¿Todavía quieres un coche?

Por: | 26 de junio de 2013

Por Jorge Romero, arquitecto especialista en energía y medio ambiente

Coche
Para que la ciudad moderna funcione es necesario que todo circule, desde el capital hasta el agua, desde la energía hasta la población. En este modelo de ciudad, el desplazamiento de las personas se convierte en una actividad de carácter obligado con el propósito de realizar las tareas más imprescindibles y cotidianas: trabajar, comprar, divertirse. Así la movilidad en la ciudad moderna es la suma de los desplazamientos individuales de los ciudadanos a una velocidad determinada. Dicho movimiento forma parte de la vida cotidiana de los ciudadanos. Desde sus orígenes el transporte y la movilidad forman parte esencial de la humanidad, desde las calzadas romanas hasta el transporte fluvial de mercancías; pero el modelo de movilidad existente hoy en día tiene sus orígenes en el siglo XIX.

E. Howard proponía la ciudad jardín, ciudades policéntricas rodeadas por el ferrocarril y conectadas entre ellas por medio de este. Se proponía la existencia de cinturones verdes que rodeaban las ciudades, y podían servir como fuente de alimentos y sumideros, creando entidades urbanas autosuficientes. Este concepto se ha desvirtuado hasta llegar a las ciudades satélites que conocemos, donde la vivienda, la industria y los equipamientos necesarios se separan y se conectan mediante una extensa red de vías y transportes horizontales. Pero, ¿quién no desea vivir en una casa unifamiliar aislada con jardín? Es el sueño americano hecho realidad en las millares de urbanizaciones de nuestro país, donde el uso del vehículo privado es indispensable para ir a comprar el pan por la mañana.

El principal actor en el modelo actual es el vehículo privado, que permite realizar todas las actividades necesarias para conseguir la habitabilidad. En el caso de Barcelona, por ejemplo, la planificación del Ensanche tenía en cuenta y preveía el radio de giro de los futuros vehículos. O hasta llegar al punto de ciudades tipo Los Ángeles, donde el automóvil es necesario para realizar la mayoría de las actividades imprescindibles para vivir.

Vivimos a cámara rápida debido a múltiples factores. El tiempo tiene un gran valor económico. Lo necesitamos todo para ayer, para poder hacer más cosas durante el día, que representa un mayor beneficio económico tal como están las cosas. Por lo tanto al introducir el concepto de velocidad dentro de la movilidad hay que tener en cuenta que el incremento sólo puede lograrse con mayores consumos de energía.

El actual modelo, como sabemos, está basado en los combustibles fósiles finitos, y en un consumo desorbitado de energía. En España el sector del transporte ya consumía el 39% de la energía primaria en el año 2003. En el 2008, según datos del IDAE (Instituto para la Diversificación y el Ahorro de la Energía) se llegó al 40,2%. Este modelo basado en el precio del barril tiene un futuro nada alentador.

El transporte constituye el verdadero núcleo duro de la crisis ecológica. El sector del transporte es el principal responsable del efecto invernadero, contaminación atmosférica y contaminación marina, de la urbanización del suelo, del ruido, de la degradación del paisaje rural y urbano.

El uso de combustibles basados en renovables parece no ser la solución razonable, ya que desplaza el problema a otros sectores económicos y sociales, y destina los cultivos pensados para la alimentación de las personas a la alimentación de los motores.

Modificar el problema de raíz es un buen inicio y para ello hay que crear proximidad en el plano personal, social y económico. La economía global es la promotora de la creación de lejanía. La creación de proximidad proporciona, por el contrario, una vía de escape para el dilema ecológico actual, sin contener nada de aislamiento personal o social, retroceso histórico, ni declive técnico, económico o cultural. Visto lo cual, ¿todavía quieres un coche?

Hay 3 Comentarios

Todo el modelo es inviable y lo que leemos cada dia en los mass media es el resultado: el modelo esta llegando al DEAD END, protestas, riots, pueblos diciendo que no estan conformes con sus gobiernos, clima adverso, etc.
Otro cuello de botella al que llega un modelo humano que tampoco sirve.

Ver este enlace
http://ernesto-consultoria.blogspot.com/2012/12/la-mano-invisible.html


http://ernesto-consultoria.blogspot.com/2011/03/julian-paul-assange.html

El paradigma del transporte urbano pasa por vivir más cerca y moverse en ciudad con vehículos eléctricos más ligeros.
http://bicicleta-electrica.blogspot.com/

Nosotros preferimos ahorrar buscando y ofreciendoos los mejores restaurantes de Españ y del mundo
http://www.capitanfood.com

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Alterconsumismo

Sobre el blog

“El consumo es democracia. A través de lo que compras decides qué tipo de sociedad quieres. En este espacio encontrarás ideas para hacer que tu consumo sea justo y sostenible. Únete al Alterconsumismo.”

Sobre los autores

Anna ArgemíAlterconsumismo es un blog coral dirigido por Anna Argemí, periodista especializada en comercio justo, consumo responsable y alternativo. Los últimos años estuvo a cargo de la comunicación externa del comercio justo en Intermón Oxfam.

  • Marta Guijarro (Coordinadora Estatal de Comercio Justo)
  • Laura Perona (Fairtrade Ibérica)
  • Albert Cañigueral (Consumo Colaborativo)
  • Carlos Ballesteros (Universidad de Comillas, especialista en consumo)
  • Marco Coscione (Coordinadora Latinoamericana y del Caribe de Pequeños Productores de Comercio Justo)
  • Anna Carrascón (Setem)
  • Álvaro Porro (revista de consumo responsable Opciones)
  • Esther Vivas (activista e investigadora en políticas agrícolas y agroalimentarias)
  • Sonia Felipe Larios (Triodos Bank)
  • Gema Gómez (Slow Fashion Spain)
  • Cristina Diago (Biocultura – The Ecologist)
  • Pilar Sampietro (periodista especializada en ecología RNE)
  • Laura Alcubilla (Economía del bien común)
  • Lidia Ucher
  • Dídac S-Costa (mercados sociales)
  • Rafael Sanchís (director de Comercio Justo de Intermón Oxfam).

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal