¿Desayunos desechables? No, gracias

Por: | 03 de septiembre de 2014

Por Esther Alonso, que está realizando un viaje de un año por Asia, Oceanía y América con su pareja y sus dos hijos de 3 y 5 años

_MG_7024
Café, gofres, cereales y muchos
platos, vasos y cubiertos de plástico y papel. Este el panorama con el que me he encontrado cada mañana, durante un mes y medio, en el 100% de los hoteles y moteles de carretera del estado de California.

Durante las 2 ó 3 horas en las que estos establecimientos ofrecen el desayuno todo funciona como una maquinaria perfecta. Mientras las grandes bolsas de basura desfilan repletas de desperdicios orgánicos, materiales no reciclables y algún que otro elemento susceptible de ser reciclado, las camareras reponen sin parar las montañas de platos y vasos desechables para asegurar que todos podamos disfrutar del desayuno. Nadie parece alarmado por la cantidad de residuos que se generan a su alrededor. Ni los clientes, cuya única preocupación a esta hora del día parece ser tomarse un café bien cargado, ni el hotel que no parece haber adoptado ninguna política de protección medioambiental en este sentido.

Y yo me pregunto, ¿por qué estos hoteles no utilizan platos de porcelana, vasos de cristal y cubiertos de metal? ¿Les resulta más barato usar materiales desechables? ¿Han valorado el impacto medioambiental que conlleva la generación de este tipo de residuos?

Diferentes estudios como los de Nimeca Green Build Advisor comparan la eficiencia, en términos de consumo energético, de los procesos de producción y consumo de los platos y vasos de desechables frente a los de porcelana y cristal. Y aunque dichos estudios no tienen en consideración los costes económicos asociados a la adquisición, uso y matenimiento de unos u otros, como son los costes laborales del personal de cocina, los costes de adquisición y mantenimiento del lavavajillas, o las facturas del agua, las conclusiones son igualmente válidas y aplican al caso en cuestión.

En términos generales todos ellos coinciden en que siempre y cuando se disponga de un lavavajillas en buen estado, y se le dé un número determinado de usos a la vajilla y cubertería, es más eficiente, en términos energéticos, utilizar platos y vasos de porcelana y cristal que vajillas desechables. Me atrevo a pensar que los hoteles de hoy en día cumplen estos requisitos. Me cuesta creer que a estas alturas todavía laven a mano y que no tengan la rotación suficiente de clientes como para amortizar el uso de platos y vasos. ¿Por qué entonces utilizan materiales desechables?

La respuesta sigue siendo una incógnita para mí sobre todo cuando en páginas como tripadvisor, un directorio de servicios turísticos donde se pueden encontrar críticas y recomendaciones de los usuarios, no faltan quejas de clientes por tener que tomar el desayuno en platos de papel. ¿Cómo responden los hoteles ante estos bajos de niveles de satisfacción los clientes?

Un ejemplo interesante es la cadena norteamericana de hoteles Carlston's Country Inns and Suites, que en el 2011 optó por reemplazar los platos y vasos desechables del desayuno por vajillas reutilizables. Parece que el motivo principal que les llevó a tomar la decisión fue la orientación al cliente, aunque también mencionan ahorros en costes en el largo plazo y el menor impacto medioambiental asociado.

El proceso de toma de decisión para los hoteles se complejiza aún más, cuando a los factores anteriormente mencionados le añadimos un nuevo elemento, las vajillas desechables biodegradables o de material reciclado. ¿Es esta opción un mal menor? ¿Es una vía de escape para aquellos hoteles que quieren continuar utilizando vajillas desechables, lo que les permite promocionar políticas de protección del medio ambiente?

Personalmente me ha costado mucho tirar mi plato, mi vaso y mis cubiertos a la basura cada día después del desayuno. Y retomando la filosofía de las 3R -Reducir, Reciclar, Reusar- he optado por aplicarla con precisión cada vez que he tenido ocasión.

Hay 2 Comentarios

Esther ¿acaso cuando ha sido el cumpleaños, si me lo permites, de tus hijos o compañeros suyos de colegio no han celebrado sus cumpleaños en los que los vasos y platos eran de plástico? Creo que la respuesta del uso de este tipo de utensilios se basa principalmente en el coste de estos materiales. Son productos baratos y que luego se pueden reciclar evitando el empleo de los lavavajillas que afectan dramáticamente al medio ambiente. Sin embargo no se ve correcto el uso de este tipo de utensilios cuando lo único que hacen es evitar que gastes en exceso y derroches agua y electricidad lavando platos de porcelana que se pueden romper más fácilmente y que debido a ellos los detergentes y jabones mal depurados van a ríos contaminando el medio ambiente.

"Esther Alonso, que está realizando un viaje de un año por Asia, Oceanía y América con su pareja y sus dos hijos de 3 y 5 años"
¿En velero o en canoa? Porque si no segun http://carbonindependent.org/sources_aviation.htm
saldrian a tonelada de CO2 por cada hora de vuelo y lo de los vasos sonaria a hipocresia extrema.
Asi que venga, deje la cuberteria y hablenos del viento en la jarcia y de tifones que arrancan mastiles.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Alterconsumismo

Sobre el blog

“El consumo es democracia. A través de lo que compras decides qué tipo de sociedad quieres. En este espacio encontrarás ideas para hacer que tu consumo sea justo y sostenible. Únete al Alterconsumismo.”

Sobre los autores

Anna ArgemíAlterconsumismo es un blog coral dirigido por Anna Argemí, periodista especializada en comercio justo, consumo responsable y alternativo. Los últimos años estuvo a cargo de la comunicación externa del comercio justo en Intermón Oxfam.

  • Marta Guijarro (Coordinadora Estatal de Comercio Justo)
  • Laura Perona (Fairtrade Ibérica)
  • Albert Cañigueral (Consumo Colaborativo)
  • Carlos Ballesteros (Universidad de Comillas, especialista en consumo)
  • Marco Coscione (Coordinadora Latinoamericana y del Caribe de Pequeños Productores de Comercio Justo)
  • Anna Carrascón (Setem)
  • Álvaro Porro (revista de consumo responsable Opciones)
  • Esther Vivas (activista e investigadora en políticas agrícolas y agroalimentarias)
  • Sonia Felipe Larios (Triodos Bank)
  • Gema Gómez (Slow Fashion Spain)
  • Cristina Diago (Biocultura – The Ecologist)
  • Pilar Sampietro (periodista especializada en ecología RNE)
  • Laura Alcubilla (Economía del bien común)
  • Lidia Ucher
  • Dídac S-Costa (mercados sociales)
  • Rafael Sanchís (director de Comercio Justo de Intermón Oxfam).

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal