Irán: no es nada personal, Bibi

Por: | 17 de julio de 2015

VICENTE PALACIO

Sí: se ha firmado con Irán un pacto nuclear que puede ser histórico. Todo puede cambiar a mejor.

Como en toda antesala de un gran cambio, ahora empieza lo bueno, el tiempo de los enemigos del proceso. No están en el resto del G5 + 1 que lo ha apoyado, sino dentro de los dos enemigos históricos. Es un clásico: arrecian las amenazas atronadoras de los halcones de uno y otro lado  que se quedaron en los 80’s - los ayatolás, los oscuros consejeros áulicos, los reaccionarios del Likud en Jerusalén, o del Congreso en Washington. Muy oportuna la sobreactuación del Pentágono para tranquilizar a los amigos saudíes e israelíes: seguridad garantizada, amigos. De eso se trata, de que se sientan seguros, pero que no bloqueen el cambio. Todo muy delicado, todo comprensible, todo parte del mismo proceso. 

Pero fijémonos en lo más importante, en lo que tiene difícil vuelta atrás. Son cosas que van más allá de lo personal, más allá de este momento incluso. Es lo que que desvela una transformación profunda en la política norteamericana, y en las dinámicas de Oriente Medio, de ahora en adelante. 

ObamaPrimero, con Israel, la relación atraviesa un cambio estructural. No está en cuestión la “alianza sagrada” entre ambos países. Pero EEUU tiene más músculo y puede torcer el brazo de su amigo para obligarle a cambiar en varias cosas. No es fácil, se tiene que dar una constelación precisa. Pero por primera vez en mucho tiempo, puede ocurrir, sin que por ello se resienta la seguridad de los ciudadanos israelíes un ápice. 

De un lado, que las malas políticas de Israel en Oriente Medio perjudican la seguridad nacional de EEUU, es algo que lleva más de una década flotando en ciertos ámbitos de los establishment militar, político y académico, en Washington y en todo el país. Y el pragmatismo es una pulsión irresistible de los norteamericanos. Con este pacto con Rohaní, Obama le ha devuelto el golpe bajo a Netanyahu, quien por dos veces humilló al Presidente con sus visitas al Congreso, una al principio de su mandato, y otra más reciente en marzo de este año. Pero la última vez el mandatario israelí fue demasiado lejos, no solo dando lecciones a su gran protector en la región, sino haciendo política interna en medio de la campaña electoral israelí: justo aquello de lo que muchos están ya hartos en EEUU. Hasta el punto en que en la cadena de televisión Fox le llovieron las críticas. Ahora, sus nuevas incursiones ya anunciadas en el Congreso de EEUU no le van a traer muchos réditos, ni a él ni a los Republicanos, frente a una opinión pública que mayoritariamente respalda el acuerdo. Tampoco en Israel: la oposición laborista y árabe-israelí puede encontrar en esa reincidencia un motivo para intentar tumbar su frágil gobierno, que pende de un escaño. Obama, Kerry no son tan ingenuos: llevan meses blindando las cosas como para que una mayoría de norteamericanos y de judíos estadounidenses no sigan los cantos del Apocalipsis. 

Segundo, respecto a los saudíes, con la Monarquía teocrática en pleno cambio sucesorio, la cosa se plantea en términos de que a medio-largo plazo la dependencia energética del petróleo saudí se puede acabar. Así de simple. También pesa el hecho de que las prácticas autoritarias y los tics neo-medievales de los gobernantes y las leyes saudíes son fuente permanente de críticas, mucho antes de todo el lío de los Bin Laden con los Bush. ¿Cuánto tardará en empezar la presión hacia los saudíes para frenar el wahabismo, ablandar el régimen, o frenar salidas unilaterales a los conflictos con sus vecinos, sea Bahrein o Yemen?

Se habla estos días de paralelismos con Cuba. Obviamente con Irán las cosas no van a ir rodadas, ni mucho menos. La guerra de los nuevos mundos posibles no ha hecho más que empezar, en un lado y en otro. Sin embargo, el elemento central de la política - y de la vida social en general - ya está puesto sobre la mesa, y es algo que pesa más que miles de toneladas de uranio: la confianza mutua.  Con un poco de suerte, si el acuerdo se implementa bien, esa confianza se podría extender a otros terrenos y propiciar acuerdos, o al menos a un alto en fuego respecto a Siria, Irak, Yemen o Gaza. No es inevitable, no hay conexión directa, puede llevar tiempo, son otras guerras. Pero la conexión existe: puede ocurrir.   

Iran postY además: Irán es una bella promesa, de fuertes contrastes, claroscuros y vivos colores. La alegría espontánea en las calles de las principales ciudades del país estos días lo demuestra.  Como en La Habana, en Teheran se acabaron los muñecos quemados del Satán norteamericano, de esos que parecía haber una fábrica entera en otros tiempos. La demografía - el 65% de la población aproximadamente es menor de 35 años - así como el gran capital humano que atesoran sus jóvenes urbanos, va a presionar a favor de un cambio real. La cuestión ahora es cómo manejar ese cambio. Se nos olvida que Irán ya tuvo su “primavera persa” en 2009 con la revolución Verde, un fugaz episodio que se cerró tristemente bajo la represión y el fraude. Desaparecido Ahmanediyad, y con Rohaní en el gobierno, ahora las claves son otras, y aunque persisten múltiples bloqueos desde la cúpula, el cambio social es imparable. 

Por más que un Henry Kissinger lo haya desautorizado, el pacto nuclear es diplomáticamente irreprochable, brillante, tanto en lo técnico de limitación de capacidad para alcanzar una bomba nuclear como en términos de mecanismos de control y salvaguardas de sanciones. No garantiza éxito; pero evita parte de los males del presente y obliga a trabajar por el cambio a futuro. Esta es la “doctrina Obama”: una forma de salir con determinación de todos aquellos callejones sin salida a los que varias décadas de Guerra Fría y sus posteriores secuelas con Bush jr., junto a una oligarquía financiera, habían abocado al país. O simplemente es una tentativa permanente de encontrar la vía hacia un mundo mejor, en un mundo muy distinto. Muy americano: propiciar cambios para ponerse a la vanguardia del cambio. Queda un año para las elecciones Presidenciales. Seguramente Hillary Clinton nos va mostrar otra Hillary - dialogante, pero firme con la J Street y los lobbies-, muy consciente de los intereses de EEUU y de los caminos que se han abierto y de los que se cierran después de Obama.

La lógica amigo-enemigo tiene estas sorpresas, ¿Qué ocurriría si, caídas las máscaras, los enemigos persas mostraran al inesperado amigo, y EEUU termina recuperando a toda una parte sustantiva de nuestros orígenes, de la civilización Occidental? Todo retorna, como dijo algún filósofo hace mucho tiempo; pero de otra manera, nunca idéntica, porque todo fluye. Zoroastro y Heráclito, hermanados. Bibi: no es nada personal. 

Vicente Palacio es director adjunto del Observatorio de Política Exterior de la Fundación Alternativas.

Hay 0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Alternativas

Sobre el blog

Crisis de la política, la economía, la sociedad y la cultura. Hacen falta alternativas de progreso para superarla. Desde el encuentro y la reflexión en España y en Europa. Para interpretar la realidad y transformarla. Ese es el objetivo de la Fundación Alternativas, desde su independencia, y de este blog que nace en su XV Aniversario.

Sobre los autores

Nicolás SartoriusNicolás Sartorius. Vicepresidente Ejecutivo de la Fundación Alternativas (FA), abogado y periodista, ha sido diputado al Congreso.

Carlos CarneroCarlos Carnero. Director Gerente de FA, ha sido Embajador de España en Misión Especial para Proyectos en el Marco de la Integración Europea y eurodiputado.

Vicente PalacioVicente Palacio. Director del Observatorio de Política Exterior de la Fundación Alternativas, Doctor en Filosofía, Visiting Fellow y Visiting Researcher en Harvard.

Sandra LeónSandra León. Profesora de Ciencias Políticas en la Universidad de York (Reino Unido) y responsable de la colección Zoom Político de la Fundación Alternativas.

Carlos MaravallCarlos Maravall. Doctor en Macroeconomía y Finanzas Internacionales por la Universidad de Nueva York. Ha trabajado como asesor en Presidencia del Gobierno en temas financieros.

Erika RodriguezErika Rodriguez Pinzón. Doctora en relaciones internacionales por la Universidad Autónoma de Madrid y coordinadora de América Latina en la Fundación Alternativas.

Ana Belén SánchezAna Belén Sánchez, coordinadora de Sostenibilidad y Medio Ambiente de la Fundación Alternativas.

Jose Luis EscarioJose Luis Escario. Licenciado en Derecho por la Universidad Autónoma de Madrid y Master de Derecho Internacional y Comunitario por la Universidad de Lovaina. Coordinador del Área Unión Europea de FA.

Kattya CascanteKattya Cascante coordina el área de Cooperación al Desarrollo del Observatorio de Política Exterior de la Fundación.

Enrique BustamanteEnrique Bustamante. Catedrático de Comunicación Audiovisual y Publicidad en la UCM. Es un experto de la economía y sociología de la televisión y de las industrias culturales en España.

Alfons MartinellAlfons Martinell. Director de la Cátedra Unesco en la Universidad de Girona y profesor titular en esa misma institución. Codirige el Laboratorio Iberoamericano de Investigación e Innovación en Cultura y Desarrollo.

Carles ManeraCarles Manera. Catedrático de Historia e Instituciones Económicas en la Universitat de les Illes Balears. Es Premio Catalunya de Economía (Societat Catalana d’Economia, 2003).

Stuart MedinaStuart Medina Miltimore. Economista y MBA por la Darden School de la Universidad de Virginia. Es presidente de la Red MMT y fundador de la consultora MetasBio.

Luis Fernando MedinaLuis Fernando Medina. Profesor de ciencia política en la Universidad Carlos III de Madrid. Es autor de 'A Unified Theory of Collective Action and Social Change' (University of Michigan Press) y de "El Fénix Rojo" (Editorial Catarata).

José María Pérez MedinaJosé María Pérez Medina. Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología y en Geografía e Historia por la Universidad Complutense de Madrid. Funcionario del Estado. Ha sido Asesor en el Gabinete del Presidente del Gobierno entre 2008 y 2011.

José Antonio NogueraJosé Antonio Noguera. Profesor Titular de Sociología en la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) y director del grupo de investigación GSADI (Grupo de Sociología Analítica y Diseño Institucional).

Antonio QueroAntonio Quero. Experto en instrumentos financieros de la Comisión Europea y coordinador de Factoría Democrática. Es autor de "La reforma progresista del sistema financiero" (Ed. Catarata).

Paloma Román MarugánPaloma Román Marugán. Profesora de Ciencia Política en la Universidad Complutense de Madrid. Autora y coordinadora de distintos libros, artículos en revistas especializadas, artículos divulgativos y artículos de prensa.

Jesús Prieto de PedroJesús Prieto de Pedro. Doctor en Derecho, Catedrático de Derecho Administrativo en la UNED y titular de la Cátedra Andrés Bello de Derechos Culturales.

Santiago Díaz de Sarralde MiguezSantiago Díaz de Sarralde Miguez. Profesor de la URJC y coordinador de Economía en OPEX de la Fundación Alternativas.

Javier ReyJavier Rey. Doctor en Medicina y Cirugía, especialista en Cardiología. Secretario de la Comisión Nacional de Reproducción Humana Asistida.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal