Alterconsumismo

Sobre el blog

“El consumo es democracia. A través de lo que compras decides qué tipo de sociedad quieres. En este espacio encontrarás ideas para hacer que tu consumo sea justo y sostenible. Únete al Alterconsumismo.”

Sobre los autores

Anna ArgemíAlterconsumismo es un blog coral dirigido por Anna Argemí, periodista especializada en comercio justo, consumo responsable y alternativo. Los últimos años estuvo a cargo de la comunicación externa del comercio justo en Intermón Oxfam.

  • Marta Guijarro (Coordinadora Estatal de Comercio Justo)
  • Laura Perona (Fairtrade Ibérica)
  • Albert Cañigueral (Consumo Colaborativo)
  • Carlos Ballesteros (Universidad de Comillas, especialista en consumo)
  • Marco Coscione (Coordinadora Latinoamericana y del Caribe de Pequeños Productores de Comercio Justo)
  • Anna Carrascón (Setem)
  • Álvaro Porro (revista de consumo responsable Opciones)
  • Esther Vivas (activista e investigadora en políticas agrícolas y agroalimentarias)
  • Sonia Felipe Larios (Triodos Bank)
  • Gema Gómez (Slow Fashion Spain)
  • Cristina Diago (Biocultura – The Ecologist)
  • Pilar Sampietro (periodista especializada en ecología RNE)
  • Laura Alcubilla (Economía del bien común)
  • Lidia Ucher
  • Dídac S-Costa (mercados sociales)
  • Rafael Sanchís (director de Comercio Justo de Intermón Oxfam).

¿Consumimos contaminación?

Por: | 10 de mayo de 2014

Por Vivero de Iniciativas Ciudadanas

Imagen 01
España es el país de la UE que más días supera los límites de los gases irritantes
según la fundación Vida Sostenible. El aire, como ejemplo de conflicto urbano, conforma nuestras atmósferas, nuestras condiciones de relación e impulsa cambios en nuestros cuerpos. El aire urbano en el que nos alojamos tiene unas condiciones de existencia no siempre desveladas con claridad y dada su invisibilidad, un recurso manipulable, apropiable, privatizable y arma arrojadiza de discursos políticos. Pero ¿no estamos consumiendo también el aire que respiramos cuando paseamos, corremos o andamos en bicicleta y nos movemos en la ciudad?

La confusión en los datos publicitados, los cambios de lugar de las estaciones medidoras, y la inacción en las políticas públicas hacen que no podamos conocer con certeza qué zonas existen libres de gases como el dióxido de sulfuro, monóxido de carbono, dióxido de nitrógeno y algunos más, que forman parte de nuestra cotidianeidad pero que los obviamos sistemáticamente y no se discuten lo suficiente. Si la ciudad es uno de los lugares de consumo principales, ¿no estaremos consumiendo un aire que no compraríamos nunca? La contaminación del aire invierte el proceso y los ciclistas se visten con protectores de aire, los modelos de consumo ofrecen aire purificado en lata, y algunas ciudades ya protegen a sus niños, creando polideportivos hinchables de aire purificado. Ante esta situación la ciudadanía también se activa y elabora otras propuestas que reaccionan frente a la contaminación ambiental. Múltiples proyectos emergen en forma de diferentes agenciamientos entre el ciudadano, la tecnología y las mediciones creando nuevas comunidades del aire.

Seguir leyendo »

Celebramos el Día Mundial del Comercio Justo con chocolate

Por: | 08 de mayo de 2014

Por Mercedes García de Vinuesa, presidenta de la Coordinadora Estatal de Comercio Justo

MCCH Ecuador (13)
Solamente con nombrar la palabra chocolate, la mayoría de las personas comenzamos a salivar
. Con solo citarlo parece que el dulce nos llena el cuerpo y nos vienen a la mente sensaciones agradables ya que el chocolate está muy asociado a celebraciones, fiestas, e incluso, a los momentos cotidianos de descanso.

Este es uno de los motivos por el que hemos elegido el chocolate como protagonista del Día Mundial del Comercio Justo, que celebramos este sábado 10 de mayo. Pero también lo hemos elegido porque el chocolate es un ejemplo muy claro de las injusticias que esconde la cadena de elaboración de muchos productos que consumimos diariamente.

Por ejemplo en Costa de Marfil, principal país productor, quienes cultivan el cacao necesitarían ganar por la venta de su cosecha diez veces máspara salir de lapobreza extrema. Esta realidad contrasta con las multimillonarias ventas de este placentero dulce, que supera los 100.000 millones de dólares estadounidenses y continúa creciendo cada año. No sorprenderá decir que el 60% de la facturación está controlado por cinco grandes empresas.

Seguir leyendo »

Por Esaú Acosta, Mauro Gil-Fournier y Miguel Jaenicke de Vívero de Iniciativas Ciudadanas

Miguel Brieva mas que una casa02La cooperativa Entre Patios dice querer un proyecto de viviendas en derecho de uso, financiado por banca ética, que esté en el barrio de Arganzuela-Madrid, donde no se pague más de 800 euros por una vivienda de 60m2 útiles más espacios comunes, construido con criterios ecológicos y con producción de renovables. Además, que en sus estatutos se defina el apoyo a proyectos sociales, pero… después de todo: ¿por qué no vamos a desearlo los demás?

Pioneros en la construcción de este deseo llamado Co-housing, asumirán el rol de explicarnos qué es y por qué puede ser una alternativa real a la fiebre de “Paus” que hemos sufrido en los últimos años. Nacidas en Escandinavia hace 30 años, las Co-housing se derivan de tradiciones históricas locales de vivienda colectiva. Ya en los años 70 el arquitecto Jan Gudmand-Høyer creó una versión actualizada al tradicional modelo “Kollektiv”, que llamó “Bofællesskab” o “comunidad vivencial”. En los años 80, se introdujeron en EEUU y los arquitectos californianos Kathryn McCamant y Charles Durrett las definieron como Cohousing. Actualmente en Dinamarca el 10% del parque total de viviendas se gestiona bajo este modelo.

Comunidades de uso o cooperativas de vivienda practican nuevas formas de vivienda colaborativa donde se comparten recursos, se practica la corresponsabilidad, se alimenta la sed de comunidad, se diseña de manera participada y se gestiona de forma autónoma y horizontal. Sin duda una oportunidad magnífica para volver a implicarnos en aquellos temas que determinan la configuración de la vivienda colectiva contemporánea y esgrimir su potencial transformador de nuestras ciudades y ¿por qué no?, de nuestra sociedad.

Seguir leyendo »

Como la tortilla de mi madre, ninguna

Por: | 02 de mayo de 2014

Por Carlos Ballesteros

Dia_de_la_madreEl otro día uno de mis hijos, a la hora de la cena, dijo que prefería las croquetas de la abuela, que eran sus favoritas… y se armó la marimorena. Marta dijo que no hacia nunca más croquetas en casa, que a partir de ahora se las hiciera la abuela y mi hijo, arrepentido, o asustado ante la posibilidad de comer menos croquetas, vaya usted a saber, pues la frecuencia de las de la abuela es mucho menor que las maternales, decidió recular y otorgar el premio a la mejor croqueta exaequo a ambas. Por cierto que ni mi otro hijo, que es mucho más pragmático y huele el peligro, ni yo, por razones fácilmente comprensibles -pues la abuela en cuestión es mi madre-, abrimos la boca ni participamos en tamaña disputa materno filial.

Viene esto a cuento porque en estos días estamos celebrando El Día de la Madre. Dicen algunas fuentes que lo de festejar a las madres no es puramente un invento del Marketing, ni de las escuelas para realizar manualidades, sino que ya los griegos festejaban a Rea, la madre de Júpiter, Neptuno y Plutón y que en la Inglaterra del s XVII, donde muchas personas trabajaban sirviendo en los palacios de la nobleza a cambio de cama y comida y no tenían más que un solo día al año para visitar a sus familias, se le empezó a llamar a ese domingo “el día de la madre” y era poco menos que obligatorio que presentarse en la casa materna con un pastel que el señor de la casa permitía que se horneara en sus cocinas.

Seguir leyendo »

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal