Alternativas

Sobre el blog

Crisis de la política, la economía, la sociedad y la cultura. Hacen falta alternativas de progreso para superarla. Desde el encuentro y la reflexión en España y en Europa. Para interpretar la realidad y transformarla. Ese es el objetivo de la Fundación Alternativas, desde su independencia, y de este blog que nace en su XV Aniversario.

Sobre los autores

Nicolás SartoriusNicolás Sartorius. Vicepresidente Ejecutivo de la Fundación Alternativas (FA), abogado y periodista, ha sido diputado al Congreso.

Carlos CarneroCarlos Carnero. Director Gerente de FA, ha sido Embajador de España en Misión Especial para Proyectos en el Marco de la Integración Europea y eurodiputado.

Vicente PalacioVicente Palacio. Director del Observatorio de Política Exterior de la Fundación Alternativas, Doctor en Filosofía, Visiting Fellow y Visiting Researcher en Harvard.

Sandra LeónSandra León. Profesora de Ciencias Políticas en la Universidad de York (Reino Unido) y responsable de la colección Zoom Político de la Fundación Alternativas.

Carlos MaravallCarlos Maravall. Doctor en Macroeconomía y Finanzas Internacionales por la Universidad de Nueva York. Ha trabajado como asesor en Presidencia del Gobierno en temas financieros.

Erika RodriguezErika Rodriguez Pinzón. Doctora en relaciones internacionales por la Universidad Autónoma de Madrid y coordinadora de América Latina en la Fundación Alternativas.

Ana Belén SánchezAna Belén Sánchez, coordinadora de Sostenibilidad y Medio Ambiente de la Fundación Alternativas.

Jose Luis EscarioJose Luis Escario. Licenciado en Derecho por la Universidad Autónoma de Madrid y Master de Derecho Internacional y Comunitario por la Universidad de Lovaina. Coordinador del Área Unión Europea de FA.

Kattya CascanteKattya Cascante coordina el área de Cooperación al Desarrollo del Observatorio de Política Exterior de la Fundación.

Enrique BustamanteEnrique Bustamante. Catedrático de Comunicación Audiovisual y Publicidad en la UCM. Es un experto de la economía y sociología de la televisión y de las industrias culturales en España.

Alfons MartinellAlfons Martinell. Director de la Cátedra Unesco en la Universidad de Girona y profesor titular en esa misma institución. Codirige el Laboratorio Iberoamericano de Investigación e Innovación en Cultura y Desarrollo.

Carles ManeraCarles Manera. Catedrático de Historia e Instituciones Económicas en la Universitat de les Illes Balears. Es Premio Catalunya de Economía (Societat Catalana d’Economia, 2003).

Stuart MedinaStuart Medina Miltimore. Economista y MBA por la Darden School de la Universidad de Virginia. Es presidente de la Red MMT y fundador de la consultora MetasBio.

Luis Fernando MedinaLuis Fernando Medina. Profesor de ciencia política en la Universidad Carlos III de Madrid. Es autor de 'A Unified Theory of Collective Action and Social Change' (University of Michigan Press) y de "El Fénix Rojo" (Editorial Catarata).

José María Pérez MedinaJosé María Pérez Medina. Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología y en Geografía e Historia por la Universidad Complutense de Madrid. Funcionario del Estado. Ha sido Asesor en el Gabinete del Presidente del Gobierno entre 2008 y 2011.

José Antonio NogueraJosé Antonio Noguera. Profesor Titular de Sociología en la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) y director del grupo de investigación GSADI (Grupo de Sociología Analítica y Diseño Institucional).

Antonio QueroAntonio Quero. Experto en instrumentos financieros de la Comisión Europea y coordinador de Factoría Democrática. Es autor de "La reforma progresista del sistema financiero" (Ed. Catarata).

Paloma Román MarugánPaloma Román Marugán. Profesora de Ciencia Política en la Universidad Complutense de Madrid. Autora y coordinadora de distintos libros, artículos en revistas especializadas, artículos divulgativos y artículos de prensa.

Jesús Prieto de PedroJesús Prieto de Pedro. Doctor en Derecho, Catedrático de Derecho Administrativo en la UNED y titular de la Cátedra Andrés Bello de Derechos Culturales.

Santiago Díaz de Sarralde MiguezSantiago Díaz de Sarralde Miguez. Profesor de la URJC y coordinador de Economía en OPEX de la Fundación Alternativas.

Javier ReyJavier Rey. Doctor en Medicina y Cirugía, especialista en Cardiología. Secretario de la Comisión Nacional de Reproducción Humana Asistida.

Desigualdad, crecimiento y equidad fiscal

Por: | 11 de mayo de 2012

MANUEL DE LA ROCHA VÁQUEZ

Fortunas_2

En estos tiempos en que Europa esta subyugada bajo los planes draconianos de austeridad fiscal, que recortan derechos sociales y ponen en cuestión la existencia del estado de bienestar ha recibido cierta atención el trabajo de dos jóvenes economistas franceses Emmanuel Saez, de la Universidad de Berkley, California y Thomas Piketty de la Escuela de Economía de París.

Ambos han saltado últimamente los medios por sus investigaciones sobre el incremento de la desigualdad en EE.UU. pero sobre todo por sus propuestas fiscales rompedoras. De acuerdo a Picketty y Saez la parte de ingresos antes de impuestos que han acumulado el 1% más rico en Estados Unidos se ha doblado, desde menos del 10% en 1973 hasta superar el 20% actualmente. Tendencias similares se pueden ver también en otros países anglosajones. Al mismo tiempo en los últimos 30 años se han reducido sustancialmente las tasas marginales de los impuestos sobre la renta, desde tasas por encima del 70% en los 70 hasta los niveles actuales entre el 40 y 50 %.

En un contexto de máximo ajuste fiscal el debate sobre la imposición a los más ricos está otra vez de máxima actualidad. Según Picketty y Saez si se doblara la tasa impositiva medias del 1% más rico de EE.UU. desde el 22,5 % actual hasta el 45% se aumentarían los ingresos públicos en un 2,7 % del PIB anualmente. Evidentemente se trata de un cálculo estático, sujeto a error, pues los ricos cambiarían su comportamiento en reacción de los cambios impositivos. Las teorías neoliberales que han sustentado las rebajas fiscales argumentan que altos impuestos para los ricos supuestamente ahogan la iniciativa empresarial y el espiritu emprendedor, reduciendo el crecimiento e incentivando la evasión y fraude fiscal, de forma que al final todos pierden.

Frente a la retórica neoliberal los dos economistas franceses presentan evidencia empírica, exponiendo la correlación extraordinaria que existe para los países OCDE entre las reducciones impositivas que se han llevado a cabo desde los años 70, fundamentalmente a las clases más adineradas, y el incremento bestial de las rentas del 1% más rico. Dicho de otra forma el incremento espectacular de la desigualdad ha venido provocado en buena medida por las rebajas fiscales para los poderosos.

Saez y Picketty demuestran que los países que más han reducido los impuestos a los ricos en los últimos 30 años no han sido ni de lejos los que más han crecido. Es más, los países de la OCDE han crecido todos a tasas muy parecidas, pese a las enormes diferencias en sus políticas impositivas, o lo que es lo mismo, no hay ninguna correlación entre crecimiento de la renta per capita y reducciones en las tasas impositivas marginales más altas. Pero lo más interesante de su trabajo es que han puesto números a algo que es ampliamente percibido por los ciudadanos: los ingresos del 1 % que más gana no tienen prácticamente ninguna relación con sus niveles de productividad o valor-añadido, ni con su gran genio emprendedor (con excepciones evidentemente), si no que más bien se trata de ingresos obtenidos aprovechando su posición privilegiada para la extracción de altas rentas (rent-seeking). Es más, los recortes impositivos de los últimos 30 años no han hecho si no estimular este comportamiento de rent-seeking. En base a ello, Saez y Picketty estiman que la tarifa socialmente óptima para el tramo más alto del impuesto de la renta sería mucho más alta que la actual, situándose en el entorno del 83 % para ingresos afectarían al 1% más rico del país, lo cual tendría un efecto beneficios de aumentar los ingresos notablemente y reducir la extracción de rentas por los más poderosos (Optimal taxation of top labor incomes: A tale of three elasticities)

El trabajo de estos dos economistas ha tenido gran influencia en las recientes iniciativas fiscales de la administración Obama, particularmente la idea de introducir la llamada Buffet Rule, nombrada tras el millonario Warren Buffet, que también ha defendido mayores impuestos para los super ricachones. En esta línea, un reciente informe de la OECD ( Divided We Stand: Why Inequality Keeps Rising - OECD 2011) alerta sobre la creciente concentración del ingreso: "La fracción cada vez mayor del ingreso que perciben los grupos de rentas más altas indica que estas personas tienen ahora una mayor capacidad tributaria. En este contexto, los gobiernos podrían reexaminar la función redistributiva de los impuestos a fin de velar por que los individuos más acaudalados satisfagan su parte correspondiente de la carga fiscal". En Francia y Alemania se debate ampliamente el establecimiento de un impuesto de grandes fortunas, que Hollande ha dicho que va a implementar. En España, el PSOE ha propuesto un impuesto similar, pero el gobierno de Rajoy, tras una subida del IRPF relativamente progresista pero que ha golpeado mayoritariamente a las clases medias, prefiere ahora considerar una subida regresiva del IVA antes que concentrar el esfuerzo en los más ricos. Es la diferencia.

 

Recortes educativos y desigualdad de oportunidades

Por: | 10 de mayo de 2012

JOSÉ SATURNINO MARTÍNEZ GARCÍA (@mandarrian)

Gráfico 1. Tasa de fracaso escolar administrativo y ratio alumnos/profesor ( curso 2008/2009)

 

Grafico1

 Fuente: Ministerio de Educación, elaboración propia

 El PP considera que el aumento de la ratio alumnado/profesorado no afectará a la calidad educativa. Basa su argumento en que no hay evidencia empírica clara entre rendimiento educativo y dicha ratio, y muestran como prueba resultados como los de PISA u otros estudios. Pero no tienen en cuenta que estos estudios evalúan ciertas competencias cognitivas (como lectura, matemáticas o ciencias) sin tener en cuenta los contenidos curriculares, y además dejan fuera otras materias, como lengua extranjera, arte historia o ciencias sociales. ¿Es importante todo lo que estas pruebas dejan sin evaluar para dar cuenta del logro educativo? Yo diría si, a juzgar por los datos disponibles. En el Gráfico 1 se observa que las comunidades autónomas con ratio más baja son precisamente las de menos fracaso escolar administrativo y en el Gráfico 2 que las comunidades autónomas en las que más ha descendido dicho fracaso en la última decada son aquellas en las que más ha disminuido la ratio.

En el PP también afirman que ya que otros países con ratios altas hay buenos resultados, como sucede en Japón, el empeoramiento en la ratio no será relevante. Pero no tienen en cuenta la relación entre nivel educativo de la familia y el resultado educativo de los jóvenes, ni la relación entre estructura productiva y logro educativo. España no es comparable a Japón, debido a que el nivel educativo y cultural de las familias españolas, resultado de la política educativa elitista de la Dictadura, es mucho más bajo. Por otro, a diferencia de países comparable con nosotros en nivel educativo de la familias, como Corea del Sur, nuestro sistema productivo no es una economía basada en la exportación y en la innovación, sino en el ladrillo y el turismo (nuestro mal holandés), sectores donde no es necesaria tanta cualificación de la mano de obra. No es casual que la tasa de abandono educativa más baja de toda nuestra historia (26% en 2011), se haya alcanzado tras el pinchazo del ladrillo.

Lo más probable es que la reducción de la ratio perjudicará más al alumnado de familias de bajo nivel educativo, pues es precisamente el que necesita de mayor atención por parte del profesorado. El otro incremento de la desigualdad de oportunidades educativas vendrá por la combinación de tasas universitarias más caras y el endurecimiento para la obtención de becas. El Ministro no ha explicado por qué los pobres deben ser mejor estudiantes que los ricos. Pero además, será más facil lograr las becas en carreras en las que se aprueba con más facilidad, que suelen ser aquellas con peores salidas laborales. Como resultado de esta política, los jovenes que van a la universidad en busca de movilidad social ascendente se verán empujados por las becas hacia titulaciones de baja empleabilidad. Resumiendo, una política que combina la ineficiencia económica con la injusticia social.

 

Gráfico 2. Variación de la ratio alumnado/profesorado y de la tasa de fracaso escolar y administrativo entre los cursos 2000/2001 y 2008/2009

Grafico2
Fuente: Ministerio de Educación, elaboración propia

LUIS BOUZA GARCÍA, Doctor en Ciencias Políticas por la Universidad Robert Gordon de Aberdeen.

Europa2


Desde el rechazo danés al Tratado de Maastricht en 1992 la Unión Europea no ha parado de interrogarse por la naturaleza de sus credenciales demócraticas. Uno de los grandes objetivos del proceso que ha dado lugar al Tratado de Lisboa (2002-2009) era democratizar la UE fortaleciendo el Parlamento Europeo, fomentando la participación de los Parlamentos nacionales en el control de subsidariedad y mediante una apuesta por la transpariencia y la participación ciudadana mediante entre otras la Iniciativa Ciudadana Europea (ICE).

Sin embargo la lentitud de la ingeniería constitucional contrasta con la rapidez con la que los mecanismos de respuesta antes la crisis de deuda (2010-2012) están erosionando la legitimidad de la UE. La UE ha pasado en pocos años de ser para España un proyecto de democratización y prosperidad a imponernos un cambio de orientación de la política económica en 2010 que pone en cuestión el bienestar de los ciudadanos y su margen de decisión sobre las políticas públicas como confirma el Informe sobre la Democracia en España 2012 de la Fundación Alternativas.

El mal diseño institucional del euro nos obliga a elegir: o sacrificamos la moneda común o aceptamos transferir soberanía en política fiscal, una materia clave para decidir qué modelo de bienestar queremos. Hasta ahora ceder soberanía a la UE no significaba perderla sino ejercerla en común mediante reglas acordadas de antemano. Sin embargo la política europea se está gestando en tres condiciones inaceptables desde cualquier perspectiva que considere la democracia cómo algo más que un sistema de rotación de elites. En primer lugar, las decisiones se toman al margen de los procedimientos ordinarios de decisión previstos en los Tratados. En segundo lugar, la ausencia de solidaridad ante la especulación financiera permite que la negociación se produzca en condiciones de presión inaceptables para algunos países. Finalmente, se adoptan medidas de hondo calado como la inscripción de la regla de oro en las consituciones o las reglas de austeridad del "pacto fiscal" sin un debate sustantivo con los ciudadanos.

Ante todo ello la reciente entrada en vigor de la ICE mediante la cual 1 millón de europeos pueden pedir a la Comisión que presente una propuesta legislativa puede parecer poco contrapeso a las políticas que pueden condicionar el futuro de generaciones. La ICE no es más que una invitación a la Comisión que no está obligada a actuar. Además el requisito de 1 millón de firmas en 7 Estados miembros es lo bastante exigente para que sea difícil reunirlas pero suficientemente escasas (0,2 % de la población de la UE) para que no lleguen a despertar un debate transnacional. Sin embargo tiene la gran virtud de permitir que se visibilicen distintas opciones alternativas en la agenda. Es importante insistir en que las recetas de austeridad no dejan de ser la consecuencia natural de la aplastante mayoría de los gobiernos conservadores en Europa. Sin embargo a partir de ahora 1 millón de ciudadanos estará facultados para proponer una agenda alternativa, por ejemplo, una tasa sobre las transacciones financieras por ejemplo y la Comisión Europea estará obligada a responder de un eventual rechazo de esta propuesta. Aunque muchas propuestas serán rechazadas, al menos pueden contribuir a clarificar que las "imposiciones de Bruselas" no son golpes del destino sino un proyecto político mayoritario.

 

Europa Creativa

Por: | 08 de mayo de 2012

FERNANDO RUEDA

1265253874_850215_0000000000_sumario_normal

Animados por el cambio de gobierno en Francia, cuya principal consigna electoral ha sido la de no dejar al margen opciones de crecimiento en las políticas de ajuste, conviene recuperar algo fundamental en la elaboración del discurso en las políticas europeas: el de servicio público.

En los últimos años, los diseños de la nueva generación de programas europeos se han focalizado en fomentar rentabilidades y empleo. Un ejemplo de ello es la aparición del futuro programa de la UE, Europa Creativa que inicia en 2014, y que está cargado de buenas intenciones. Basado en la experiencia de los programas MEDIA, Cultura, y MEDIA Mundus, por el momento ha cambiado los mensajes.

Europa Creativa es muy actual en su lenguaje-no cabe la menor duda-: propone crear nuevas facilidades financieras para garantizar créditos bancarios, quiere superar mercados (espacio cultural) fragmentados. Busca generar nuevas audiencias y conectar con nuevos públicos, apoya a la creación y distribución de productos más competitivos, busca innovar en los modelos de negocio. En fin ...

Es una suerte de programa financiero, que limita las subvenciones y aportaciones y pretende estimular los préstamos y créditos de los que se beneficiarán la nada desdeñable cantidad de 300.000 artistas europeos hasta 2020.

El sector le ha dado una bienvenida y las expectativas son altas, pero conviene estar alerta en algunas cuestiones clave del proceso cultural, que tienen que ver con aquellas que podemos calificar de no comerciales y de servicio público.

Afecta fundamentalmente al patrimonio cultural -que hay que preservar y mantener, y los aspectos de la cultura más vinculados con la educación - bibliotecas, fomento de la lectura o educación artística. En estos casos las rentabilidades son por una parte de carácter social y por otras de inversión a largo plazo, en los cuales los mercados crediticios, van a ser dificiles de convencer.

También afecta al de los procesos experimentales de creación, investigación y desarrollo de nuevas formas de expresión, que no son comerciales ni competitivos, pero si forman parte de lo que podríamos llamar I+D+I en cultural.

Lo cierto es que la cultura en España y en Europa ha sido barrida de las propuestas electorales y políticas, laminada en los prespuestos públicos y las iniciativas privadas de apoyo al arte y a la creación cultural todavía brillan por su ausencia. Las consignas en estos tiempos lo dicen todo. los museos deben ser rentables, las bibliotecas necesitan voluntarios para colocar libros y los músicos tienen que cobrar menos. Entre tanto, el ciudadano sigue divorciado de los creadores.

El programa europeo de la cultura iniciará en 2014. Si el diccionario de la RAE define creatividad como la acción y el efecto de producir algo de la nada, dado que nada es lo que va a quedar, el programa comienza acertadamente desde cero. Suerte a todos.

 

Francia - Europa: cambio de rumbo

Por: | 07 de mayo de 2012

NICOLÁS SARTORIUS

Hollande


El socialista Hollande acaba de ganar las elecciones a la presidencia de Francia. Ello puede abrir una nueva etapa en el devenir de la Unión Europea. Los franceses-europeos han rechazado las políticas conservadoras, antisociales de la derecha francesa - europea que han dominado la historia de la Unión durante los últimos años y nos han metido en un círculo vicioso de recesiones económicas, desempleo y recortes de derechos sociales como nunca se habían conocido en el pasado.

Los socialistas, y con ellos la izquierda francesa que ha votado a Hollande, han ganado con un programa muy concreto que, llevado a la práctica, supondría un cambio muy profundo en la dirección de la construcción europea: un plan de relanzamiento de la economía y el empleo; una reforma del Banco Central Europeo como instrumento del crecimiento; el establecimiento del impuesto a las transacciones financieras internacionales; la creación de los eurobonos; la renegociación del pacto fiscal para completarlo con un gran acuerdo sobre crecimiento.

La Francia de la izquierda no lo tendrá facil para llevar estas medidas adelante y tendrá que medirse con la Alemania de Merkel y con las tendencias especulativas de los mercados, que opondrán resistencia a esta nueva dirección. Por eso debe contar con todo el apoyo de las fuerzas políticas y sindicales progresistas de Europa y, muy especialmente, de las españolas.

La política que defiende Hollande para Francia y Europa es la que más interesa a España. Son los cambios que la economía española necesita para crear empleo, la que hemos defendido los progresistas españoles desde hace tiempo, incluida en múltiples documentos de la propia Fundación Alternativas. El Gobierno Español se equivocaría si llevado del sectarismo o de prejuicios ideológicos se opusiese a esta nueva política, pues es la que más interesa a países como España, con un desempleo insostenible, en recesión económica y con una perspectiva de más recortes sociales que nos están llevando al desastre. Al margen de las ideas políticas que se tengan, el futuro de nuestro país está en el relanzamiento de la economía europea, en una integración mayor en el seno de la Unión y eso es, en mi opinión, lo que representa la elección de Hollande como presidente de Francia. Contribuyamos a que no se defrauden las expectativas suscitadas por este exito de la izquierda europea.

Ingresos de petróleo, corrupción y paraísos fiscales

Por: | 03 de mayo de 2012

JOSÉ LUÍS ESCARIO

Obiang

Una reciente noticia "Destapados los testaferros del clan Obiang", ha vuelto a sacar a la luz uno de los temas más "oscuros" del panorama internacional de nuestros días: la relación entre la opacidad en el manejo de los ingresos provenientes del petróleo y la utilización de paraísos fiscales.

La policía judicial y el Banco de España ha destapado una trama societaria cuyo objeto parece ser, según el informe policial, el traslado de fondos de la Tesorería General de Guinea Ecuatorial a cuentas en paraísos fiscales.

Guinea Ecuatorial ha tenido uno de los incremetos del PIB más altos del mundo estos últimos años debido al descubrimiento de importantísimos yacimientos de petróleo en su territorio. Sin embargo, el 70% de la población vive con un euro al día ¿Dónde se ha ido el dinero?

Los ciudadanos guineanos tienen derecho a saber cuánto dinero ha ingresado el Gobierno de Obiang por la explotación y comercialización de sus reservas petrolíferas. Y para ello sería importante que se hiciesenn públicos los contratos firmados con las compañías petroleras. Pero tanto en Guinea Ecuatorial, como en la mayoría de los países del mundo, tales contratos son custodiados como auténticos secretos de Estado. Los ciudadanos, la sociedad civil y los partidos políticos en la oposición no pueden saber cómo se reparte el pastel ( la renta petrolera) entre las "partes contratantes". Quizá las élites políticas de ciertos países no quieran que sea de dominio público su incompetencia (en el mejor de los casos) a la hora de negociar dichos contratos.

Pero la otra parte de la trama de la que se sirven estos amantes del dinero público es la opacidad de sus operaciones, amparada, sobre todo, por la utilización de paraísos fiscales. Estas "jurisdicciones no cooperativas", además de garantizar el sacrosanto secreto bancario, dictan leyes que permiten la ocultación del beneficiario real de los fondos y activos que se cobijan en su territorio. Ello da pie a que sofisticados asesores jurídicos creen complejas estructuras en cascada compuestas por sociedades pantalla (sin actividad real), fundaciones o por los llamados trusts ( similares a la figura de las fiducias en Derecho español) que hacen prácticamente innacesible a las autoridades fiscales de otros países la identidad de quien disfruta de tales fondos. Estos trusts suelen estar a la cabeza del entramado y se ubican en paraísos fiscales, que no exigen ni siquiera su registro público. La característica común en todos los casos es que el propietario legal, el que aparece en los documentos, no es más que una simple pantalla (testaferro u hombre de paja) tras la cual se oculta eficazmente la identidad de los beneficios económicos reales. Estos pueden así disponer y disfrutar de los fondos y activos sin tener que pagar ningún impuesto por ello.

Algunos datos nos pueden dar una idea de la proliferación de tales vehiculos intermedios destinados a ocultar identidades: en las Islas Caimán existen 70.000 sociedades registradas y 54.000 habitantes censados; en Isla Mauricio 9 personas administran 1.550 compañías, según una investigación llevada a cabo por el Parlamento Europeo.

Dado que la mayor parte de los depósitos resultantes de los flujos ilícitos de capital no están a nombre de personas físicas, la identificación del beneficiario real de los fondos cobijados en cuentas corrientes a nombre de este tipo de "entidades" debería ser una de las prioridades de la lucha contra el fraude y la evasión fiscal. Y no sólo cuando el dinero provenga de actividades de corrupción, como la malversación de fondos públicos, sino también cuando estas estructuras sean el fruto de la ingienería fiscal (totalmente "legal" en ocasiones) destinada a reducir drásticamente los impuestos que pagan ciertas compañías transnacionales. Es esta aún una cuenta pendiente de las medidas que se están tomando a nivel internacional y comunitario para frenar la enorme pérdida de recursos públicos producida por prácticas fiscales nocivas.

 

 

 

 

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal