Europa, en la redistribución cultural del poder

Por: | 07 de abril de 2014

UnknownESTEFANÍA DE LA TORRIENTE / MIGUEL SÁNCHEZ

No deja de sorprender la brecha entre el discurso político y la acción política. En el caso de Europa, esta brecha la está desangrando. El pasado 3 de marzo, en un discurso en Berlín, afirmaba Durao Barroso que “una cosa es hablar de cultura en Europa,  otra es aceptar que la Unión Europea como tal, con sus instituciones, tiene también un significado cultural,... es algo más que un mercado”. Sin embargo, la financialización de la vida (política) en Europa es evidente, especialmente si analizamos las políticas culturales que empiezan a dibujarse y que inciden en la función de la cultura a nivel internacional.

A mucha gente le parecerá frívolo referirse a la cultura en estos tiempos que corren, pero la cultura importa. En un informe emitido por la OTAN en 2010 se subraya que en el futuro próximo, los conflictos van a tener un carácter fundamentalmente cultural o religioso”...Ya tras los atentados del 11S - como señaló Montiel- “fue sorprendente advertir cómo las interrogantes se dirigían hacia la cultura, para buscar allí –y no en la política o la economía– las respuestas y las claves para comprender lo ocurrido”.  Y en clave cultural, pueden explicarse también la mayoría de los conflictos actuales (y de larga duración) que azotan al mundo en la actualidad. Así que sí, la cultura es fundamental en las nuevas relaciones internacionales.

La idea de gubernamentalidad de la que hablaba Foucault y que hizo que los Estados vieran necesaria su intervención en diversos aspectos de la sociedad como la cultura, se encuentra en decadencia en esta Europa en la que el desmantelamiento del Estado de bienestar está generalizándose. Las políticas de esta segunda ola neoliberal  van afianzando  la “cultura de circulación” -a la que se refieren Lee y LiPuma en su imprescindible artículo sobre la modernidad- debilitando progresivamente la estructura clásica de la nación que poco a poco pierde capacidad de acción y reacción, sustituyéndola por una  estructura más cosmopolita.

La diplomacia cultural está de moda y el creciente interés que suscita deja entrever la gran paradoja de la  cultural que se fomenta desde posiciones neoliberales. Lo internacional, lo global, sustituye a lo nacional.Las fronteras se desvanecen para todo -menos para las personas a las que parece les vuelven a querer poner obstáculos- y las políticas culturales retornan a sus orígenes. A nivel interno, los Estados abandonan la responsabilidad de cubrir las necesidades culturales de sus ciudadanos en manos de “benefactores privados” y trasladan su preocupación (de lo nacional) a lo internacional. Los Ministerios de Cultura ya han desaparecido en muchos países y los Ministerios de Asuntos Exteriores toman el control ganando así la vieja batalla por las competencias. Sus diplomáticos asumen el mando con orgullo y trabajan ahora en la creación de la “marca” del país, al modo clásico de promoción de las virtudes y maravillas del mismo, basando la acción en una comunicación unidireccional. Se afanan éstos en la captación del turismo internacional y el mantenimiento de las buenas relaciones...mientras los países se desmoronan por falta de confianza en sus gobernantes, en los de los demás y en Europa. Pero además, a la ecuación clásica se añade una nueva variable propia de un mundo globalizado: los llamados BRICS, países que se aproximan “amenazantes” al nivel de la potencias clásicas.

La competencia aumenta, se abre de nuevo la lucha por una mayor presencia e influencia en el mundo que definirá las próximas décadas. Europa tiene miedo y con razón. Sólo desde 2004, China ha establecido más de 300 Institutos Confucio alrededor del mundo y Rusia ha iniciado una campaña para impulsar la creación de más Institutos Pushkin con un presupuesto de casi 50 millones de dólares... Mientras que los países europeos recortan, la inversión pública en cultura, por ejemplo en China ha crecido más de un 20% desde el 2007 y para el 2015 se espera que la aportación al PIB de la cultura alcance el 5.6%. Los BRICS ya se han dado cuenta de la importancia de la cultura e invierten en ella.

La Unión Europea siente -como es natural- que el poder adquirido tras las sucesivas oleadas de políticas coloniales ahora se desvanece, su influencia se diluye. Para evitar quedarse atrás la UE. prepara en la actualidad una estrategia conjunta sobre el papel que la cultura debe desempeñar en sus relaciones exteriores. Junto a algunos investigadores independientes y consultoras como KEA, varios institutos de cultura nacionales de países miembros de la UE- entre ellos el British Council del Reino Unido, tan poco amigo de Europa- participan en la preparación de esta estrategia de “reconquista” europea . Todo este esfuerzo llama la atención teniendo en cuenta que la cultura sigue siendo a día de hoy una de las competencias “de apoyo” (artículo 6 del TFUE) de la UE.

Lo que está en juego, evidentemente, es muy importante. Sin embargo, existe la sensación de que una vez más y aunque se gobierne en su nombre, poco se está teniendo en cuenta a los ciudadanos y sus necesidades reales. Poco podemos hacer al respecto. La fluidez de las relaciones contemporáneas, el mundo virtual en el que vivimos, dificulta el deber ciudadano de pedir cuentas a los responsables de la deshumanización de las políticas, cabezas virtuales que tejen desde un lugar incorpóreo el destino de tantos millones de personas...

Consuela saber, que es en este mismo mundo hiper-interconectado, donde las nuevas tecnologías permiten la comunicación inmediata de un punto a otro del globo, donde todos y cada uno de nosotros somos potenciales creadores de imagen del país, de una institución...Y es una ventaja que debemos utilizar en nuestro favor y que los gobernantes –quienes quiera que sean políticos o corporaciones, multimillonarios desconocidos o multinacionales- no deben olvidar.

Y como empieza este comentario, cerramos con una frase de Durao Barroso -el mismo que tachó a Francia de reaccionaria por su defensa de la excepción cultural- de su discurso en Berlín: “La cultura es existencial mientras que la política es instrumental. Y pienso que es importante que aquellos que tienen la responsabilidad política o de creación de políticas tengan la humildad de reconocerlo”. Pues eso, a aplicarse el cuento.

Estefanía de la Torriente y Miguel Sánchez gestionan @culturburo, blog sobre análisis e información de políticas culturales

Hay 2 Comentarios

Como vemos en "Eurovisión", Europa es ya un satélite cultural de los Estados Unidos sin identidad propia.

El 90% del repertorio de los encargados de sonido de fondo en cualquier reportaje de TV es anglófono, y así oigo en un reportaje sobre un suburbio de Córdoba música sureña de los EE.UU. como si estuviéramos hablando de Nueva Orleans.

Es tal el dominio del cine, la TV y la música anglo-americana que el sonido de fondo es angjosajón. Se imita por cantantes y grupos españoles ese sonido y esa lengua, pero siempre es mejor el original.

El acento inglés de las colonias no se puede comparar con el original.

Mi opinión es que una Europa sin recursos naturales, ni colonias, ni poder militar, sólo tiene una posibilidad: convertirse en la Primera Potencia Mundial del Conocimiento. Ser El Continente de los Sabios, en todas las facetas y a todos los niveles. Elevando extremadamente el nivel intelectual de toda la población. Será lo único que podamos exportar, y por tanto, lo único que nos permitiría conservar un cierto nivel de bienestar. Pero incluso ahí estamos perdiendo puestos, al abandonar la gestión de nuestra sociedad en manos del Mercado, mientras otras potencias, emergentes o no, invierten grandes recursos en adquirir Conocimiento. Si la UE no consigue el bienestar de sus ciudadanos, su existencia no tiene futuro.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Alternativas

Sobre el blog

Crisis de la política, la economía, la sociedad y la cultura. Hacen falta alternativas de progreso para superarla. Desde el encuentro y la reflexión en España y en Europa. Para interpretar la realidad y transformarla. Ese es el objetivo de la Fundación Alternativas, desde su independencia, y de este blog que nace en su XV Aniversario.

Sobre los autores

Nicolás SartoriusNicolás Sartorius. Vicepresidente Ejecutivo de la Fundación Alternativas (FA), abogado y periodista, ha sido diputado al Congreso.

Carlos CarneroCarlos Carnero. Director Gerente de FA, ha sido Embajador de España en Misión Especial para Proyectos en el Marco de la Integración Europea y eurodiputado.

Vicente PalacioVicente Palacio. Director del Observatorio de Política Exterior de la Fundación Alternativas, Doctor en Filosofía, Visiting Fellow y Visiting Researcher en Harvard.

Sandra LeónSandra León. Profesora de Ciencias Políticas en la Universidad de York (Reino Unido) y responsable de la colección Zoom Político de la Fundación Alternativas.

Carlos MaravallCarlos Maravall. Doctor en Macroeconomía y Finanzas Internacionales por la Universidad de Nueva York. Ha trabajado como asesor en Presidencia del Gobierno en temas financieros.

Erika RodriguezErika Rodriguez Pinzón. Doctora en relaciones internacionales por la Universidad Autónoma de Madrid y coordinadora de América Latina en la Fundación Alternativas.

Ana Belén SánchezAna Belén Sánchez, coordinadora de Sostenibilidad y Medio Ambiente de la Fundación Alternativas.

Jose Luis EscarioJose Luis Escario. Licenciado en Derecho por la Universidad Autónoma de Madrid y Master de Derecho Internacional y Comunitario por la Universidad de Lovaina. Coordinador del Área Unión Europea de FA.

Kattya CascanteKattya Cascante coordina el área de Cooperación al Desarrollo del Observatorio de Política Exterior de la Fundación.

Enrique BustamanteEnrique Bustamante. Catedrático de Comunicación Audiovisual y Publicidad en la UCM. Es un experto de la economía y sociología de la televisión y de las industrias culturales en España.

Alfons MartinellAlfons Martinell. Director de la Cátedra Unesco en la Universidad de Girona y profesor titular en esa misma institución. Codirige el Laboratorio Iberoamericano de Investigación e Innovación en Cultura y Desarrollo.

Carles ManeraCarles Manera. Catedrático de Historia e Instituciones Económicas en la Universitat de les Illes Balears. Es Premio Catalunya de Economía (Societat Catalana d’Economia, 2003).

Stuart MedinaStuart Medina Miltimore. Economista y MBA por la Darden School de la Universidad de Virginia. Es presidente de la Red MMT y fundador de la consultora MetasBio.

Luis Fernando MedinaLuis Fernando Medina. Profesor de ciencia política en la Universidad Carlos III de Madrid. Es autor de 'A Unified Theory of Collective Action and Social Change' (University of Michigan Press) y de "El Fénix Rojo" (Editorial Catarata).

José María Pérez MedinaJosé María Pérez Medina. Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología y en Geografía e Historia por la Universidad Complutense de Madrid. Funcionario del Estado. Ha sido Asesor en el Gabinete del Presidente del Gobierno entre 2008 y 2011.

José Antonio NogueraJosé Antonio Noguera. Profesor Titular de Sociología en la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) y director del grupo de investigación GSADI (Grupo de Sociología Analítica y Diseño Institucional).

Antonio QueroAntonio Quero. Experto en instrumentos financieros de la Comisión Europea y coordinador de Factoría Democrática. Es autor de "La reforma progresista del sistema financiero" (Ed. Catarata).

Paloma Román MarugánPaloma Román Marugán. Profesora de Ciencia Política en la Universidad Complutense de Madrid. Autora y coordinadora de distintos libros, artículos en revistas especializadas, artículos divulgativos y artículos de prensa.

Jesús Prieto de PedroJesús Prieto de Pedro. Doctor en Derecho, Catedrático de Derecho Administrativo en la UNED y titular de la Cátedra Andrés Bello de Derechos Culturales.

Santiago Díaz de Sarralde MiguezSantiago Díaz de Sarralde Miguez. Profesor de la URJC y coordinador de Economía en OPEX de la Fundación Alternativas.

Javier ReyJavier Rey. Doctor en Medicina y Cirugía, especialista en Cardiología. Secretario de la Comisión Nacional de Reproducción Humana Asistida.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal