El avispero sirio

Por: | 06 de septiembre de 2013

NICOLÁS SARTORIUS

1377881177_453246_1377881322_noticia_normal

    No es fácil decidir que es lo que hay que hacer, en este momento, en Siria. Es muy difícil porque la guerra en ese martirizado país dura más de dos años, con 100.000 muertos, varios millones de desplazados y la famosa "comunidad internacional" -¿quien será?- no ha hecho nada por evitarlo. Ahora, se plantea la disyuntiva de si lanzar una acción de castigo contra el régimen de Assad por cuanto éste habría utilizado armas químicas prohibidas, matando a más de 1.000 personas. Por pura lógica y mínima prudencia, se debería exigir, antes de nada, que se acreditase de forma fehaciente, en el Consejo de Seguridad de NN.UU y no en otra parte, que se han usado dichas armas y quien las ha utilizado, no vaya a ser que ocurra lo mismo que en Irak, con las inexistentes “armas de destrucción masiva” de Busch y compañía, con consecuencias nefastas. Ergo, habrá que esperar al informe de los inspectores de las NN.UU, salvo que aceptemos que cierto país o países puedan decidir, cuando quieran y como deseen, a quien hay que atacar y la forma y manera de hacerlo, lo que desestabilizaría toda la situación internacional, aún más de lo que ya está.
     En el supuesto de que se demostrase que Assad -lo más probable- o sus enemigos han utilizado gases letales contra la población, esa acción no debería quedar impune y las NN.UU no deberían solo condenarla sino tomar medidas serias para frenar a Assad y la guerra. El problema complicado, como siempre, es cómo hacerlo. Obama, creo que bastante arrastras, propone una acción quirúrgica de castigo, limitada en el tiempo y en su alcance, que no comprendería ni invadir Siria ni acabar con Assad. Acción a la que se sumaría Francia, Turquía y algunos más, y se opone la mayoría de los países del G-20, lo que dejaría en evidencia, una vez más, la división de los países de la UE. Y después del ataque ¿qué?. Porque cuando uno no tiene claros los objetivos de una guerra, o de un ataque, es que ya ha perdido la partida por mucha capacidad de sacudir que tenga. Después, la matanza y el éxodo continuarían con armas químicas o con otras igual de mortíferas. Porque esta contienda, en mi modesta opinión, no tiene solución militar. El conflicto sirio es el escenario actual de otros muchos conflictos: la lucha despiadada -véase Irak- entre sunitas y chiítas; la batalla por la hegemonía en el área entre Arabia Saudita, las monarquías del Golfo, Irán, Turquía, Siria, Hezbolá, Egipto, etc.; el eterno problema Israel/Palestina; el control del petróleo... Todas estas crisis, que se entrecruzan, no tienen una salida por medios militares que, de utilizarse, solo generarían un conflicto generalizado en toda la región con efectos pavorosos para las poblaciones afectadas, un recrudecimiento del terrorismo y consecuencias profundamente negativas para los europeos, de  seguridad y  económicas, pues no hay que olvidar nunca que todos esos países son nuestra frontera.
     No hay otra salida, como han declarado el presidente del Consejo Europeo Van Rompuy y el Secretario general de la ONU que la política y toda salida política supone, a fin de cuentas, dialogar y negociar con las partes implicadas. La guerra de Siria no tiene solución sin contar con Rusia y con Irán. Sería conveniente que USA -e Israel- comprendieran que el problema sirio hay que negociarlo con Rusia e Irán, por muy complicado que esto sea. Entender que el cambio en el gobierno iraní, después de las últimas elecciones, abre nuevas posibilidades que sería conveniente explorar. Unos cuantos pepinazos para salvar la cara, desde barcos o aviones, contra objetivos sirios, con sus probables daños colaterales y que serán interpretados que van dirigidos, también, contra Irán y otros, no resuelve nada. Habría que forzar, por el contrario, una conferencia de paz que de un giro a la política en la zona: de las armas, que no arreglan nada, a una ayuda masiva para el desarrollo de esos países y eso solo se puede hacer si se ponen de acuerdo EE.UU/UE/Rusia/China, que “ convenzan” a los países claves de la zona a negociar y caminar por un camino de sensatez que les permita salir del actual callejón sin salida.

Hay 6 Comentarios

Siria no es mas que un paso en la estrategia de control de toda la zona. Después de Siria ira otro y otro,,,,,a medida que vayan creando las condiciones para la intervención.

Que difícil lo tienen los periodistas para intentar decir algo y terminar no diciendo nada. El país influyente de la zona se llama Israel, no porque sean mas inteligente o guapos, sino porque tienen el apoyo incondicional de la maquina de guerra mas poderosa del mundo. Pueden bombardear, matar, encarcelar, torturar, robar tierras, encerrar a los palestinos en autentico campo de concentración, pasarse por el arco del triunfo las resoluciones de la ONU, etc...No se puede alcanzar la paz a través de la imposición de sus condiciones draconianas y del robo de territorios y de la riqueza petrolífera de la zona.

OBAMA, RETURN NOBEL PEACE PRIZE!
.
…”¡Obama, devuelve el premio Nobel de la Paz!”, es lo que estos días le están pidiendo, indignados, la mayoría de los ciudadanos norteamericanos a su presidente demócrata, Barack Obama, ante la insistencia de éste de atacar militarmente Siria. Y no les falta razón. Ya que Obama llegó al poder en EEUU, aprovechándose de los errores de Bush y de su guerra contra Irak. Una guerra en la que murió mucha gente inocente y en donde nunca se encontraron las armas de destrucción masiva que lo habían justificado todo.
.
…Obama se presentó entonces como la antítesis de Bush, como el supuesto adalid de la paz mundial, como el defensor de los Derechos Humanos, como el inminente protector de la capa de Ozono, el valedor de la igualdad racial en EEUU y de los derechos de la comunidad latina, etc… Nada de esto ha cumplido. Pero lo que no puede permitir el ciudadano norteamericano es que su presidente traicione de nuevo la sensibilidad de un país con secuelas del pasado, defendiendo una nueva guerra injusta. Como todas las guerras.
.
…Y el señor Obama está siguiendo por el mismo camino que siguió el pistolero George W. Bush en 2003. 1º) Trata de manipular al Congreso norteamericano llamando a su proyecto militar: “intervención militar limitada” en Siria y usando las palabras “prevenir” y “disuadir”, como si eso no ocasionara muertes; 2º) Intenta desacreditar a los organismos internacionales cuando éstos no le dan la razón: “Si utilizamos el Consejo de Seguridad de la ONU como una barrera, entonces la gente se convertirá en escéptica del sistema y dejará de creer”, ha afirmado recientemente, ante el muy posible veto de Rusia y China a la intervención militar; 3º) Está adoptando la misma actitud mesiánica de Bush: “Fui elegido para poner fin a las guerras, no para comenzarlas, pero el mundo no puede permanecer con los brazos cruzados”, ha afirmado estos días.
.
…Por último, el señor Obama trata de engañar a la Comunidad Internacional difundiendo imágenes de población civil gaseada en Siria, cuya autoría podría provenir de los propios opositores al régimen de Bashar Al Assad, a fin de forzar la propia intervención internacional y la caída del gobierno sirio.
.
…En definitiva, el gobierno demócrata estadounidense no es ese jardín florido que nos regalaba los oídos hace unos años y, más bien, sigue llevando en las venas el aire imperialista y destructor de sus predecesores. Que tenga que ser Vladimir Putin quien pida calma y diálogo para resolver el problema sirio –y no este premio nobel de pacotilla- ya manda güevos, como diría aquel.

Justamente si hay un Pais en el M.Oriente (vea Turquia, Jordania, A, Saudita, etc) que no ha pronunciado publicamente ninguna posicion sobre si Assad tiene que seguir o no, ese Pais es Israel.

-Israel- aparece de pronto para tranquilizar a pseudos pacifistas, compañeros de ruta y otros, con repecto a las verdaderas intenciones del autor.

Porque aparece "Israel" de pronto?

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Alternativas

Sobre el blog

Crisis de la política, la economía, la sociedad y la cultura. Hacen falta alternativas de progreso para superarla. Desde el encuentro y la reflexión en España y en Europa. Para interpretar la realidad y transformarla. Ese es el objetivo de la Fundación Alternativas, desde su independencia, y de este blog que nace en su XV Aniversario.

Sobre los autores

Nicolás SartoriusNicolás Sartorius. Vicepresidente Ejecutivo de la Fundación Alternativas (FA), abogado y periodista, ha sido diputado al Congreso.

Carlos CarneroCarlos Carnero. Director Gerente de FA, ha sido Embajador de España en Misión Especial para Proyectos en el Marco de la Integración Europea y eurodiputado.

Vicente PalacioVicente Palacio. Director del Observatorio de Política Exterior de la Fundación Alternativas, Doctor en Filosofía, Visiting Fellow y Visiting Researcher en Harvard.

Sandra LeónSandra León. Profesora de Ciencias Políticas en la Universidad de York (Reino Unido) y responsable de la colección Zoom Político de la Fundación Alternativas.

Carlos MaravallCarlos Maravall. Doctor en Macroeconomía y Finanzas Internacionales por la Universidad de Nueva York. Ha trabajado como asesor en Presidencia del Gobierno en temas financieros.

Erika RodriguezErika Rodriguez Pinzón. Doctora en relaciones internacionales por la Universidad Autónoma de Madrid y coordinadora de América Latina en la Fundación Alternativas.

Ana Belén SánchezAna Belén Sánchez, coordinadora de Sostenibilidad y Medio Ambiente de la Fundación Alternativas.

Jose Luis EscarioJose Luis Escario. Licenciado en Derecho por la Universidad Autónoma de Madrid y Master de Derecho Internacional y Comunitario por la Universidad de Lovaina. Coordinador del Área Unión Europea de FA.

Kattya CascanteKattya Cascante coordina el área de Cooperación al Desarrollo del Observatorio de Política Exterior de la Fundación.

Enrique BustamanteEnrique Bustamante. Catedrático de Comunicación Audiovisual y Publicidad en la UCM. Es un experto de la economía y sociología de la televisión y de las industrias culturales en España.

Alfons MartinellAlfons Martinell. Director de la Cátedra Unesco en la Universidad de Girona y profesor titular en esa misma institución. Codirige el Laboratorio Iberoamericano de Investigación e Innovación en Cultura y Desarrollo.

Carles ManeraCarles Manera. Catedrático de Historia e Instituciones Económicas en la Universitat de les Illes Balears. Es Premio Catalunya de Economía (Societat Catalana d’Economia, 2003).

Stuart MedinaStuart Medina Miltimore. Economista y MBA por la Darden School de la Universidad de Virginia. Es presidente de la Red MMT y fundador de la consultora MetasBio.

Luis Fernando MedinaLuis Fernando Medina. Profesor de ciencia política en la Universidad Carlos III de Madrid. Es autor de 'A Unified Theory of Collective Action and Social Change' (University of Michigan Press) y de "El Fénix Rojo" (Editorial Catarata).

José María Pérez MedinaJosé María Pérez Medina. Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología y en Geografía e Historia por la Universidad Complutense de Madrid. Funcionario del Estado. Ha sido Asesor en el Gabinete del Presidente del Gobierno entre 2008 y 2011.

José Antonio NogueraJosé Antonio Noguera. Profesor Titular de Sociología en la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) y director del grupo de investigación GSADI (Grupo de Sociología Analítica y Diseño Institucional).

Antonio QueroAntonio Quero. Experto en instrumentos financieros de la Comisión Europea y coordinador de Factoría Democrática. Es autor de "La reforma progresista del sistema financiero" (Ed. Catarata).

Paloma Román MarugánPaloma Román Marugán. Profesora de Ciencia Política en la Universidad Complutense de Madrid. Autora y coordinadora de distintos libros, artículos en revistas especializadas, artículos divulgativos y artículos de prensa.

Jesús Prieto de PedroJesús Prieto de Pedro. Doctor en Derecho, Catedrático de Derecho Administrativo en la UNED y titular de la Cátedra Andrés Bello de Derechos Culturales.

Santiago Díaz de Sarralde MiguezSantiago Díaz de Sarralde Miguez. Profesor de la URJC y coordinador de Economía en OPEX de la Fundación Alternativas.

Javier ReyJavier Rey. Doctor en Medicina y Cirugía, especialista en Cardiología. Secretario de la Comisión Nacional de Reproducción Humana Asistida.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal