Clovis Rossi

Negocios de la China

Por: | 28 de noviembre de 2011

 

El bikini, casi tanto como el fútbol, es un producto típico de Brasil en cualquier playa del mundo. Pero hasta él fue afectado por la omnipresencia de China, que hace todo más barato.
Este detalle ayuda a entender la mirada poco pasional que los brasileños dedican hoy a China aunque su excesivo apetito, especialmente por las materias primas, fue esencial para el despegue de la economía brasileña a principios del gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva, en 2003.
En un momento en el que el mercado interno brasileño no tenía la actual vitalidad, exportar a China era vital. Sin embargo, ahora hay una cierta decepción, de la que habla un reportaje del periódico Folha de S. Paulo, publicado el domingo.
El texto demuestra que China invierte en Brasil solo la mitad de lo que anuncia. Una investigación del periódico prueba que el 25% de los proyectos de inversión chinos anunciados en 2009 y 2010 no se realizaron y el 29% son inversiones brasileñas o de empresarios de otras nacionalidades.
Quizás el caso más emblemático sea el de la empresa tawianesa de productos electrónicos Foxconn, que anunció inversiones por 12 billones de dólares, pero recientemente dijo que contribuirá solamente con la tecnología. La presidenta Dilma Rousseff anunció la inversión de Foxconn personalmente durante su visita a China en abril. Y ganó la portada de los principales periódicos brasileños.
El ministro de Ciencia y Tecnología, Aloizio Mercadante, se presentó al día siguiente del anuncio a una rueda de prensa con su iPad y leyó  íntegra la nota de prensa de la empresa, como si fuese un relaciones públicas y no un ministro. La ridícula escena en aquel momento es todavía más patética ahora, cuando se sabe que la inversión no tiene ni remotamente el valor que la presidenta anunció.
Pero la frustración brasileña empezó antes de la investigación hecha por Folha. Dilma llevó a China un listado de quejas, que empezaba con la calidad del comercio bilateral. Desde 2009, China es el principal aliado comercial de Brasil. El 90% de las exportaciones brasileñas están concentradas en cuatro productos: hierro, soja, petróleo y celulosa, mientras casi toda la importación se compone de bienes manufacturados de alto valor agregado.
Los productores brasileños se quejan de que China exporta zapatos, una producción tradicional de Brasil, usando el trabajo de otros países (Malasia y Vietnam). La calidad de los calzados brasileños dominó el mercado hasta 2002, pero entre 2004 y 2009, la exportación se redujo a la mitad.
Sumando todo esto a la competitividad de los productos chinos, en el mercado interno o en terceros, provocó la pérdida entre 70 y 300 mil empleos en la industria, de acuerdo con distintos cálculos empresariales. Y está también la cuestión del cambio, de la que se queja no solo EE UU. El cambio chino está muy devaluado y, combinado con la apreciación del real brasileño, da una ventaja indebida a la producción de China.
Durante la visita de Dilma al país asiático, un estudio del Instituto Peterson de Economía Internacional decía que el yuan chino debería ser apreciado en un 40% mientras que el real estaba un 16% por encima del valor necesario para estimular las exportaciones.
Estos números pueden haber cambiado el último mes en el que real sufrió una pérdida de valor frente al dólar, pero no cambia el hecho de que la política de cambio chino es un problema para Brasil.
Los chinos, como es de su estilo, escuchan las quejas en silencio y prometen vagamente que corregirán los problemas. Pero recordaron a Dilma que Brasil tiene ventaja en el comercio, con un saldo de 5,2 billones de dólares de un total de 56,4 billones, en 2010.
En otras palabras, China no es el aliado ideal, pero es indispensable.

 

Traducción: Beatriz Borges

Hay 1 Comentarios

. . Eu concordo em grande parte, embora repudiou algumas idéias

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Clovis Rossi. 48 años de periodismo, columnista del diario "Folha de S. Paulo" y del portal Folha.com, ya ejerció todas las funciones posibles en el periodismo, de reportero a editor-jefe, ganador de los premios Maria Moors Cabot, de la Universidad Columbia (NY) y de la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano, dirigida por Gabriel García Márquez, los dos por el conjunto de la obra.

TWITTER

Clovis Rossi

Archivo

abril 2012

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30            

Categorías

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal