Victoria Tory en el Reino Unido; dura derrota para el laborismo (y el europeísmo)

Por: | 08 de mayo de 2015

  UnknownDOMÈNEC RUIZ DEVESA

Los sondeos a pie de urna del jueves por la noche se han visto confirmados por los resultados parciales con más de 400 escaños, de 626, asignados en la Cámara de los Comunes: Cameron se acerca a la mayoría absoluta, mientras que el laborismo pierde diputados respecto a las elecciones de 2010, y se queda muy lejos de poder formar una coalición alternativa con el Partido Nacional Escocés (que barre al norte de la muralla de Adriano) y los Liberal Demócratas, quienes se hunden tras cinco años de coalición con los conservadores.

Dado que ninguna encuesta pre-electoral había dibujado este panorama para Tories y laboristas, a los que se suponía empatados en intención de voto, la más que garantizada permanencia de David Cameron en el número 10 de la Calle Downing de Londres supone un importante vuelco en las expectativas que merece un análisis siquiera de urgencia, más allá de la embarazosa situación en la que quedan las empresas demoscópicas. 

En primer lugar, los conservadores tenían dos puntos fuertes a su favor, uno de los cuáles los sondeos sí que detectaron: la capacidad de liderazgo de Cameron aparecía como muy superior a la del aspirante socialista Ed Miliband. El otro gran activo del que disponían los Tories es una economía en crecimiento y una tasa de paro más contenida que en muchos Estados miembros de la Unión Europea, lo que suele ser uno de los elementos determinantes a la hora de ganar y perder elecciones. Que la recuperación económica se haya hecho a costa de priorizar el ajuste presupuestario (lo que generó una recesión en la primera parte del mandato del gobierno de coalición) y de un estancamiento de los salarios no ha sido suficiente para propulsar al Partido Laborista, formación que ha perdido todos sus escaños menos uno en Escocia por el auge de los también izquierdistas nacionalistas escoceses, y que no ha logrado compensar esta hemorragia con ganancias en Inglaterra, Gales o Irlanda Norte. 

En una sociedad como la actual, donde la ideología y el sentimiento de pertenencia a la clase social pierden peso en favor de la comunicación y la política espectáculo, las nociones de carisma, liderazgo y buenos datos macroeconómicos aparecen como factores electorales determinantes. Los de Cameron no han negado que los salarios no han crecido, pero han puesto en valor que a cambio se han creado nuevos puestos de trabajo. Este mensaje parece haber calado, lo que hay que tener presente también de cara a las próximas elecciones generales en España.

Desde el punto de vista de la ejecución de la campaña, el Partido Conservador ha sido muy eficaz y disciplinado en centrarse en estos dos temas, a pesar de las críticas internas: el liderazgo de Camerón y la buena marcha de la economía. En cambio los laboristas han recurrido a una multiplicidad de temáticas que ha ido variando en los últimos meses y que no parece haber salido a cuenta: el aumento del coste de la vida, los recortes al Estado del Bienestar, el control del déficit público, la preservación del Sistema Nacional de Salud, etcétera. Tan es así que tanto el director de la campaña laborista como el responsable económico del partido no han logrado renovar su escaño en los Comunes. Al mismo tiempo, la candidatura a primer ministro de Ed Miliband no ha sumado, mientras que el anunciado hundimiento de los Liberal Demócratas de Nick Clegg ha beneficiado mayormente a los conservadores y no a los laboristas. 

El 12% del voto popular obtenido por el antieuropeo Partido por la Independencia del Reino Unido, que no le permitirá obtener más de dos o tres escaños, tampoco ha mermado significativamente el voto Tory, el cual ha subido medio punto porcentual respecto a 2010 (obteniendo un 35% frente al 31 por ciento logrado por el Labour, un punto y medio por encima en comparación con las últimas elecciones). 

David Cameron en todo caso se enfrenta a un reto de enorme envergadura: mantener la cohesión del Reino Unido, a la vista del éxito del Partido Nacional Escocés, el cual ha obtenido más del 50 % del voto ciudadano en el país que vio nacer a Sean Connery, y modificar la relación con la Unión Europea con vistas a un referéndum sobre la permanencia en la misma. 

Desde el punto vista europeo, el resultado electoral en las elecciones británicas del 7 de mayo de 2015 no es muy positivo. Si bien Cameron parece un euroescéptico moderado en comparación con el ala dura de su partido, el primer ministro considerará vindicada por las urnas su política europea de bloqueo (veto del Tratado de Estabilidad, Gobernanza y Cooperación, intento de veto a Juncker como presidente de la Comisión, etcétera). Si el "no" a seguir siendo un Estado miembro de la Unión gana en la consulta planeada para 2017, el proyecto europeo se debilitará gravemente, pues se establecería un primer precedente de salida del mismo, justo cuando Europa debe culminar la ampliación de la Eurozona a los países que todavía no han adoptado la moneda única, así como plantear las reformas institucionales necesarias para convertirse en una auténtica federación.

Con todo, las cuestiones escocesa y europea están relacionadas, ya que los nacionalistas escoceses no quieren ni oír hablar de una salida del Reino Unido de la Unión Europea. La victoria del "no" en la anunciada consulta popular supondría casi automáticamente un nuevo referéndum en Escocia sobre la permanencia en Gran Bretaña, donde los secesionistas tendrían una probabilidad alta de ganar, a la vista de su empuje electoral y del dato cierto de separación del resto de la Unión.  

Por tanto, como acertadamente señala mi colega y amigo Juan Fernández Carnicer, la Unión Europea puede ser el factor que mantenga unido al Reino ídem, pues en el referéndum de 2017, si Cameron cumple su promesa de celebrarlo, todos aquellos que en Inglaterra, Gales e Irlanda del Norte, quieran mantener a Escocia bajo la bandera de la Union Jack, deberán tener muy en cuenta el sentimiento positivo de la mayoría de los escoceses sobre la pertenencia a Europa a la hora de votar sobre la permanencia en el proyecto comunitario. De lo contrario el portazo a Bruselas supondría reventar Gran Bretaña desde dentro. Veremos. 

 * Domènec Ruiz Devesa es vicepresidente de la Unión de Europeístas y Federalistas de España y miembro del Consejo de Asuntos Europeos de la Fundación Alternativas

Hay 4 Comentarios

No sé porque se habla en terminos absolutos, existen conservadores de extrema que quieren el reino unido fuera de la UE, pero hay más tories moderados capitalistas que conocen las ventajas de la permanencia en la UE pero navegan con la bandera del euroescepticismo típica del partido. Los tories eurófobos representan sólo ideas políticas, los tories moderados representan intereses de corporativos y compañías; y sabemos muy bien que el capital es el factor que determinará el resultado del referéndum: no a la unión=menos capital y menos empleo, sí a la unión=más empleo y más capital. Así de simple.
Cameron prometió un referéndum para 2017 después de negociar una serie de devoluciones con Bruselas, pero nadie sabe qué se quiere negociar; Cameron quiere reformar la UE 'desde dentro' pero al mismo tiempo prefiere mantener su posicion ambigua, o se está adentro o se está afuera.
El problema de Cameron no es satisfacer las demadas del ciudadano común con respecto a la Unión Europea, porque ese ciudadano no pidió el referéndum, sino satisfacer a la parte más eurófoba de su partido, y Cameron sabe que les fallará pues no hay apetito en Bruselas para complacer todos los no sé qué de los tories eurófobos.
EEUU está mirando a Europa como unidad, y aunque les duela, Alemania es el país que está dirigiendo la Unión, a finales de este año está por aprobarse el tratado de libre comercio con los americanos, la city maneja la mayor parte de sus transacciones en euros, el mayor empleador de la city es deutsche bank, un reino unido fuera de la unión lo dejará sin voz ni voto para mejorar, intervenir o rechazar las nuevas reglas, el reino unido deberá aceptarlas.
Finalmente la influencia del reino unido es tan grande en Europa que todos los países escriben la palabra 'center' según la ortografía del inglés americano.

La Unión Europea (UE ) es una simple ilusión, ya que, de hecho, es una Unión de Mangantes (UM) que han convertido a los pueblos en meros borregos.

A pesar de los sondeos, estaba cantado que los laboristas se iban a hundir. Cuando no tiene ni programa, ni visión de estado, ni un líder competente que sepa donde va... pasan estas cosas.
El problema para Gran Bretaña es que el líder que han elegido no es mucho mejor...

Veremos como afecta el referendum para seguir en la Unión Europea al conjunto de Europa. Puede ser un punto complicado que nos queda por vivir y que nos afecta a todos.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Alternativas

Sobre el blog

Crisis de la política, la economía, la sociedad y la cultura. Hacen falta alternativas de progreso para superarla. Desde el encuentro y la reflexión en España y en Europa. Para interpretar la realidad y transformarla. Ese es el objetivo de la Fundación Alternativas, desde su independencia, y de este blog que nace en su XV Aniversario.

Sobre los autores

Nicolás SartoriusNicolás Sartorius. Vicepresidente Ejecutivo de la Fundación Alternativas (FA), abogado y periodista, ha sido diputado al Congreso.

Carlos CarneroCarlos Carnero. Director Gerente de FA, ha sido Embajador de España en Misión Especial para Proyectos en el Marco de la Integración Europea y eurodiputado.

Vicente PalacioVicente Palacio. Director del Observatorio de Política Exterior de la Fundación Alternativas, Doctor en Filosofía, Visiting Fellow y Visiting Researcher en Harvard.

Sandra LeónSandra León. Profesora de Ciencias Políticas en la Universidad de York (Reino Unido) y responsable de la colección Zoom Político de la Fundación Alternativas.

Carlos MaravallCarlos Maravall. Doctor en Macroeconomía y Finanzas Internacionales por la Universidad de Nueva York. Ha trabajado como asesor en Presidencia del Gobierno en temas financieros.

Erika RodriguezErika Rodriguez Pinzón. Doctora en relaciones internacionales por la Universidad Autónoma de Madrid y coordinadora de América Latina en la Fundación Alternativas.

Ana Belén SánchezAna Belén Sánchez, coordinadora de Sostenibilidad y Medio Ambiente de la Fundación Alternativas.

Jose Luis EscarioJose Luis Escario. Licenciado en Derecho por la Universidad Autónoma de Madrid y Master de Derecho Internacional y Comunitario por la Universidad de Lovaina. Coordinador del Área Unión Europea de FA.

Kattya CascanteKattya Cascante coordina el área de Cooperación al Desarrollo del Observatorio de Política Exterior de la Fundación.

Enrique BustamanteEnrique Bustamante. Catedrático de Comunicación Audiovisual y Publicidad en la UCM. Es un experto de la economía y sociología de la televisión y de las industrias culturales en España.

Alfons MartinellAlfons Martinell. Director de la Cátedra Unesco en la Universidad de Girona y profesor titular en esa misma institución. Codirige el Laboratorio Iberoamericano de Investigación e Innovación en Cultura y Desarrollo.

Carles ManeraCarles Manera. Catedrático de Historia e Instituciones Económicas en la Universitat de les Illes Balears. Es Premio Catalunya de Economía (Societat Catalana d’Economia, 2003).

Stuart MedinaStuart Medina Miltimore. Economista y MBA por la Darden School de la Universidad de Virginia. Es presidente de la Red MMT y fundador de la consultora MetasBio.

Luis Fernando MedinaLuis Fernando Medina. Profesor de ciencia política en la Universidad Carlos III de Madrid. Es autor de 'A Unified Theory of Collective Action and Social Change' (University of Michigan Press) y de "El Fénix Rojo" (Editorial Catarata).

José María Pérez MedinaJosé María Pérez Medina. Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología y en Geografía e Historia por la Universidad Complutense de Madrid. Funcionario del Estado. Ha sido Asesor en el Gabinete del Presidente del Gobierno entre 2008 y 2011.

José Antonio NogueraJosé Antonio Noguera. Profesor Titular de Sociología en la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) y director del grupo de investigación GSADI (Grupo de Sociología Analítica y Diseño Institucional).

Antonio QueroAntonio Quero. Experto en instrumentos financieros de la Comisión Europea y coordinador de Factoría Democrática. Es autor de "La reforma progresista del sistema financiero" (Ed. Catarata).

Paloma Román MarugánPaloma Román Marugán. Profesora de Ciencia Política en la Universidad Complutense de Madrid. Autora y coordinadora de distintos libros, artículos en revistas especializadas, artículos divulgativos y artículos de prensa.

Jesús Prieto de PedroJesús Prieto de Pedro. Doctor en Derecho, Catedrático de Derecho Administrativo en la UNED y titular de la Cátedra Andrés Bello de Derechos Culturales.

Santiago Díaz de Sarralde MiguezSantiago Díaz de Sarralde Miguez. Profesor de la URJC y coordinador de Economía en OPEX de la Fundación Alternativas.

Javier ReyJavier Rey. Doctor en Medicina y Cirugía, especialista en Cardiología. Secretario de la Comisión Nacional de Reproducción Humana Asistida.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal