Reinstalando la política cultural

Por: | 30 de julio de 2012

PAU RAUSELL KOSTER. Investigador y profesor de economía de la Universidad de Valencia

Rausellportada

La justificación primigenia de las políticas culturales se sustenta, como para cualquier otra política pública - en el valor intrínseco de la cultura para maximizar nuestro bienestar. La cultura tiene capacidad de transformar nuestra dimensión individual, social, ciudadana, económica o política, influyendo en nuestro sentido de pertenencia, de identidad, construyendo nuestro capital social, alimentando el conocimiento que nos dota de autonomía, conformando nuestra sensibilidad y ampliando nuestras capacidades expresivas y comunicativas. Y todo esto tiene menos que ver con Bibliotecas Nacionales, Museos, grandes ciclos de Teatro, Òpera o cuotas de pantalla y mucho más con la participación, actitudes, acceso a Internet, usos de los espacios públicos, clases de prácticas artísticas, la formación creativa, alfabetización digital, circuitos de proximidad...

Las políticas culturales tradicionales son ineficaces, ineficientes e injustas. A pesar de ello la política cultural es ahora más necesaria que nunca. El tamaño de los sectores culturales son la variable más determinante para explicar las diferencias de renta per/cápita de las regiones Europeas. A modo de ilustración, la diferencia de la renta per cápita entre Madrid y la Comunidad Valenciana, de  10.000€ en 2010, viene principalmente explicada por la diferencia de 7 puntos entre la población activa dedicada a la creatividad y la cultura. Para quién no lo sepa, decir que la productividad de un empleado en el sector de la cultura casi duplica a uno del sector turístico.

Rausell1

Pero además, las empresas culturales tienen tasas de supervivencia superiores a la media de las empresas, requieren menos capital inicial, son intensivas en trabajo con elevados niveles de formación y usan más intensamente las TIC ¿No les parece que la cosa encaja bien con las necesidades de nuestro sistema productivo?

Pero la verdadera condición necesaria (aunque no suficiente) es dedicar al desarrollo de la política cultural el 1% del gasto del gobierno central, entre el 2% y el 3% de los gobiernos autonómicos y en los gobiernos locales alrededor del 5%. Aún con crisis se pueden aplicar porcentajes, ¿no?. Con un recorte del 20% del presupuesto global del Gobierno de Rajoy, estos porcentajes, aún supondrían multiplicar por tres los recursos destinados a los sectores culturales.

Rausell2

El incremento del IVA puede efectivamente tener cierto efecto sobre la demanda, especialmente en el ámbito de las manifestaciones culturales más transversales socialmente como el cine y la música moderna, pero los estudios en general nos dicen que la cultura es poco elástica ante variaciones de precio.

Pero la nueva política cultural no puede ser construida sobre el argumentario tradicional. Es necesario reinstalar una política cultural de nueva planta, cuyos objetivos principales sean la efectiva satisfacción de los derechos culturales de la ciudadanía y que tenga como efecto colateral la salida de la crisis. Si se planteara como objetivo que las actividades culturales y creativas ocuparan el 10% de la población activa en España ¿No lo ven?. La cultura es la luz a final de este túnel.

 

 

Hay 2 Comentarios

Es difícil no estar de acuerdo con un discurso tan genérico. Que la cultura puede ser un elemento fundamental para ayudar a salir de la crisis, amén de incrementar la calidad de vida de la población? Innegable. Un activo de primer orden. Ahora bien, ¿cómo orientar la industria para que así sea? Porque la actual no contribuye sino al enriquecimiento de cuatro productores-como cualquier industria en estos momentos-y a la férrea defensa de quien todavía se beneficia de ella de sectores tradicionales que ven a las nuevas tecnologías como el enemigo, en vez de encontrar en ellas un aliado. Creo que el artículo debería proporcionarnos respuestas en este sentido, porque es esto lo que se debate actualmente, más allá de su planteamiento inicial. Por supuesto que las actividades culturales pueden incrementar la productividad, pero cómo sortear todos los obstáculos actuales, con el retraimiento del consumo que-entre otras medidas-traerá, por ejemplo, esta enésima subida del IVA a la hora de asistir a las manifestaciones culturales?

¡Ay!... Este blog de "Alternativas" y sus conceptos...
Tengo claro que puedo ser más pesado que el mercurio y más detestable que un remedio de pésimo sabor; pero es difícil callar y expresarse "diplomáticamente" cuando se entremezclan cosas válidas con tonterías absolutas, al estilo de los dementes seniles severos.
1.- Antes que defender a la cultura, por lo que implica de positivo para la población, hay que saber hacer una purga de parásitos y redefinirla muy claramente. Porque es lo mismo que defender a la necesidad de una continuidad de los políticos, como si todos fueran santos incorruptibles y sensatos.
Actualmente, se defiende como "cultura" (y actividad cultural) a toda clase de hábitos y costumbres, aún los más nocivos como fumar y otras adicciones, o primitivos como las corridas de toros o cacería pseudo deportiva de animales. Está todo tan deformado y pervertido conceptualmente, que no sería de extrañar que se tomara a la corrupción y defraudación fiscal como una "actividad cultural" propia de empleados públicos y altos cargos empresarios. ¿Y a estas perversiones TAMBIÉN se las defiende como "industrias" positivas para el país?
2.- Argumentar desde lo económico (economista tenía que ser) considerando que es "una industria"... ¡pésimo camino! Porque así es como está la cultura en el planeta: Sólo se financian a los que dan garantías de ventas y "amiguetes" o "enchufados". Menospreciando por completo a verdaderos talentos (o relegándolos con ayudas de lo más irrisorias, como para que "dejen de incordiar" y, de paso, justificar que "no se privilegia a amistades o parientes") para inundar a la sociedad con basuras conceptuales, algunas de ellas presentadas con bastante habilidad en argucias técnicas intelectuales. ¿Mejor ejemplo que el fracaso del grueso de las películas españolas de los últimos años? ¿O en lo musical y hasta en lo literario?
Mientras la verdadera cultura no sea depurada y claramente diferenciada del negocio y la politiquería, mal se puede intentar defender la "continuidad" o "aumento" de un pantano cuyas aguas, más que calmar la sed, son fuente de putrefacción con reproducción y engorde de toda clase de parásitos.
.
En conclusión: La actual "cultura" es "la luz al final del túnel" sí, pero del tubo en caída que da al incinerador, cuya luz es el fuego infernal.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Alternativas

Sobre el blog

Crisis de la política, la economía, la sociedad y la cultura. Hacen falta alternativas de progreso para superarla. Desde el encuentro y la reflexión en España y en Europa. Para interpretar la realidad y transformarla. Ese es el objetivo de la Fundación Alternativas, desde su independencia, y de este blog que nace en su XV Aniversario.

Sobre los autores

Nicolás SartoriusNicolás Sartorius. Vicepresidente Ejecutivo de la Fundación Alternativas (FA), abogado y periodista, ha sido diputado al Congreso.

Carlos CarneroCarlos Carnero. Director Gerente de FA, ha sido Embajador de España en Misión Especial para Proyectos en el Marco de la Integración Europea y eurodiputado.

Vicente PalacioVicente Palacio. Director del Observatorio de Política Exterior de la Fundación Alternativas, Doctor en Filosofía, Visiting Fellow y Visiting Researcher en Harvard.

Sandra LeónSandra León. Profesora de Ciencias Políticas en la Universidad de York (Reino Unido) y responsable de la colección Zoom Político de la Fundación Alternativas.

Carlos MaravallCarlos Maravall. Doctor en Macroeconomía y Finanzas Internacionales por la Universidad de Nueva York. Ha trabajado como asesor en Presidencia del Gobierno en temas financieros.

Erika RodriguezErika Rodriguez Pinzón. Doctora en relaciones internacionales por la Universidad Autónoma de Madrid y coordinadora de América Latina en la Fundación Alternativas.

Ana Belén SánchezAna Belén Sánchez, coordinadora de Sostenibilidad y Medio Ambiente de la Fundación Alternativas.

Jose Luis EscarioJose Luis Escario. Licenciado en Derecho por la Universidad Autónoma de Madrid y Master de Derecho Internacional y Comunitario por la Universidad de Lovaina. Coordinador del Área Unión Europea de FA.

Kattya CascanteKattya Cascante coordina el área de Cooperación al Desarrollo del Observatorio de Política Exterior de la Fundación.

Enrique BustamanteEnrique Bustamante. Catedrático de Comunicación Audiovisual y Publicidad en la UCM. Es un experto de la economía y sociología de la televisión y de las industrias culturales en España.

Alfons MartinellAlfons Martinell. Director de la Cátedra Unesco en la Universidad de Girona y profesor titular en esa misma institución. Codirige el Laboratorio Iberoamericano de Investigación e Innovación en Cultura y Desarrollo.

Carles ManeraCarles Manera. Catedrático de Historia e Instituciones Económicas en la Universitat de les Illes Balears. Es Premio Catalunya de Economía (Societat Catalana d’Economia, 2003).

Stuart MedinaStuart Medina Miltimore. Economista y MBA por la Darden School de la Universidad de Virginia. Es presidente de la Red MMT y fundador de la consultora MetasBio.

Luis Fernando MedinaLuis Fernando Medina. Profesor de ciencia política en la Universidad Carlos III de Madrid. Es autor de 'A Unified Theory of Collective Action and Social Change' (University of Michigan Press) y de "El Fénix Rojo" (Editorial Catarata).

José María Pérez MedinaJosé María Pérez Medina. Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología y en Geografía e Historia por la Universidad Complutense de Madrid. Funcionario del Estado. Ha sido Asesor en el Gabinete del Presidente del Gobierno entre 2008 y 2011.

José Antonio NogueraJosé Antonio Noguera. Profesor Titular de Sociología en la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) y director del grupo de investigación GSADI (Grupo de Sociología Analítica y Diseño Institucional).

Antonio QueroAntonio Quero. Experto en instrumentos financieros de la Comisión Europea y coordinador de Factoría Democrática. Es autor de "La reforma progresista del sistema financiero" (Ed. Catarata).

Paloma Román MarugánPaloma Román Marugán. Profesora de Ciencia Política en la Universidad Complutense de Madrid. Autora y coordinadora de distintos libros, artículos en revistas especializadas, artículos divulgativos y artículos de prensa.

Jesús Prieto de PedroJesús Prieto de Pedro. Doctor en Derecho, Catedrático de Derecho Administrativo en la UNED y titular de la Cátedra Andrés Bello de Derechos Culturales.

Santiago Díaz de Sarralde MiguezSantiago Díaz de Sarralde Miguez. Profesor de la URJC y coordinador de Economía en OPEX de la Fundación Alternativas.

Javier ReyJavier Rey. Doctor en Medicina y Cirugía, especialista en Cardiología. Secretario de la Comisión Nacional de Reproducción Humana Asistida.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal