¿A qué huelen las flores?

Por: | 14 de febrero de 2014

Por Erika González Briz de OMAL y Anxela Iglesias de Ecologistas en Acción

San_valentin
Llega el Día de San Valentín, una jornada para celebrar el amor por imperativo comercial, siguiendo los dictados de la publicidad y los escaparates. Un regalo recurrente en esta fecha son las flores, símbolo del romanticismo más clásico. No es casual que también hoy se celebre también el Día Internacional de los Trabajadores y Trabajadoras de las Flores.


Usar el plural femenino en este caso no sólo es por corrección política: el 60% por ciento de las personas contratadas en el sector en Colombia son mujeres. Ellas son más delicadas, tienen más paciencia para cultivar y cosechar algo tan frágil como las flores. Esa es la explicación oficial de los empresarios.

Varios estudios apuntan a otras razones más crudas. En la mayoría de los casos se trata de mujeres cabeza de familia, sin cualificación ni otras posibilidades de empleo que realizan jornadas agotadoras y largas, que pueden superar las doce horas durante estos días.

Y es que las flores huelen a trabajo en cadena y producción en serie, muy lejos de imágenes idílicas y primaverales. Las operarias siembran, guían, deshierban, riegan, abonan, podan, desbotonan, seleccionan, clasifican, ordenan en ramos de forma mecánica y repetitiva. Ocurre en Colombia, segundo exportador del mundo de flores, pero también en Kenia, Ecuador o Zimbabue.

No llevan etiquetas de origen, como los pantalones o las camisetas, pero las rosas y los claveles también son un producto con aroma a globalización y deslocalización. Grandes redes transnacionales controlan desde los invernaderos hasta el transporte a las floristerías.

La producción en los invernaderos está al servicio de lo que dicten los comercios de Europa y Estados Unidos. Y si hace falta, se cambian continuamente los turnos, se subcontrata y se adelgaza la plantilla para ser más rentable. Las operarias de las flores llegan a armar 500 tallos por hora y cortar miles de flores en un día.

Los modelos de trabajo se adaptan a la demanda, con turnos de trabajo cambiantes, subcontrataciones y concentración en las actividades netamente productivos. En la Sabana de Bogotá, donde investiga la organización Cactus, la intensidad del ritmo de trabajo y el uso repetitivo de las tijeras ocasiona serias enfermedades musculares. En Holanda, líder indiscutible de negocio floral, solo el 6% del personal está sindicado. Son mayoritariamente inmigrantes, como ocurre también en las plantaciones de California, por poner otro ejemplo.

Si hoy le regalan flores, quizás le llegue el olor de conceptos tan poco sentimentales como el acaparamiento de tierras y la explotación de recursos. Agua y tierra destinados a la producción de alimentos pasan a ser grandes extensiones de capullos a golpe de agroquímicos. Y cuando coloque el ramo es posible que la nariz le traicione con una fragancia a gasolina. Y es que son incontables los litros empleados para transportar las flores de un continente a otro para llegar hasta su jarrón.

Por todo esto, Ecologistas en Acción y el Observatorio de Multinacionales en América Latina – Paz con Dignidad (OMAL) celebran el Día Internacional de los Trabajadores y Trabajadoras de las Flores: para apoyar a mujeres y hombres que luchan cada día por conseguir unas condiciones dignas de trabajo. Ambas organizaciones se suman a la denuncia que hacen del modelo agroexportador que ha destruido su territorio. Y apoyamos los proyectos autogestionados de economía e intercambio solidario relacionadas con la soberanía alimentaria que están impulsando.

Hay 4 Comentarios

Esto demuestra que aún quedan trabajos pre-industriales , donde las máquinas aún no son rentables frente al trabajo manual. Algo que hoy en día no debería existir, pero la realidad es otra y es así de cruda.

Me sumo a todas las protestas. Es inhumano. Hace años que tengo de este hecho. ¿Cómo podemos ser tan insensibles? ¿Qué nos está pasando? ¿Dónde está nuestra empatía? Cominamos hacia el abismo

Un saludo

Os dejo con mi cuento "El único beso". Una historia de amor casi infantil, con muchos aromas florales.
http://loscuentostontos.blogspot.com.es/2013/08/28-el-unico-beso.html#cuento28
Son tres minutos.
http://loscuentostontos.blogspot.com.es/

Las flores, al igual que el universo entero y aun siendo, nada significarían sin los ojos de alguien que mirando las reconociera como algo bello.
Desde el conocimiento y la evaluación, desde el apego, desde el respeto como naturaleza hecha color y aroma para ser adorno, para ser obsequio.
Para ser portadoras de mensajes de amor.
Las flores como el aire que respiramos son solo algo, que sin nadie alrededor no son nada.
Una luz negra que no alumbra sin nadie que pida ver algo para sentir un anhelo.
La vida.
Digna o indigna, de las personas depende de lo que seamos capaces de llegar a ser.
Desde la libertad que nos da el existir, bajo la libre elección de poder valorar el néctar.
De una flor.
O pisar la tierra renunciando.
A ser el premio o el galardón de todo lo que nos rodea.
Simplemente alegres de vivir.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Alterconsumismo

Sobre el blog

“El consumo es democracia. A través de lo que compras decides qué tipo de sociedad quieres. En este espacio encontrarás ideas para hacer que tu consumo sea justo y sostenible. Únete al Alterconsumismo.”

Sobre los autores

Anna ArgemíAlterconsumismo es un blog coral dirigido por Anna Argemí, periodista especializada en comercio justo, consumo responsable y alternativo. Los últimos años estuvo a cargo de la comunicación externa del comercio justo en Intermón Oxfam.

  • Marta Guijarro (Coordinadora Estatal de Comercio Justo)
  • Laura Perona (Fairtrade Ibérica)
  • Albert Cañigueral (Consumo Colaborativo)
  • Carlos Ballesteros (Universidad de Comillas, especialista en consumo)
  • Marco Coscione (Coordinadora Latinoamericana y del Caribe de Pequeños Productores de Comercio Justo)
  • Anna Carrascón (Setem)
  • Álvaro Porro (revista de consumo responsable Opciones)
  • Esther Vivas (activista e investigadora en políticas agrícolas y agroalimentarias)
  • Sonia Felipe Larios (Triodos Bank)
  • Gema Gómez (Slow Fashion Spain)
  • Cristina Diago (Biocultura – The Ecologist)
  • Pilar Sampietro (periodista especializada en ecología RNE)
  • Laura Alcubilla (Economía del bien común)
  • Lidia Ucher
  • Dídac S-Costa (mercados sociales)
  • Rafael Sanchís (director de Comercio Justo de Intermón Oxfam).

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal