Más cultura para salir de la crisis

Por: | 11 de febrero de 2014

FERNANDO RUEDA

1342119758_578457_1342119903_noticia_normal

Demostrar que el sector cultural tiene una gran capacidad de  generación de riqueza, crecimiento y empleo ha sido una de las preocupaciones de no pocos analistas investigadores y otros agentes durante las últimas décadas. Desde distintos enfoques, partiendo de muy diferentes premisas sobre qué sectores productivos forman parte de eso que llamamos industrias culturales y creativas,  la lista se amplia o se reduce en función de corrientes de opinión o intereses concretos.

Las opciones son amplias: desde aquellas que incluyen solo a las industrias clásicas (cine, música y libro),  a otras que añaden las de contenidos y  entretenimiento,  de comunicación, o todas las relacionadas con la propiedad intelectual,  u otros sectores anejos, culturales o creativos, como el turismo cultural, el diseño, la publicidad o la arquitectura. O incluso aquellas que no son puramente industrias en tanto que productoras de bienes de consumo en serie, como los museos, el patrimonio, las artes escénicas, o las artes visuales.

Desde cualquiera de estos enfoques, se han generado en los últimos años datos interesantes sobre el aporte de la cultura a la economía, como su peso relativo en el PIB, el volumen y perfil del empleo cultural, el peso de las exportaciones, o los niveles de consumo cultural, etc. Entre los factores que influyen positivamente, consideramos  que las industrias culturales y creativas tienen generalmente altas tasas de retorno de inversión, altos niveles de competitividad en comparación con otros sectores, y un capital humano más cualificado.

Además, para abordar las bondades de la cultura se añaden - y se mezclan- argumentos relativos a su capacidad para generar cohesión social, riqueza patrimonial, valores, símbolos e identidades, capacidad crítica o desarrollo de la libertad personal y colectiva. Y con todo ello, el  debate genera algunas controversias en cuanto a las políticas que a partir de esos argumentos se deben poner en práctica.

No debemos olvidar, en cualquier caso que el sujeto de las políticas relacionadas con la cultura,  no es la industria cultural en sí,  o los creadores, productores, editores u otros intermediarios, sino, como en el resto de políticas públicas, el centro de las mismas no es otro que el ciudadano. El apoyo al sector cultural y creativo en este sentido debe ser un  medio instrumental.

En la cultura hoy se está dando una crisis en tres dimensiones (económica, estructural, e ideológica):  En medio de la actual crisis económica en España, que ha penalizado el consumo cultural  y  ha desmantelado el sistema de apoyos públicos a la cultura que venían funcionando hasta ahora, hay que sumar una crisis estructural más de fondo,  debido a la revolución tecnológica y digital que está transformando los hábitos de consumo y ha puesto en cuestión no pocos modelos de negocio de la era analógica.  Y en el fondo se trata también de una crisis de ideas y valores, en la que se cuestiona el papel del Estado y de la esfera pública en los asuntos culturales, en los que ganan terreno aquellas propuestas políticas que priman las leyes de mercado y la desaparición de los servicios públicos no esenciales, entre los que figuran muchos de los servicios culturales.

El peso de los intereses de esta economía ha llegado a tener tanta influencia en decisiones de Gobierno que cada día nos encontramos con decisiones que sitúan a la cultura únicamente como parte del negocio del entretenimiento, tanto en su faceta pública (y en el castigo consiguiente a usuarios y empresas como subidas de impuestos y recortes en los apoyos), como en su defensa de los sectores tradicionales y más reacios a los cambios.

Pero el sector cultural en tanto que sector productivo es, por muchos motivos, una interesante apuesta para un nuevo modelo que ayude a consolidar un sistema económico más fuerte y sostenible. Si bien no hay soluciones a corto plazo,  si es primordial revertir las medidas cortoplacistas que se han tomado en los últimos tiempos.

Entre otras posibles  soluciones,  se puede apostar por el desarrollo de una verdadera política industrial para la cultura, por generar políticas culturales redistributivas, por invertir en innovación social y cultural y por impulsar lo más posible el acceso al entrono digital…

En primer lugar se trataría de llevar a cabo una reforma fiscal para el sector: España es el país de la Eurozona con el IVA cultural más alto. Frente a una media del 8%, nuestros productos soportan un IVA del 21%. Los recortes en los presupuestos del Estado y de las administraciones autonómicas y locales han sufrido drásticos ajustes en los últimos años, en algunos casos hasta el 80% y muchas partidas prácticamente han desaparecido.

En segundo lugar se debe llevar a cabo una actualización en toda regla del marco legislativo que tenga en cuenta la actual revolución digital. A causa de la irrupción de lo digital, los derechos de autor y de propiedad intelectual han sufrido un gran desajuste. Aparecen a la vez, nuevos modelos como la gestión colectiva de derechos de autoría que buscan mayores equilibrios entre el derecho de autor y la necesidad de la sociedad de acceder a la información, el conocimiento y la cultura; o cuestiones como el papel de los productores de contenidos y los proveedores de telecomunicaciones en el entorno digital o la distribución de ingresos por propiedad intelectual entre el creador, el productor, el consumidor y el distribuidor. Se hace imprescindible una adecuación y actualización de políticas y leyes de modo que nuestras industrias sean más competitivas y el capital humano en cultura sea una inversión fundamental.

En cuanto a la financiación, dado que el sistema de subvenciones toca a su fin y no ha sido sustituido por un modelo alternativo, hace falta un nuevo marco político que ofrezca el debido reconocimiento social a creadores y empresas,  un cambio en la cultura organizativa de las instituciones culturales públicas para una más eficaz búsqueda de financiación privada o el control, la transparencia y la responsabilidad de las entidades involucradas en el mecenazgo. También focalizar en el apoyo al acceso a la cultura por parte del ciudadano.

Por último,  convendría apoyar mejor la competitividad de la cultura española en un mercado global. Los nuevos mercados que se mueven por este nuevo entorno digital, se ven afectados por diversos factores entre los que destacan las condiciones de acceso y la persistente brecha digital, la concentración de las redes de distribución de contenidos culturales, los desequilibrios regionales internos y la ausencia de políticas públicas claras. En el mercado mundial de las industrias culturales, la Unión Europea figura como primer exportador y primer importador de contenidos culturales. Sin embargo, el peso de España dentro de la UE, es muy inferior al de su potencial económico o el de su población. El español, lengua materna de uno de cada 15 habitantes del planeta  y los crecientes niveles de formación y educación de su población, sobre todo en América Latina y en el mundo hispano de Estados Unidos, abren una gran oportunidad para el sector cultural de España.

Artículo publicado en The Economy Journal

Hay 4 Comentarios

Cultura, cultura, lo que hace falta es mas trabajo y mas dinero para los trabajadores.. Y AQUI OS PRESENTO UNA OPORTUNIDAD ÚNICA.

BIG IDEA MASTERMIND LATINO ESTA CAMBIANDO LA VIDA A MUCHAS PERSONAS HISPANOHABLANTES, SI TU QUIERES, PUEDES! SALIR DE LA CRISIS YA ES UNA REALIDAD GRACIAS A BIG IDEA MASTERMIND Y SU EXCELENTE GRUPO DE TRABAJO.

MIRA ESTE VIDEO PARA CONOCER 40 TESTIMONIOS DE MUCHOS DE MIS SOCIOS.

http://bimlatino.com/Francis29/videos/v12-testimonios-bimlat.html

A mi entender, existe un amplio mercado cultural, y lo único que se necesita es ir con cuidado, porque como ocurre siempre, la amplitud degera, y en la actualidad hay muchas cosas que no valen tanto como quieren vendernos, otros, como los "bienes de consumo", apenas da para consumir porque, en muchos casos, es prohibitivo para la gente con escaso recurso.
http://goo.gl/ssxrWQ

Apuesto por este mundo cultural,por su eficaz inversión y lo mucho que aporta a la formación cultural e intelectual de la persona.organicemolo bien entre todos,facilitemos su expansión,hagamoslo viable via alivio de presión fiscal_via Iva_,apoyemos su expansión en países emergentes y menos desarrollados. por países en via de desarrollo ,hagamoslo con buenos profesionales que tengan vocación,todos saldremos ganado.
Apertas agarimosas
http://intentadolo.blogspot.com.es/2014/02/el-sacerdote-jose-maria-fabro.html

Yo no sé si más cultura hace falta, o lo que hace falta es más factor de convivencia entre todos. Las desigualdades empiezan y acaban con la sociedad en la que vivimos.
En fin, menos mal que siempre podemos sacar ratitos de ocio para sorprender a tu pareja...
http://sorprendeatupareja.es/store/index.php?id_product=908&controller=product&id_lang=1

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Alternativas

Sobre el blog

Crisis de la política, la economía, la sociedad y la cultura. Hacen falta alternativas de progreso para superarla. Desde el encuentro y la reflexión en España y en Europa. Para interpretar la realidad y transformarla. Ese es el objetivo de la Fundación Alternativas, desde su independencia, y de este blog que nace en su XV Aniversario.

Sobre los autores

Nicolás SartoriusNicolás Sartorius. Vicepresidente Ejecutivo de la Fundación Alternativas (FA), abogado y periodista, ha sido diputado al Congreso.

Carlos CarneroCarlos Carnero. Director Gerente de FA, ha sido Embajador de España en Misión Especial para Proyectos en el Marco de la Integración Europea y eurodiputado.

Vicente PalacioVicente Palacio. Director del Observatorio de Política Exterior de la Fundación Alternativas, Doctor en Filosofía, Visiting Fellow y Visiting Researcher en Harvard.

Sandra LeónSandra León. Profesora de Ciencias Políticas en la Universidad de York (Reino Unido) y responsable de la colección Zoom Político de la Fundación Alternativas.

Carlos MaravallCarlos Maravall. Doctor en Macroeconomía y Finanzas Internacionales por la Universidad de Nueva York. Ha trabajado como asesor en Presidencia del Gobierno en temas financieros.

Erika RodriguezErika Rodriguez Pinzón. Doctora en relaciones internacionales por la Universidad Autónoma de Madrid y coordinadora de América Latina en la Fundación Alternativas.

Ana Belén SánchezAna Belén Sánchez, coordinadora de Sostenibilidad y Medio Ambiente de la Fundación Alternativas.

Jose Luis EscarioJose Luis Escario. Licenciado en Derecho por la Universidad Autónoma de Madrid y Master de Derecho Internacional y Comunitario por la Universidad de Lovaina. Coordinador del Área Unión Europea de FA.

Kattya CascanteKattya Cascante coordina el área de Cooperación al Desarrollo del Observatorio de Política Exterior de la Fundación.

Enrique BustamanteEnrique Bustamante. Catedrático de Comunicación Audiovisual y Publicidad en la UCM. Es un experto de la economía y sociología de la televisión y de las industrias culturales en España.

Alfons MartinellAlfons Martinell. Director de la Cátedra Unesco en la Universidad de Girona y profesor titular en esa misma institución. Codirige el Laboratorio Iberoamericano de Investigación e Innovación en Cultura y Desarrollo.

Carles ManeraCarles Manera. Catedrático de Historia e Instituciones Económicas en la Universitat de les Illes Balears. Es Premio Catalunya de Economía (Societat Catalana d’Economia, 2003).

Stuart MedinaStuart Medina Miltimore. Economista y MBA por la Darden School de la Universidad de Virginia. Es presidente de la Red MMT y fundador de la consultora MetasBio.

Luis Fernando MedinaLuis Fernando Medina. Profesor de ciencia política en la Universidad Carlos III de Madrid. Es autor de 'A Unified Theory of Collective Action and Social Change' (University of Michigan Press) y de "El Fénix Rojo" (Editorial Catarata).

José María Pérez MedinaJosé María Pérez Medina. Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología y en Geografía e Historia por la Universidad Complutense de Madrid. Funcionario del Estado. Ha sido Asesor en el Gabinete del Presidente del Gobierno entre 2008 y 2011.

José Antonio NogueraJosé Antonio Noguera. Profesor Titular de Sociología en la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) y director del grupo de investigación GSADI (Grupo de Sociología Analítica y Diseño Institucional).

Antonio QueroAntonio Quero. Experto en instrumentos financieros de la Comisión Europea y coordinador de Factoría Democrática. Es autor de "La reforma progresista del sistema financiero" (Ed. Catarata).

Paloma Román MarugánPaloma Román Marugán. Profesora de Ciencia Política en la Universidad Complutense de Madrid. Autora y coordinadora de distintos libros, artículos en revistas especializadas, artículos divulgativos y artículos de prensa.

Jesús Prieto de PedroJesús Prieto de Pedro. Doctor en Derecho, Catedrático de Derecho Administrativo en la UNED y titular de la Cátedra Andrés Bello de Derechos Culturales.

Santiago Díaz de Sarralde MiguezSantiago Díaz de Sarralde Miguez. Profesor de la URJC y coordinador de Economía en OPEX de la Fundación Alternativas.

Javier ReyJavier Rey. Doctor en Medicina y Cirugía, especialista en Cardiología. Secretario de la Comisión Nacional de Reproducción Humana Asistida.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal