¿Sin novedad en Palestina?

Por: | 07 de diciembre de 2012

IGNACIO ÁLVAREZ-OSSORIO

Palestina1

La admisión de Palestina como Estado observador de la ONU ha puesto en evidencia la soledad de Israel, ya que sólo nueve Estados se opusieron a dicha medida (entre ellos Estados Unidos, Canadá y la República Checa). La Autoridad Palestina, por su parte, ha recuperado la iniciativa lanzando el mensaje de que la vía bilateral de las negociaciones se ha agotado de manera definitiva, dada la negativa del gobierno israelí a retirarse de los territorios ocupados y aceptar la independencia palestina.

La reacción israelí no ha tardado en llegar y ha sido demoledora. El Gobierno de Netanyahu no se ha limitado a congelar los fondos a la Autoridad Nacional Palestina, como muchos esperaban, sino que además ha anunciado la creación de 4.700 viviendas en los Territorios Palestinos Ocupados: 3.000 en la zona E-1 y otros 1.700 en la colonia de Ramat Shlomo.

La medida se inscribe en las ya conocidas políticas de hechos consumados israelíes basadas en la expropiación de la tierra, la construcción de asentamientos y el desplazamiento de colonos, todo ello con el objeto de judeizar el territorio y torpedear la aparición de un Estado palestino viable y con continuidad territorial.

Desde los Acuerdos de Oslo de 1993, el número de colonos no ha dejado de crecer pasando de los 215.000 a los 550.000 actuales (a los que habrá que sumar otros 20.000 más que se alojarán en las nuevas colonias). Este espectacular aumento no hubiera sido posible sin el consenso de las principales formaciones sionistas (Likud, Partido Laborista y Kadima) y la pasividad de la comunidad internacional, que ha permitido la sistemática vulneración del Derecho Internacional (el art. 6 de la Cuarta Convención de Ginebra señala que “la Potencia ocupante no deportará o transferirá parte de su propia población a los territorios que ocupe”).

Lo más grave es que la colonización de la zona E-1, para la cual será necesaria la expulsión de 11.000 beduínos, conectará Jerusalén con el asentamiento de Maale Adumim y, con ello, aislará aún más a la parte árabe de la ciudad de su entorno palestino. Más importante aún: partirá en dos Cisjordania cantonizando todavía más el territorio palestino y haciendo inviable la solución de los dos Estados.

El primer ministro Netanyahu ha anunciado que se trata tan sólo de un primer paso: "La respuesta al ataque al sionismo y al Estado de Israel debe reforzar y enfatizar la implementación del plan de asentamientos en todas las zonas en las que decida el Gobierno: en Jerusalén y en todas las zonas que sobre el mapa resultan estratégicas para los intereses del Estado de Israel". Toda una declaración de intenciones y una muestra de cuál puede ser su programa de gobierno en el caso de que consiga imponerse, tal y como pronostican las encuestas, en las elecciones legislativas del próximo 22 de enero.

Habrá que ver cómo reacciona la comunidad internacional ante este desafío: ¿se contentará con la tibieza habitual o adoptará medidas más contundentes? En su célebre discurso de El Cairo de 2009, el presidente Barack Obama advirtió: “Los israelíes deben reconocer que del mismo modo que no puede negarse el derecho de Israel a existir, tampoco puede negarse el de Palestina. EE UU no aceptará la legitimidad del mantenimiento de los asentamientos israelíes. Esta construcción viola los acuerdos anteriores y mina los esfuerzos para alcanzar la paz”.

Desde entonces se han construido miles de nuevas viviendas en los asentamientos sin que estas graves violaciones del Derecho Internacional hayan pasado ninguna factura a Israel. Lo que está en juego es la estabilidad de Oriente Medio en las próximas décadas.

Después de veinte años de la firma de los Acuerdos de Oslo parece evidente que no se alcanzará un acuerdo por la vía bilateral y que la resolución del dossier palestino requerirá una activa implicación de la comunidad internacional. Israel, como potencia ocupante, no puede tener capacidad para prolongar indefinidamente las negociaciones y aprovechar la situación para alterar la distribución de fuerzas sobre el terreno haciendo inviable la solución de los dos Estados.

Hay 3 Comentarios

Israel fue creado por occidente como un estado tapon, para vigilar los regimenes feudales "dueños del petroleo", por eso el alucinante "apoyo" militar que recibe GRATIS; como pretexto eligieron el supuesto "holocausto" en la 2da. guerra(su magnitud ha sido discutida con datos reales, y la propaganda no cuadra), echando un problema y deuda europea, a pueblos que no tenian arte ni parte en el "problema", en claro acto de invasion, robo, y GENOCIDIO(este de a de veras) del pueblo Palestino; ¿ sostendran ese engendro cuando se acabe el petroleo, o sea reemplazado por la produccion USA, u otra alternativa?.

Aún os quejais los amigos de los terroristas de Hamas y Hezbollah. Dad mejor gracias a Hashem que de primer ministro esta el blando de Netanyahu y no alguien como Sharon o Golda... entonces si sabrian esta pandilla de terroristas lo que es bueno. Y la UN que diga lo que le salga de las narrices, la prioridad para es Israel es solo una: Israel. Veremos que hacen los payasos de la ANP sin los fondos israelies y sin los fondos que les ha congelado USA a pesar de las chorradas que haya dicho Obama para mantener contentos a los arabes.

La culpa es de los estadounidenses y de todo el resto de los paises europeos que son unos boregos. Pero por otra parte, aunque sea minoritaria, la culpa es de ellos: de los palestinos y israelitas, pero esta claro que su religion y sus creencias bloqueant esa supuesta paz.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Alternativas

Sobre el blog

Crisis de la política, la economía, la sociedad y la cultura. Hacen falta alternativas de progreso para superarla. Desde el encuentro y la reflexión en España y en Europa. Para interpretar la realidad y transformarla. Ese es el objetivo de la Fundación Alternativas, desde su independencia, y de este blog que nace en su XV Aniversario.

Sobre los autores

Nicolás SartoriusNicolás Sartorius. Vicepresidente Ejecutivo de la Fundación Alternativas (FA), abogado y periodista, ha sido diputado al Congreso.

Carlos CarneroCarlos Carnero. Director Gerente de FA, ha sido Embajador de España en Misión Especial para Proyectos en el Marco de la Integración Europea y eurodiputado.

Vicente PalacioVicente Palacio. Director del Observatorio de Política Exterior de la Fundación Alternativas, Doctor en Filosofía, Visiting Fellow y Visiting Researcher en Harvard.

Sandra LeónSandra León. Profesora de Ciencias Políticas en la Universidad de York (Reino Unido) y responsable de la colección Zoom Político de la Fundación Alternativas.

Carlos MaravallCarlos Maravall. Doctor en Macroeconomía y Finanzas Internacionales por la Universidad de Nueva York. Ha trabajado como asesor en Presidencia del Gobierno en temas financieros.

Erika RodriguezErika Rodriguez Pinzón. Doctora en relaciones internacionales por la Universidad Autónoma de Madrid y coordinadora de América Latina en la Fundación Alternativas.

Ana Belén SánchezAna Belén Sánchez, coordinadora de Sostenibilidad y Medio Ambiente de la Fundación Alternativas.

Jose Luis EscarioJose Luis Escario. Licenciado en Derecho por la Universidad Autónoma de Madrid y Master de Derecho Internacional y Comunitario por la Universidad de Lovaina. Coordinador del Área Unión Europea de FA.

Kattya CascanteKattya Cascante coordina el área de Cooperación al Desarrollo del Observatorio de Política Exterior de la Fundación.

Enrique BustamanteEnrique Bustamante. Catedrático de Comunicación Audiovisual y Publicidad en la UCM. Es un experto de la economía y sociología de la televisión y de las industrias culturales en España.

Alfons MartinellAlfons Martinell. Director de la Cátedra Unesco en la Universidad de Girona y profesor titular en esa misma institución. Codirige el Laboratorio Iberoamericano de Investigación e Innovación en Cultura y Desarrollo.

Carles ManeraCarles Manera. Catedrático de Historia e Instituciones Económicas en la Universitat de les Illes Balears. Es Premio Catalunya de Economía (Societat Catalana d’Economia, 2003).

Stuart MedinaStuart Medina Miltimore. Economista y MBA por la Darden School de la Universidad de Virginia. Es presidente de la Red MMT y fundador de la consultora MetasBio.

Luis Fernando MedinaLuis Fernando Medina. Profesor de ciencia política en la Universidad Carlos III de Madrid. Es autor de 'A Unified Theory of Collective Action and Social Change' (University of Michigan Press) y de "El Fénix Rojo" (Editorial Catarata).

José María Pérez MedinaJosé María Pérez Medina. Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología y en Geografía e Historia por la Universidad Complutense de Madrid. Funcionario del Estado. Ha sido Asesor en el Gabinete del Presidente del Gobierno entre 2008 y 2011.

José Antonio NogueraJosé Antonio Noguera. Profesor Titular de Sociología en la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) y director del grupo de investigación GSADI (Grupo de Sociología Analítica y Diseño Institucional).

Antonio QueroAntonio Quero. Experto en instrumentos financieros de la Comisión Europea y coordinador de Factoría Democrática. Es autor de "La reforma progresista del sistema financiero" (Ed. Catarata).

Paloma Román MarugánPaloma Román Marugán. Profesora de Ciencia Política en la Universidad Complutense de Madrid. Autora y coordinadora de distintos libros, artículos en revistas especializadas, artículos divulgativos y artículos de prensa.

Jesús Prieto de PedroJesús Prieto de Pedro. Doctor en Derecho, Catedrático de Derecho Administrativo en la UNED y titular de la Cátedra Andrés Bello de Derechos Culturales.

Santiago Díaz de Sarralde MiguezSantiago Díaz de Sarralde Miguez. Profesor de la URJC y coordinador de Economía en OPEX de la Fundación Alternativas.

Javier ReyJavier Rey. Doctor en Medicina y Cirugía, especialista en Cardiología. Secretario de la Comisión Nacional de Reproducción Humana Asistida.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal