Di no al cambio climático y sí al cambio de consumo

Por: | 21 de julio de 2015

Logo«¿Tienes un rincón paradisíaco? Fílmalo». La cadena de televisión franco-alemana ARTE invita así a cualquier ciudadano europeo a contribuir a un documental participativo sobre el cambio climático. La idea es hacer llegar la voz del ciudadano corriente y moliente a los negociadores de la COP21, la conferencia de alto nivel sobre el cambio climático que va a celebrarse en París el próximo mes de diciembre. Los eurociudadanos que lo deseen tienen hasta el 31 de agosto para subir sus vídeos a la web de ARTE. Los mejores formarán parte del documental «Operación Clima», que se difundirá en la televisión y por internet con motivo de la COP21. 

La iniciativa es simpática, se inscribe en el « sentir de los tiempos » por lo de participativa pero dudo que tenga impacto alguno más allá del posible revuelo mediático. Hace años me tocaba por trabajo cubrir las diferentes conferencias sobre el cambio climático que se han ido celebrando. Y siempre tenía la impresión de asistir a un diálogo de sordos por mucho que se pronunciaran discursos y parlamentos interminables. Por un lado los países desarrollados defendían sus intereses sin concesión alguna y por el otro los países pobres se quejaban de ser los menos contaminantes y aun así sufrir las consecuencias más graves del efecto invernadero. Y las decisiones se posponían de conferencia en conferencia, incapaces los negociadores de hacer lo que les es propio : negociar. Todos los países tienen algo que perder. Lo que no parecen entender es que todos vamos a perder y mucho si no se llega a un acuerdo vinculante que frene la emisión de gases contaminantes.

 

Ahora anuncian que sí, que esta vez va de veras, que en París va a haber acuerdo. Quizá de mínimos, porque uno ambicioso no iba a conciliar muchas firmas. Y mientras los negociadores no negocian, los fenómenos meteorológicos extremos se acentúan, el desierto avanza, los glaciares se deshielan, las cosechas se echan a perder. Nosotros nos quejamos de las olas de calor porque nos incomodan, invaden nuestras conversaciones de ascensor y nos impiden echarnos una siesta en paz. Imagínense al agricultor en algún país del sur que incapaz de hacer frente a la sequía ve cómo esa ola de calor persistente se lleva por delante su sustento y el de su familia. El sofoco es lo de menos. Si los participantes de la COP en vez de ser negociadores expertos, hombres y mujeres perfectamente trajeados y bien parapetados detrás del país que representan, fueran niños y niñas en el patio de la escuela, ya haría un buen ratito que la maestra los habría castigado sin recreo por mucha labia que tuvieran y les habría obligado a escribir en la pizarra mil veces «voy a portarme bien con mi compañero ».

Quizá por esta constatación de que los de arriba no pueden poner orden en el desorden, ha surgido en Francia el movimiento Alternatiba. En octubre del 2013 Bayona congregó a unas12.000 personas en la que sería la primera concentración de muchas sobre alternativas al cambio climático y a la crisis energética. El encuentro quería poner de manifiesto que existen soluciones al cambio climático y que no sólo existen sino que además contribuyen a construir una sociedad más humana y justa. Esa primera «Alternatiba» en el país vasco francés acabó con un llamado a organizar 10, 100, 1.000 encuentros «Alternatiba» en Francia y por toda Europa antes de la COP21. Alternatiba

Buscan llamar la atención de los dirigentes sobre las consecuencias dramáticas de la ausencia de un acuerdo ambicioso, justo y eficaz, y también hacer un llamado a la población para que ponga en marcha sin mayor dilación la transición social, energética y ecológica necesaria. Desde el primer encuentro del 2013 y hasta mayo del 2015 más de 60.000 personas se han reunido en alguna de las 10 Alternatibas que se han venido celebrando en Francia. Entre junio y octubre están previstas 60 Alternatibas más, algunas en Inglaterra, Bélgica, Suiza, Austria y a este lado de la frontera, en Bilbao y Donosti. Es la recta final antes de la COP21, donde los miembros de « Alternatiba » esperan organizar movilizaciones reivindicativas.

Cada uno de nosotros puede hacer poco para luchar contra el cambio climático pero muchos pocos sumados se convierten en un mucho. Podemos decir no al cambio climático de muchas maneras. Y la primera y más eficaz es decir sí a un nuevo estilo de consumo menos contaminante. ¿Necesitamos un coche ? ¿comer carne cada día ? ¿una casa con jardín ? ¿comprar ropa nueva cada temporada ? Si nos escudamos en lo pequeño de nuestra contribución no hacemos sino adoptar la misma actitud de los negociadores incapaces de negociar : defendemos nuestro terruño con uñas y dientes cuando en realidad es el planeta y la vida que alberga lo que está en juego. Di no al cambio climático y di sí a un cambio de hábitos de consumo. Todos y todas saldremos ganando.

Hay 2 Comentarios

El cambio climático hace ya un buen tiempo que es un problema inmenso y al cual poco caso suele hacer la mayoría de la gente. Así como vaya aumentando la población a nivel mundial y sobretodo en países desarrollados y en desarrollo y que estas personas necesiten de vehículo, luz, gas, petroleo y demás cosas que perjudican a nuestro clima, iremos viendo como cada vez será todo peor.
No cambiaremos, eso está claro y lo que queda por saber es... cuando empezaremos a notar de verdad el problema climático.
Parte de la solución es encontrar urgentemente otras fuentes de energía que no dañen y sobretodo concienciar al ser humano.
Buen artículo Anna

Avia Terai es una pequeña población de la zona central de la provincia argentina de Chaco,en el norte de Argentina. La población no llega a los 6 mil habitantes , y se encuentra rodeda por enormes campos de algodón transgénico , que desde hace mas de 10 años está padeciendo el regado masivo con agroquímicos que desde entonces está atacando severamente las vías respiratorias de la población y generando tumores cancerígenos .Aixa, una niña de tan solo 8 años “ tiene su cuerpo cubierto de manchas y verrugas negras. Hace pocas semanas volvió de Buenos Aires, donde le extrajeron cuatro tumores de la espalda, pero los médicos aún no han podido comprobar el origen de su extraña enfermedad.La doctora Seveso y algunos de los pobladores del lugar adjudican el mal de esta niña a los “constantes regados con agroquímicos y los residuos de una de las principales fábricas de semillas transgénicas del país, llamada Genética Mandiyú y ubicada en la localidad hace 17 años “ .Están rociando a la población con glifosato y ningún gobierno ha hecho algo por detener esta situación.No se piensen los que viven a 10 mil kms de este sitio que están libres de estas situaciones.Tan solo observen el caso de la central nuclear de Fukushima colapsada el 11 de marzo de 2011 y desde entonces está contaminando todos los océanos, porque como todos sabemos las fronteras del mar es la tierra firme.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Alterconsumismo

Sobre el blog

“El consumo es democracia. A través de lo que compras decides qué tipo de sociedad quieres. En este espacio encontrarás ideas para hacer que tu consumo sea justo y sostenible. Únete al Alterconsumismo.”

Sobre los autores

Anna ArgemíAlterconsumismo es un blog coral dirigido por Anna Argemí, periodista especializada en comercio justo, consumo responsable y alternativo. Los últimos años estuvo a cargo de la comunicación externa del comercio justo en Intermón Oxfam.

  • Marta Guijarro (Coordinadora Estatal de Comercio Justo)
  • Laura Perona (Fairtrade Ibérica)
  • Albert Cañigueral (Consumo Colaborativo)
  • Carlos Ballesteros (Universidad de Comillas, especialista en consumo)
  • Marco Coscione (Coordinadora Latinoamericana y del Caribe de Pequeños Productores de Comercio Justo)
  • Anna Carrascón (Setem)
  • Álvaro Porro (revista de consumo responsable Opciones)
  • Esther Vivas (activista e investigadora en políticas agrícolas y agroalimentarias)
  • Sonia Felipe Larios (Triodos Bank)
  • Gema Gómez (Slow Fashion Spain)
  • Cristina Diago (Biocultura – The Ecologist)
  • Pilar Sampietro (periodista especializada en ecología RNE)
  • Laura Alcubilla (Economía del bien común)
  • Lidia Ucher
  • Dídac S-Costa (mercados sociales)
  • Rafael Sanchís (director de Comercio Justo de Intermón Oxfam).

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal