Clovis Rossi

El eterno candidato

Por: | 26 de marzo de 2012

El asesor de prensa de Luiz Inácio Lula da Silva, el periodista Ricardo Kotscho, preguntó a su jefe un día de 2003: “Lula, ¿qué te gustaría ser si no fueras presidente?” “Candidato”, contestó el recién presidente de la República, sin parar ni un segundo para pensarlo.

Desconfío que José Serra, excasitodo en la política y en la administración pública brasileñas, daría una respuesta inversa: preferiría ser presidente a ser candidato. Su amigo y expresidente, Fernando Henrique Cardoso, bromeó que Serra sería el mejor presidente, pero era el peor candidato durante la campaña presidencial de 2002, en la que Lula ganó.

Serra es, de hecho, un personaje atormentado. Pero las circunstancias políticas y el deseo de ser presidente le trasformaron en un eterno candidato. Él ya disputó y ganó las elecciones para todos los cargos posibles: alcalde de São Paulo, gobernador del Estado de São Paulo, diputado federal y senador. Solo no ganó la presidencia. El domingo venció las primarias de su partido, el  Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), para concurrir a la alcaldía nuevamente. La alcaldía es el tercer presupuesto de la República, después del gobierno federal y del Estado de São Paulo.

Es una vitoria que sabe amarga. En teoría, le aparta a Serra de su sueño, la presidencia. Al final, renunció a la alcaldía una vez para presentarse al gobierno del Estado de de São Paulo, pese a haber firmado un documento donde se comprometía a concluir la legislatura, de cuatro años. Sus adversarios hasta hoy lo cobran. Encima, hace poco declaró que lo que había firmado era un “papelito” sin valor legal.

De hecho, el papelito fue propuesto por Gilberto Dimenstein, periodista de Folha de S. Paulo, durante un debate promovido por el periódico. Realmente no tiene valor legal, pero no deja de ser moralmente reprochable romper un compromiso asumido públicamente.

Renunciar otra vez a la alcaldía para ser candidato a la presidencia en 2014 sería una tremenda responsabilidad. Además porque el partido ya tiene un precandidato, el senador Aécio Neves.

Dejar un puesto público para intentar por tercera vez ser presidente no es algo fácilmente aceptado por el partido. Principalmente cuando el escenario previsto para 2014 indica que el adversario del candidato del PSDB será alguien que ya le venció, sea Dilma Rousseff o Luiz Inácio Lula da Silva.

Lo que significa que la victoria de Serra en las primarias fue, indirectamente, el primer movimiento de ajedrez de 2014. Quitó Serra, el eterno candidato, para empujar al principiante, Aécio Neves. Neves es el primer nombre con posibilidades de llegar a la presidencia que no haya sido político durante la dictadura militar, lo contrario de Serra, Lula y Dilma.

Se eligió diputado federal por primera vez en 1986, un año después del final del régimen militar. Dicho de otro modo, empieza un cambio de generaciones en la política brasileña, en el que se reduce el espacio para eternos candidatos.

Traducción: Beatriz Borges

Hay 1 Comentarios

Isso é verdade! :P

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Clovis Rossi. 48 años de periodismo, columnista del diario "Folha de S. Paulo" y del portal Folha.com, ya ejerció todas las funciones posibles en el periodismo, de reportero a editor-jefe, ganador de los premios Maria Moors Cabot, de la Universidad Columbia (NY) y de la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano, dirigida por Gabriel García Márquez, los dos por el conjunto de la obra.

TWITTER

Clovis Rossi

Archivo

abril 2012

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30            

Categorías

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal