Nuevo presupuesto: un golpe al "valor añadido" de la UE

Por: | 10 de febrero de 2013

JOSÉ CANDELA

Ue_1

En tiempos de crisis es comprensible que el “valor añadido” de la Unión sea cada vez menor para algunos gobiernos nacionales que se impacientan ante la presión más nacionalista de su electorado. Esos gobiernos, encabezados por el británico, consiguieron este 8 de febrero que el acuerdo en el Consejo europeo consista en un recorte de más de 80.000 millones de euros en relación con la propuesta inicial de la Comisión europea (1,045 billones de euros, apenas el 1% de la riqueza de la Unión), juzgada por muchos como el mínimo suficiente para alcanzar los objetivos de la Unión en este decenio, definidos por la Estrategia Europa 2020.

Esta decisión decepcionante es la muestra de la corta visión de futuro de la actual generación de líderes políticos europeos en general y de la visión conservadora y euroescéptica de la salida de la crisis. Ha vencido una vez más, en el seno del Consejo europeo, la obsesión por el recorte, la misma que predomina aún en la mayoría de los gobiernos nacionales.

La comparación entre las dotaciones presupuestarias de cada política sectorial, propuestas por la Comisión y las decididas por el Consejo europeo, no compensa la decepción que produce el recorte del montante global sino que la aumenta.

Empezando por lo principal, la partida dedicada a la Estrategia Europa 2020, el Consejo europeo ha reducido la propuesta de la Comisión nada menos que en un 24 %. Además, si se compara la decisión del Consejo europeo con la última propuesta de Van Rompuy (noviembre 2012), esta, en teoría, prioridad de las prioridades de la Unión, es la más atacada por el recorte exigido por el Reino Unido y aliados: 14.000 millones menos. ¿Qué contiene esa estrategia, en pocos términos?: crecimiento, empleo, educación, investigación, protección del medio ambiente; todo lo que una visión conservadora de la Unión considera secundario, exceptuado el mercado único.

La política de cohesión (ayuda a las regiones menos ricas) sube un poco con respecto a la propuesta de noviembre 2012 pero baja un 4 % con respecto a la propuesta de la Comisión.

La política agraria disminuye también un 4 % respecto de la propuesta de la Comisión pero aumenta en comparación con la propuesta de Van Rompuy de noviembre 2012.

Finalmente, la política exterior de la Unión, incluida la cooperación al desarrollo, baja nada menos que un 20 % en relación con la propuesta inicial de la Comisión.

Así pues, tanto el fuerte recorte global como los recortes sectoriales que éste conlleva, muestran que la óptica del interés general de la Unión, la única que los ciudadanos comprenden, sobre todo los que más están sufriendo los efectos de la crisis económica, ha salido derrotada en esta Cumbre.  También el principio de solidaridad entre los Estados  ha dado paso al egoísmo nacional de los contribuyentes netos. De seguir así, los ciudadanos acabarán por ver inútil la propia subsistencia de una Unión, cuyo máxima autoridad política sigue sin dar señales de asumir la necesidad imperiosa de aplicar políticas de crecimiento y de creación de empleo sólidas desde el punto de vista financiero.

En vez de reducirlo, aumentar el techo de gasto de la Unión, que tiene además garantías de ser administrado y controlado equitativamente por parte de dos poderes independientes de los Estados (la Comisión y el Parlamento) es la única garantía de eficacia y, a la larga, de la misma subsistencia de la Unión.

Las consecuencias de esta decisión son, a corto plazo, una disminución de la contribución de la Unión a la salida de la crisis y a medio plazo una pérdida de la influencia de Europa en el mundo globalizado. Ambos efectos van en sentido opuesto al interés general de la Unión, que no es otro que la consecución, este decenio, de los nobles objetivos políticos ya previamente fijados.

Toca ahora, en particular, al Parlamento europeo aceptar o rechazar estos recortes y las primeras declaraciones de los líderes de los grupos políticos de la eurocámara anuncian el rechazo. Toca ahora, a la Comisión y a los gobiernos nacionales, imaginar no sólo cómo gastar mejor sino, previamente, cómo invertir ya hoy para crecer antes. De ahí surgen dos acciones realistas absolutamente necesarias a corto y a medio plazo: para atajar la salida de la crisis económica, la adopción de un plan de choque europeo contra el desempleo basado sustancialmente en inversiones públicas y para atajar la salida de la crisis social, la implantación de un salario mínimo europeo.

Son medidas como éstas y no tanto la solución ultra rápida de las crisis bancarias y los recortes presupuestarios impuestos bajo amenaza las que confieren a la Unión su auténtico “valor añadido”.

 

Hay 1 Comentarios

La UE debe dar señales de que le importan sus ciudadanos (y no solo el sector financiero) y el grado de democracia de sus países (nulo en algunos de ellos), consecuencia de su "visión conservadora"

Un saludo

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Alternativas

Sobre el blog

Crisis de la política, la economía, la sociedad y la cultura. Hacen falta alternativas de progreso para superarla. Desde el encuentro y la reflexión en España y en Europa. Para interpretar la realidad y transformarla. Ese es el objetivo de la Fundación Alternativas, desde su independencia, y de este blog que nace en su XV Aniversario.

Sobre los autores

Nicolás SartoriusNicolás Sartorius. Vicepresidente Ejecutivo de la Fundación Alternativas (FA), abogado y periodista, ha sido diputado al Congreso.

Carlos CarneroCarlos Carnero. Director Gerente de FA, ha sido Embajador de España en Misión Especial para Proyectos en el Marco de la Integración Europea y eurodiputado.

Vicente PalacioVicente Palacio. Director del Observatorio de Política Exterior de la Fundación Alternativas, Doctor en Filosofía, Visiting Fellow y Visiting Researcher en Harvard.

Sandra LeónSandra León. Profesora de Ciencias Políticas en la Universidad de York (Reino Unido) y responsable de la colección Zoom Político de la Fundación Alternativas.

Carlos MaravallCarlos Maravall. Doctor en Macroeconomía y Finanzas Internacionales por la Universidad de Nueva York. Ha trabajado como asesor en Presidencia del Gobierno en temas financieros.

Erika RodriguezErika Rodriguez Pinzón. Doctora en relaciones internacionales por la Universidad Autónoma de Madrid y coordinadora de América Latina en la Fundación Alternativas.

Ana Belén SánchezAna Belén Sánchez, coordinadora de Sostenibilidad y Medio Ambiente de la Fundación Alternativas.

Jose Luis EscarioJose Luis Escario. Licenciado en Derecho por la Universidad Autónoma de Madrid y Master de Derecho Internacional y Comunitario por la Universidad de Lovaina. Coordinador del Área Unión Europea de FA.

Kattya CascanteKattya Cascante coordina el área de Cooperación al Desarrollo del Observatorio de Política Exterior de la Fundación.

Enrique BustamanteEnrique Bustamante. Catedrático de Comunicación Audiovisual y Publicidad en la UCM. Es un experto de la economía y sociología de la televisión y de las industrias culturales en España.

Alfons MartinellAlfons Martinell. Director de la Cátedra Unesco en la Universidad de Girona y profesor titular en esa misma institución. Codirige el Laboratorio Iberoamericano de Investigación e Innovación en Cultura y Desarrollo.

Carles ManeraCarles Manera. Catedrático de Historia e Instituciones Económicas en la Universitat de les Illes Balears. Es Premio Catalunya de Economía (Societat Catalana d’Economia, 2003).

Stuart MedinaStuart Medina Miltimore. Economista y MBA por la Darden School de la Universidad de Virginia. Es presidente de la Red MMT y fundador de la consultora MetasBio.

Luis Fernando MedinaLuis Fernando Medina. Profesor de ciencia política en la Universidad Carlos III de Madrid. Es autor de 'A Unified Theory of Collective Action and Social Change' (University of Michigan Press) y de "El Fénix Rojo" (Editorial Catarata).

José María Pérez MedinaJosé María Pérez Medina. Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología y en Geografía e Historia por la Universidad Complutense de Madrid. Funcionario del Estado. Ha sido Asesor en el Gabinete del Presidente del Gobierno entre 2008 y 2011.

José Antonio NogueraJosé Antonio Noguera. Profesor Titular de Sociología en la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) y director del grupo de investigación GSADI (Grupo de Sociología Analítica y Diseño Institucional).

Antonio QueroAntonio Quero. Experto en instrumentos financieros de la Comisión Europea y coordinador de Factoría Democrática. Es autor de "La reforma progresista del sistema financiero" (Ed. Catarata).

Paloma Román MarugánPaloma Román Marugán. Profesora de Ciencia Política en la Universidad Complutense de Madrid. Autora y coordinadora de distintos libros, artículos en revistas especializadas, artículos divulgativos y artículos de prensa.

Jesús Prieto de PedroJesús Prieto de Pedro. Doctor en Derecho, Catedrático de Derecho Administrativo en la UNED y titular de la Cátedra Andrés Bello de Derechos Culturales.

Santiago Díaz de Sarralde MiguezSantiago Díaz de Sarralde Miguez. Profesor de la URJC y coordinador de Economía en OPEX de la Fundación Alternativas.

Javier ReyJavier Rey. Doctor en Medicina y Cirugía, especialista en Cardiología. Secretario de la Comisión Nacional de Reproducción Humana Asistida.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal