¿Posibilidad de un ataque terrorista en el Mediterráneo?

Por: | 13 de marzo de 2015

6a00d8341bfb1653ef0167631c8a3e970bFRANCISCO J. RUIZ

La importancia del mar para España está fuera de toda duda, como lo prueba la aprobación de una Estrategia de Seguridad Marítima Nacional en diciembre de 2013. Cerca del 90% de nuestras importaciones y más del 60% de las exportaciones se hacen por mar, mismo medio por el que recibimos gran parte del gas y el petróleo que garantizan nuestro suministro energético. España tiene derechos soberanos sobre una extensa área marítima, y debe garantizar la vida humana y la seguridad en la navegación en una zona que triplica la extensión del territorio nacional, por la que además transcurren algunas de las principales rutas del tráfico marítimo mundial.

Por otra parte, el medio marítimo ofrece múltiples oportunidades, pero en él también se pueden materializar diversos riesgos y amenazas para la seguridad internacional, dado que se trata de un espacio de fácil acceso y, en términos generales, menos regulado y controlado que el espacio aéreo o el terrestre. En algunos casos los riesgos están asociados a catástrofes naturales, vertidos de productos contaminantes o accidentes de navegación, pero en otras ocasiones esas características peculiares son aprovechadas por las redes de crimen organizado para desarrollar rodo tipo de actividades ilícitas, como el tráfico de drogas, la inmigración ilegal o la piratería. 

Siendo todas esas amenazas preocupantes, hay una que suscita un interés especial: la posibilidad de que grupos terroristas, de origen nacional o transnacional, puedan aprovechar la libertad de movimientos que ofrece el mar para cometer sus atentados. Esos actos pueden adoptar diversas formas, desde el secuestro de buques de pasajeros (como el del Achille Lauro en 1985 por terrorista palestinos), hasta atentados suicidas contra buques fondeados o navegando (como los cometidos por Al Qaeda contra el destructor estadounidense Cole en 2000 o contra el petrolero francés Limburg en 2002), pasando por el uso de embarcaciones para la infiltración de terroristas y la comisión de atentados en tierra, como ocurrió en Bombay en 2008.

Como se observa, ninguno de los eventos citados tuvo lugar en el Mediterráneo occidental, pero eso no significa en absoluto que haya que descartar la posibilidad de un atentado terrorista contra intereses marítimos españoles. De hecho, ya en 2004 los mandos de la Royal Navy advertían de posible planes de Al Qaeda para atacar a buques mercantes en tránsito por el Estrecho de Gibraltar, punto clave del tráfico marítimo mundial que en su zona más angosta apenas supera los 14 kilómetros de anchura, lo que facilitaría un acto hostil con origen en su ribera sur. Precisamente entre marzo de 2003 y mayo de 2004 la operación de la OTAN Active Endeavour llevó a cabo escoltas de buques mercantes navegando en convoy por Gibraltar.

En todo caso, ¿qué nos lleva a plantear esta cuestión en 2015? La respuesta es que en la actualidad concurren dos circunstancias preocupantes: a nivel global, la emergencia del autodenominado Estado Islámico, que ha proclamado un Califato en zonas de Siria e Irak y aspira a extenderlo a todos los países que son o han sido parte del mundo musulmán, incluyendo Al-Andalus; a nivel regional, la mayor inestabilidad existente en el Magreb desde que en 2011 comenzaron las revueltas árabes, que han propiciado la irrupción en la zona del islamismo radical y han convertido a Libia en un Estado fallido, terreno propicio para el asentamiento de organizaciones terroristas.

El terrorismo de raíz salafista no es, ni mucho menos, un fenómeno nuevo en el Norte de África, pero muchas de las organizaciones que operan en esa zona (como Ansar Dine o el MUYAO) tienen objetivos muy alejados de la Yihad global y se centran en actividades rayanas con el crimen organizado, como los secuestros de occidentales para obtener rescates o la protección de los tráficos ilegales en la región del Sahel. Por lo que respecta a Al Qaeda en el Magreb Islámico, heredera del argelino Grupo Salafista para la Predicación y el Combate, el acoso al que ha sido sometida por el gobierno de Argel ha alejado sus actividades de la costa del Mediterráneo, expulsándola a la zona norte de Mali y Níger donde busca refugio entre los rebeldes tuareg.

Por tanto, la estabilidad de Marruecos y Argelia y su fortaleza como Estados contribuyen al refuerzo de la seguridad marítima de España, ya que sirven para alejar las amenazas de nuestra costa. Sin embargo, el caos en el que se encuentra sumida Libia desde la desaparición del Coronel Gadafi ha propiciado no sólo la irrupción de grupos terroristas de índole local, como Ansar al Sharia, sino que ha facilitado el asentamiento del Estado Islámico en zonas del país como la ciudad costera oriental del Derma, desde la que podrían intentar atentar contra buques en tránsito.

En resumen, y aunque no se deba bajar la guardia en los espacios marítimos de interés nacional para España, es en las aguas próximas a Libia donde la posibilidad de un ataque terrorista es mucho mayor, y por ello debe ser objeto preferente de atención para Europa, ya que todos los miembros de la UE se verían afectados de un modo u otro. Se impone, por tanto, una actuación conjunta, utilizando todos los medios disponibles y en estrecha coordinación con el resto de la comunidad internacional, para tratar de sacar a Libia de la situación crítica en la que se encuentra. 

* Francisco J. Ruiz es capitán de Fragata, profesor de la Escuela Superior de las Fuerzas Armadas y autor del documento El papel de España en el Mediterráneo occidental, publicado por la Fundación Alternativas en colaboración con la Secretaría General de Política de Defensa

Hay 9 Comentarios

¿a que país le compra España el petróleo?

Pero que cosas dices, Lucas, el peligro son los rusos, no los jihadistas. Estamos invadido por los rusos que cada día nos recuerdan lo que opinan de nuestro modo de vida, derechos y libertades y a lo que aspiran. A Putin se le nota en la mirada que tiene a Córdoba y a Granada entre ceja y ceja… y ya sabes que Rusia está reconstruyendo su imperio así que, despreocúpate del peligro jihadista y preocupate del comunismo ruso que quiere recuperar lo que perdió.

La cuestión a resolver es como impedimos un ataque de los jihadistas a un país de la UE y de la OTAN y cual ha de ser la respuesta si se produce. Imaginemos una operación parecida a la de Bombai o un ataque contra barcos o contra islas.
Yo también opino que eso sería un acto de guerra, no de terrorismo y que ahí la OTAN tendría que arrasar.
Si simplicio o algún otro tiene alguna idea alternativa que cuente cual es.

Los millones de euros gastados por España en Afganistán, Iraq y Libia no son suficientes aun para entender que no resolvieron nada y que el mundo es mas inseguro hoy que 10 años atrás?. La incompetencia de los Bush, Aznar, Blair y los actuales no es suficiente para darnos cuenta que han desbaratado las economías de todos los países?
Quiere el Sr. seguir jugando a la guerra y gastando lo que el pais no tiene y endeudandonos mas para salvar luego a los bancos, quitando mas educación, servicios médicos, seguridad social, etc. Por favor!

Matices.


De piratas y emperadores (Noam Chomsky). Libreto de San Agustín de Hipona.


Sinposis.


Alejandro Magno le pregunta al pirata: “¿Cómo osas molestar al mar?” El pirata le mira fijamente y le dice: “¿Cómo osas tú molestar al mundo entero? Yo tengo un pequeño barco, por eso me llaman ladrón y pirata. Tú tienes una flota: por eso te llaman emperador.


El terrorismo al por menor dirigido contra nuestros intereses es terrorismo; los actos terroristas al por mayor cometidos en interés nuestro no son terrorismo.


Claro, claro... Aha.

No sería un ataque terrorista, sería un acto de guerra, que no es lo mismo.

Y el ataque a la flotilla de la libertad, no se te olvide...

Hay más posibilidades de un ataque a Venezuela que un ataque en el Mediterráneo. Hay más posibilidades de un ataque a Irán que un ataque en el Mediterráneo.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Alternativas

Sobre el blog

Crisis de la política, la economía, la sociedad y la cultura. Hacen falta alternativas de progreso para superarla. Desde el encuentro y la reflexión en España y en Europa. Para interpretar la realidad y transformarla. Ese es el objetivo de la Fundación Alternativas, desde su independencia, y de este blog que nace en su XV Aniversario.

Sobre los autores

Nicolás SartoriusNicolás Sartorius. Vicepresidente Ejecutivo de la Fundación Alternativas (FA), abogado y periodista, ha sido diputado al Congreso.

Carlos CarneroCarlos Carnero. Director Gerente de FA, ha sido Embajador de España en Misión Especial para Proyectos en el Marco de la Integración Europea y eurodiputado.

Vicente PalacioVicente Palacio. Director del Observatorio de Política Exterior de la Fundación Alternativas, Doctor en Filosofía, Visiting Fellow y Visiting Researcher en Harvard.

Sandra LeónSandra León. Profesora de Ciencias Políticas en la Universidad de York (Reino Unido) y responsable de la colección Zoom Político de la Fundación Alternativas.

Carlos MaravallCarlos Maravall. Doctor en Macroeconomía y Finanzas Internacionales por la Universidad de Nueva York. Ha trabajado como asesor en Presidencia del Gobierno en temas financieros.

Erika RodriguezErika Rodriguez Pinzón. Doctora en relaciones internacionales por la Universidad Autónoma de Madrid y coordinadora de América Latina en la Fundación Alternativas.

Ana Belén SánchezAna Belén Sánchez, coordinadora de Sostenibilidad y Medio Ambiente de la Fundación Alternativas.

Jose Luis EscarioJose Luis Escario. Licenciado en Derecho por la Universidad Autónoma de Madrid y Master de Derecho Internacional y Comunitario por la Universidad de Lovaina. Coordinador del Área Unión Europea de FA.

Kattya CascanteKattya Cascante coordina el área de Cooperación al Desarrollo del Observatorio de Política Exterior de la Fundación.

Enrique BustamanteEnrique Bustamante. Catedrático de Comunicación Audiovisual y Publicidad en la UCM. Es un experto de la economía y sociología de la televisión y de las industrias culturales en España.

Alfons MartinellAlfons Martinell. Director de la Cátedra Unesco en la Universidad de Girona y profesor titular en esa misma institución. Codirige el Laboratorio Iberoamericano de Investigación e Innovación en Cultura y Desarrollo.

Carles ManeraCarles Manera. Catedrático de Historia e Instituciones Económicas en la Universitat de les Illes Balears. Es Premio Catalunya de Economía (Societat Catalana d’Economia, 2003).

Stuart MedinaStuart Medina Miltimore. Economista y MBA por la Darden School de la Universidad de Virginia. Es presidente de la Red MMT y fundador de la consultora MetasBio.

Luis Fernando MedinaLuis Fernando Medina. Profesor de ciencia política en la Universidad Carlos III de Madrid. Es autor de 'A Unified Theory of Collective Action and Social Change' (University of Michigan Press) y de "El Fénix Rojo" (Editorial Catarata).

José María Pérez MedinaJosé María Pérez Medina. Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología y en Geografía e Historia por la Universidad Complutense de Madrid. Funcionario del Estado. Ha sido Asesor en el Gabinete del Presidente del Gobierno entre 2008 y 2011.

José Antonio NogueraJosé Antonio Noguera. Profesor Titular de Sociología en la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) y director del grupo de investigación GSADI (Grupo de Sociología Analítica y Diseño Institucional).

Antonio QueroAntonio Quero. Experto en instrumentos financieros de la Comisión Europea y coordinador de Factoría Democrática. Es autor de "La reforma progresista del sistema financiero" (Ed. Catarata).

Paloma Román MarugánPaloma Román Marugán. Profesora de Ciencia Política en la Universidad Complutense de Madrid. Autora y coordinadora de distintos libros, artículos en revistas especializadas, artículos divulgativos y artículos de prensa.

Jesús Prieto de PedroJesús Prieto de Pedro. Doctor en Derecho, Catedrático de Derecho Administrativo en la UNED y titular de la Cátedra Andrés Bello de Derechos Culturales.

Santiago Díaz de Sarralde MiguezSantiago Díaz de Sarralde Miguez. Profesor de la URJC y coordinador de Economía en OPEX de la Fundación Alternativas.

Javier ReyJavier Rey. Doctor en Medicina y Cirugía, especialista en Cardiología. Secretario de la Comisión Nacional de Reproducción Humana Asistida.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal