De cómo el café perdió un 25% de su valor en la bolsa de Nueva Yok

Por: | 26 de febrero de 2014

Por Rafa Sanchís, director de márketing de Oxfam Intermón

Cafe_uganda
Aquella mañana de diciembre en Uganda se mezclaba algo de calor con una lluvia fina. En su pequeño cafetal, Adroa se secó la frente y metió en el saco los últimos granos de café recién cosechados. Se sentía orgulloso por las mejoras que había hecho en su campo durante los últimos años. Se había esforzado muchísimo, pero había merecido la pena: sus plantas de café crecían sanas y producían unas bayas rojas de extraordinaria calidad. Recogió todo, cargó el saco repleto de café a su espalda y emprendió el camino a la aldea entretenido con sus pensamientos.

Fantaseó con las diferentes cosas que podría hacer con el dinero de su modesta cosecha. Compraría el pequeño televisor que había visto en el mercado de la capital. O quizás una motocicleta usada, como otros hombres de la aldea habían hecho en los últimos años. Adroa suspiró, se encogió de hombros y sonrió para sí mismo. “Que las niñas terminen sus estudios”- se dijo- “hay que ser responsable”. Y conforme el camino avanzaba calculó mentalmente el dinero que necesitaría para pagar el colegio, los libros, algunos cuadernos y lápices y dos uniformes nuevos, ya que las niñas crecían rápido y los del año anterior se estaban quedando pequeños. 150 mil Shelling: eso era lo que necesitaba.

Como aún quedaban unas colinas antes de llegar a casa, Adroa se dedicó a recordar la última conversación con el intermediario local que compraba café a más de medio pueblo, para luego venderlo a una gran empresa extranjera. Le había dicho que en la bolsa de Nueva York el café cotizaba al alza y que podría pagarle unos 7.000 shelling por kilo. Adroa no era muy bueno con los números, pues su paso por el colegio fue más bien corto, pero sabía cómo calcular. Se paró, puso el saco en el suelo y mientras descansaba, comenzó a contar con los dedos con gran rapidez. Con los sacos que había cosechado podría reunir cerca de 120.000 shelling, casi suficiente para pagar lo que necesitaba. Aunque -bien pensado- iba a esperar unas semanas para vender su café. Los precios habían subido últimamente y si tenía un poco de paciencia seguro que reuniría suficiente para pagar todo lo que hacía falta.

Adroa se sorprendió mucho cuando tres semanas más tarde el intermediario, en lugar de ofrecer algo más de dinero, redujo su oferta a 6.000 shelling por kilo. “La bolsa cotiza a la baja”-explicó. Hay que aguantar más, se dijo Adroa y esperó un mes entero confiando en que la suerte le acompañaría. De nuevo preguntó al intermediario, aunque por su cara ya sabía que la respuesta no iba a mejorar las cosas. “Por todos tus sacos te puedo pagar 75.000 shelling”. Adroa se desesperaba.

Ya en casa, por la noche el insomnio le vencía. Se levantaba cada poco, miraba a las niñas y se temía lo peor: la mayor tendría que abandonar la escuela; solo tenía doce años pero ya no se podían permitir que siguiera estudiando.

Esta historia que me contaron hace un tiempo, se habrá repetido el pasado año en muchos hogares que dependen del café. A partir del 13 de enero de 2013 los precios no hicieron más que caer y el café ha perdió un 25% de su valor en la bolsa de Nueva York, donde cerraba el año cotizando a 117 dólares por quintal.

Afortunadamente, el precio del café de Comercio Justo no se mueve de manera especulativa como la bolsa, y asegura a los campesinos el ingreso mínimo que necesitan para cubrir sus gastos familiares básicos. El Comercio Justo paga 140 dólares por quintal de café más 20 dólares de prima social para inversiones en proyectos de desarrollo, como escuelas, centros de salud, o letrinas. Y eso es Independiente del precio en la bolsa, porque el Comercio Justo pone a las personas por delante de los beneficios. Así, el Comercio Justo pagaba el mes pasado a las cooperativas productoras de América Latina o África un 37% más que el café convencional de las grandes empresas. Afortunadamente cada vez más vecinos de Adroa ya forman parte de los pequeños productores de café a los que el Comercio Justo les está cambiando la vida. Y quienes consumimos café de Comercio Justo apoyamos de manera sencilla y práctica a millones de familias campesinas.

Hace unos días Oxfam Intermon lanzaba la campaña el Café que te que ayuda a domir mejor, con la que la organización quiere dar a conocer el café de comercio justo e insitir en el poder que tenemos como consumidores puesto que con un sencillo gesto en nuestra compra diaria podemos apoyar a millones familias productoras de café. 

Fotografía de apertura: Eliazer Bamuhamguine, campesino de la comunidad de Katenga (Uganda), virtiendo granos de café en un saco (c) Pablo Tosco / Oxfam Intermón

 

Hay 7 Comentarios

1 USD = 2550 shelling (en final 2013)
la cosecha entera serian unos 16/18kg (120.000shell/7.000shell) bajando a (75000/6000)

Así que 1kilo cafe con intermediario pasó de 2,74USD a 2,35USD, la cosecha entera no llegaria a 29,5USD!!!

Si no hay errores en las cifras presentadas y la historia no es mas antigua de 2012 (la inflaccion estuvo muy alta en Uganda hasta 2013) podriamos decir que el mercado pagaba mejor que comercio justo, pero ahora la situacion puede que sea radicalmente diferente...

Entonces, ¿he de entender que con lo que le dan vendiendo sus precios a través de "comercio justo", Adra sigue perdiendo dinero? Aun con comercio justo, ¿la escolarización de la hija mayor no ha sido posible?

Gracias por la respuesta anterior y ojalá me podáis aclarar esto. ¡Un saludo!

La gran mayoría de personas que consumen café, no tienen una idea clara de porqué el precio del café es tan diferente entre el convencional, y el de comercio justo.
Gracias por este post, que nos servirá a muchos para compartirlo en nuestras charlas de sensibilización.
Enhorabuena por el blog! Un trabajo excelente.

CUIDADO CON EL CAFÉ DE COSTA RICA RECOGIDO POR NIÑOS Y NIÑAS NICARAGÜENSES…Y CERTIFICADO POR RAINFOREST ALLIANCE

Muy interesante

Rafa Sanchís me ha enviado este comentario como respuesta al publicado por Pablo: Gracias Pablo. Sin entrar en tecnicismos, te confirmo que tanto en Uganda como en New York, los precios se movieron a la baja perjudicando a los campesinos. Las personas con menos poder en la cadena de suministro sufren las consecuencias más graves, llegando a tener que sacar a sus hijos del colegio. Efectivamente Adroa ha perdido mucho; su hija mayor quizás más todavía.

Dado que la historia del agricultor la cuenta en moneda ugandesa, y por kilo, y luego se habla de lo que se le da en intercambios de comercio justo, en dólares y por quintal (¿métrico?), no es fácil saber si Adroa sale ganando o no. ¿Podrían aclarar los datos?

¡Gracias y enhorabuena por el blog!

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Alterconsumismo

Sobre el blog

“El consumo es democracia. A través de lo que compras decides qué tipo de sociedad quieres. En este espacio encontrarás ideas para hacer que tu consumo sea justo y sostenible. Únete al Alterconsumismo.”

Sobre los autores

Anna ArgemíAlterconsumismo es un blog coral dirigido por Anna Argemí, periodista especializada en comercio justo, consumo responsable y alternativo. Los últimos años estuvo a cargo de la comunicación externa del comercio justo en Intermón Oxfam.

  • Marta Guijarro (Coordinadora Estatal de Comercio Justo)
  • Laura Perona (Fairtrade Ibérica)
  • Albert Cañigueral (Consumo Colaborativo)
  • Carlos Ballesteros (Universidad de Comillas, especialista en consumo)
  • Marco Coscione (Coordinadora Latinoamericana y del Caribe de Pequeños Productores de Comercio Justo)
  • Anna Carrascón (Setem)
  • Álvaro Porro (revista de consumo responsable Opciones)
  • Esther Vivas (activista e investigadora en políticas agrícolas y agroalimentarias)
  • Sonia Felipe Larios (Triodos Bank)
  • Gema Gómez (Slow Fashion Spain)
  • Cristina Diago (Biocultura – The Ecologist)
  • Pilar Sampietro (periodista especializada en ecología RNE)
  • Laura Alcubilla (Economía del bien común)
  • Lidia Ucher
  • Dídac S-Costa (mercados sociales)
  • Rafael Sanchís (director de Comercio Justo de Intermón Oxfam).

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal