Los riesgos sanitarios de algunas propuestas para afrontar la independencia catalana

Por: | 30 de marzo de 2016

JAVIER REY (*)

 

Puig

Carles Puigdemont, en el Parlament 

El “proceso” independentista catalán se ha constituido en un asunto central de la política española y adquirido una dinámica propia. Es lógico que, en consecuencia, se hayan comenzado a formular diferentes propuestas para evitar su deriva hacia un enfrentamiento entre los poderes del Estado generador de perjuicios para todos. Sin embargo, algunas de las propuestas formuladas pueden generar efectos perversos sobre el funcionamiento del Estado en su conjunto, y de algunos de sus servicios en concreto. Se comenta aquí, por las repercusiones que su desarrollo podría tener sobre las organizaciones sanitarias catalana y la autonómica general, una propuesta formulada en por Xavier Vidal-Folch en el diario El País el 27 de enero (http://elpais.com/elpais/2016/01/22/opinion/1453467557_612033.html), consistente en el “blindaje” de las “competencias estratégicas (de Cataluña) tales como las económico-financieras, educativas, lingüísticas y culturales” (de Cataluña) incorporando una capacidad expansiva de alcance y ambición justamente a acordar” previo a una reforma en profundidad de la Constitución en su aspecto territorial, que permitiera abordar ésta con la tranquilidad necesaria. Se formulan dos comentarios sobre esa propuesta.

1) En Cataluña, desde 1981, año en que su gobierno asumió el traspaso de las competencias sanitarias “completas”, los gobiernos sucesivos han venido haciendo una interpretación expansiva de las mismas, convirtiéndolas de hecho en “exclusivas”. Tal interpretación, sin oposición real de ninguno de los gobiernos centrales que han sido hasta ahora, y pese a carecer de refrendo constitucional y jurisprudencial adecuado, ha llevado a lo que desde hace años se ha dado en llamar el “modelo sanitario catalán”.

Éste se caracteriza por integrar en un “Sistema Sanitario Integral de Utilización Pública de Cataluña” (SISCAT), creado en 2010, centros públicos y privados, reunidos a su vez en tres agrupaciones de proveedores distintos: el Instituto Catalán de la Salud (ICS), que reúne a los centros de la antigua red de la Seguridad Social, el Consorcio Hospitalario de Cataluña (CHC), que agrupa a los antiguos centros dependientes de las diputaciones y municipios catalanes, y la Unión Catalana de Hospitales, que reúne a los centros privados. El Sistema permite al Servicio Catalán de la Salud (CatSalut), que gestiona la prestación de los servicios sanitarios, concertar en igualdad de condiciones y de manera indistinta con cada una de las tres redes citadas.

Ese modelo, desarrollado con el apoyo de CiU y el PSC, tiene sus raíces en la amplia tradición de hospitales municipales y mutualidades privadas dotadas de centros propios que existía en Cataluña desde más de un siglo antes, y en un nivel de pólizas de seguro sanitario privado que supera al del resto de las CCAA españolas, salvo Baleares y Madrid (http://www.unespa.es/mwg-internal/de5fs23hu73ds/progress?id=hvWcjDI9F9kJfO4KEwJg9KHVnmPJBiJw7WLMoFZ_QKY), buena parte de ellas suscritas con mutuas privadas hasta hace poco exclusivas de su ámbito territorial. El “modelo sanitario catalán” ha alcanzado así a ser una verdadera estructura de estado sin Estado, a la espera de la constitución de Cataluña como tal.

Su funcionamiento genera un sesgo de inequidad en la prestación de los servicios, a favor de los grupos de ciudadanos (30% de la población catalana (http://www.caffereggio.net/2015/09/04/expolio-nacional-o-expolio-social-en-catalunya-y-en-espana-de-vicenc-navarro-en-publico/) que simultanean el derecho a la cobertura pública, disponible para todos, con una póliza privada. Inequidad que se expresa en facilidad para acceder a la atención, en particular la especializada, posibilidad de acceder a ventajas sanitarias u hoteleras en la prestación de los servicios, contrapuesto al apoyo que se ha dado a la obtención de desgravaciones fiscales por las cotizaciones a las aseguradoras privadas (http://www.elmundo.es/elmundo/2010/05/30/barcelona/1275212737.html ).

Esa forma de organización de la atención sanitaria financiada públicamente ha propiciado además el desvío de pacientes con cobertura pública al ámbito de la atención privada a la vez que se reducía la dotación económica de los centros públicos. Facilitar la consolidación de esas formas de organización y funcionamiento de los servicios sanitarios en esa CA, mediante el "blindaje" de la forma en que han sido desarrolladas a partir de una interpretación unilateral no combatida de las competencias sanitarias asumidas, sería un flaco favor a cuantos ciudadanos catalanes, la mayoría de ellos, no se benefician de aquélla.

Sería además un error añadido hacerlo cuando desde algunos sectores que dan soporte y forman parte del actual gobierno independentista catalán, se han empezado a poner en cuestión algunos elementos centrales del modelo, en particular la participación de ciertos centros privados en la gestión de la asistencia pública. Una puesta en cuestión no exenta de contradicciones y oposición por los sectores afectados, y de resultados dudosos, que, en todo caso, no debería contribuir a acallarse desde fuera mediante un “blindaje” de ese Sistema.

2)El segundo comentario deriva de la propuesta de “otorgar garantías especiales a la autonomía económico-financiera catalana”, un eufemismo que parece encubrir la demanda permanente de la autonomía catalana de reducir sus supuestas balanzas fiscales negativas con la Administración central como consecuencia de sus aportaciones a la solidaridad con otras CCAA.

El derecho a la protección sanitaria figura en la Constitución Española (CE) vinculado a la condición de ciudadanía española, y no a la residencia o pertenencia ciudadana a cualquier entidad de nivel autonómico. A su vez, la financiación de los servicios sanitarios supone al menos el 40% del presupuesto de cualquier Comunidad Autónoma (CA), también la catalana.

En esas condiciones, establecer cualquier clase de limitación general a la “solidaridad” fiscal de Cataluña con el resto de las CCAA, sobre bases supuesta y falsamente comparables con lo que ocurre en otros países federales, no resulta razonable si en el cálculo se incluye de manera indiferenciada la financiación sanitaria. Hacerlo así impediría mantener un mismo nivel de protección sanitaria para toda la población española, dado que la mayoría de las CCAA carecen de capacidad fiscal para mantener los servicios sanitarios sólo con cargo a sus propios ingresos. Si se quiere mantener el derecho universal e igualitario a la protección sanitaria, la solución “federal” a ese problema pasa por la separación de la financiación sanitaria de la financiación autonómica general, estableciendo criterios específicos de distribución y control de la primera (http://www.fundacionalternativas.org/public/storage/laboratorio_documentos_archivos/47a0bc83a71e121bef785c7c1d13e370.pdf ) y aplicar, en su caso, conforme a criterios asimétricos acordados, limitaciones a la transferencia de recursos de las restantes competencias asumidas, en especial la de aquéllas que caracterizan de una manera específica a la autonomía catalana como una nación cultural.

No hay tampoco argumentos que avalen una insuficiencia de la financiación sanitaria catalana diferente a la de las restantes CCAA de régimen común, y sí, por el contrario, niveles más altos de déficit y deuda sanitaria que los de la mayoría de éstas, que sugieren problemas estructurales y de gestión sanitaria específicos por parte de aquélla.

A esta última situación se le ha dado solución parcial con el recurso a financiación adicional proporcionada a través de los Fondos de Liquidez Autonómica y Facilidad Financiera   por el Ministerio de Hacienda (http://www.seap.minhap.gob.es/dms/es/web/delegaciones_gobierno/delegaciones/catalunya/actualidad/notas_de_prensa/notas/2016/01/28-01-16-NdP-PAGOS-FLA-ENERO-2016/28-01-16%20NdP%20PAGOS%20FLA%20ENERO%202016.pdf ), en cuyo reparto, como ha ocurrido cada vez que en diferentes ocasiones previas se han proporcionado fondos adicionales a la financiación sanitaria, Cataluña ha salido beneficiada de manera asimétrica (http://politica.elpais.com/politica/2015/07/29/actualidad/1438193812_953297.html).

Ampliar esas diferencias aceptando que se establezcan limitaciones a la solidaridad catalana en servicios sanitarios con otras CCAA supondría sentar las bases para la ruptura efectiva del Sistema Nacional de Salud. Por el contrario, la modificación constitucional que parece precisa para lograr un mejor acomodo de la sociedad catalana en España, y todas las propuestas previas que puedan conducir a ella, deberían utilizarse para adaptar el sistema sanitario a nuestra realidad constitucional y social mediante reformas directas del mismo y otras medidas complementarias. Entre éstas, una modificación del sistema de financiación autonómica, por otra parte demandada por todos los partidos y CCAA, que se adapte a la vez a las condiciones de la organización política federal, y a las universales e igualitarias de la protección de la salud.

 

(*) Javier Rey es Doctor en Medicina. Médico inspector de la Seguridad Socia y miembro del Consejo Asesor del Laboratorio de la Fundación Alternativas

Hay 3 Comentarios

Clamar en el desierto.

La votación denominada por la Generatitat (President Sr. Más), como "plebiscitaria", se perdió por el 48%. Plebiscito : Una persona, un voto para decidir algo previamente acordado. El "mandato popular", es una m e n t i r a. Es un asunto ya tratado. No más plebiscitos sobre la misma cosa. Otra cosa es que haya planteado a destiempo, con los españa nos roba, económicamente mal, con la comunidad mundial pasando (menos un doctor en EEUU), Todos somos rehenes de nuestras propias decisiones. Quizás no se ha planteado de forma "astuta". O el sentimiento es llorar. Ayer el BCE excluyó a Catalunya en los planes de ayuda directa. En Bruselas hacen chistes con los independentistas catalanes de españa. Y es una tristeza. Me gustaría que alguien me diera razones familiares, sociales, territoriales, culturales, idiomas, económicas, constitucionales, etc, etc, del por qué de la independencia. Además del por que sí.
No insultar. No palabras de grueso calibre. Libertad con educación. No tanques. Saludos para todos. Cuidar este blog, que es unas risas.

Propuesta Himno Nacional de Catalunya

https://www.youtube.com/watch?v=9rVTPhZriag

Cuando oímos la enorme deuda que arrastra a día de hoy la Comunidad Autónoma de Catalunya, los ciudadanos y las ciudadanas catalanes nos hacemos cruces.
Y se nos pone el vello de punta, cuando oímos las alegrías con las que se dice a bombo y platillo, que en unos meses Catalunya será independiente.
¿De quien? Si se debe hasta la camisa.
Y las deudas hay que pagarlas con intereses.
Sin contar la deuda contraída y sufragada con dinero del Estado Español, también previo pago de intereses.
Deudas con gran cantidad de corporaciones, como son la sanidad y las farmacias por poner un ejemplo.
¿Cómo se sostiene el nacimiento de un nuevo estado en todas direcciones, que requiere de un fondo enorme, si no se tienen dineros.?
¿Solo con deudas?.
¿Qué oferta se le dará a la ciudadanía a bote pronto?.
¡Más trabajo y más precariedad?
Se espera algo que mejore lo que tenemos en la actualidad, algo tangible y no promesas, y menos aun cargas y más recortes para salir a flote con un proyecto cargado sobre los hombros de la gente que pagará el gasto, la ciudadanía.
Deudores para empezar con Estado Español, y pagando las patatas y los pimientos al precio que nos pidan.
Detrás de la quimera de una independencia que será el paraíso terrenal. ¿Para quien?.
Solo montando una hacienda pública, una sanidad como la actual y pagando lo que se debe. Catalunya estaría hipotecada y en manos de sus acreedores los próximos cien años, como mínimo.
Yendo bien las cosas.
Y todo apunta hoy a un estado de dificultad económica importante, dado el grado de saturación de los mercados y el gran deterioro económico de las bolsas ciudadanas.
Sin dinero no hay pan.
Con la precariedad laboral por bandera desde la juventud hasta la gente mayor.
Un panorama desolador, que con solo imaginarlo se pone uno enfermo, escuchando a algunos de los políticos visionarios que de cara a fuera nos prometen todo el oro del mundo.
Una Ítaca de leche y miel, que está solo en la imaginación de quienes flotan en el panorama político siempre con vida resuelta.
Pero las familias normales no tenemos esa suerte.


Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Alternativas

Sobre el blog

Crisis de la política, la economía, la sociedad y la cultura. Hacen falta alternativas de progreso para superarla. Desde el encuentro y la reflexión en España y en Europa. Para interpretar la realidad y transformarla. Ese es el objetivo de la Fundación Alternativas, desde su independencia, y de este blog que nace en su XV Aniversario.

Sobre los autores

Nicolás SartoriusNicolás Sartorius. Vicepresidente Ejecutivo de la Fundación Alternativas (FA), abogado y periodista, ha sido diputado al Congreso.

Carlos CarneroCarlos Carnero. Director Gerente de FA, ha sido Embajador de España en Misión Especial para Proyectos en el Marco de la Integración Europea y eurodiputado.

Vicente PalacioVicente Palacio. Director del Observatorio de Política Exterior de la Fundación Alternativas, Doctor en Filosofía, Visiting Fellow y Visiting Researcher en Harvard.

Sandra LeónSandra León. Profesora de Ciencias Políticas en la Universidad de York (Reino Unido) y responsable de la colección Zoom Político de la Fundación Alternativas.

Carlos MaravallCarlos Maravall. Doctor en Macroeconomía y Finanzas Internacionales por la Universidad de Nueva York. Ha trabajado como asesor en Presidencia del Gobierno en temas financieros.

Erika RodriguezErika Rodriguez Pinzón. Doctora en relaciones internacionales por la Universidad Autónoma de Madrid y coordinadora de América Latina en la Fundación Alternativas.

Ana Belén SánchezAna Belén Sánchez, coordinadora de Sostenibilidad y Medio Ambiente de la Fundación Alternativas.

Jose Luis EscarioJose Luis Escario. Licenciado en Derecho por la Universidad Autónoma de Madrid y Master de Derecho Internacional y Comunitario por la Universidad de Lovaina. Coordinador del Área Unión Europea de FA.

Kattya CascanteKattya Cascante coordina el área de Cooperación al Desarrollo del Observatorio de Política Exterior de la Fundación.

Enrique BustamanteEnrique Bustamante. Catedrático de Comunicación Audiovisual y Publicidad en la UCM. Es un experto de la economía y sociología de la televisión y de las industrias culturales en España.

Alfons MartinellAlfons Martinell. Director de la Cátedra Unesco en la Universidad de Girona y profesor titular en esa misma institución. Codirige el Laboratorio Iberoamericano de Investigación e Innovación en Cultura y Desarrollo.

Carles ManeraCarles Manera. Catedrático de Historia e Instituciones Económicas en la Universitat de les Illes Balears. Es Premio Catalunya de Economía (Societat Catalana d’Economia, 2003).

Stuart MedinaStuart Medina Miltimore. Economista y MBA por la Darden School de la Universidad de Virginia. Es presidente de la Red MMT y fundador de la consultora MetasBio.

Luis Fernando MedinaLuis Fernando Medina. Profesor de ciencia política en la Universidad Carlos III de Madrid. Es autor de 'A Unified Theory of Collective Action and Social Change' (University of Michigan Press) y de "El Fénix Rojo" (Editorial Catarata).

José María Pérez MedinaJosé María Pérez Medina. Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología y en Geografía e Historia por la Universidad Complutense de Madrid. Funcionario del Estado. Ha sido Asesor en el Gabinete del Presidente del Gobierno entre 2008 y 2011.

José Antonio NogueraJosé Antonio Noguera. Profesor Titular de Sociología en la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) y director del grupo de investigación GSADI (Grupo de Sociología Analítica y Diseño Institucional).

Antonio QueroAntonio Quero. Experto en instrumentos financieros de la Comisión Europea y coordinador de Factoría Democrática. Es autor de "La reforma progresista del sistema financiero" (Ed. Catarata).

Paloma Román MarugánPaloma Román Marugán. Profesora de Ciencia Política en la Universidad Complutense de Madrid. Autora y coordinadora de distintos libros, artículos en revistas especializadas, artículos divulgativos y artículos de prensa.

Jesús Prieto de PedroJesús Prieto de Pedro. Doctor en Derecho, Catedrático de Derecho Administrativo en la UNED y titular de la Cátedra Andrés Bello de Derechos Culturales.

Santiago Díaz de Sarralde MiguezSantiago Díaz de Sarralde Miguez. Profesor de la URJC y coordinador de Economía en OPEX de la Fundación Alternativas.

Javier ReyJavier Rey. Doctor en Medicina y Cirugía, especialista en Cardiología. Secretario de la Comisión Nacional de Reproducción Humana Asistida.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal