Revitalizar el "sueño democrático"

Por: | 24 de abril de 2013

 

JONÁS FERNÁNDEZ ÁLVAREZ. director del Servicio de Estudios de Solchaga Recio & Asociados

EFE

El reciente atentado terrorista en Boston ha vuelto a cuestionar el grado de seguridad de las sociedades libres. Este golpe se une a una ya larga lista de actos criminales que las democracias occidentales llevan sufriendo más intensamente desde hace algo más de una década. Este periodo coincide también con el inicio de un declive económico en Occidente. En 2001 estallaba la crisis de las puntocom que en Europa se vio agravada por los problemas en las economías centrales de la zona euro. Aquella crisis se superó pero parte de las soluciones a la misma, junto a otros motivos, acabaron por precipitar la Gran Recesión en la que nos encontramos. Podríamos convenir, pues, que las dos costas de Atlántico Norte acumulan ya una década con problemas crecientes de seguridad y crecimiento económico, que coincide con la emersión de nuevos agentes en la esfera internacional. Evidentemente, la multiplicación de los polos de poder tiene aspectos positivos pero plantea retos adicionales cuando no se comparten ni intereses, ni valores.

Mi generación, la nacida en los década de los setenta, adquirió cierta conciencia del mundo en que nos tocaba vivir en los últimos años de los ochenta y, especialmente, en los primeros noventa. La actualidad por aquel entonces tenía otro tono.

La caída del muro de Berlín suponía el fin de la división de Europa y de la guerra fría. En Oriente Medio los acuerdos de Oslo de 1993 daban una nueva esperanza, mientras que la infausta guerra entre Irak e Irán había acabado en 1988 y la guerra del Golfo apenas duró siete meses entre 1990 y 1991. En América Latina, también en esas fechas, las últimas dictaduras militares pasaron a la historia y en Sudáfrica en 1994 Nelson Mandela alcanzaba la presidencia del país y se daba fin al apartheid. Asimismo, tras la destrucción de la Unión Soviética, Rusia parecía encaminarse hacia una democracia y el resto de Estados que surgieron entre las antiguas repúblicas planeaban, supuestamente, tal camino. Al otro lado de Asia, China había despegado con una incipiente economía capitalista tras una década de reformas impulsadas por Deng Xiaoping. Ciertamente, la guerra de Yugoeslavia a principios de la década nos haría recordar los miedos a los enfrentamientos bélicos en Europa, pero todo acabó en los acuerdos de Dayton de 1995 tras la colaboración entre la ONU y la OTAN; si bien, años después la región sufrió la guerra de Kosovo.

Sin pretender repasar cada eventualidad de la década, es evidente que los noventa fueron un periodo cargado de optimismo que suponía el inicio de una etapa marcada por la democracia y la economía de mercado que pareciera no tendría fin. Si Marx había creído que el socialismo científico supondría el fin de la historia, en la década de los noventa del siglo pasado se vivió un cierto consenso que situaba tal escenario transcendente en el dúo democracia-mercado. No hacía falta que todos los países confirmaran tal credo, simplemente bastaba con reconocer la “flecha de la historia” que efectivamente parecía conducir a tan afortunado destino. Fukuyama reflejó el sentir de aquella época en su “Fin de la Historia” de 1992. Es cierto que desde la izquierda se combatió tal veredicto pero en el fondo todos compartíamos ese paradigma. Es más, la fortaleza de esa tesis ha sido tan indiscutida que aún hoy hay quien milita en ese optimista determinismo histórico, como evolución natural del mundo.

Ahora bien, desde entonces, la realidad no ha resultado ser tan halagüeña. En primer lugar, los problemas de seguridad así como la respuesta política a los mismos han venido a cuestionar en gran medida la superioridad moral de nuestras democracias. Obviamente las torturas no pueden sustentar ninguna política de seguridad, pero el manejo de la guerra de Irak ha venido a dilapidar gran parte del liderazgo de Occidente. Sin duda, la ausencia del apoyo de la ONU al inicio de la intervención armada supuso un serio problema político, pero la ausencia de armas de destrucción masiva y sobre todo las dificultades para viabilizar un nuevo sistema político en el país han supuesto un fracaso muy relevante.

Cabría preguntarse ahora si tras esa intervención estaríamos en condiciones de sostener una actuación de la OTAN como la realizada en Kosovo, sin respaldo previo del Consejo de Seguridad de la ONU. Libia y Siria son dos buenos ejemplos de que los países del Atlántico Norte hemos perdido una parte sustancial de legitimidad moral, en nuestras sociedades y en el mundo, y con ello la autonomía para impulsar intervenciones armadas; y la guerra de Irak no es neutra en este desenlace.

Y en segundo lugar, la situación económica de Estados Unidos y del conjunto de Europa está notablemente afectada. Ambas regiones transitan por graves crisis estructurales, mientras que a corto plazo los datos se reparten entre los modestos crecimientos en la costa Oeste del océano y la recesión en la Este. Así pues, el declive de Occidente es notorio y tiene algunos ingredientes que lo hacen estructural, especialmente a la luz del despegue de otros actores globales.

En términos económicos, la preocupación es relativa. Estados Unidos y Europa deberían terminar de superar esta crisis y dado que la economía es un juego de suma positiva, el crecimiento mundial deberá ser bueno para todos. Sin embargo, el poder político se parece más a un juego de suma cero y la transferencia del mismo, desde las democracias occidentales a otras latitudes, incorpora consideraciones adicionales. En términos generales el ideal político de los nuevos agentes globales no tiene correlación directa con la democracia. Y aunque no lo parezca, tampoco se observa en estos países un apego a los mercados abiertos, aunque sí al capitalismo. De este modo, en algunos casos, presentan modelos políticos cercanos a una democracia corporativa, en otros son sistemas autárquicos con cierta legitimidad electoral y en otros países directamente dictaduras. Y en economía, aun cuando todos son capitalistas, presentan una visión de la economía alejada de los mercados competitivos y abiertos.

Por lo tanto, la mayoría de estos emergentes polos de poder no asientan sus sistemas sociales sobre las bases de nuestra democracia. Pero además, aun cuando el ideal de libertad es universal, tales sistemas están logrando legitimarse por sus resultados económicos, generando nuevos referentes que invitan a la emulación en el resto mundo, justo cuando las democracias de Europa y Estados Unidos están atravesando problemas estructurales profundos. Pero si la distancia en valores es notable, el debate sobre intereses resulta muy dispar. Así pues, se adivina una etapa compleja marcada por una cierta decadencia, no sólo de Occidente, sino del paradigma democracia-mercado, que ha dejado de ser el único referente global.

España ya es plenamente contemporánea después de décadas, entonces sí, en la esquina de la Historia, y los retos globales son también los nuestros. Volviendo, pues, a la valoración generacional con que se iniciaba este artículo, esa cohorte de españoles que ya ha comenzado a superar la cuarentena se enfrenta a un mundo radicalmente distinto al que conoció en su juventud. Y en este mundo deberemos disputar la vigencia del “sueño democrático” que, aún con diferencias notables a ambos lados del océano Atlántico, sigue significando un paradigma histórico que de nuevo habrá de seducir a millones de ciudadanos más allá de nuestras fronteras.



Hay 3 Comentarios

Buenas tardes,

Army: comparto plenamente contigo la lucha contra los paraísos fiscales y los monopolios. Muchas gracias por tus propuestas.

Sil: en primer lugar, gracias por tu extenso comentario. Mi tesis viene a resumirse en que la década de los 90 estuvo marcada por la victoria de la democracia+economía de mercado en la guerra fría y la explosión de la globalización. Ambas realidades junto al fin del apartheid, el fin de Pinochet, negociaciones en Palestina+Israel, etc. parecían la puerta de un nuevo mundo en el que todos los países acabarían viviendo en democracia y liberad. Sin embargo, la década siguiente rompió tal paradigma. Puedes repasar las tasas de crecimiento de occidente en los 90 frente al crecimiento promedio de la primera década del siglo XXI y suma a eso la guerra contra el terrorismo con la emersión de China "al fondo". La decadencia de Occidente es evidente.

Y esta decadencia me preocupa, entre otras cosas, porque puede llevar a perder el atractivo global que tienen nuestras sociedades. Esta caída se acompaña con la creación de nuevos paradigmas globales donde la libertad, la democracia, la igualdad de oportunidades, etc. no importan nada.

Y dicho esto, difiero contigo en que todos los modelos políticos sen "válidos". En mi opinión, no. Y esto tampoco significa que crea que haya que imponer la democracia a "sangre y fuego". Por eso titulé el artículo como "Revitalizar el sueño democrático".
Y esta misión me parece central para nuestra generación si queremos que nuestros hijos crezcan en sociedades democráticas.

Un fuerte abrazo,
J.

Creo que lanza usted una hipótesis que no se sostiene. Si bien es cierto que la crisis de las puntocom se dió en 2001 al igual que los atentados de las Torres Gemelas, el resto de la primera década del nuevo siglo hasta el estallido de la crisis global en 2008, disfrutó de un periodo de bonanza económica desconocido hasta entonces en las democracias occidentales. En estos años, no fueron poco los conflictos que se desataron. Los atentados de Madrid y Londres también tuvieron lugar en ese periodo. Ello no implica que hubiera mas problemas de seguridad que en otros momentos de la historia, ni en la realidad, ni en cuanto a la percepción social.
Comparto generación con usted pero no visión. Alcancé la mayoría de edad vital y ciudadana con la Guerra de Kosovo y fue lo que realmente nos hizo notar, que estábamos en Europa y lo cerca que estaba la guerra, así como la necesidad de tomar parte en unos sucesos violentos. España perdió en nuestra generación, la primera de la democracia, el complejo de la guerra, algo que en Alemania por ejemplo no se ha superado. Aquí se entendió al fin que la linea entre buenos y malos en un conflicto bélico era difusa..
Los noventa vivieron el espejismo del “fin de la historia” con el fin de la Guerra Fría, pero esa primera generación democrática española se enfrentaba también a la primera crisis económica de envergadura después de los grandes acontecimientos de 1992. El alto desempleo juvenil ya era noticia en España en la segunda mitad de la década de los noventa.
La democracia como sistema, no tiene necesidad de una legitimación ni en cuanto a estado económico, ni en lo referente a sus actuaciones en política exterior, bélicas, diplomáticas o de cualquier otra índole, con lo que no cabe la posibilidad de deslegitimación. La realidad patente tras las intervenciones tanto en Iraq que usted menciona como en Afganistán, han demostrado que el sistema democrático tal y como se entiende en Europa o Estados Unidos, cuyas distintas formas institucionales lo hacen heterogéneo a su vez, no es exportable ni en cuanto a fondo ni en cuanto a forma. Parece que el modo de actuar de los llamados países occidentales es “legitimo” o no cuando lo apoya un ente regional internacional, en función del apoyo social que tengan esas actuaciones o si estas tienen lugar en países con recursos energéticos al margen de que sean considerados países pobres. La realidad es bastante más compleja. La legitimidad o no de la actuacion de Francia en Mali no se ha puesto en cuestión. ¿Por qué?
La globalización al menos en lo que a interconexión de los ciudadanos del mundo se refiere, deja clara la diversidad de culturas, religiones, sistemas políticos todo ello más o menos aceptable en función solo de las creencias de cada uno y del lugar geográfico en que resida.
Frondoso el jardín en el que se planta falta de seguridad tras el “acto terrorista” de dos ciudadanos que no forman parte de ninguna organización ni realizaron reivindicación alguna mas allá del daño causado, con la situación económica actual.
Hace escasos días un hombre disparaba en Italia contra varios policías con intención de matar a los políticos que le llevaron a la ruina económica y familiar pero ningún periodista o mandatario calificó este acto como “terrorista”.... Como poco, da que pensar.
Un saludo

Comprendo los sentimientos del autor, sin embargo la globalizacion tiene 2 puntos debiles criticos:
1)Paraisos Fiscales: Por muy competitivo que sea un pais siempre sera mejor tener el dinero en suiza o singapur.
2)Concentracion de la informacion: Las leyes de PI mas otros mecanismos concentran la informacion valiosa en manos de las elites, frenan el crecimiento y promueven la desigualdad (si el monopolio de las tablet siguiera en manos de apple, seguiriamos pagando 6 veces más que una tablet economica)

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Alternativas

Sobre el blog

Crisis de la política, la economía, la sociedad y la cultura. Hacen falta alternativas de progreso para superarla. Desde el encuentro y la reflexión en España y en Europa. Para interpretar la realidad y transformarla. Ese es el objetivo de la Fundación Alternativas, desde su independencia, y de este blog que nace en su XV Aniversario.

Sobre los autores

Nicolás SartoriusNicolás Sartorius. Vicepresidente Ejecutivo de la Fundación Alternativas (FA), abogado y periodista, ha sido diputado al Congreso.

Carlos CarneroCarlos Carnero. Director Gerente de FA, ha sido Embajador de España en Misión Especial para Proyectos en el Marco de la Integración Europea y eurodiputado.

Vicente PalacioVicente Palacio. Director del Observatorio de Política Exterior de la Fundación Alternativas, Doctor en Filosofía, Visiting Fellow y Visiting Researcher en Harvard.

Sandra LeónSandra León. Profesora de Ciencias Políticas en la Universidad de York (Reino Unido) y responsable de la colección Zoom Político de la Fundación Alternativas.

Carlos MaravallCarlos Maravall. Doctor en Macroeconomía y Finanzas Internacionales por la Universidad de Nueva York. Ha trabajado como asesor en Presidencia del Gobierno en temas financieros.

Erika RodriguezErika Rodriguez Pinzón. Doctora en relaciones internacionales por la Universidad Autónoma de Madrid y coordinadora de América Latina en la Fundación Alternativas.

Ana Belén SánchezAna Belén Sánchez, coordinadora de Sostenibilidad y Medio Ambiente de la Fundación Alternativas.

Jose Luis EscarioJose Luis Escario. Licenciado en Derecho por la Universidad Autónoma de Madrid y Master de Derecho Internacional y Comunitario por la Universidad de Lovaina. Coordinador del Área Unión Europea de FA.

Kattya CascanteKattya Cascante coordina el área de Cooperación al Desarrollo del Observatorio de Política Exterior de la Fundación.

Enrique BustamanteEnrique Bustamante. Catedrático de Comunicación Audiovisual y Publicidad en la UCM. Es un experto de la economía y sociología de la televisión y de las industrias culturales en España.

Alfons MartinellAlfons Martinell. Director de la Cátedra Unesco en la Universidad de Girona y profesor titular en esa misma institución. Codirige el Laboratorio Iberoamericano de Investigación e Innovación en Cultura y Desarrollo.

Carles ManeraCarles Manera. Catedrático de Historia e Instituciones Económicas en la Universitat de les Illes Balears. Es Premio Catalunya de Economía (Societat Catalana d’Economia, 2003).

Stuart MedinaStuart Medina Miltimore. Economista y MBA por la Darden School de la Universidad de Virginia. Es presidente de la Red MMT y fundador de la consultora MetasBio.

Luis Fernando MedinaLuis Fernando Medina. Profesor de ciencia política en la Universidad Carlos III de Madrid. Es autor de 'A Unified Theory of Collective Action and Social Change' (University of Michigan Press) y de "El Fénix Rojo" (Editorial Catarata).

José María Pérez MedinaJosé María Pérez Medina. Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología y en Geografía e Historia por la Universidad Complutense de Madrid. Funcionario del Estado. Ha sido Asesor en el Gabinete del Presidente del Gobierno entre 2008 y 2011.

José Antonio NogueraJosé Antonio Noguera. Profesor Titular de Sociología en la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) y director del grupo de investigación GSADI (Grupo de Sociología Analítica y Diseño Institucional).

Antonio QueroAntonio Quero. Experto en instrumentos financieros de la Comisión Europea y coordinador de Factoría Democrática. Es autor de "La reforma progresista del sistema financiero" (Ed. Catarata).

Paloma Román MarugánPaloma Román Marugán. Profesora de Ciencia Política en la Universidad Complutense de Madrid. Autora y coordinadora de distintos libros, artículos en revistas especializadas, artículos divulgativos y artículos de prensa.

Jesús Prieto de PedroJesús Prieto de Pedro. Doctor en Derecho, Catedrático de Derecho Administrativo en la UNED y titular de la Cátedra Andrés Bello de Derechos Culturales.

Santiago Díaz de Sarralde MiguezSantiago Díaz de Sarralde Miguez. Profesor de la URJC y coordinador de Economía en OPEX de la Fundación Alternativas.

Javier ReyJavier Rey. Doctor en Medicina y Cirugía, especialista en Cardiología. Secretario de la Comisión Nacional de Reproducción Humana Asistida.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal