Clovis Rossi

Dilma, Obama e Irán

Por: | 30 de marzo de 2012

En sus relaciones con EE UU, Brasil puede tropezar una segunda vez en una piedra llamada Irán. Y en ambas tiene razón.

El tropiezo que está por venir tiene este formato: día 10, Dilma Rousseff irá a los Estados Unidos para su primera visita oficial (ya estuvo antes, pero en eventos de la ONU). Pese a ello, tuvo la sinceridad de criticar duramente la política de Washington respecto a Irán. Y lo hizo dos semanas antes, en Nueva Dehli, durante la rueda de prensa para los periodistas brasileños que estábamos cubriendo la cuarta cúpula de los BRICS (Brasil, Rusia, Índia, China y Sudáfrica).

"Para Brasil, las medidas de bloqueo de compras a Irán parecen extremamente peligrosas, aunque no tengamos relaciones comerciales con este país", disparó Dilma (relaciones existen, pero son inferiores al 1% de las exportaciones brasileñas y aún menos para la importación).

Con el apoyo europeo, Estados Unidos está presionando los países que compran petroleo iraní para que dejen de hacerlo, lo equivalente a cortar la línea de vida del país de los aiatolás.

Rusia presionó para que el documento final de los BRICS denunciara la presión de EE UU, pero no funcionó.

Aunque Brasil no compre, o compre poco, Dilma se mostró comprensiva con "otros países que necesitan comprarlo". No mencionó nombres, pero es obvio que se refería a dos de los BRICS: China, que importa de Irán lo equivalente al 22% de sus necesidades, e India, que compra del país 13% del petroleo que consume.

El texto enfatizó que es necesario evitar que la situación respecto a Irán "crezca en dirección a un conflicto". Preocupación idéntica a la que Dilma expresaría en su rueda de prensa: "Que las partes bajen el nivel de retórica y se entiendan".

Tanto el comunicado como el discurso de la presidenta hacen alusión a las repetidas insinuaciones de Israel, que dice que es necesario atacar a Irán antes que su programa nuclear para el desarrollo de la bomba atómica alcance un punto irreversible. También hace alusión a la frase del presidente Barack Obama sobre el contencioso iraní: "todas las opciones están sobre la mesa".

"Todas las opciones" significa incluir una opción militar, obviamente.

Y ¿por qué digo que Dilma está cierta en tropezar con la piedra-Irán? Porque, según ella, imponer sanciones, a Irán o a cualquier país, solo vale si es "en el ámbito de la ONU y del derecho internacional" y no por "decisiones de países".

Traducción: parte de las sanciones a Irán fueron establecidas en el ámbito de la ONU, sin que Rusia y China lo vetaran, aunque tuviesen el poder para hacerlo. Pero después, EE UU y Unión Europea ampliaron el listado de castigos y, además, presionaron a otros países para que no comprasen petroleo iraní.

Obviamente, respetar la legalidad internacional es una condición sine qua non para aceptar acciones militares o de cualquier naturaleza contra cualquier país.

Dilma exige aún que "en lugar de la retorica agresiva, hay que reconocer el derecho de los países de utilizar la energía nuclear para fines pacíficos, así como hacemos nosotros".

EE UU y Europa no denegan este derecho iraní, pero no creen que su programa nuclear tenga solamente fines pacíficos.

El comunidado de los BRICS también reiteran este derecho, pero introduce un matiz que Dilma no dijo: que el derecho iraní sea "consistente respecto a sus obligaciones internacionales". Traducción: Irán necesita cooperar con la Agencia Internacional de Energía y permitir inspecciones que eliminen cualquier duda sobre el carácter del programa.

Dicho esto, paso al primer tropiezo de Brasil con Irán y EE UU. En 2009, Barack Obama y el entonces presidente Luiz Inácio Lula da Silva, se encontraron fuera de la reunión del G8+5, en L'Aquila, Italia. Después del encuentro, Robert Gibbs, el portavoz de Obama, dijo que habían hablado sobre Irán, entre otros asuntos. Obama sugirió a Lula que insistiese que Irán limitara su programa nuclear a usos pacíficos. En aquél momento, Lula estaba a punto de recibir el presidente Ahmedinejad en Brasilia.

El presidente estadounidense habría sugerido que durante el encuentro, Lula podría utilizar el ejemplo brasileño (donde la Constitución impone el límite propuesto a Irán).

Un año después, Lula devolvió la visita a Ahmedinejad. Pero antes recibió una carta de Obama, en la que este ponía los puntos esenciales para un acuerdo con Irán, que Brasil y Turquía estaban negociando.

El acuerdo se hizo en los términos deseados por los estadounidenses. Principalmente en el punto que preveía la entrega de 1.200 kilos de uranio pobremente enriquecido para Rusia o Francia. Este componente químico, a estos niveles, solo sirve para finalidades pacíficas, o sea, médicas.

Fijar esta cantidad era "fundamental" en la carta de Obama.

Finalmente, esto apareció en el acuerdo y aún así, EE UU lo descartó. Preferieron proponer sanciones al Consejo de Seguridad, que fueron aprobadas con el apoyo de China y Rusia, que dejaron su compañero de los BRICS hablando solo.

Solo Washington puede explicar lo que cambió entre las conversaciones Obama/Lula y la carta del estadounidense. Pero tengo la impresión de que EE UU cambió la propuesta inicial del gobierno de Obama, es decir, el "compromiso" por el enfrentamiento. Y no avisaron a Lula.

Hoy está claro que no se avanzó absolutamente nada, ni en el enfrentamiento, ni en la negociación. Queda la pregunta que no tendrá respuesta: ¿El mundo no estaría mejor si se hubiese dado la oportunidad para que el acuerdo Brasil/Turquía/Irán prosperara?

Traducción: Beatriz Borges

Hay 1 Comentarios

… Eu concordo em grande parte, embora repudiou algumas idéias…

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Clovis Rossi. 48 años de periodismo, columnista del diario "Folha de S. Paulo" y del portal Folha.com, ya ejerció todas las funciones posibles en el periodismo, de reportero a editor-jefe, ganador de los premios Maria Moors Cabot, de la Universidad Columbia (NY) y de la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano, dirigida por Gabriel García Márquez, los dos por el conjunto de la obra.

TWITTER

Clovis Rossi

Archivo

abril 2012

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30            

Categorías

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal