Día del Consumidor: boicotea y "buycotea"

Por: | 14 de marzo de 2014

Por Carlos Ballesteros

Gs_iwantyou-3be78Mi amiga Ana siempre me dice lo mismo: “Tú siempre dices que no celebras los 'días de' y sin embargo siempre nos mandas algún texto por correo electrónico para felicitarnos”. Y Ana tiene razón, porque cuando llega el día de los derechos de la infancia (20 de noviembre), el de la mujer trabajadora (8 de marzo), el del consumidor (15 de marzo), el del medio ambiente (5 de junio) o tantos y tantos otros en los que se celebran mundialmente cosas (claro está que con la excepción de esos días de San Gran Almacén como son San Valentín o el día del padre/madre), siempre empiezo esos correos diciendo: ”Ya sabéis que yo no celebro estos días porque creo que las cosas por las que uno cree y lucha hay que celebrarlas los 364 restantes pero aquí os mando esto para celebrarlo” y coloco a continuación un cuentecillo de Benedetti, un poema de García Lorca o una ventana de Galeano, para hacer patente que estamos vivos, que seguimos subiendo escalones y que seguimos tratando de hacer de este mundo un mundo mejor.

Pues bien, esta vez toca hacerlo subido en este blog

Así que ya sabéis que yo no celebro estos días, porque creo que las cosas hay que trabajarlas el resto del año, pero el 15 de marzo, en que se celebra en todo el mundo el día del consumidor, me apetecía compartirlo con todos vosotros y vosotras que creéis, como yo, que el mundo, nuestro mundo, tiene solución. Así que allá va para empezar esta canción de Bertolt Bretch para celebrar y para homenajear que hay personas, organizaciones, movimientos, redes y gentes que creemos en los derechos del consumidor y en sus deberes; en unas relaciones comerciales justas y que apostamos por otras compras, otros consumos, otras formas de leer las etiquetas más allá de si se lavará con agua caliente o fría o si se conservará varias semanas en el frigorífico. Es una canción que habla de precios y de arroz y de gentes y que plantea un no sé que sobre los precios de las cosas y las personas. ¡Disfrutadla! Y una vez leída, os ofrezco a continuación algunas reflexiones, pistas e ideas para celebrar juntos que somos consumidores


Río abajo hay arroz, río arriba la gente necesita el arroz.

Si lo guardamos en silos, más caro les saldrá luego el arroz.

Los que arrastran las barcas recibirán aún menos,

y tanto más barato será para mí. Pero ¿qué es el arroz realmente?

¡Yo qué sé lo que es el arroz! ¡Yo qué sé quién lo sabrá!

Yo no sé lo que es el arroz. No sé más que su precio.


Se acerca el invierno, la gente necesita ropa.

Es preciso, pues, comprar algodón y no darle salida.

Cuando el frío llegue, encarecerán los vestidos.

Las hilanderías pagan jornales excesivos.

En fin, que hay demasiado algodón. Pero ¿qué es realmente el algodón?

¡Yo qué sé lo que es el algodón!¡Yo qué sé quién lo sabrá!

Yo no sé lo que es el algodón. No sé más que su precio


El hombre necesita abundante comida y ello hace que el hombre salga más caro.

Para hacer alimentos se necesitan hombres. Los cocineros abaratan la comida,

pero la ponen cara los mismos que la comen.

En fin, son demasiado escasos los hombres. Pero ¿qué es realmente un hombre?

¡Yo qué sé lo que es un hombre! ¡Yo qué sé quién lo sabrá!

Yo no sé lo que es un hombre. No sé más que su precio

Bertolt Bretch

Fue en un discurso ante el Congreso, un 15 de marzo de 1962 cuando el presidente de EEUU, John F. Kennedy, declaró que “Todos nosotros somos consumidores”. Desde ese día se viene celebrando un dia para recordar que, efectivamente, cerca de mil setecientos millones (apenas una cuarta parte de la población mundial) según el prestigioso World Watch Institute (WWI), somos eso: “consumidores”, aunque en las zonas del mundo industrializado esta clase suponga cerca del 80% de su población mientras que en los países en desarrollo sólo sean un 17%.

Todos somos consumidores, de acuerdo señor presidente, pero no todos consumimos igual. Según el WWI es consumidor aquel que dispone de al menos 7.000 USD al año para gastar (que vive con más de 18 dólares al día, vamos). El consumo, que sin duda es uno de los más importantes motores de la economía es también su principal y voraz devorador y destructor, al ser creador de inmensas injusticias y desigualdades. Consumir, comprar bienes y servicios es una función esencial de los agentes económicos y una variable fundamental en el desarrollo de los países y de las economías y en la creación de riqueza.

No en vano se conoce con el nombre de Sociedad de Consumo o Economía de mercado a aquella que se basa en el libre intercambio de bienes y servicios a cambio de un dinero y de la obtención de valor por parte de todos los agentes implicados. Sin embargo es un hecho demostrable que los hábitos de consumo del llamado Norte son a menudo insostenibles, crean destrucción y pobreza y por lo tanto es urgente cambiarlos ya que ponen en peligro no sólo la vida de los habitantes de los países del Sur sino incluso nuestra propia supervivencia.

La primera reflexión en este día tiene que ver con el privilegio inmerecido de unos pocos (entre los que estamos tú y yo, y la desgracia y las dificultades de una mayoría). Y ya que tenemos esa prerrogativa ¿Cómo sentirnos cómodos en ella? ¿Cómo sentirnos y actuar de manera responsable desde ese rol que nos ha tocado jugar? ¿Cómo buscar y trabajar por un consumo inclusivo, respetuoso con el planeta y sus habitantes?¿Cómo trabajar por un reparto más justo de la riqueza desde la cesta de la compra cotidiana? Aprovecha el comercio justo, el tejido productivo y comercial local, busca iniciativas de slow food y slow life, comparte, troca y regala, haz cosas con tus manos, busca iniciativas colectivas de consumo y compra, usa las recetas de la abuela, boicotea a los que explotan y buycotea (del ingles to buy = comprar) a los que construyen y transforman. Como decía aquel anuncio (pero en otro sentido) "Busca, compara y si encuentras algo mejor….¡Cómpralo!" (y compártelo).

En un mundo globalizado en el cual la producción se descentraliza y se mundializa, los consumidores debemos tratar de seguir el rastro de lo que compramos y garantizar que no se están apoyando prácticas como la explotación laboral infantil, la destrucción del medioambiente, la remuneración injusta al productor, etc. La reorientación de las prioridades de la sociedad hacia una mejora del bienestar de las personas, en vez de la mera acumulación de bienes, supondría la transformación del consumo en una herramienta para mejorar la calidad de vida de todos los habitantes del planeta.

Así las cosas, la segunda reflexión, no por conocida y estudiada tiene que ver con los números. Como también dicen los del WWI, en breve, en cuanto los países BRIC (Brasil, Rusia, India, China) entren de verdad en nuestra sociedad seremos ya 3.200 los millones que consumiremos. ¿Puede este planeta soportar esa presión desmedida, inhumana sobre sus recursos? Según eso de la huella ecológica necesitaríamos casi cinco planetas (que no tenemos, os recuerdo) para servir a esa población al ritmo que demanda. Se hace imprescindible y urgente un cambio sustancial del consumo de la gran mayoría de los ciudadanos del Norte para que no sigamos destruyendo sino que se restauren los ecosistemas y que se permita, por justicia y solidaridad, un bienestar básico suficiente para todas las personas del planeta. Aquí ya está todo inventado (o casi) pero poco practicado. Reduce, reutiliza y, en último caso recicla. Bueno y también repara, regala, rehúsa, rechaza…

La tercera y última. Tenemos Derechos como consumidores. De hecho es lo que primigeniamente estamos celebrando hoy: derecho a la salud y a la seguridad, a la protección de los intereses económicos, a la información…. pero también deberes. El deber de hacer de este mundo un mundo mejor y de dejarlo algo mejor de como estaba cuando entramos en él. Es un deber como persona, y en este caso, como persona que consume.

¡Feliz día 15 de marzo!

P.d- Por si quieres hacer algún acto simbólico: puedes ver la película Concursante, de Rodrigo Cortes y pensar y compartir con otros lo que te sugiere. Puedes ver el documental de Annie Leonard La historia de las cosas. Puedes leer Consumir menos, vivir mejor, de Toni Lodeiro….

Imagen de apertura: Consumehastamorir

Hay 0 Comentarios

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Alterconsumismo

Sobre el blog

“El consumo es democracia. A través de lo que compras decides qué tipo de sociedad quieres. En este espacio encontrarás ideas para hacer que tu consumo sea justo y sostenible. Únete al Alterconsumismo.”

Sobre los autores

Anna ArgemíAlterconsumismo es un blog coral dirigido por Anna Argemí, periodista especializada en comercio justo, consumo responsable y alternativo. Los últimos años estuvo a cargo de la comunicación externa del comercio justo en Intermón Oxfam.

  • Marta Guijarro (Coordinadora Estatal de Comercio Justo)
  • Laura Perona (Fairtrade Ibérica)
  • Albert Cañigueral (Consumo Colaborativo)
  • Carlos Ballesteros (Universidad de Comillas, especialista en consumo)
  • Marco Coscione (Coordinadora Latinoamericana y del Caribe de Pequeños Productores de Comercio Justo)
  • Anna Carrascón (Setem)
  • Álvaro Porro (revista de consumo responsable Opciones)
  • Esther Vivas (activista e investigadora en políticas agrícolas y agroalimentarias)
  • Sonia Felipe Larios (Triodos Bank)
  • Gema Gómez (Slow Fashion Spain)
  • Cristina Diago (Biocultura – The Ecologist)
  • Pilar Sampietro (periodista especializada en ecología RNE)
  • Laura Alcubilla (Economía del bien común)
  • Lidia Ucher
  • Dídac S-Costa (mercados sociales)
  • Rafael Sanchís (director de Comercio Justo de Intermón Oxfam).

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal