5 ideas para hacer "turismo vintage"

Por: | 29 de julio de 2015

Greetings from North Carolina
No me refiero a ir a la caza y captura de objetos «vintage» ni siquiera a seguir los principios del «slow tourism». Me refiero a intentar hacer turismo como si el tiempo no hubiera pasado y por arte de birlibirloque nos trasladáramos de nuevo a los años ochenta del siglo pasado. ¿Por qué? Para detener un algo el tiempo y por dar un poco de satisfacción a la añoranza.
 

Greetings from Florida
  1. Escribe tarjetas postales (y envíalas). ¿Recuerdas cuando era parada obligatoria la tienda de souvenirs y sus postes giratorios con decenas de postales, las más de las veces bastante horrorosas? En algunas tiendas menospreciaban tanto su propio producto que incluso dejaban morir las tarjetas de hepatitis aguda. La exposición constante al sol las había vuelto amarillo canario. Y entonces tocaba escribir cuatro frases insulsas y agenciarse un sello y encontrar un buzón. No hay viaje si no hay prueba fehaciente de haberlo hecho. 

  2. Utiliza mapas físicos (no virtuales). Ay, cómo sufría yo intentando doblar correctamente los mapas, acordeones sin fin y sin orden ni concierto. Sé que tienen su lógica, sí, y que estaban (están) perfectamente fabricados. Pero yo -¿qué le vamos a hacer?- no conseguía nunca a la primera devolverlo a su estado primitivo una vez desplegado sobre la mesa. Y la de rato pasado antes, durante y después del viaje, recorriendo el mapa con el índice. Primero para imaginar lo que veríamos, ya in situ para identificar la realidad con su representación, y más tarde en casa para alargar aún más el placer del viaje. ¿Recuerdas?
      
  3. Organiza tu viaje a través de una agencia de viajes (física). Esto sí que es viejuno. No recuerdo cuándo fue la última vez que pisé una. Pero sí recuerdo la ansiedad de preguntarse si la agencia conseguiría un vuelo barato a tal o tal otra destinación y recuerdo esa sensación fastidiosa de dejar tu futuro en manos de un anónimo agente de turismo. La mayor o menor empatía que se generara con él o con ella quizá determinaría el coste final del trayecto. Aún hoy en día experimento esta sensación con los servicios gestionados por oligopolios y donde el consumo colaborativo no ha hecho aún su irrupción.
     
  4. Haz sólo 24 fotos en cada lugar que visites. ¿Recuerdas cómo eran antes, no hace tanto, las cámaras de foto? Había que comprar carretes e insertarlos. Y si no ibas con cuidado y abrías la cámara antes de tiempo podías velarlo y adiós a las fotos. Pero qué emoción imaginarse cómo iban a lucir. A veces el revelado traía sorpresas agradables y otras veces desagradables. Pero cómo aprendimos a capear con la decepción ¿Dónde ha quedado hoy en día el efecto sorpresa? Y una vez acabado el viaje imprímelas en papel foto. ¿Recuerdas el placer de hojear un álbum físico y comprobar con nostalgia cómo el tiempo pasa para los fotografiados pero también para las fotos, puesto que acaban también ellas perdiendo el color y la lozanía? 

  5. No utilices el aire acondicionado. No voy a intentar convencerte aquí de por qué hacerlo. La premisa de este post es invitarte a vivir un tiempo como si aún estuviéramos en el pasado por el puro placer de revivirlo. Pero si necesitas argumentos para apagar tu aparato, aquí tienes un texto que escribí hace 2 años en el que daba 7 razones para hacerlo. Aún hoy en día sofoca a más de un y de una lectora. 

Feliz verano, sea o no sea «vintage».

Fotos:

Greetings from North Carolina vía Flickr / The Commons

Greetings from Florida vía Flickr / The Commons

Hay 4 Comentarios

Os habéis dejado también..
alquilar un 600, llegar a tu lugar de vacaciones en 2 dias en lugar de 12h, quedarse tirado en la carretera, poner sólo la 1, escuchar la radio,...

Pues por esa idea expuesta aquí, se puede viajar a la época colonial por los países sudamericanos, como Perú, Urugüay, la inolvidable Bahía de Tdos los Santos, en Brasil, lugares donde el tiempo parece haberse detenido. Es cuestión de decidirse, porque además no son destinos fastuosos y permiten apreciar el rico pasado sudamericano.

Vale, tío listo, se dice "destino", pero por lo demás el artículo es fabuloso, y de eso no dices nada.

Luis el amigo de Anna

¿Destinación?

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Alterconsumismo

Sobre el blog

“El consumo es democracia. A través de lo que compras decides qué tipo de sociedad quieres. En este espacio encontrarás ideas para hacer que tu consumo sea justo y sostenible. Únete al Alterconsumismo.”

Sobre los autores

Anna ArgemíAlterconsumismo es un blog coral dirigido por Anna Argemí, periodista especializada en comercio justo, consumo responsable y alternativo. Los últimos años estuvo a cargo de la comunicación externa del comercio justo en Intermón Oxfam.

  • Marta Guijarro (Coordinadora Estatal de Comercio Justo)
  • Laura Perona (Fairtrade Ibérica)
  • Albert Cañigueral (Consumo Colaborativo)
  • Carlos Ballesteros (Universidad de Comillas, especialista en consumo)
  • Marco Coscione (Coordinadora Latinoamericana y del Caribe de Pequeños Productores de Comercio Justo)
  • Anna Carrascón (Setem)
  • Álvaro Porro (revista de consumo responsable Opciones)
  • Esther Vivas (activista e investigadora en políticas agrícolas y agroalimentarias)
  • Sonia Felipe Larios (Triodos Bank)
  • Gema Gómez (Slow Fashion Spain)
  • Cristina Diago (Biocultura – The Ecologist)
  • Pilar Sampietro (periodista especializada en ecología RNE)
  • Laura Alcubilla (Economía del bien común)
  • Lidia Ucher
  • Dídac S-Costa (mercados sociales)
  • Rafael Sanchís (director de Comercio Justo de Intermón Oxfam).

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal