no abra dialogo, por ejemplo con Daniel Ortega (Nicaragua)
Es un personaje que a mi personalmente me repugna, no tengo datos
Buenas noches y hasta mañana

Para Weber, parece que vive en EUA pero no lo conoce, hay muchos estudiantes brillantes que pasan dificultades en EUA, sino mire el documental WAITING FOR SUPERMAN. Me parece que el comentario de Caño es demas de objetivo y se enmarca estrictamente al titulo, no entiendo que pedazo del articulo no esta claro, es loable lo que hace loable me imagino que el 90 % de los presidentes no leen ni el periodico, especialmente los socioalistas, Chavez, EVO, Correas

Increibles los comentarios que se leen por aquí. Hay gente que tiene mucho tiempo libre!

David,

Precisamente porque vivimos desde hace mucho tiempo en EEUU nos causan shock muchas de las cosas que leemos en los articulos de Antonio Caño. Mas que gran periodista yo lo llamaria gran manipulador.

En españa ayer no fue puente. Se tienen X días de vacaciones al año. Si a estas alturas del año no has disfrutado de esos días de vacaciones, puedes disfrutarlos. Si la fiesta hubiese sido en lunes, y te quedasen días de vacaciones, también podías haber alargado hasta el martes (también hubieses cogido un día de tus vacaciones).
Por cierto, curioso e interesante post.
Antonio Caño es un gran periodista y ,por favor, dejen de mal intrepretarle y leer cosas que no dice.


Caño dice: “Entre las cartas que Obama lee abundan los casos de familias en paro, de soldados marginados a su regreso de Afganistán, de personas enfermas que no pueden pagar la atención médica que requieren, de jóvenes brillantes que carecen de recursos para costearse sus estudios. En fin, de multitud de gente atrapada en la crisis económica o en las injusticias sociales de este país que siguen confiando en el presidente como el último recurso para atender sus demandas.”

Véase cómo escribe el (re)sentimiento antiamericano de alguien que se supone que debe entregar una cobertura con objetividad y no sesgada de prejuicios personales. Soy americano y mis hijos son militares y me consta que nada de lo que este señor Caño dice es cierto.

Los “soldados marginados” reciben de $3,000 a cuatro mil dólares al mes dependiendo de los años de compensación por servicios prestados al ejercito. El ejército es voluntario, nadie los obliga. El militar tiene su propio servicio de sanidad, uno de los mejores en le mundo. Los USA tiene más de cinco mil universidades y colegios sin mencionar los colegios comunitarios que son otros tantos de miles a lo largo del país, los Grants y prestamos estatales y privados están ahí para el que los pida. Los USA tiene el Medicaid, y el Medicare aparte de eso los hospitales reciben y atienden a cualquier ilegal que va a parir criaturas o enfermo por ley sin pagar un céntimo…

El País debiera responsabilizarse por las cosas que sus blogueros escriben despedir a personal como Caño que no hace ningún favor de informar al público español con rigidez y veracidad Que descaro, no se puede seguir hablando de los que no se conoce… Caño miente o no sabe de lo que habla…

Bueno, es cierto, en EEUU hay injusticias, pobreza, desempleo, personas con problemas con la sanidad. No tantas como en España, pero las hay. Es admirable que el presidente todos los dias se tome unos minutos para reflexionar sobre problemas de la gente común. Otros presidentes deberian hacerlos.

Antonio, solo te ha faltado tener un orgasmo mientras escribias el articulo. Aprovecho para exponer mi queja sobrela version sesgada y partidista que das de EEUU en tus articulos. No es que sean sesgados, que es obvio, es que parecen panfletos de propagada antiamericana y pro Obama (y no es una contradiccion lo que digo). Llevo muchos aNos viviendo en EEUU, tantos que soy ciudadano americano, y desde luego no reconozco la America que yo vivo en tus articulos de propaganda.

Antonio Caño, mire, yo lo siento mucho, he hecho un esfuerzo.
No entiendo en que mundo vive, con su permiso le voy a contar una historia muy corta: una vez intenté llevarle un plátano a un chico de 12 años, para que comiera. Tenía 2 hermanit@s más en estado de desnutrición. Cuando llegué, se había dejado morir, hay veces en que los pequeños detalles son muy loables, que remedio, ante tanto dolor ..
Para Obama, supongo que será un pequeño alivio y un contacto con la gente, para usted, espero que nos informe de cosas que estamos esperando .. qué pasa por allí, que se respira en el aire, ha ido Ud. a California?
De todas maneras, muchas gracias

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

lleva más de 30 años de dedicación a la cobertura de la actualidad internacional, la mitad de ellos vividos en EE UU y América Latina. Actualmente, es corresponsal en Washington.

Club de Prensa en NTN24

Entrevista a Antonio Caño en el programa Club de Prensa de la cadena de televisión NTN24, en Washington.

TWITTER

Antonio Caño

Archivo

enero 2013

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal