6 objetos para donar y trocar antes que acumular y reciclar

Por: | 25 de junio de 2013

6_cosas_donar_trocar
Cuántos trastos tenemos en casa y qué poco uso hacemos de ellos. Con los años vamos acumulando objetos sin que sepamos muy bien para qué ni por qué. Sólo porque "son nuestros" o "por si un día los necesitamos". Hace años me deshice de mis apuntes de la universidad. Recuerdo que me dolió el momento de la separación como si con ellos fuera a acabar triturado también todo lo que allí aprendí y experimenté.

Hoy he decidido compartir algunas reflexiones sobre cómo y por qué donar y trocar objetos que duermen, las más de las veces, el sueño de los justos abandonados en armarios, estantes y alacenas. En el mejor de los casos acaban al cabo de los años en el container de turno para ser reciclados cuando su vida útil podría haberse alargado para alegría de muchos otros.

  • Diarios y revistas. En Francia acaban de lanzar Trocdepresse, una web para que los vecinos compartan los diarios y las revistas a los que están suscritos. Cuando me enteré de su iniciativa de inmediato me acordé de mi revistero. Visualicé horrorizada esos suplementos dominicales que ni saqué en su día del envoltorio. Y su día fue hace meses. Me dije que tienen razón, que quizá a mi vecina de rellano le gustaría hojearlos antes de que yo los condene sin más a la guillotina. En Trocdepresse.com sugieren compartir revistas y prensa con los vecinos depositando los ejemplares en los buzones de la escalera. El intercambio gratuito permite leer más cabeceras, ahorrar gastos, reducir residuos y además cultivar relaciones de confianza.
  • DVD, Blu-Ray, libros, juegos. Hace unos años quise desprenderme de varios libros por una mudanza. Recorrí unas cuantas librerías de lance en mi ciudad. Algunas ni quisieron echar un vistazo a mis títulos y las que consintieron me ofrecían una miseria a cambio. Siempre me ha sorprendido el poco interés por la cultura de segunda mano en nuestro país. Y yo me pregunto: ¿qué es lo importante: el estado del continente o el contenido? Me dio pena pensar que iba a abandonar a mis buenos amigos entre montañas de libros polvorientos y prematuramente avejentados y que quizá jamás volverían a ser acariciados por manos amigas. Así que decidí donarlos a la biblioteca pública de mi barrio. Me ofreció un espacio donde dejarlos para que otros usuarios pudieran recuperarlos. En una palabra: book-crossing de barrio. Mientras yo iba depositándolos en los estantes ad-hoc y despidiéndome de ellos con ceremonia y un poso de tristeza otro lector a mi lado iba recogiéndolos sin prisa pero sin pausa. Se giró hacia mí y con una gran sonrisa me dijo: "Muchas gracias".

¿Realmente hemos de esperar a una mudanza para decir adiós a objetos como libros, DVD, Blu-Ray, juegos, revistas, enciclopedias, que sabemos que no volveremos a utilizar? ¿Y si ampliara el espectro y los considerara no míos sino tal vez tuyos, vuestros o de ellos? ¿Cuántas cosas acumulamos "por si un día"? Quizá este aferrarse a los libros en concreto provenga de la imagen romántica de "persona cultivada", una imagen que nos muestra siempre en el segundo plano una biblioteca alejandrina, exuberante, repleta desde el techo hasta el suelo. ¿No debería ser la persona -al hablar, actuar y escribir- quien nos demostrara su supuesta cultura más que los lomos de los libros que asoman por detrás de su figura?

Otra opción muy válida, además de la donación, es el intercambio del producto con otros lectores o consumidores. Quizá nosotros ya no vayamos a ver por enésima vez la segunda temporada de nuestra serie favorita pero quizá alguna otra persona esté interesada en ella y a cambio pueda ofrecernos algo que sí nos interese a nosotros consumir. Y el trueque puede hacerse con el vecino local o con el global. En el mundo anglosajón proliferan las webs de intercambio (swap en inglés), como esta.

No creo que a nadie sirvieran mis apuntes de la universidad y sé que hice bien cuando envié a reciclar esos kilos de papel, pero me pregunto por qué nos cuesta tanto desprendernos de objetos que ya no nos interesan y que encima nos roban espacio vital en casa. Y tú, ¿de qué cosas crees que podrías deshacerte y que otros podrían aprovechar?

Foto de apertura: Three men at dusting books (3 hombres sacando el polvo a unos libros), The New York Public Library, vía Wikimedia Commons

Hay 6 Comentarios

Me gustaría saber si hay en España algún sitio para donar DVD´s de películas de segunda mano, me parece interesante en pensar en residencias, o guarderías, sitios de necesidad donde hay gente que puede sacarles provecho...un saludo

Buenas tardes, creo que hay muchas cosas que se pueden donar y reciclar; más de las que pensamos! Vivimos en una sociedad muy consumista e individualista...
He creado un blog de "reciclaje": tapones, gafas, ... para saber donde donar y a quien ayudamos, a nivel español. Os dejo el link por si os interesa: www.hormiguitasolidaria.blogspot.com

En España no tenemos un "gen del egoismo" como nos hacen creer algunos. He visto compartir en los pueblos hasta límites insospechados, y no hace tanto tiempo.
La pedagogía sobre el compartir se hace simplemente compartiendo. Ponemos los periódicos en el portal y a ver qué pasa. No es cierto que los vayan a robar. Y si es así, pasará como en Curitiba, Brasil:
El entonces alcalde, el genial Jaime Lerner propuso llenar la ciudad de flores. Las primeras las robaron. Las segundas también. El auntamiento no cedió... Y las dejaron de robar, y la ciudad quedó preciosa... Y a la gente le gustaba su ciudad, y amó a su ciudad, y cuidó su ciudad.
Así se empiezan las cosas. Estoy convencido de ello. Nuestra asociación trabaja por modelos de convivencia que ya son una realidad en España: las comunidades autogestionadas de mayores que diseñan un entorno donde vivir por ellas mismas. Hace un par de años nos decían que si estábamos locos. Ahora son realidades.
Gracias, Alterconsumismo, por estos ejemplos que sirven para construir una sociedad mejor.
Javier del Monte (Asociación Jubilares)

para compartir bienes con éxito se necesitan cualidades como: seriedad, cumplimientos de normas y/o plazos. Cuidar el objeto como si fuera tuyo (no, más!).Devolverlo siempre, no hurtarlo. Estas cualidades de educación y respeto se dan en nuestro país poco. Ello hace que la mayoría no deseemos prestar o compartir nada.

En efecto, no hay cultura de segunda mano en España. Comprar libros de segunda mano es de "pobres" o de raritos que buscan ediciones especiales. ¿Cómo si no se explica que un libro de segunda mano salga casi más caro que uno nuevo? Vas a ediciones en otros idiomas y nada que ver. Recomiendo, para quien lea en inglés, visitar www.betterworldbooks.com. Amplio catálogo, precios bajos, donación de libros a proyectos sociales y empresa con enfoque social y sostenible. Buen artículo!

A cuentas de acumular por acumular, Andoni Bengoetxea uno de los promotores de Clickcar de Bilbao, nos planteó en el OuiShareDonostia por qué tenemos que tener todos lavadora o aspiradora. ¿Cuánto las usamos a la semana? ¿No sería mejor compartirla con los vecinos? Él lo hace con la aspiradora. ¿Alguien se acuerda de aquel capítulo de Doctor en Alaska en el que Maggie se compra una lavadora y se enemista con su amiga Marilyn porque ya no quiere hacer la colada con ella?

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Alterconsumismo

Sobre el blog

“El consumo es democracia. A través de lo que compras decides qué tipo de sociedad quieres. En este espacio encontrarás ideas para hacer que tu consumo sea justo y sostenible. Únete al Alterconsumismo.”

Sobre los autores

Anna ArgemíAlterconsumismo es un blog coral dirigido por Anna Argemí, periodista especializada en comercio justo, consumo responsable y alternativo. Los últimos años estuvo a cargo de la comunicación externa del comercio justo en Intermón Oxfam.

  • Marta Guijarro (Coordinadora Estatal de Comercio Justo)
  • Laura Perona (Fairtrade Ibérica)
  • Albert Cañigueral (Consumo Colaborativo)
  • Carlos Ballesteros (Universidad de Comillas, especialista en consumo)
  • Marco Coscione (Coordinadora Latinoamericana y del Caribe de Pequeños Productores de Comercio Justo)
  • Anna Carrascón (Setem)
  • Álvaro Porro (revista de consumo responsable Opciones)
  • Esther Vivas (activista e investigadora en políticas agrícolas y agroalimentarias)
  • Sonia Felipe Larios (Triodos Bank)
  • Gema Gómez (Slow Fashion Spain)
  • Cristina Diago (Biocultura – The Ecologist)
  • Pilar Sampietro (periodista especializada en ecología RNE)
  • Laura Alcubilla (Economía del bien común)
  • Lidia Ucher
  • Dídac S-Costa (mercados sociales)
  • Rafael Sanchís (director de Comercio Justo de Intermón Oxfam).

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal