La autodeterminación y la economía

Por: | 06 de noviembre de 2013

ÁLVARO DE PAZ

1355413727_458842_1355414758_noticia_normal

Menos de un año resta para que se celebre el referéndum que decidirá si Escocia debe ser un país independiente. El 18 de septiembre de 2014 es la fecha elegida por las autoridades británicas para la consulta popular. Los últimos sondeos alejan la posibilidad de que triunfe el ‘sí’. Los partidarios de la permanencia dentro del Reino Unido superan en unos 20 puntos a quienes desean la escisión. Crece el voto contrario a la separación en el norte de la isla de Gran Bretaña. Y lo hace alejándose del sentimiento, de la identidad. La cuestión económica determina la decisión de los escoceses en esta cuenta atrás.

En Cataluña el proceso que busca una consulta similar a la británica sigue su curso. La reciente Diada volvió a convertirse en una jornada reivindicativa en la que miles de manifestantes reclamaron la independencia. Pese al éxito de participación en los dos últimos 11 de septiembre, la sociedad catalana considera la relación entre Cataluña y España sólo como su cuarto problema principal. Un exiguo 10,2% de catalanes creen que el encaje dentro del actual estado es la mayor dificultad que afrontan, según el último barómetro del Centre d'Estudis d'Opinió (CEO). Por delante de esta cuestión se encuentran el paro y la precariedad laboral, el funcionamiento de la economía y la insatisfacción política.

Ambos procesos tienen en la economía un factor decisivo. En Escocia la independencia pierde partidarios por la preocupación que genera un futuro lejos del abrigo de Londres. Cataluña sin embargo, encuentra en la misma cuestión un punto de encuentro donde confluye mayoritariamente su sociedad: antes que la separación, la mejora económica. La idea del pacto fiscal sí cala entre los catalanes. Según el CEO, tres de cada cuatro desean que la administración autonómica recaude y distribuya los impuestos que pagan ciudadanos y empresas establecidos en el Principado.

Tanto Escocia como Cataluña comparten argumentos históricos, culturales y de identidad pero divergen en dos cuestiones fundamentales: la previsión de una consulta ciudadana y el enfoque económico. Respecto a la segunda, existen diferencias de origen (Cataluña es uno de los motores de España; Escocia no es una región británica especialmente rica) y de destino. Mientras que los escoceses recelan de la ruptura por las dificultades que le auguran a un futuro en solitario, los catalanes apoyan una reforma tributaria que les asemeje a vascos y navarros.

La sociedad del Principado desea que se reformule su relación fiscal con el resto del Estado, lo que ahondaría en un desequilibrio ya existente dentro del modelo autonómico actual. Los catalanes perciben que la economía propia marcha peor que la del Estado, pero que su situación política es mejor. En la última oleada del CEO, más del 85% de los encuestados consideraba mala o muy mala la situación de la economía de España, porcentaje que se incrementaba hasta casi el 88% con Cataluña. Respecto al contexto político, un 95% afirmaba tener una opinión mala o muy mala de la situación estatal, guarismo que disminuía hasta el 72% cuando se les preguntaba por su realidad más próxima.

Fracción similar de escoceses y catalanes, por debajo del 50%, desean la independencia. La supervivencia de los dos territorios, siempre que se escindieran, marca el futuro en ambos procesos. La cuestión económica es decisiva: para Escocia parece un freno, para Cataluña un acelerador. Poseer una hacienda propia reforzada es el aspecto que más consenso genera entre los catalanes, aunque el modelo territorial y la identidad sean los temas que encienden el debate público en una y otra orilla del Ebro. Por su parte, Reino Unido ha señalado a Escocia la dificultad de emprender el camino en solitario. Financiación más cara, carencia de divisa, riesgo bancario y salida de la Unión Europea serían contrapartidas que acarrearía la separación. Escenario similar afrontaría una Cataluña independiente.

Ambas demarcaciones no sólo quedarían fuera del resto de su estructura estatal actual; también lo harían de la comunitaria y su libre mercado. La situación de la economía catalana, preocupación decisiva para su opinión pública, encontraría más obstáculos para prosperar lejos del marco de Europa. La negociación de un nuevo encaje que actualice la relación territorial y fiscal con España podría responder a la demanda que la clase dirigente recibe de su ciudadanía.

La economía, ligada con la riqueza y el bienestar social, es la pieza imprescindible en los dos procesos y el factor que determinará tanto su éxito como su futuro. Fuera del continente, Escocia y Cataluña perderían capacidad exportadora y comercial. Los dos nuevos países se toparían con un mercado interior pequeño y menos atractivo para la inversión foránea. El coste de ambos proyectos también se mide en euros. La secesión de ambas regiones quedaría marcada, en un primer estadio, por el restablecimiento de aranceles y el aislamiento.

Hay 0 Comentarios

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Alternativas

Sobre el blog

Crisis de la política, la economía, la sociedad y la cultura. Hacen falta alternativas de progreso para superarla. Desde el encuentro y la reflexión en España y en Europa. Para interpretar la realidad y transformarla. Ese es el objetivo de la Fundación Alternativas, desde su independencia, y de este blog que nace en su XV Aniversario.

Sobre los autores

Nicolás SartoriusNicolás Sartorius. Vicepresidente Ejecutivo de la Fundación Alternativas (FA), abogado y periodista, ha sido diputado al Congreso.

Carlos CarneroCarlos Carnero. Director Gerente de FA, ha sido Embajador de España en Misión Especial para Proyectos en el Marco de la Integración Europea y eurodiputado.

Vicente PalacioVicente Palacio. Director del Observatorio de Política Exterior de la Fundación Alternativas, Doctor en Filosofía, Visiting Fellow y Visiting Researcher en Harvard.

Sandra LeónSandra León. Profesora de Ciencias Políticas en la Universidad de York (Reino Unido) y responsable de la colección Zoom Político de la Fundación Alternativas.

Carlos MaravallCarlos Maravall. Doctor en Macroeconomía y Finanzas Internacionales por la Universidad de Nueva York. Ha trabajado como asesor en Presidencia del Gobierno en temas financieros.

Erika RodriguezErika Rodriguez Pinzón. Doctora en relaciones internacionales por la Universidad Autónoma de Madrid y coordinadora de América Latina en la Fundación Alternativas.

Ana Belén SánchezAna Belén Sánchez, coordinadora de Sostenibilidad y Medio Ambiente de la Fundación Alternativas.

Jose Luis EscarioJose Luis Escario. Licenciado en Derecho por la Universidad Autónoma de Madrid y Master de Derecho Internacional y Comunitario por la Universidad de Lovaina. Coordinador del Área Unión Europea de FA.

Kattya CascanteKattya Cascante coordina el área de Cooperación al Desarrollo del Observatorio de Política Exterior de la Fundación.

Enrique BustamanteEnrique Bustamante. Catedrático de Comunicación Audiovisual y Publicidad en la UCM. Es un experto de la economía y sociología de la televisión y de las industrias culturales en España.

Alfons MartinellAlfons Martinell. Director de la Cátedra Unesco en la Universidad de Girona y profesor titular en esa misma institución. Codirige el Laboratorio Iberoamericano de Investigación e Innovación en Cultura y Desarrollo.

Carles ManeraCarles Manera. Catedrático de Historia e Instituciones Económicas en la Universitat de les Illes Balears. Es Premio Catalunya de Economía (Societat Catalana d’Economia, 2003).

Stuart MedinaStuart Medina Miltimore. Economista y MBA por la Darden School de la Universidad de Virginia. Es presidente de la Red MMT y fundador de la consultora MetasBio.

Luis Fernando MedinaLuis Fernando Medina. Profesor de ciencia política en la Universidad Carlos III de Madrid. Es autor de 'A Unified Theory of Collective Action and Social Change' (University of Michigan Press) y de "El Fénix Rojo" (Editorial Catarata).

José María Pérez MedinaJosé María Pérez Medina. Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología y en Geografía e Historia por la Universidad Complutense de Madrid. Funcionario del Estado. Ha sido Asesor en el Gabinete del Presidente del Gobierno entre 2008 y 2011.

José Antonio NogueraJosé Antonio Noguera. Profesor Titular de Sociología en la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) y director del grupo de investigación GSADI (Grupo de Sociología Analítica y Diseño Institucional).

Antonio QueroAntonio Quero. Experto en instrumentos financieros de la Comisión Europea y coordinador de Factoría Democrática. Es autor de "La reforma progresista del sistema financiero" (Ed. Catarata).

Paloma Román MarugánPaloma Román Marugán. Profesora de Ciencia Política en la Universidad Complutense de Madrid. Autora y coordinadora de distintos libros, artículos en revistas especializadas, artículos divulgativos y artículos de prensa.

Jesús Prieto de PedroJesús Prieto de Pedro. Doctor en Derecho, Catedrático de Derecho Administrativo en la UNED y titular de la Cátedra Andrés Bello de Derechos Culturales.

Santiago Díaz de Sarralde MiguezSantiago Díaz de Sarralde Miguez. Profesor de la URJC y coordinador de Economía en OPEX de la Fundación Alternativas.

Javier ReyJavier Rey. Doctor en Medicina y Cirugía, especialista en Cardiología. Secretario de la Comisión Nacional de Reproducción Humana Asistida.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal