¿Es rentable tener un vehículo privado?

Por: | 22 de octubre de 2013

Por Jorge Romero, arquitecto especialista en energía y medio ambiente

Coche-bus-bici
Posiblemente el segundo mayor desembolso después de la vivienda es la compra de un coche
. La última encuesta de presupuestos familiares elaborada por el INE habla de que una quinta parte del dinero que entra en casa (el 18%) se destina a los gastos del coche. Pero normalmente solemos tomar en consideración sólo su precio y nos olvidamos de todos los gastos que un vehículo suele acarrear durante su vida útil. Como resultado y a raíz de la crisis económica, muchas personas se han comprado coches que no pueden mantener.

Al comprar un vehículo nuevo o de segunda mano nos preocupamos básicamente de su precio y de su consumo, pero para obtener una visión más global de lo que consumimos podemos realizar unos sencillos cálculos para saber cuánto cuesta recorrer 1 kilómetro con nuestro coche, y de éste modo tener un valor de referencia.

Siempre tendremos unos costes fijos, ya que además del precio de compra, tendremos que pagar unos gastos de matriculación o cambio de nombre, a menos que hagamos las gestiones por nuestra cuenta (nuestro tiempo también se valora). Si formalizamos un préstamo, que es lo más normal, habrá que pagar comisiones y gastos de notario, que introduciremos en costes financieros. La póliza de seguro también es obligatoria, al igual que el impuesto de vehículos de tracción mecánica (IVTM) al ayuntamiento donde el coche está dado de alta en tráfico, e ITV (dependiendo de su antigüedad).

En relación a los costes variables, en primer lugar tenemos el combustible, que ya es lo que todos solemos contabilizar. A continuación entramos en el mundo del mantenimiento, tanto si hablamos de revisiones como de averías. Dentro de este apartado entra todo lo relacionado con la vida en el taller: cambios de aceite, filtros, ruedas, chapa, pintura, etc.

Si seguimos haciendo números nos encontramos con otros gastos que también deberíamos tener en cuenta como el aparcamiento; ya sea privado, público, zonas azules o verdes. Las multas que nos podemos encontrar a lo largo de la vida de nuestro vehículo, así como los gastos en peajes y limpieza.

Sumando todos estos gastos, y dividiendo entre los meses de uso, podemos calcular el gasto mensual muy aproximado del consumo de nuestro coche. Si apuntamos los kilómetros que realizamos a lo largo de un año, podemos llegar a calcular el precio por kilómetro de nuestro vehículo. En la red podemos encontrar aplicaciones que nos faciliten todos estos cálculos para hacernos una idea.

El resultado dependerá en gran medida del tipo de coche que tengamos y de su uso, pero es complicado imaginar un coche que cueste menos de 0,15€/km, mientras que el coche medio se situaría más bien hacia los 0,25€/km si hacemos bastantes kilómetros y esperamos una larga duración del mismo. Para kilometrajes pequeños, por debajo de 15.000 km/año, las cifras se disparan y podemos considerar que el coche se convierte en un lujo del que somos poco conscientes. En realidad estaríamos pagando por la “disponibilidad" de tener un medio de transporte; que en algunos casos es la principal causa.

La pregunta clave es si tenemos alguna alternativa, y si es viable en realidad. Todo dependerá de la combinación entre nuestro lugar de trabajo y residencia; y si las conexiones de transporte público son buenas. En el caso de que el trabajo se encuentre en el mismo municipio de residencia la bicicleta puede ser la mejor aliada. Incluso podríamos llegar a calcular los gastos por ejemplo si utilizáramos siempre taxi, transporte público o coche de alquiler en lugar de nuestro coche privado.

Para desplazamientos a partir de 5 ó 6 kilómetros es claramente más barato utilizar el transporte público (en relación a un coche medio), por lo tanto no compensaría utilizarlo para ir solos por la ciudad. Si la comparativa se realiza con dos o tres ocupantes, el coste pasa a ser la mitad o 1/3 para cada uno, de forma que las iniciativas que se basan en el uso compartido del coche gana muchos puntos.

Después de realizar el ejercicio que planteamos y algunos cálculos, podemos llegar a tener una mayor conciencia de nuestro consumo real en relación al transporte privado. En el momento que somos conscientes, estamos más preparados para elegir el medio de transporte adecuado, ya que en definitiva, nuestro bolsillo nos lo agradecerá.

Fotografía de apertura: Espacio requerido en la ciudad para transportar el mismo número de personas por tres medios diferentes: coche, bus y bicicleta (c) Departamento de planificación urbana de la ciudad de Münster (Alemania). Agosto 2001

Hay 101 Comentarios

Juanjo | 22/10/2013 23:34:46 , perdone pero no me puedo resistir a comentar su post, y le hago una pregunta. . .¿ para que sirve un coche que no vas a utilizar ?, porque yo sé de algunos que se lo han comprado para poner los dientes largos al vecino ( ¡ se lo juro ! ) , aunque luego no tengan ni para gasolina. . .

Después de leídos los comentarios llego a la conclusión, de que al españolito currito le pueden quitar la esposa, la novia, el piso, las pensiones, el trabajo. . .pero, ¡ el cochecito !, ¡ por dios, hasta ahí podríamos llegar !

¡ jajajajaja !, por el primer comentario que he visto, ¡ comunistaaaas !, es lo que han debido pensar los fabricantes de coches.. .La verdad es que el coche es el artículo fetiche del consumismo desatado, no hay más que ver cualquier spot publicitario para darse cuenta de la absoluta falta de necesidad que en realidad tenemos, pero que el sistema nos abduce y nos machaca diariamente. . .no me extraña que las bicicletas esten tomando el relevo en las ciudades , de manera masiva. . .ahora que los chinos las abandonan, las adoptamos los europeos. . .

Esto quién lo ha escrito?? Fidel Castro??? Suena tan ridículo eso de "un vehículo privado"... Por supuesto que es mejor, no tengo ni que verle caretos a nadie, ni olerme pedos, ni pies, ni sobacos, ni mal aliento. Muerte al comunismo.

Hacer un estudio "ambiental" y de sostenibilidad sin tener en cuenta las contrapartidas es un poco osado por parte del autor. ¿Cuanto vale usar el servicio publico?. Igual en una gran urbe he residido en algnas Paris, Madrid, Londres... la relacion tiempo dinero no compensa el uso del coche pero en ciudades digamos "Standar" que en españa son 300M a 500M habitantes, algunas mucho mas pequeñas.... con areas metropolitanas que se extienden hasta el infinito, por autovias donde no hay problema de trafico en su mayor parte del recorrido... Es muy poco rentable perder 80 minutos en la estacion de autobuses esperando... ¿cuanto vale ese tiempo? y eso siempre que exista posibilidad de transporte publico.
En mi trabajo y ciudad actual entre las 6 primeras de España, no hay alternativas practicas salvo que vayas a ir al centro desde la periferia, pero cualquier recorrido periferia-periferia o periferia-poligonos, el transporte publico es una odisea de transbordos entre autobuses que ademas pasan cuando les da la gana.

Cuestion aparte es la moda actual de comprarse un 4x4 todo camino 3000 Kg 150Cv de chapa y musculo para llevar los niños al cole. Esp ya cada cual pero no me parece una compra acertada, pero comprado y usado con sentido comun lo que enumera este articulo no es generalizable salvo para grandes metropolis o casos muy puntuales.

La foto de la calle con el bus, y vacía no se corresponde con al realidad. ¿por qué? porque cuando se pone un autobus están suponiendo que todo el mundo va al mismo sitio, y eso es muy poco probable los que van en coche se mueven en un circulo de posibilidades infinito. Por tanto, la foto solo tiene carácter impactante, pero es una realidad simplemente imposible, pero eso muy impactante para los no expertos.

Pues siento decir que mi coche, tras los calculos oprtunos, me cuesta a 0,24 el km, pero que no cocnozco medio de transporte publico que me permita recorrer 60 km (ida y vuelta) por 15 euros, y mucho menos en menos de 45 minutos de puerta a puerta. El transporte publico en España, salvo las contadas excepciones de las grandes ciudades, es desproporcionadamente caro, ineficaz e ineficiente. Prueba a ver que combinacion de transporte publico tienes para ir a cualquier poligono industrial, y luego me cuentas.

Lo que no se ha tenido en cuenta de esta reflexión es que el principal gasto del coche, que es la compra, se realiza se utilice o no el coche. Es decir, una vez comprado, ese gasto ya está realizado por lo que no lo tendremos en cuenta para coger el coche o no. Es igual que poner impuestos a los coches que más contaminan: el impuesto lo pagamos por antelación, por lo que una vez que lo hemos pagado no se conseguirá que se utilice menos el coche. Sin embargo si el impuesto fuera en el gasoil si nos pensaríamos si utilizar el coche.

Todo en la vida tienen un coste.
Cada persona dependiendo de sus circunstancias, utiliza todo tipo maquinas, sin duda sin pensar en el coste de uso de dicha maquina.
Los analistas estan para analizar y analizan. Los coches se compran para usarlos y sin duda sabemos que su utilización es incorrecta.
Pensaron en alguna ocasión lo que cuesta mantener políticos que para colmo nos arruinan ???????
La vida es un absurdo total, y un absurdo es utilizar un coche en una gran ciudad con caravanas constantes.

Quéjate de los recortes si los hace el gobierno pero recorta tus gastos de transportes por tu cueta porque tu bolsillo te lo agradecerá (jajajajaaaaaa)

Esta feo tener relaciones sexuales en los asientos traseros del autobis.

El "coche" no es un vehículo privado, es un transporte público privatizado,jeje. Porque sus humos, su ruido, su peligro, su ocupación de la vía pública ES DE TODOS y no solo de sus dueños. Y dependiendo del uso y necesidades de cada uno, puede ser un lujo. Considero que es un lujo hacer menos de 50 km al día en entorno urbano e ir en coche, uno solo ¿eso sería evidente, no? Pues. Lo q la gran mayoría hemos hecho.

Me considero ecologista, pero en Madrid y alrededores no podría prescindir del coche. Es muy poca la alternativa, y no voy a llevar niños o grandes cargas en bici o en taxi. Metro y bus son una broma aquí.

Ya que estamos, vamos a ver si es rentable casarse o no.
Si no nos casamos podemos tener relaciones esporádicas muy gratificantes, nos ahorramos los hijos y el piso puede ser más pequeño, sin contar toda esa historia de colegios, etc. Puede que sea una sorpresa para algunos, pero al casarse no se busca la rentabilidad, sino llenar una necesidad que algunos tienen.
Yo soy jubilado, tengo un coche de tipo medio-alto y hago 6.000 km al año, un disparate, pero ¿podría decirme el autor del artículo cómo desplazarme al médico especialista que me atiende y que está en un hospital (Quirón) a más de 25 km de mi casa en Madrid?, todos los años me voy de veraneo a un pueblo de la costa sur, ¿me voy en tren y allí me las apaño, teniendo en cuenta que todo está lejos? Más todavía, ¿cómo voy al hiper en el que hacemos la compra semanal, muchas cosas que no hay en las tiendas de mi barrio?. Si tengo que visitar amigos que viven en Las Matas o en Paracuellos, ¿voy volando o hago autostop?
Por favor, no es cuestión de rentabilidad, yo uso el transporte público cada vez que puedo, pero no me resuelve todos los casos, DEBO TENER UN COCHE.
Soy bastante ecologista y considerado con el medio ambiente, pero el mundo tal cual está hecho (y no es mi culpa) hace que necesite un coche.

Es como decir si es rentable tener vivienda en propiedad o, yendo más allá, si es rentable tener marido o mujer.

Lo primero es que pertenecemos y vivimos en una sociedad de mercado y de consumo.
Libre.
Y nos sostenemos como sociedad, porque ejercemos como tales en libertad y en justicia.
Según el libre albedrío.
Por eso cada cual es muy libre de ir en coche o de ir en bicicleta, si se lo puede costear.
Y de tener dos o tres casas y pagar todos los gastos.
Incluso.
El problema social se nos presenta a la gente, cuando desde la potestad pública se quiere girar la tortilla para que unos puedan recoger dividendos, mientras otros pagan el pato.
Es entonces cuando empezamos a hablar entre nosotros de malversación y de prevaricación.
Y de cuanto vale la gasolina.
Que antes de ahora, nadie decía esta boca es mía, y desde el seiscientos para acá se han visto como cosa normal, en las gentes de toda clase y condición.
Sin que nadie se exclame.
Por ello.
Con coche o sin coche.


También puedes ir en taxi o en silla de ruedas, es muy práctico y tienes aparcamiento gratuito...
Hablando en serio, si vives en un pueblo y tienes que salir a menudo o bien trabajas lejos de donde vives ( el mayor y más sangrante de los casos), es imprescindible. Otra cosa es la cuidad sin problemas de movilidad... dependiendo de cada caso concreto, claro está.

La verdad que no compensa, pero no olvidar que el empujon definitivo viene por una decisión consciente de los representantes políticos cuando cierran calles, ponen impuestos a la circulación, impuesto sobre el combustible, pocos y caros sitios de aparcar, etc. A los muchos que odian el coche a muerte, y aquí hay una muestra, están en su derecho, pero por favor que no se indignen cuando se cierre una fábrica y miles de personas vayan a la calle, porque una cosa tiene que ir con la otra

En mi caso vivo en Algeciras, y el transporte público es caro y deficiente, además ,tengo una minusvalía que no me permite usar una bicicleta y el pueblo tiene muchas cuestas muy pronunciadas, muchas veces es mejor ir andando, pero si llueve el coche se hace imprescindible, vamos, que es us mal necesario, o un lujo, depende del punto de vista.

A ver si aprendemos de otros países y las administraciones dejan de gastarse autenticas barbaridades en promocionar el vehiculo privado y apostamos por una buen red pública. El mismo cálculo se puede aplicar a todo el país ¿Cuantos miles de millones ahorariamos si usaramos los vehiculos solo un 25% de forma más eficiente?

Albert Rivera, líder de Ciutadans en Cataluña, lanza Movimiento Cívico en España... ¿Habrá visto el joven dirigente una grieta en el sistema de partidos? Entra en Vergüenza de país: http://yestheycan.blogspot.com/2013/10/albert-rivera-ingravido.html

Jorge Romero: hablar de "vehículo privado" y sólo referirse al coche es una desviación cochecentrista intolerable. Mi bicicleta ¿no es un vehículo? ¿o no es mi propiedad, esto es, privada?

Albert Rivera, presidente de Ciutadans (C's) en Cataluña, lanza Movimiento Cívico en España... ¿Habrá visto el joven dirigente una grieta en el sistema de partidos? Entra en Vergüenza de país: http://yestheycan.blogspot.com/2013/10/albert-rivera-ingravido.html

Efectivamente, el coche es la esencia del consumismo, pero como con todo articulo de consumo, nosotros decidimos si lo controlaremos o él nos controlará a nosotros. Lo que veo absurdo y ridículo es ver en las gasolineras gente con coches flamantes a los que solo les ponen 10 € de combustible. El coche en muchos casos es necesario, en otras es prescindible y en una parte importante un objeto ornamental, una extensión del ego, algo así como un reloj grandecito. ¿Alguien me puede explicar por qué buena parte de los jovencitos tienen que empezar con cochazos que ni sus padres han podido soñar tener?

En foto falto en transporte en motocicleta, nunca tiene en cuenta este sistema de trasporte tan practico como el automovil, pero que no ocupa tanto espacion por ser unipersonal ( en la practica).

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Alterconsumismo

Sobre el blog

“El consumo es democracia. A través de lo que compras decides qué tipo de sociedad quieres. En este espacio encontrarás ideas para hacer que tu consumo sea justo y sostenible. Únete al Alterconsumismo.”

Sobre los autores

Anna ArgemíAlterconsumismo es un blog coral dirigido por Anna Argemí, periodista especializada en comercio justo, consumo responsable y alternativo. Los últimos años estuvo a cargo de la comunicación externa del comercio justo en Intermón Oxfam.

  • Marta Guijarro (Coordinadora Estatal de Comercio Justo)
  • Laura Perona (Fairtrade Ibérica)
  • Albert Cañigueral (Consumo Colaborativo)
  • Carlos Ballesteros (Universidad de Comillas, especialista en consumo)
  • Marco Coscione (Coordinadora Latinoamericana y del Caribe de Pequeños Productores de Comercio Justo)
  • Anna Carrascón (Setem)
  • Álvaro Porro (revista de consumo responsable Opciones)
  • Esther Vivas (activista e investigadora en políticas agrícolas y agroalimentarias)
  • Sonia Felipe Larios (Triodos Bank)
  • Gema Gómez (Slow Fashion Spain)
  • Cristina Diago (Biocultura – The Ecologist)
  • Pilar Sampietro (periodista especializada en ecología RNE)
  • Laura Alcubilla (Economía del bien común)
  • Lidia Ucher
  • Dídac S-Costa (mercados sociales)
  • Rafael Sanchís (director de Comercio Justo de Intermón Oxfam).

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal