Unos ciudadanos más participativos

Por: | 16 de julio de 2014

20110518ElRotoPa_sIGNACIO URQUIZU
En el reciente Informe de la Democracia 2014 nos propusimos analizar cómo son los ciudadanos en medio de las múltiples crisis que vivimos. Varias son las conclusiones. En primer lugar, estamos ante una ciudadanía profundamente desorientada desde un punto de vista político –ver gráfico 1-.

Casi el 55% de la ciudadanía no saben a quién votar, declaran abstenerse u optan por el voto en blanco. Un porcentaje similar sólo lo encontramos al comienzo de la democracia (años 1978 y 1979) y cuando comenzaron a conocerse los primeros casos de corrupción del PSOE en los 90 (finales de 1992 y principios de 1993). 

Gráfico 1. Porcentaje de ciudadanos indecisos, abstencionistas y voto en blanco 

Grafico1

 

Fuente: CIS

En segundo lugar, se añaden dos factores más. Por un lado, el interés por la política ha aumentado enormemente –ver gráfico 2-. En estos momentos, más del 35 por ciento de los españoles declaran estar muy o bastante interesados, una cifra superior a la de finales de los 70 y principio de los 80, cuando se produjo la transición a la democracia.  Por otro lado, la desconfianza hacia el funcionamiento de nuestra democracia está en sus máximos –ver gráfico 2-. En estos momentos, el 70 por ciento de los españoles declaran tener poco o ninguna confianza en el funcionamiento de nuestro sistema político. Nunca habían sido tantos. Además, desde 2012 son más los que desconfían que los que confían, algo que ya se produjo en los años 93 y 94, aunque no con esta intensidad.

Gráfico 2. Interés por la política y satisfacción con el funcionamiento de la democracia española

Grafico2 Grafico3

 

 

Fuente: CIS

Si ponemos en conjunto este tres factores (desorientación, gran interés por la política y desconfianza en nuestra democracia), tenemos un mezcla explosiva que nos pueda ayudar a entender algunas de las cosas que han sucedido a lo largo de  los últimos años en nuestras calles. La consecuencia más relevante ha sido la movilización constante de los ciudadanos, donde las diferentes mareas han tenido un protagonismo especial. El gráfico 3 lo expresa muy claramente en datos. Si en el año 2011 se produjeron 18.422 manifestaciones o reuniones, en 2012 esta cifra se elevó a casi 45 mil, una cifra muy similar a la de 2013. Por lo tanto, en los dos últimos años la movilización ciudadana en las calles es enorme. De hecho, desde que se disponen datos, nunca se han producido tantas protestas en nuestra país. 

Gráfico 3. Número de expedientes por reuniones y manifestaciones

  Captura de pantalla 2014-07-16 a la(s) 15.31.51

Fuente: Informe de Evaluación sobre el funcionamiento de los servicios de la Administración Periférica del Estado en 2012, Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas. No se incluye el País Vasco y Cataluña.

Lo mismo podemos decir sobre otras formas de participación política que van más allá de lo electoral y la competición partidista. El gráfico 4 muestra el porcentaje de personas que declara participar en distintas actividades reivindicativas. Observamos que todas formas de participación política han aumentado, especialmente las firmas de peticiones, la asistencia a manifestaciones y la participación en organizaciones sociales. En cambio, las formas de participación más institucionalizadas como contactar con un político o participar en un partido político, han aumentado menos y se encuentran en cifras más bajas.

La segunda salvedad es que a pesar que el porcentaje de personas que ha ido a manifestaciones ha pasado del 15 por ciento en 2008 a más del 25 por ciento en 2012, todavía no ha superado la cifra de 2004 (casi el 35 por ciento), cuando se produjeron las marchas contra la guerra de Irak.

El escenario de participación política que nos presenta el gráfico 4 es muy revelador de lo que está pasando en la sociedad. Por un lado, los ciudadanos no confían mucho en la política más institucionalizada (partidos políticos). De ahí las bajas cifras en esas formas de participación. Por otro lado, en cambio, han comenzado a tomar las riendas de su destino. Están muy movilizados y han buscado refugio en las organizaciones sociales. Además, están aprovechando las nuevas tecnologías para hacer llegar sus reivindicaciones. Si miramos el gráfico 4, este último argumento es más bien una especulación. Pero el aumento tan grande del número de personas que declaran haber firmado una petición no se puede entender sin las plataformas que han surgido en internet con este fin.  

Gráfico 4. Participación política en España

  Grafico4

Fuente: Encuesta Social Europea

Este cuadro de movilización política ha aparecido en numerosos análisis. Así, se presenta a una sociedad muy inquieta y que no ve más salidas que la protesta. Al mismo tiempo, se relaciona todas estas formas de participación política con los jóvenes y las nuevas tecnologías.

Un argumento similar desarrollan Kerman Calvo, Teresa Pastrana y Luis Mena en un trabajo para la Fundación Alternativas[i]. A través de distintas encuestas, logran trazar un perfil de los participantes en las movilizaciones del 15-M. Muestran que la inmensa mayoría tenía menos de 30 años y en torno al 70 por ciento poseían estudios universitarios o los estaban cursando. De hecho, un 67 por ciento de los entrevistados se declaraba estudiante. Como segundo rasgo destacado es que una abrumadora mayoría de ellos llegó a la movilización gracias a medios digitales o redes sociales: “Únicamente el 35 por ciento de los encuestados otorga a los contactos personales un papel destacado en el acceso a la información”.

En resumen, la sociedad española ha cobrado un gran protagonismo en la oposición al gobierno. Varios son los indicadores que muestran que la participación política al margen de las formas más institucionalizada ha aumentado en una cuantía significativa, aunque no ha superado las cifras de 2004 en algunos de sus tipos de protesta.

Finalmente, ¿por qué los ciudadanos se han lanzado a la calle? Desde hace un tiempo, la ciudadanía cree que no tiene ninguna capacidad de influencia sobre el gobierno. O por lo menos eso manifestaba el 71,8 por ciento de los españoles cuando se les preguntó sobre esta cuestión en una encuesta sobre la calidad de nuestra democracia (CIS 2790). Junto a ello, el 57,6 por ciento pensaba que el poder político estaba muy poco protegido de las presiones del poder económico. Esta posición también la vienen sosteniendo los expertos que elaboran la encuesta sobre calidad de la democracia para nuestro Informe. Por lo tanto, los ciudadanos perciben que la política más institucional no es suficiente para resolver sus problemas, puesto que las instituciones no les representan de forma correcta, dando más importancia a lo que piensa el poder económico que a lo que desean los ciudadanos. Ante esta falta de representación, los ciudadanos han salido a la calle y están protagonizando la parte más importante de oposición al gobierno.    



[i] Kerman Calvo, Teresa Pastrana y Luis Mena (2011) Movimiento 15-M: ¿quiénes son y qué reivindican?, Zoom Político 4, Laboratorio de Alternativas, Fundación Alternativas

 

* Ignacio Urquizu es coautor del Informe sobre la Democracia en España 2014, profesor de Sociología y colaborador de la Fundación Alternativas

Hay 1 Comentarios

Con un 63% de la población que no participó en la construcción del cuerpo constitucional y la realidad socio política que tenemos, es evidente que antes que después las generaciones que hoy están al tiempo de tomar las riendas de su historia reclamarán su espacio, su visión.

http://casaquerida.com/2014/07/16/el-rejuvenecimiento-rugoso/

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Alternativas

Sobre el blog

Crisis de la política, la economía, la sociedad y la cultura. Hacen falta alternativas de progreso para superarla. Desde el encuentro y la reflexión en España y en Europa. Para interpretar la realidad y transformarla. Ese es el objetivo de la Fundación Alternativas, desde su independencia, y de este blog que nace en su XV Aniversario.

Sobre los autores

Nicolás SartoriusNicolás Sartorius. Vicepresidente Ejecutivo de la Fundación Alternativas (FA), abogado y periodista, ha sido diputado al Congreso.

Carlos CarneroCarlos Carnero. Director Gerente de FA, ha sido Embajador de España en Misión Especial para Proyectos en el Marco de la Integración Europea y eurodiputado.

Vicente PalacioVicente Palacio. Director del Observatorio de Política Exterior de la Fundación Alternativas, Doctor en Filosofía, Visiting Fellow y Visiting Researcher en Harvard.

Sandra LeónSandra León. Profesora de Ciencias Políticas en la Universidad de York (Reino Unido) y responsable de la colección Zoom Político de la Fundación Alternativas.

Carlos MaravallCarlos Maravall. Doctor en Macroeconomía y Finanzas Internacionales por la Universidad de Nueva York. Ha trabajado como asesor en Presidencia del Gobierno en temas financieros.

Erika RodriguezErika Rodriguez Pinzón. Doctora en relaciones internacionales por la Universidad Autónoma de Madrid y coordinadora de América Latina en la Fundación Alternativas.

Ana Belén SánchezAna Belén Sánchez, coordinadora de Sostenibilidad y Medio Ambiente de la Fundación Alternativas.

Jose Luis EscarioJose Luis Escario. Licenciado en Derecho por la Universidad Autónoma de Madrid y Master de Derecho Internacional y Comunitario por la Universidad de Lovaina. Coordinador del Área Unión Europea de FA.

Kattya CascanteKattya Cascante coordina el área de Cooperación al Desarrollo del Observatorio de Política Exterior de la Fundación.

Enrique BustamanteEnrique Bustamante. Catedrático de Comunicación Audiovisual y Publicidad en la UCM. Es un experto de la economía y sociología de la televisión y de las industrias culturales en España.

Alfons MartinellAlfons Martinell. Director de la Cátedra Unesco en la Universidad de Girona y profesor titular en esa misma institución. Codirige el Laboratorio Iberoamericano de Investigación e Innovación en Cultura y Desarrollo.

Carles ManeraCarles Manera. Catedrático de Historia e Instituciones Económicas en la Universitat de les Illes Balears. Es Premio Catalunya de Economía (Societat Catalana d’Economia, 2003).

Stuart MedinaStuart Medina Miltimore. Economista y MBA por la Darden School de la Universidad de Virginia. Es presidente de la Red MMT y fundador de la consultora MetasBio.

Luis Fernando MedinaLuis Fernando Medina. Profesor de ciencia política en la Universidad Carlos III de Madrid. Es autor de 'A Unified Theory of Collective Action and Social Change' (University of Michigan Press) y de "El Fénix Rojo" (Editorial Catarata).

José María Pérez MedinaJosé María Pérez Medina. Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología y en Geografía e Historia por la Universidad Complutense de Madrid. Funcionario del Estado. Ha sido Asesor en el Gabinete del Presidente del Gobierno entre 2008 y 2011.

José Antonio NogueraJosé Antonio Noguera. Profesor Titular de Sociología en la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) y director del grupo de investigación GSADI (Grupo de Sociología Analítica y Diseño Institucional).

Antonio QueroAntonio Quero. Experto en instrumentos financieros de la Comisión Europea y coordinador de Factoría Democrática. Es autor de "La reforma progresista del sistema financiero" (Ed. Catarata).

Paloma Román MarugánPaloma Román Marugán. Profesora de Ciencia Política en la Universidad Complutense de Madrid. Autora y coordinadora de distintos libros, artículos en revistas especializadas, artículos divulgativos y artículos de prensa.

Jesús Prieto de PedroJesús Prieto de Pedro. Doctor en Derecho, Catedrático de Derecho Administrativo en la UNED y titular de la Cátedra Andrés Bello de Derechos Culturales.

Santiago Díaz de Sarralde MiguezSantiago Díaz de Sarralde Miguez. Profesor de la URJC y coordinador de Economía en OPEX de la Fundación Alternativas.

Javier ReyJavier Rey. Doctor en Medicina y Cirugía, especialista en Cardiología. Secretario de la Comisión Nacional de Reproducción Humana Asistida.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal