La rana, el escorpión y Netanyahu

Por: | 11 de julio de 2014

         1405020793_398725_1405060898_noticia_fotograma

VICENTE PALACIO

Según una cierta leyenda, Oriente Medio podría definirse como un macabro cuento de una rana que va a atravesar un río: cuando está a punto de saltar se le monta encima un escorpión. La rana le advierte: “Está bien, escorpión, pero no me piques porque si no nos hundiremos los dos”. Pero la rana salta, el otro le pica, y los dos se hunden. Esta curiosa fábula acerca del conflicto palestino-israelí se atribuye al gran Francisco Fernández Ordóñez, ministro de Exteriores español en la década de los ochenta, y es muy posible que sea una de las mejores.

Israel contesta estos días con ataques aéreos a objetivos de Hamás en Gaza, en respuesta al lanzamiento de cohetes a ciudades israelíes. En esta cansina historia se encadenan errores de unos y otros, y cualquier cosa sirve para culpabilizar al otro. Huelga decir que, en el frustrado camino hacia la paz y los dos Estados, a veces uno hace de rana, y otras veces de escorpión, intercambiándose los papeles.

A esta fábula le falta en la vida real un tercer personaje: Benjamin Netanyahu, primer ministro israelí, hábil creador y gestor él mismo del desencanto generalizado sobre las promesas de paz con los vecinos. Bibi vendría a ser como alguien que, en la sombra, tiene sujetos a la rana y al escorpión por una cuerda, y los sube y baja de la línea de flotación impidiendo que se hundan, pero sin dejar que salgan a flote.

En su peculiar micromundo, Netanyahu parece cómodo con este juego perverso. La debilidad de su gobierno, enfrascado en una pugna con Abait Haiehudí (Casa Judía) del inefable Avigdor Lieberman, ha tenido bastante que ver con la decisión de ir adelante con los ataques a Gaza. En esta ocasión el objetivo a batir es un Hamás debilitado que una vez más ha subestimado la voluntad de las fuerzas israelíes para responder al órdago de los cohetes. El objetivo ahora es Hamás, debilitada en varios frentes - el mayor de ellos el aplastamiento de los hermanos musulmanes en Egipto. La torpeza de Hamás le ha servido en bandeja a Netanyahu la excusa para hacer saltar por los aires el histórico pacto de gobierno de unidad palestino firmado el pasado mes de abril por los irreconciliables Hamás en gaza y Al Fatah de Cisjordania. Cierto es que el pacto añadía incertidumbre a las negociaciones de paz; pero la verdad es que Netanyahu no creía en éstas, ni nadie tuvo la habilidad política ni la voluntad de presentarlo como una oportunidad.

A Bibi le va bien: el nuevo episodio de Gaza supone una prueba de fuerza para debilitar al enemigo un poco más, mientras en casa se afianza. Y la inestabilidad en la región, en los vecinos Egipto, Siria, Irak o Irán, da más argumentos a los halcones que siempre desconfiaron de la Primavera árabe. Obama y Kerry tienen las manos atadas por la deriva de las cosas y por el lobby israelí en EEUU. Europa está a sus cosas, esta nueva crisis le pilla fuera del tablero, y refleja su irrelevancia, más allá de condenar los excesos de unos y otros. El embajador de la UE en Israel, Lars Faaborg-Andersen, se ha limitado a advertir a Israel que Europa continúa en la senda de perder la paciencia respecto a los nuevos asentamientos de colonos. 

Mientras la posibilidad de una invasión terrestre empieza a estar encima de la mesa, la proporción de bajas en este tipo de episodios bélicos podría ser una vez más de uno (israelíes) a cien (palestinos), mayoritariamente civiles entre estos últimos, como ocurrió en las operaciones en Gaza de diciembre de 2008, o más recientemente en noviembre de 2012. La brutalidad de la respuesta del gobierno israelí encontrará su eco en la insensatez de Hamás, en su falta de escrúpulos o quizá en el recurso a escudos humanos. Lo habitual.

Al fin y al cabo, siempre quedará la cínica respuesta que refleja un enorme fracaso político: ¿no tiene Israel derecho a defenderse, como cualquiera?

Pero esta nueva tragedia de la muerte de inocentes  -tres adolescentes judíos asesinados, y un palestino quemado vivo – sumerge a al rana y al escorpión un poco más en la ignominia. Hay historias tremendas, como la de los ocho palestinos muertos tras impactar un misil en un Beach Café, en una destartalada playa de Gaza, mientras veían el partido de fútbol Argentina-Holanda.

El pasado fin de semana, mientras el diario progresista Haaretz celebraba una Conferencia de Paz, empezaba a volar sobre las cabezas los cohetes de Hamás y las bombas sobre Gaza. Nada más fácil para desatar la paranoia nacional que unas cuantos impactos en ciudades como Ashod, Beersheba, Jerusalén o Tel Aviv, y unos cuantos heridos. ¿Resultado? Una mayoría de la opinión pública está a favor de los ataques aéreos. Incluso en la hedonista y cosmopolita Tel Aviv crecen las voces a favor de asestar un golpe decisivo a la organización terrorista. Haaretz, un último oasis de sensatez en el panorama mediático israelí, ha urgido a construir una sociedad más sensible al deplorable estado de cosas en que se hallan la población palestina.

Aunque el escepticismo sobre la paz en ambas sociedades hace mella, aún quedan señales de que hay muchos que quieren poner punto final a esta absurda carnicería. Algo de luz queda entre la gente: tras producirse los asesinatos, hubo esperanzadoras muestras de condolencia mutua de las respectivas familias de ambos bandos. Pero hay muchos otros empeñados en seguir jugando a la rana y el escorpión. Es un cuento cansino que ya hemos oído mil veces. Ninguno de los dos se merece este cuento estúpido. Pero en Irak, en Irán, en el Sahel, o en la misma Ucrania, otros cuentos nos esperan.  

 *Vicente Palacio es director adjunto del Observatorio de Política Exterior de la Fundación Alternativas

Hay 4 Comentarios

Efectivamente, Israel es un escorpión, porque le moleste a quien le moleste, le hierva a quien le hierva ISRAEL NUNCA DEJARÁ DE EXISTIR. No porque yo lo digo, porque lo dijo el GRANDE, EL TODOPODEROSO, si no creen en ÉL, ahora, pronto creerán.

Falta el final de la fábula: cuando la rana pregunta al escorpión ¿por qué me picas? Ahora nos hundiremos los dos, el escorpión responde: "es inevitable, es mi naturaleza". Lo cual acerca más la realidad del cuento a los políticos de Israel y sus tendencias: es su naturaleza. Ojo, he dicho políticos, no hablo del resto de la sociedad.

Cuando los sionistas dan la orden los periodistas se someten cobardemente, se autocensuran se hacen pro-sionistas directamente.
Israel es un engendro colonial, una ocupación y un apartheid racista. Lleva ya 65 años robando tierra palestina, matando y creando horror.
La heroica resistencia de los habitantes de Gaza es una proeza sin par. Consiguen meterle miedo a Israel a pesar del sitio internacional implacable que dura ya casi una decada.
Lo que está pasando, los cohetes que caen sobre toda Israel dejan muy claro la fragilidad deIsrael. Los resistentes en la zona toman nota y pronto actuarán. Todo nos lleva a una conclusión muy obvia: se acabo el sueño sionista en Palestina. Es hora de hacer las maletas y volver.
En España debería empezar ya la resistencia al despotismo sionista que tiene a todo el país subyugado y vilmente sometido.

¡Nada nuevo bajo el Sol¡ Desde sus orígenes la Humanidad se debate entre el Bien y el Mal, en la que cada parte se cree bendecido por el supuesto poder divino... creado a imagen y semejanza de la rata humana que controla a los pueblos. Un simple repaso de la Historia es suficiente para observar la "bondad" de los imperios ladrones y asesinos, fabricantes de ideologías y de guerras fraticidas.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Alternativas

Sobre el blog

Crisis de la política, la economía, la sociedad y la cultura. Hacen falta alternativas de progreso para superarla. Desde el encuentro y la reflexión en España y en Europa. Para interpretar la realidad y transformarla. Ese es el objetivo de la Fundación Alternativas, desde su independencia, y de este blog que nace en su XV Aniversario.

Sobre los autores

Nicolás SartoriusNicolás Sartorius. Vicepresidente Ejecutivo de la Fundación Alternativas (FA), abogado y periodista, ha sido diputado al Congreso.

Carlos CarneroCarlos Carnero. Director Gerente de FA, ha sido Embajador de España en Misión Especial para Proyectos en el Marco de la Integración Europea y eurodiputado.

Vicente PalacioVicente Palacio. Director del Observatorio de Política Exterior de la Fundación Alternativas, Doctor en Filosofía, Visiting Fellow y Visiting Researcher en Harvard.

Sandra LeónSandra León. Profesora de Ciencias Políticas en la Universidad de York (Reino Unido) y responsable de la colección Zoom Político de la Fundación Alternativas.

Carlos MaravallCarlos Maravall. Doctor en Macroeconomía y Finanzas Internacionales por la Universidad de Nueva York. Ha trabajado como asesor en Presidencia del Gobierno en temas financieros.

Erika RodriguezErika Rodriguez Pinzón. Doctora en relaciones internacionales por la Universidad Autónoma de Madrid y coordinadora de América Latina en la Fundación Alternativas.

Ana Belén SánchezAna Belén Sánchez, coordinadora de Sostenibilidad y Medio Ambiente de la Fundación Alternativas.

Jose Luis EscarioJose Luis Escario. Licenciado en Derecho por la Universidad Autónoma de Madrid y Master de Derecho Internacional y Comunitario por la Universidad de Lovaina. Coordinador del Área Unión Europea de FA.

Kattya CascanteKattya Cascante coordina el área de Cooperación al Desarrollo del Observatorio de Política Exterior de la Fundación.

Enrique BustamanteEnrique Bustamante. Catedrático de Comunicación Audiovisual y Publicidad en la UCM. Es un experto de la economía y sociología de la televisión y de las industrias culturales en España.

Alfons MartinellAlfons Martinell. Director de la Cátedra Unesco en la Universidad de Girona y profesor titular en esa misma institución. Codirige el Laboratorio Iberoamericano de Investigación e Innovación en Cultura y Desarrollo.

Carles ManeraCarles Manera. Catedrático de Historia e Instituciones Económicas en la Universitat de les Illes Balears. Es Premio Catalunya de Economía (Societat Catalana d’Economia, 2003).

Stuart MedinaStuart Medina Miltimore. Economista y MBA por la Darden School de la Universidad de Virginia. Es presidente de la Red MMT y fundador de la consultora MetasBio.

Luis Fernando MedinaLuis Fernando Medina. Profesor de ciencia política en la Universidad Carlos III de Madrid. Es autor de 'A Unified Theory of Collective Action and Social Change' (University of Michigan Press) y de "El Fénix Rojo" (Editorial Catarata).

José María Pérez MedinaJosé María Pérez Medina. Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología y en Geografía e Historia por la Universidad Complutense de Madrid. Funcionario del Estado. Ha sido Asesor en el Gabinete del Presidente del Gobierno entre 2008 y 2011.

José Antonio NogueraJosé Antonio Noguera. Profesor Titular de Sociología en la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) y director del grupo de investigación GSADI (Grupo de Sociología Analítica y Diseño Institucional).

Antonio QueroAntonio Quero. Experto en instrumentos financieros de la Comisión Europea y coordinador de Factoría Democrática. Es autor de "La reforma progresista del sistema financiero" (Ed. Catarata).

Paloma Román MarugánPaloma Román Marugán. Profesora de Ciencia Política en la Universidad Complutense de Madrid. Autora y coordinadora de distintos libros, artículos en revistas especializadas, artículos divulgativos y artículos de prensa.

Jesús Prieto de PedroJesús Prieto de Pedro. Doctor en Derecho, Catedrático de Derecho Administrativo en la UNED y titular de la Cátedra Andrés Bello de Derechos Culturales.

Santiago Díaz de Sarralde MiguezSantiago Díaz de Sarralde Miguez. Profesor de la URJC y coordinador de Economía en OPEX de la Fundación Alternativas.

Javier ReyJavier Rey. Doctor en Medicina y Cirugía, especialista en Cardiología. Secretario de la Comisión Nacional de Reproducción Humana Asistida.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal