El beneficio invisible del Comercio Justo

Por: | 28 de enero de 2014

Por Mercedes García de Vinuesa, presidenta de la Coord. Estatal de Comercio Justo

CORR Bangladesh Foto de Laura Sipan (24)
Cuando hablamos de la contribución del Comercio Justo en la lucha contra la desigualdad solemos destacar cuestiones como el precio que los trabajadores reciben por su producción, superior al del mercado convencional y que les permite cubrir los costes. O mencionamos las técnicas ecológicas que protegen su entorno natural. También recordamos que no hay explotación laboral infantil, o explicamos los proyectos de educación, salud o de infraestructuras que las organizaciones han podido llevar a cabo con los beneficios extra de las ventas. Efectivamente todos estos aspectos, que constituyen los principios básicos del Comercio Justo, crean desarrollo y mejoran la calidad de vida de las personas.

Pero además de estos beneficios, el Comercio Justo genera otros impactos positivos que no suelen ponerse de manifiesto, quizá porque son menos visibles, menos cuantificables o requieren una mayor explicación. Sin embargo, a menudo son estos otros aspectos los más importantes para los campesinos y artesanos.

En muchas ocasiones, al preguntarles qué es lo que les aporta el Comercio Justo, lo primero que responden es que sienten que su trabajo es valorado y reconocido. Con estas palabras lo expresaba la ecuatoriana Rosa Guamán, mujer indígena representante de la organización Jambi Kiwa: “con el Comercio Justo se hace visible el trabajo de los productores y, por tanto, se eleva su autoestima.El también ecuatoriano Luis Hinojosa, miembro del grupo social FEPP, comentaba: “lo más importante no es tanto la comercialización como la recuperación de la dignidad de las personas.” Esta mejora de la propia percepción o “empoderamiento” a partir del trabajo –que en nuestra sociedad puede no significar más que una autosatisfacción personal– para muchos pueblos que han vivido bajo el sometimiento de un patrón durante siglos y que sienten, como pueblo, la marginación de sus propios compatriotas, no es algo menor. En muchos casos, la elevación de su autoestima y el ser consciente de su dignidad supone un paso muy importante para su desarrollo como persona y el de su comunidad.

De alguna manera, y como me explicaba Rosa Guamán, el cambio de mentalidad es, en muchos casos, una palanca fundamental para salir adelante. “El Comercio Justo –afirmaba– es nuestra forma de salir de la pobreza. Nosotros entendemos que la pobreza no es sólo económica, es también de mentalidad. Por eso hay que cambiar de actitud y no esperar las dádivas de nadie”. De la pobreza mental también me habló la hondureña Nancy Hernández, de la cooperativa cafetalera COMUCAP, quien decía: “el Comercio Justo lo que consigue es que la gente y, concretamente, las mujeres estén involucradas. Si hay “pobreza mental”, esa persona no va a querer hacer cosas provechosas en su comunidad”.

Desde un punto de vista similar, y relacionado con la participación ciudadana, otras organizaciones señalan la recuperación de los valores democráticos como uno de los procesos beneficiosos que ha iniciado el Comercio Justo. Por ejemplo, una campesina de Uganda, tras participar en una votación de su cooperativa para elegir a qué proyecto se destinaban los beneficios que habían obtenido, comentaba que era la primera vez que le preguntaban su opinión, incluida la decisión sobre su matrimonio. O desde Paraguay, Ada Zarate, de la cooperativa azucarera Manduvirá explicaba: “ahora los campesinos plantean sus problemáticas y negocian. Es algo muy importante tras años de dictadura y sumisión por parte de los agricultores, acostumbrados a la idea de “me pagan lo que el dueño dice”. Este cambio se ve claramente en las asambleas de la cooperativa.”

Es indudable que todos estos cambios, cuyos protagonistas explican desde la vivencia en primera persona, significan desarrollo y progreso aunque no se puedan medir con datos y no sean apreciables en un primer vistazo. Ya lo decía un cuento tradicional africano: “lo más bello no es lo que ven nuestros ojos”. 

Fotografía de apertura: cooperativa de comercio justo CORR, de Bangladesh (c) Laura Sipan

Hay 4 Comentarios

efectivamente, los logros fundamentales del comercio justo son invisibles, poco percebidos por el consumidor, sin embargo son los que mayor impacto tienen, al respecto recomiendo la siguiente lectura:

http://comejusto.com/2014/11/19/los-logros-invisibles-del-comercio-justo-parte-i/

h

Desde luego me parece fundamental la segunda parte que destaca este artículo y que versa sobre el valor del trabajo, porque estamos hoy día tan atropellados por las prisas y por sacar adelante todo como sea, que perdemos de vista el esfuerzo y la capacidad de quien ha generado eso que consumimos y que casi siempre lo hace sin ningún recurso adicional más que su trabajo de sol a sol.
http://interesproductivo.blogspot.com.es/2014/01/el-sexo-de-los-negocios.html

Me parece que este blog es uno de los espacios más importantes en la comunidad de blogs de el País.
"La economía del bien común" es un sistema que sin duda fortalecería el comercio justo. Quien quiera conocerlo mejor, pinche mi nombre para leer un artículo al respecto.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Alterconsumismo

Sobre el blog

“El consumo es democracia. A través de lo que compras decides qué tipo de sociedad quieres. En este espacio encontrarás ideas para hacer que tu consumo sea justo y sostenible. Únete al Alterconsumismo.”

Sobre los autores

Anna ArgemíAlterconsumismo es un blog coral dirigido por Anna Argemí, periodista especializada en comercio justo, consumo responsable y alternativo. Los últimos años estuvo a cargo de la comunicación externa del comercio justo en Intermón Oxfam.

  • Marta Guijarro (Coordinadora Estatal de Comercio Justo)
  • Laura Perona (Fairtrade Ibérica)
  • Albert Cañigueral (Consumo Colaborativo)
  • Carlos Ballesteros (Universidad de Comillas, especialista en consumo)
  • Marco Coscione (Coordinadora Latinoamericana y del Caribe de Pequeños Productores de Comercio Justo)
  • Anna Carrascón (Setem)
  • Álvaro Porro (revista de consumo responsable Opciones)
  • Esther Vivas (activista e investigadora en políticas agrícolas y agroalimentarias)
  • Sonia Felipe Larios (Triodos Bank)
  • Gema Gómez (Slow Fashion Spain)
  • Cristina Diago (Biocultura – The Ecologist)
  • Pilar Sampietro (periodista especializada en ecología RNE)
  • Laura Alcubilla (Economía del bien común)
  • Lidia Ucher
  • Dídac S-Costa (mercados sociales)
  • Rafael Sanchís (director de Comercio Justo de Intermón Oxfam).

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal