El paro y la salud mental de los españoles

Por: | 01 de junio de 2016

ELISA DÍAZ (*)

Inem

Colas de parados ante la oficina de empleo

 

La última Encuesta de Población Activa (EPA) ha puesto de manifiesto que el paro de larga duración sigue siendo un problema de primera magnitud para nuestra economía. La crisis económica ha generado un incremento sin precedentes en el desempleo de larga duración en España y lo ha hecho muy por encima de otros países de nuestro entorno. En el primer trimestre de 2008 la cantidad de personas que había estado buscando empleo durante más de un año estaba por debajo de medio millón mientras que en el primer trimestre de 2016, el número de personas en esta situación estaba en torno a los 2,7 millones.

Que el paro de larga duración tiene consecuencias muy negativas en la depreciación de la capacitación profesional de los que lo sufren, es algo que resulta intuitivo y que se ha demostrado en varias ocasiones. En cambio, menos conocidos resultan los efectos dañinos del desempleo sobre la salud aunque son de una apreciable magnitud que debemos conocer bien para que las distintas administraciones diseñen programas y actuaciones específicas a este problema.

En general, es conocido que la falta de recursos y el estrés asociado al paro son causa de una pérdida de bienestar y un empeoramiento de la salud de las personas y hogares directamente afectados. En esta línea es destacable que de acuerdo a la Encuesta Nacional de Salud 2011/2012 (última disponible), la probabilidad de que una persona desempleada declare que su estado de salud percibido es “regular, malo o muy malo” es un 28% superior al de las personas con empleo. Sin embargo, se encuentra menos presente en el debate público lo que hay detrás de esta peor percepción de su salud por parte de los desempleados. ¿En qué se traduce concretamente? ¿Por qué los desempleados consideran que su salud es mala en mayor medida que los que tienen un empleo? Según se ha podido establecer, esta discrepancia en las percepciones corresponde a una discrepancia objetiva: efectivamente, la salud tanto física como mental de los desempleados es peor. En este post nos centramos en los efectos del desempleo de larga duración en la salud mental. Más adelante, en otro post, nos centraremos en los efectos del desempleo sobre la salud física a través de enfermedades crónicas como la obesidad.

Hay una creciente evidencia internacional que muestra que las personas en situación de desempleo tienen un mayor riesgo de padecer enfermedades mentales. En España también observamos que el desempleo está asociado a una peor salud mental. Este sentido, el Gráfico 1 muestra como la probabilidad de sufrir enfermedades crónicas mentales de las personas desempleadas está en torno al doble de la de las personas con empleo.

Gráfico 1 - Relación entre la probabilidad de sufrir una enfermedad crónica mental en personas desempleadasrespecto de la misma variable para personas empleadas, 2012

 

Captura de pantalla 2016-06-01 a la(s) 10.52.00

Fuente: Encuesta Nacional de Salud 2011-2012, Instituto Nacional de Estadística y Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad

 

Por otra parte, a partir de datos del Ministerio de Sanidad Servicios Sociales y Desigualdad en los periodos 2006-07 y 2011-12, un estudio encuentra evidencia de un empeoramiento en el nivel de la salud mental de los hombres como resultado de situaciones de desempleo. El estudio halla evidencia de un incremento en las desigualdades en términos de salud mental como resultado de la crisis – en particular, se identifica un empeoramiento entre ambos periodos en el nivel de salud mental de determinados grupos sociales más afectados por el riesgo de desempleo (por ejemplo, hombres que son cabeza de familia, con edad comprendida entre 35 y 54 años, educación primaria o secundaria, y un nivel profesional de supervisor semicualificado). Asimismo comparando datos de pacientes de centros de atención primaria en España para los períodos 2006-07 y 2010-11, un trabajo muestra un incremento significativo en la frecuencia de problemas relacionados con el estado de ánimo, ansiedad, trastornos somatomorfos, y uso de bebidas alcohólicas en los datos de 2010-11 y una relación significativa entre el riesgo de padecer estos problemas y situaciones de desempleo (o pertenecer a hogares con desempleados) o de dificultad en el pago de hipotecas y desahucios. Por último, en estas breves pinceladas de evidencia que relaciona la situación de desempleo con la mayor frecuencia de enfermedades mentales, también hay trabajos que a partir de un análisis de la información sobre intentos de suicidio en Andalucía para los periodos 2003-2007 y 2008-2012 determinan que el incremento de probabilidad en el intento de suicidio está asociado a que los individuos estén desempleados. En este sentido, casi la mitad de los intentos de suicidio de hombres identificados en el estudio estaban relacionados con la situación de desempleo. El estudio también incluye una estimación de la reducción en el número de intentos de suicidio (alrededor de 2.000 para los hombres y 3.000 para las mujeres) si la crisis no hubiese tenido lugar – ver Gráfico 2.

Gráfico 2 - Relación entre la probabilidad de sufrir una enfermedad crónica mental en personas desempleadasrespecto de la misma variable para personas empleadas, 2012

 

Captura de pantalla 2016-06-01 a la(s) 10.48.23

Captura de pantalla 2016-06-01 a la(s) 10.50.16

Fuente: JA Cordoba-Doña, M. San Sebastian, A. Escolar-Pujolar, JE Martinez-Faure, P. Gustafsson, 2014. “Economic crisis and suicidal behavior: the role of unemployment, sex and age in Andalusia, Southern Spain”. International Journal for Equity in Health, 13-55.

El mantenimiento probable en el medio plazo del desempleo de larga duración por encima del nivel pre-crisis y el probable incremento de los problemas de salud mental en los grupos más afectados por el desempleo de larga duración (por ejemplo, los menores de 25 años con bajo nivel educativo y los mayores de 45 años) van a suponer una presión adicional sobre los recursos del sistema sanitario. Este hecho, junto con la drástica reducción del gasto público de los últimos años, refuerza la necesidad de evaluar los resultados de los sistemas sanitarios y de establecer programas y medidas basados en la evidencia. Estos programas deben ligarse al desempeño de los sistemas sanitarios y a los factores que van a tener una influencia sobre la demanda de atención sanitaria (p.ej. el envejecimiento de la población, aumento de factores de riesgo como la obesidad y de las enfermedades crónicas, etc). Si queremos que España siga disfrutando de una atención sanitaria con unos buenos resultados en términos de su funcionamiento y sus resultados en salud y que los colectivos más vulnerables a la crisis económica no se queden atrás en términos de su salud y oportunidades de vida, este debería ser uno de los grandes temas a tratar por el gobierno que salga de las urnas el próximo 26 de Junio.

 

(*) Elisa Díaz es la directora del Laboratorio de Ideas de la Fundación Alternativas

 

 

Hay 2 Comentarios

La Salud es algo que tenemos que cuidar y tener muy en cuenta, sobre todo algo que es muy importante la salud mental. Yo leo mucho este blog https://www.ccsalud.com y la verdad que me ayuda mucho.

En tres minutos... es lo que puedo decir:
Con más de 40 y en paro https://dametresminutos.wordpress.com/2016/05/08/con-mas-de-40-y-en-paro/
vía @jiribas

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Alternativas

Sobre el blog

Crisis de la política, la economía, la sociedad y la cultura. Hacen falta alternativas de progreso para superarla. Desde el encuentro y la reflexión en España y en Europa. Para interpretar la realidad y transformarla. Ese es el objetivo de la Fundación Alternativas, desde su independencia, y de este blog que nace en su XV Aniversario.

Sobre los autores

Nicolás SartoriusNicolás Sartorius. Vicepresidente Ejecutivo de la Fundación Alternativas (FA), abogado y periodista, ha sido diputado al Congreso.

Carlos CarneroCarlos Carnero. Director Gerente de FA, ha sido Embajador de España en Misión Especial para Proyectos en el Marco de la Integración Europea y eurodiputado.

Vicente PalacioVicente Palacio. Director del Observatorio de Política Exterior de la Fundación Alternativas, Doctor en Filosofía, Visiting Fellow y Visiting Researcher en Harvard.

Sandra LeónSandra León. Profesora de Ciencias Políticas en la Universidad de York (Reino Unido) y responsable de la colección Zoom Político de la Fundación Alternativas.

Carlos MaravallCarlos Maravall. Doctor en Macroeconomía y Finanzas Internacionales por la Universidad de Nueva York. Ha trabajado como asesor en Presidencia del Gobierno en temas financieros.

Erika RodriguezErika Rodriguez Pinzón. Doctora en relaciones internacionales por la Universidad Autónoma de Madrid y coordinadora de América Latina en la Fundación Alternativas.

Ana Belén SánchezAna Belén Sánchez, coordinadora de Sostenibilidad y Medio Ambiente de la Fundación Alternativas.

Jose Luis EscarioJose Luis Escario. Licenciado en Derecho por la Universidad Autónoma de Madrid y Master de Derecho Internacional y Comunitario por la Universidad de Lovaina. Coordinador del Área Unión Europea de FA.

Kattya CascanteKattya Cascante coordina el área de Cooperación al Desarrollo del Observatorio de Política Exterior de la Fundación.

Enrique BustamanteEnrique Bustamante. Catedrático de Comunicación Audiovisual y Publicidad en la UCM. Es un experto de la economía y sociología de la televisión y de las industrias culturales en España.

Alfons MartinellAlfons Martinell. Director de la Cátedra Unesco en la Universidad de Girona y profesor titular en esa misma institución. Codirige el Laboratorio Iberoamericano de Investigación e Innovación en Cultura y Desarrollo.

Carles ManeraCarles Manera. Catedrático de Historia e Instituciones Económicas en la Universitat de les Illes Balears. Es Premio Catalunya de Economía (Societat Catalana d’Economia, 2003).

Stuart MedinaStuart Medina Miltimore. Economista y MBA por la Darden School de la Universidad de Virginia. Es presidente de la Red MMT y fundador de la consultora MetasBio.

Luis Fernando MedinaLuis Fernando Medina. Profesor de ciencia política en la Universidad Carlos III de Madrid. Es autor de 'A Unified Theory of Collective Action and Social Change' (University of Michigan Press) y de "El Fénix Rojo" (Editorial Catarata).

José María Pérez MedinaJosé María Pérez Medina. Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología y en Geografía e Historia por la Universidad Complutense de Madrid. Funcionario del Estado. Ha sido Asesor en el Gabinete del Presidente del Gobierno entre 2008 y 2011.

José Antonio NogueraJosé Antonio Noguera. Profesor Titular de Sociología en la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) y director del grupo de investigación GSADI (Grupo de Sociología Analítica y Diseño Institucional).

Antonio QueroAntonio Quero. Experto en instrumentos financieros de la Comisión Europea y coordinador de Factoría Democrática. Es autor de "La reforma progresista del sistema financiero" (Ed. Catarata).

Paloma Román MarugánPaloma Román Marugán. Profesora de Ciencia Política en la Universidad Complutense de Madrid. Autora y coordinadora de distintos libros, artículos en revistas especializadas, artículos divulgativos y artículos de prensa.

Jesús Prieto de PedroJesús Prieto de Pedro. Doctor en Derecho, Catedrático de Derecho Administrativo en la UNED y titular de la Cátedra Andrés Bello de Derechos Culturales.

Santiago Díaz de Sarralde MiguezSantiago Díaz de Sarralde Miguez. Profesor de la URJC y coordinador de Economía en OPEX de la Fundación Alternativas.

Javier ReyJavier Rey. Doctor en Medicina y Cirugía, especialista en Cardiología. Secretario de la Comisión Nacional de Reproducción Humana Asistida.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal