Del referéndum británico a una III Convención Europea

Por: | 29 de mayo de 2015

Carlos Carnero, Luis Bouza y Susana del Río

Es una obviedad decir que la crisis fundacional del euro se ha gestionado en la urgencia. Además,  aunque los llamados Estados acreedores tenían en cualquier caso las mejores bazas en la negociación que estaba por venir, no cabe duda que más allá de la presión de los mercados, la poca rendición de cuentas tras los debates en la cumbre y las cartas con condiciones secretas no son neutrales sino que más bien contribuyen a desequilibrar aún más la balanza.

El  primer ministro británico, David Cameron, parece haber comprendido la oportunidad que ofrece la urgencia a quien quiere establecer la agenda y pretende convocar en 2017 el referéndum sobre la permanencia británica en la Unión para mejorar su posición negociadora y minimizar las divisiones en el Partido Conservador. Muchos sospechan que no busca que el Reino Unido evite participar en algunas políticas comunitarias - un compromiso ya en vigor en materias como Schengen o el euro -,  sino conseguir un nuevo compromiso de Luxemburgo que le otorgue al una capacidad de veto más o menos permanente sobre las grandes cuestiones. Influencia que ganaría a costa de los demás Estados y fruto de la  presión por alcanzar un acuerdo.

Cameron 1

Negociar en la urgencia, a altas horas de la madrugada y pendientes de una llamada o una reunión que desbloqueen la negociación, son prácticas tan clásicas de la UE que casi han adquirido un carácter constitutivo. Pero la UE también ha tomado conciencia de los "monstruos de Frankenstein" que pueden salir de negociaciones en estas circunstancias y ha usado con éxito en el pasado la fórmula de la Convención para definir una Carta de Derechos Fundamentales (2000-2001) y para  redactar su primera Constitución  (2003-2004). A diferencia de las negociaciones intergubernamentales, estas convenciones han contado también con representantes de los parlamentos nacionales y del Parlamento Europeo, además de haber establecido mecanismos de consulta con la sociedad civil.  Muy importante: se han reunido en público, con una agenda negociada de antemano entre sus miembros y con plazos relativamente extensos. Los gobiernos siguen teniendo la última palabra, pero este método de trabajo cambia las condiciones de negociación. Se facilitan reformas de los tratados apoyadas en un debate más o menos amplio - en el cual los participantes tienen que argumentar sus posiciones más allá de sus legítimos intereses particulares- y no sólo en transacciones cruzadas cada vez más complejas. 

Los menos partidarios de un amplio debate político sobre el futuro de la UE, en especial el gobierno alemán, argumentan que una Convención fomenta la  “desmesura”  de los europeístas y que la Constitución Europea redactada por la Segunda Convención fue ampliamente rechazada en referéndum en Francia y Holanda (olvidando que también fue aprobada por igual método en España y Luxemburgo). Afirman que debido a la confusión en torno al proyecto europeo - en algo más de un año desde hoy la posición del Reino Unido y Grecia en la UE podría verse significativamente alterada - y el escepticismo de la opinión pública un nuevo rechazo  podría sumir a la UE en una crisis aún más profunda. Ignoran el contenido del Tratado en vigor, que obliga a que las siguientes reformas sean objeto de una Convención a no ser que el Parlamento Europeo renuncia a la misma, lo cual es improbable. El miedo al referéndum también parece confirmar que entienden que la urgencia favorece la adopción de decisiones impopulares. Pero la única manera de que los ciudadanos que hoy desconfían de la UE acepten las transferencias de soberanía a una unión política  que garantice una gobernanza federal y democrática es que las reformas del tratado que implica este proyecto sean objeto del debate amplio, transparente y representativo que  aseguraría una tercera Convención. Convención que sería una garantía para los propios  británicos de que las posiciones de toda la sociedad  y no sólo las del gobierno  estuvieran representadas a través de la presencia de diputados de distintos partidos en la  misma.

La Convención permitiría plantear si algunos de los compromisos que conlleva  la unión política necesaria a medio plazo para la estabilidad del euro son tan impopulares como piensan los Ejecutivos. Y si para disgusto de los que somos europeístas se constatase que la solución "más Europa y más democracia" no tiene suficientes apoyos, la Convención también es un foro más amplio para que se expongan reflexiones meditadas sobre en qué terrenos la integración ha ido demasiado lejos y qué pueden hacer de manera más eficaz y legítima otros niveles de gobierno. 

Por estrategia europeísta, por convicción democrática y por respeto a la letra de los Tratados que nos unen, la decisiones fundamentales sobre el futuro de la Unión que se van a adoptar en los próximos meses no deben  prepararlas los gobiernos en reuniones opacas. El avance de la UE pasa por una nueva Convención cuyo método, legitimador en sí mismo, ayudaría a recuperar la confianza ciudadana en el proyecto europeo.

Carlos Carnero fue eurodiputado y miembro de la II Convención Europea. Director gerente de la Fundación Alternativas

Luis Bouza  es Profesor del Colegio de Europa en Brujas 

Susana del Río es miembro del Comité de Expertos de la UE

 

Hay 1 Comentarios

La Unión Europea es una pura ficción literaria... simple y llanamente, es la lucha entre los dos polos de la economía global, el de las barrigas llenas (que son miles) contra las barrigas vacías (que son millones). ¿Quién tiene mas peso en esa lucha entre barrigas? Por supuesto los mas listos de las barrigas llenas, los que manipulan a su antojo los resortes del poder.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Alternativas

Sobre el blog

Crisis de la política, la economía, la sociedad y la cultura. Hacen falta alternativas de progreso para superarla. Desde el encuentro y la reflexión en España y en Europa. Para interpretar la realidad y transformarla. Ese es el objetivo de la Fundación Alternativas, desde su independencia, y de este blog que nace en su XV Aniversario.

Sobre los autores

Nicolás SartoriusNicolás Sartorius. Vicepresidente Ejecutivo de la Fundación Alternativas (FA), abogado y periodista, ha sido diputado al Congreso.

Carlos CarneroCarlos Carnero. Director Gerente de FA, ha sido Embajador de España en Misión Especial para Proyectos en el Marco de la Integración Europea y eurodiputado.

Vicente PalacioVicente Palacio. Director del Observatorio de Política Exterior de la Fundación Alternativas, Doctor en Filosofía, Visiting Fellow y Visiting Researcher en Harvard.

Sandra LeónSandra León. Profesora de Ciencias Políticas en la Universidad de York (Reino Unido) y responsable de la colección Zoom Político de la Fundación Alternativas.

Carlos MaravallCarlos Maravall. Doctor en Macroeconomía y Finanzas Internacionales por la Universidad de Nueva York. Ha trabajado como asesor en Presidencia del Gobierno en temas financieros.

Erika RodriguezErika Rodriguez Pinzón. Doctora en relaciones internacionales por la Universidad Autónoma de Madrid y coordinadora de América Latina en la Fundación Alternativas.

Ana Belén SánchezAna Belén Sánchez, coordinadora de Sostenibilidad y Medio Ambiente de la Fundación Alternativas.

Jose Luis EscarioJose Luis Escario. Licenciado en Derecho por la Universidad Autónoma de Madrid y Master de Derecho Internacional y Comunitario por la Universidad de Lovaina. Coordinador del Área Unión Europea de FA.

Kattya CascanteKattya Cascante coordina el área de Cooperación al Desarrollo del Observatorio de Política Exterior de la Fundación.

Enrique BustamanteEnrique Bustamante. Catedrático de Comunicación Audiovisual y Publicidad en la UCM. Es un experto de la economía y sociología de la televisión y de las industrias culturales en España.

Alfons MartinellAlfons Martinell. Director de la Cátedra Unesco en la Universidad de Girona y profesor titular en esa misma institución. Codirige el Laboratorio Iberoamericano de Investigación e Innovación en Cultura y Desarrollo.

Carles ManeraCarles Manera. Catedrático de Historia e Instituciones Económicas en la Universitat de les Illes Balears. Es Premio Catalunya de Economía (Societat Catalana d’Economia, 2003).

Stuart MedinaStuart Medina Miltimore. Economista y MBA por la Darden School de la Universidad de Virginia. Es presidente de la Red MMT y fundador de la consultora MetasBio.

Luis Fernando MedinaLuis Fernando Medina. Profesor de ciencia política en la Universidad Carlos III de Madrid. Es autor de 'A Unified Theory of Collective Action and Social Change' (University of Michigan Press) y de "El Fénix Rojo" (Editorial Catarata).

José María Pérez MedinaJosé María Pérez Medina. Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología y en Geografía e Historia por la Universidad Complutense de Madrid. Funcionario del Estado. Ha sido Asesor en el Gabinete del Presidente del Gobierno entre 2008 y 2011.

José Antonio NogueraJosé Antonio Noguera. Profesor Titular de Sociología en la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) y director del grupo de investigación GSADI (Grupo de Sociología Analítica y Diseño Institucional).

Antonio QueroAntonio Quero. Experto en instrumentos financieros de la Comisión Europea y coordinador de Factoría Democrática. Es autor de "La reforma progresista del sistema financiero" (Ed. Catarata).

Paloma Román MarugánPaloma Román Marugán. Profesora de Ciencia Política en la Universidad Complutense de Madrid. Autora y coordinadora de distintos libros, artículos en revistas especializadas, artículos divulgativos y artículos de prensa.

Jesús Prieto de PedroJesús Prieto de Pedro. Doctor en Derecho, Catedrático de Derecho Administrativo en la UNED y titular de la Cátedra Andrés Bello de Derechos Culturales.

Santiago Díaz de Sarralde MiguezSantiago Díaz de Sarralde Miguez. Profesor de la URJC y coordinador de Economía en OPEX de la Fundación Alternativas.

Javier ReyJavier Rey. Doctor en Medicina y Cirugía, especialista en Cardiología. Secretario de la Comisión Nacional de Reproducción Humana Asistida.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal