La economía solidaria catalana enseña el corazón

Por: | 17 de septiembre de 2013

Por Jordi Garcia y Jordi Ribas, miembros de la Xarxa d'Economia Solidària

Balance_social
Ya hace muchos meses seguidos que el paro, la corrupción, la situación económica y la clase política ocupan los cuatro primeros lugares de las preocupaciones ciudadanas en el barómetro del CIS. El sistema imperante manifiesta síntomas persistentes de sus males, que remiten insistentemente a la pérdida de confianza de la sociedad y al deterioro acelerado de los derechos sociales.

En este contexto controlado (al menos aparentemente) por la troika neoliberal, la realidad sigue siendo la que es y, en los intentos para arreglarla, persisten las mismas lógicas perversas que nos han hundido en el lodazal actual. La crisis destapa todavía más impúdicamente la habitual arrogancia y la codicia de los poderosos, dos contravalores que sintonizan con otros dos, la competitividad y el lucro, alabados hasta la extenuación por el sistema económico dominante.

El camino hacia la restauración de la confianza ciudadana pasa por cambios cualitativos también en el sistema de valores, unos cambios que tendrán que impregnar todo el tejido social de arriba abajo, incluyendo naturalmente el mundo empresarial. Por ahora, la punta de lanza de este cambio de paradigma corresponde en el sector empresarial a una variadísima constelación de experiencias económicas, denominadas de economía social y solidaria, que se van consolidando en todo el mundo y que aportan soluciones prácticas a problemas tan penetrantes como la necesidad de puestos de trabajo dignos, de educación y de cultura, de vivienda y de alimentación saludable, y que se fundamentan en el altruismo, la cooperación y la busca del bien común, valores contrapuestos a los dominantes hasta hoy.

Estas prácticas económicas alternativas comparten tres características, que son precisamente las que nos permiten considerarlas todas como economía social y solidaria: se orientan sobre todo a satisfacer necesidades humanas, en lugar de la maximización de beneficios; se organizan de manera democrática, y actúan con compromiso social.

En Cataluña, un centenar de empresas y entidades de este tipo (cooperativas, asociaciones y fundaciones del campo social) se agrupan en la Xarxa d’Economia Solidària (XES), nacida ya hace diez años, junto con muchas personas individuales que comparten también estos valores. El objetivo de la red es promover esta forma más democrática, equitativa, solidaria y sostenible de hacer empresa y de hacer economía, en sus múltiples caras: trabajo cooperativo, comercialización justa, consumo responsable, finanzas éticas, monedas sociales. La XES organiza la Feria de Economía Solidaria de Cataluña, promueve la moneda social ecosol, impulsa experiencias de intercooperación socioempresarial como el grupo cooperativo Ecos, y dinamiza desde hace siete años el llamado balance social.

El balance social es un documento que describe y mide las aportaciones a la sociedad hechas por cualquier empresa, aunque de momento solo lo han querido cumplimentar empresas de la economía social y solidaria. Evalúa seis grandes ámbitos de toda organización empresarial:

  • democracia

  • igualdad

  • compromiso ambiental

  • compromiso social

  • calidad laboral

  • calidad profesional

Y lo hace por medio de 28 indicadores. Este documento constituye una herramienta de evaluación y mejora para cada organización que lo cumplimenta y, a la vez, sirve para mostrar a la ciudadanía la responsabilidad social de estas empresas.

Desde 2007, unas cincuenta empresas elaboran este balance, que es complementario al balance contable. Confeccionarlo es muy sencillo. Hay que entrar en bsxes.org y seguir los pasos que se indican; la XES se encarga de resolver cualquier duda. Una vez está hecho, la organización puede solicitar un sello acreditativo, mientras que la XES, integrando los resultados de todos los balances, publica el llamado balance social agregado anual, con el objetivo de comunicar las aportaciones de la economía solidaria a la sociedad catalana.

En estos momentos, está abierto el periodo para que todas las empresas y entidades con actividad empresarial que quieran, sean de la XES o no, confeccionen el balance social correspondiente al ejercicio 2012. Es hora de que las empresas evalúen su aportación a la sociedad y lo profundicen. La regeneración ética, indispensable para que salgamos de verdad de la crisis, pide una empresa transparente y comprometida, una empresa ciudadana.

Hay 3 Comentarios

Un magnífico ejemplo para todas las demás regiones. Desconozco iniciativas similares pero es de alabar este trabajo.

Felicitaciones por la Xarxa. Cataluña se ha caracterizado siempre por ser uno de los territorios de la península con mayor dinamismo asociativo, de su sociedad civil, de su economía social.. Tengo envidia sana, me encantaría tener una Xarxa de este tipo y tan desarrollada en Valencia. Desde luego es una ventana de aire fresco y de esperanza a todo lo que nos está cayendo.

La solidaridad de Cataluña está muy bien pero es algo que se pactó en su momento porque allí es donde se invertía y que ellos mismos aceptaron porque les interesaba. Ahora han dilapidado el dinero por mala gestión interna y protestan egoístamente. Miren las manipulaciones de los nacionalistas: http://xurl.es/idud3

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Alterconsumismo

Sobre el blog

“El consumo es democracia. A través de lo que compras decides qué tipo de sociedad quieres. En este espacio encontrarás ideas para hacer que tu consumo sea justo y sostenible. Únete al Alterconsumismo.”

Sobre los autores

Anna ArgemíAlterconsumismo es un blog coral dirigido por Anna Argemí, periodista especializada en comercio justo, consumo responsable y alternativo. Los últimos años estuvo a cargo de la comunicación externa del comercio justo en Intermón Oxfam.

  • Marta Guijarro (Coordinadora Estatal de Comercio Justo)
  • Laura Perona (Fairtrade Ibérica)
  • Albert Cañigueral (Consumo Colaborativo)
  • Carlos Ballesteros (Universidad de Comillas, especialista en consumo)
  • Marco Coscione (Coordinadora Latinoamericana y del Caribe de Pequeños Productores de Comercio Justo)
  • Anna Carrascón (Setem)
  • Álvaro Porro (revista de consumo responsable Opciones)
  • Esther Vivas (activista e investigadora en políticas agrícolas y agroalimentarias)
  • Sonia Felipe Larios (Triodos Bank)
  • Gema Gómez (Slow Fashion Spain)
  • Cristina Diago (Biocultura – The Ecologist)
  • Pilar Sampietro (periodista especializada en ecología RNE)
  • Laura Alcubilla (Economía del bien común)
  • Lidia Ucher
  • Dídac S-Costa (mercados sociales)
  • Rafael Sanchís (director de Comercio Justo de Intermón Oxfam).

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal