Los incendios forestales en invierno no son ninguna novedad

Por: | 08 de enero de 2016

FRANCIS CABEZOS (*)

 

Incendio

Un brigadista en el incendio forestal de Rairiz de Veiga (Ourense)

 Numerosos medios de comunicación se hacían eco el pasado mes de diciembre, de los incendios que han quemado más de 3000 hectáreas de terrenos forestales a lo largo de la cornisa cantábrica y Navarra.

Es cierto que ha sido un episodio muy llamativo por el número de fuegos y también trágico, pues en uno de ellos falleció el piloto de un helicóptero mientras participaba en las labores de extinción. Ha habido pérdidas económicas y por supuesto pérdidas en la biodiversidad que atesora esa zona geográfica del país lo que hasta este año pasado no ha sido noticia.

Las redes sociales echaban humo y muchas personas pensaban que detrás de esa oleada de fuego estaba la intención de recalificar los terrenos quemados, atendiendo a la puerta que dejó abierta la reforma de la ley de montes que llevó a cabo el Partido Popular antes del fin de la legislatura, dejar sin efecto la prohibición de cambio de uso durante 30 años de un monte o terreno forestal que haya sido pasto de las llamas, medida ésta que ciertamente supone un paso atrás de muy difícil justificación social y ambiental.

Pero los incendios que se han producido no guardan relación con esa reforma, es decir, no se puede afirmar que sus autores buscaran que lo quemado se recalifique y se le dé un impulso a la maltrecha economía del ladrillo de tan infausto recuerdo. No se ha llevado a cabo la investigación del 100% de los incendios, es muy pronto para empezar a aplicar lo recogido en la reforma legal y no ha entrado en ninguno de los parlamentos autonómicos, al menos hasta este momento, proposiciones de recalificación para su debate y aprobación por mayoría en las asambleas. Esto no quiere decir que no se esté atento a ello en un futuro no lejano, por si acaso.

Todos los años, sin excepción, el norte de España sufre incendios. Todos los años, más o menos a lo largo del primer trimestre, el norte tiene unas particularidades climatológicas, ligero aumento de las temperaturas, cierta disminución de las precipitaciones y llegada de viento sur que seca la vegetación. Estas condiciones climáticas son las que se han dado en diciembre y es por ello que ha sido en ese momento cuando se le ha metido cerilla, quema del matorral, a los montes en esa zona, si bien se han concentrado en un solo mes un número muy elevado de focos y la propagación de las llamas ha sido mucho mayor. Veremos si a lo largo de febrero y marzo no se producen de nuevo incendios.

El matorral, en una sucesión natural de la vegetación, va apropiándose de las zonas de pasto, invade caminos y sendas y “ensucia” el paisaje. El fuego es un método rápido, sencillo y barato para “limpiar” los terrenos. La combustión de la vegetación libera nutrientes y alguno se justificará para las quemas, diciendo que por eso es bueno meter fuego de vez en cuando. Si los pastos se pierden por la regeneración natural del monte a través de especies leñosas, esto resulta difícilmente compatible con alimentar la cabaña ganadera. De manera continuada a lo largo de los años se ha quemado el monte para tener pasto y con ello alimentar el ganado, “tradición” le llaman algunos. Se elige el momento más oportuno y se prende, lo malo de ello es que el fuego es caprichoso y responde a reacciones químicas propias y al no ser algo controlado el resultado es que también se quema lo que no se quería quemar. Desastre.    

La falta de gestión, de cuidado y el abandono de los montes, por los propietarios, no es sencillo ni barato mantener fincas forestales sin sacar ningún rédito económico, y por parte de las administraciones competentes, Comunidades Autónomas y Estado, las cuales tienen un alto grado de responsabilidad, y ello unido a los efectos del cambio climático, no hace más que contribuir a que los incendios forestales sean cada vez más graves e incontrolables, lo que acarrea una pérdida doble: por no aprovechar sosteniblemente lo que nos brindan nuestros montes y por los daños y costes que suponen, año tras año, los incendios forestales.

Los montes, entre otras, tienen una marcada función social directa, la creación de riqueza a través de los productos forestales y la generación de empleo.

España es el segundo país con mayor superficie forestal total de Europa -con 27,5 millones de hectáreas- y el tercero en superficie forestal arbolada -más de 18 millones de hectáreas. Además, es el Estado europeo con mayor incremento de superficie de bosque (290.000 hectáreas al año) y, a su vez, cuenta con una productividad forestal, por nuestro clima y suelo, de la que no disponen los países tradicionalmente forestales europeos. Los espacios forestales van acumulando biomasa en forma de hojarasca, leñas, cortezas, maderas y otros restos que bien se pudren (un proceso muy lento en nuestro ecosistema mediterráneo) o bien se queman en incendios naturales, el 4% (rayos) o en los incendios de origen humano, el 96% restante. En definitiva, nuestro país tiene, y no aprovecha, una superficie forestal de las mayores de Europa.

Se puede, respetando el círculo de los nutrientes, utilizar una gran parte de esos restos para la obtención de diversas materias primas, incluida la biomasa forestal residual para aprovechamiento energético. Las AAPP, que son responsables del 18% del consumo de los productos de madera y papel en España, podrían fomentar más sus políticas de compra responsable de productos forestales. Crear riqueza a través de los productos forestales obtenidos, desde madera hasta resina, pasando por el corcho, etc, productos que en muchos casos importamos y que de hacerlo mejoraría, pues, nuestro balance comercial exterior, muy supeditado a las materias primas energéticas, petróleo y derivados.

Los incendios forestales son el síntoma de una enfermedad cuya causa es la política de abandono sistemático de la gestión forestal, apenas se aprovecha el 38 % de los productos del monte, sólo un 15 % de los espacios forestales tienen un plan de ordenación o gestión, principalmente los montes públicos, siendo un 70% de los terrenos forestales de titularidad privada, la ganadería extensiva casi ha desaparecido, el apego de la gente rural a sus montes se desvanece poco a poco, etc.

Miles de pueblos continúan condenados al despoblamiento por falta de actividad económica y de servicios públicos, pese a existir una gran riqueza forestal en sus entornos. La inversión para generar un empleo en el sector forestal es mucho más barata que en otros sectores, como la construcción o las infraestructuras: sólo se necesitan 45.000 euros para generar un empleo forestal, frente a los 326.000 euros/empleo del fallido proyecto de Eurovegas o los 368.760 euros/empleo de la autopista del Pirineo. La Federación de Servicios a la Ciudadanía de CCOO calculó que se podrían crear hasta 50.000 nuevos empleos si se implantara una política forestal sostenible[1].

El sector forestal necesita de una vez por todas de políticas decididas, de diálogo y puesta en común, de acuerdos, de mejora sustancial en las condiciones laborales de las personas que se dedican a ello; los convenios agrarios no son de los mejores, y para que no todo en España cuando se hable de los montes sea referido a apagar los incendios que se producen en ellos.

[1] Informe de la Federación de Servicios a la ciudadanía de CCOO que compila propuestas de mejora de la gestión forestal en España ‘Sector forestal: propuestas de cambio para la creación de 50.000 empleos”

http://www.fsc.ccoo.es/comunes/recursos/99922/1486323-Informe_sector_forestal_2012..pdf

(*) Francis Cabezos es secretario de medio ambiente y salud laboral de la Federación de Servicios a la Ciudadanía de Comisiones Obreras (FSC-CCOO)

Hay 3 Comentarios

Las masas forestales son un bien común de la Humanidad y debe ser gestionados como tales. Fue la Premio Nobel Elinor Ostrom la que indicó como debían gestionarse estos bienes. Fuera de la propiedad estrictamente privada y la propiedad pública es posible ser tratada de una manera colectiva por la sociedad en general, como un derecho consuetudinario, reconocido en casi todos los países del mundo. Jeremy Rifkin en su libro "La sociedad de coste marginal cero" ( 2014, Barcelona, Espasa Calpe) dedica su capítulo 19 a ese tema. Indica que "los procomunes de los Alpes suizos no son una rareza exclusiva de aquel país".

Un saludo

El campo debemos de cuidarlo TODOS.
Los "jardineros" están a punto de desaparecer, y ya es hora que todas las administraciones se tomen en serio qué hacer con el campo.
Entre esas medidas que deberían de tomarse es perseguir a los pirómanos.

El medio rural necesita un empuje fuerte para que no se pierda la habitabilidad de los pueblos, pero no sólo para que no se pierda, pues muchos de ellos están habitados por personas ya mayores, sino para que la gente jóven pueda vivir allí y tener un futuro, seguro que si se estudia bien la forma de hacerlo, con las posibilidades que se tienen en cada zona, se podría conseguir un buen resultado entre hombre y medio ambiente; es un artículo interesante y muy bonito, me ha gustado mucho.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Alternativas

Sobre el blog

Crisis de la política, la economía, la sociedad y la cultura. Hacen falta alternativas de progreso para superarla. Desde el encuentro y la reflexión en España y en Europa. Para interpretar la realidad y transformarla. Ese es el objetivo de la Fundación Alternativas, desde su independencia, y de este blog que nace en su XV Aniversario.

Sobre los autores

Nicolás SartoriusNicolás Sartorius. Vicepresidente Ejecutivo de la Fundación Alternativas (FA), abogado y periodista, ha sido diputado al Congreso.

Carlos CarneroCarlos Carnero. Director Gerente de FA, ha sido Embajador de España en Misión Especial para Proyectos en el Marco de la Integración Europea y eurodiputado.

Vicente PalacioVicente Palacio. Director del Observatorio de Política Exterior de la Fundación Alternativas, Doctor en Filosofía, Visiting Fellow y Visiting Researcher en Harvard.

Sandra LeónSandra León. Profesora de Ciencias Políticas en la Universidad de York (Reino Unido) y responsable de la colección Zoom Político de la Fundación Alternativas.

Carlos MaravallCarlos Maravall. Doctor en Macroeconomía y Finanzas Internacionales por la Universidad de Nueva York. Ha trabajado como asesor en Presidencia del Gobierno en temas financieros.

Erika RodriguezErika Rodriguez Pinzón. Doctora en relaciones internacionales por la Universidad Autónoma de Madrid y coordinadora de América Latina en la Fundación Alternativas.

Ana Belén SánchezAna Belén Sánchez, coordinadora de Sostenibilidad y Medio Ambiente de la Fundación Alternativas.

Jose Luis EscarioJose Luis Escario. Licenciado en Derecho por la Universidad Autónoma de Madrid y Master de Derecho Internacional y Comunitario por la Universidad de Lovaina. Coordinador del Área Unión Europea de FA.

Kattya CascanteKattya Cascante coordina el área de Cooperación al Desarrollo del Observatorio de Política Exterior de la Fundación.

Enrique BustamanteEnrique Bustamante. Catedrático de Comunicación Audiovisual y Publicidad en la UCM. Es un experto de la economía y sociología de la televisión y de las industrias culturales en España.

Alfons MartinellAlfons Martinell. Director de la Cátedra Unesco en la Universidad de Girona y profesor titular en esa misma institución. Codirige el Laboratorio Iberoamericano de Investigación e Innovación en Cultura y Desarrollo.

Carles ManeraCarles Manera. Catedrático de Historia e Instituciones Económicas en la Universitat de les Illes Balears. Es Premio Catalunya de Economía (Societat Catalana d’Economia, 2003).

Stuart MedinaStuart Medina Miltimore. Economista y MBA por la Darden School de la Universidad de Virginia. Es presidente de la Red MMT y fundador de la consultora MetasBio.

Luis Fernando MedinaLuis Fernando Medina. Profesor de ciencia política en la Universidad Carlos III de Madrid. Es autor de 'A Unified Theory of Collective Action and Social Change' (University of Michigan Press) y de "El Fénix Rojo" (Editorial Catarata).

José María Pérez MedinaJosé María Pérez Medina. Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología y en Geografía e Historia por la Universidad Complutense de Madrid. Funcionario del Estado. Ha sido Asesor en el Gabinete del Presidente del Gobierno entre 2008 y 2011.

José Antonio NogueraJosé Antonio Noguera. Profesor Titular de Sociología en la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) y director del grupo de investigación GSADI (Grupo de Sociología Analítica y Diseño Institucional).

Antonio QueroAntonio Quero. Experto en instrumentos financieros de la Comisión Europea y coordinador de Factoría Democrática. Es autor de "La reforma progresista del sistema financiero" (Ed. Catarata).

Paloma Román MarugánPaloma Román Marugán. Profesora de Ciencia Política en la Universidad Complutense de Madrid. Autora y coordinadora de distintos libros, artículos en revistas especializadas, artículos divulgativos y artículos de prensa.

Jesús Prieto de PedroJesús Prieto de Pedro. Doctor en Derecho, Catedrático de Derecho Administrativo en la UNED y titular de la Cátedra Andrés Bello de Derechos Culturales.

Santiago Díaz de Sarralde MiguezSantiago Díaz de Sarralde Miguez. Profesor de la URJC y coordinador de Economía en OPEX de la Fundación Alternativas.

Javier ReyJavier Rey. Doctor en Medicina y Cirugía, especialista en Cardiología. Secretario de la Comisión Nacional de Reproducción Humana Asistida.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal