Ciudades, hubs, comunidades y gentrificación (I)

Por: | 10 de octubre de 2016

RAÚL OLIVÁN CORTÉS (*)

 

 

Imagen el pais

La Colaboradora, coworking 2p2 de Zaragoza

 

Era viernes por la noche, a finales de septiembre, en medio de un cóctel en la terraza de una nave transformada en un coworking -esos espacios donde se comparte sitio de trabajo entre pequeñas empresas y autónomos-, rodeado de gente cool, entre los que abundaban jóvenes con aire interesante, con su ropa a la última moda y mochilas de diseño nórdico. Me llamaron mucho la atención todas esas mochilas bonitas hechas de materiales reciclados, en cuyo interior, pensé mientras observaba a aquellos jóvenes cargados de futuro, debían de llevar todo lo necesario para cambiar el mundo.

El coworking se llamaba Nova Iskra y estaba en Belgrado, Serbia, pero con su estética industrial, con esa nueva arquitectura que pone en valor las cicatrices de los edificios, con sus sillas vintage y sus pizarras llenas de postits de colores, podría haber sido cualquier espacio de Nueva York, Shenzhen, Helsinki, Madrid o Buenos Aires. Tuve la misma sensación que cuando te encuentras en un McDonalds en cualquier metrópoli del mundo, aquel coworking era un espacio global y aquellos jóvenes eran individuos globales.

De hecho, se trataba de un centenar de representantes de coworkings de toda Europa, y el cóctel era la guinda a una jornada intensa, en la que habíamos estado trabajando para lanzar una Red Europea de Hubs Creativos (ECHN por sus siglas en inglés). Un hub es un dispositivo electrónico que sirve como puerto de conexiones, y que resume muy bien el objetivo de los coworkings creativos. Este tipo de espacios han brotado como setas por todas las ciudades de Europa en lo últimos cinco años, y la UE, que en ocasiones nos sorprende con señales de vida inteligente, ha estado ágil detectando el fenómeno e impulsando una estrategia de cooperación y desarrollo, como parte de los planes globales de transición hacia una economía del conocimiento.

No en vano, estos hubs creativos se han convertido en los principales muelles urbanos de talento, atrayendo a profesionales muy especializados y a prometedoras startups -empresas de rápido crecimiento-, que encarnan de forma paradigmática el relato de la cuarta revolución industrial. Son los nuevos knowmad (conocimiento + nómada, un juego de palabras en inglés) es decir, nómadas globales cuya fuerza de trabajo se basa en la explotación de su propio conocimiento. O emprendedores de sí mismos, en su versión más crítica, como los retrata Jorge Moruno, en su ensayo La fábrica de emprendedores, aportando una mirada demasiado parcial de un fenómeno que está lleno de potencialidades positivas. En lo que sí que acierta Moruno, desde mi punto de vista, es en el diagnóstico: el caldo de cultivo de estos hubs son los millones de jóvenes con muchísima formación bloqueados generacionalmente. Como Pepe Peralta, el arquitecto malagueño de veintipico años que se había marchado a Rumanía a montar su propio coworking, y que aquella noche me contó su periplo vital.

Sea como fuere, la realidad ahora es que toda ciudad que aspire a ser creativa, ese concepto ya rancio que lanzó Richard Florida hace una década, debería de contar con muchos hubs en sus barrios. Número de hubs como índice de desarrollo económico urbano. Londres por ejemplo, suma ya más de 800, para que se hagan una idea de la dimensión del fenómeno. Aún me acuerdo cuando un periodista me preguntó si dos coworkings en Zaragoza no sería mucho.

El impacto de estos espacios ha sido tan grande en algunas ciudades que algunos urbanistas críticos, los han culpabilizado por haber estado al servicio de procesos de especulación. En la narrativa de la gentrificación (el desplazamiento de los vecinos tradicionales por la subida de los precios de los pisos, como consecuencia de que un barrio se ponga de moda, como los conocidos casos de Malasaña en Madrid, el Born en Barcelona, Prenzlauer Berg en Berlín o el Lower East Side de Nueva York) el coworking, junto a las tiendas de diseño, los apartamentos tipo loft y los supermercados vegetarianos, han jugado -a su pesar- un papel protagonista. El joven hípster (la tribu urbana que engloba difusamente esa estética que relataba antes) llegando en bici al hub creativo tiene la erótica y el atractivo del bohemio del siglo pasado. Ahí está el caso del Creative Edinburgh, que ha desencadenado una revalorización tan espectacular de su entorno, en los muelles de Leith (Edimburgo), que ha acabado por gentrificarse a sí mismo, y como ahora ya no pueden pagar la renta de su propia sede, están obligados a mudarse. Procesos que en su versión más nociva pueden llegar a convertirse en una disneyficación de la ciudad, el concepto con el que David Harvey identifica a aquellas ciudades que están perdiendo su identidad, desbordadas por un turismo voraz que pone en peligro la sostenibilidad del modelo a medio y largo plazo, como está sucediendo en Barcelona.

Pero para mí, este retrato, en lo que concierne a los hubs y coworkings en general, está demasiado caricaturizado. El fenómeno es mucho más amplio, tiene dimensiones mucho más complejas y genera bondades indudables. Más allá de los modelos, estos hubs creativos, que basculan entre los ejes público-privado, innovación social-emprendimiento y artesanía-tecnología, comparten un denominador común que les aporta muchísimo valor: La comunidad.

 

(*) Raúl Oliván Cortés es director de Zaragoza Activa y mentor en Innovación Ciudadana (SEGIB)

Hay 1 Comentarios

Es todo reto global el poder ir reconstruyendo nuestras ciudades postindustriales en algo que sea más inclusivo y que realmente comporte beneficios para el conjunto de la población, es un reto que tenemos por delante y que seguro que conseguiremos si el trabajo se realiza de forma conjunta.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Alternativas

Sobre el blog

Crisis de la política, la economía, la sociedad y la cultura. Hacen falta alternativas de progreso para superarla. Desde el encuentro y la reflexión en España y en Europa. Para interpretar la realidad y transformarla. Ese es el objetivo de la Fundación Alternativas, desde su independencia, y de este blog que nace en su XV Aniversario.

Sobre los autores

Nicolás SartoriusNicolás Sartorius. Vicepresidente Ejecutivo de la Fundación Alternativas (FA), abogado y periodista, ha sido diputado al Congreso.

Carlos CarneroCarlos Carnero. Director Gerente de FA, ha sido Embajador de España en Misión Especial para Proyectos en el Marco de la Integración Europea y eurodiputado.

Vicente PalacioVicente Palacio. Director del Observatorio de Política Exterior de la Fundación Alternativas, Doctor en Filosofía, Visiting Fellow y Visiting Researcher en Harvard.

Sandra LeónSandra León. Profesora de Ciencias Políticas en la Universidad de York (Reino Unido) y responsable de la colección Zoom Político de la Fundación Alternativas.

Carlos MaravallCarlos Maravall. Doctor en Macroeconomía y Finanzas Internacionales por la Universidad de Nueva York. Ha trabajado como asesor en Presidencia del Gobierno en temas financieros.

Erika RodriguezErika Rodriguez Pinzón. Doctora en relaciones internacionales por la Universidad Autónoma de Madrid y coordinadora de América Latina en la Fundación Alternativas.

Ana Belén SánchezAna Belén Sánchez, coordinadora de Sostenibilidad y Medio Ambiente de la Fundación Alternativas.

Jose Luis EscarioJose Luis Escario. Licenciado en Derecho por la Universidad Autónoma de Madrid y Master de Derecho Internacional y Comunitario por la Universidad de Lovaina. Coordinador del Área Unión Europea de FA.

Kattya CascanteKattya Cascante coordina el área de Cooperación al Desarrollo del Observatorio de Política Exterior de la Fundación.

Enrique BustamanteEnrique Bustamante. Catedrático de Comunicación Audiovisual y Publicidad en la UCM. Es un experto de la economía y sociología de la televisión y de las industrias culturales en España.

Alfons MartinellAlfons Martinell. Director de la Cátedra Unesco en la Universidad de Girona y profesor titular en esa misma institución. Codirige el Laboratorio Iberoamericano de Investigación e Innovación en Cultura y Desarrollo.

Carles ManeraCarles Manera. Catedrático de Historia e Instituciones Económicas en la Universitat de les Illes Balears. Es Premio Catalunya de Economía (Societat Catalana d’Economia, 2003).

Stuart MedinaStuart Medina Miltimore. Economista y MBA por la Darden School de la Universidad de Virginia. Es presidente de la Red MMT y fundador de la consultora MetasBio.

Luis Fernando MedinaLuis Fernando Medina. Profesor de ciencia política en la Universidad Carlos III de Madrid. Es autor de 'A Unified Theory of Collective Action and Social Change' (University of Michigan Press) y de "El Fénix Rojo" (Editorial Catarata).

José María Pérez MedinaJosé María Pérez Medina. Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología y en Geografía e Historia por la Universidad Complutense de Madrid. Funcionario del Estado. Ha sido Asesor en el Gabinete del Presidente del Gobierno entre 2008 y 2011.

José Antonio NogueraJosé Antonio Noguera. Profesor Titular de Sociología en la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) y director del grupo de investigación GSADI (Grupo de Sociología Analítica y Diseño Institucional).

Antonio QueroAntonio Quero. Experto en instrumentos financieros de la Comisión Europea y coordinador de Factoría Democrática. Es autor de "La reforma progresista del sistema financiero" (Ed. Catarata).

Paloma Román MarugánPaloma Román Marugán. Profesora de Ciencia Política en la Universidad Complutense de Madrid. Autora y coordinadora de distintos libros, artículos en revistas especializadas, artículos divulgativos y artículos de prensa.

Jesús Prieto de PedroJesús Prieto de Pedro. Doctor en Derecho, Catedrático de Derecho Administrativo en la UNED y titular de la Cátedra Andrés Bello de Derechos Culturales.

Santiago Díaz de Sarralde MiguezSantiago Díaz de Sarralde Miguez. Profesor de la URJC y coordinador de Economía en OPEX de la Fundación Alternativas.

Javier ReyJavier Rey. Doctor en Medicina y Cirugía, especialista en Cardiología. Secretario de la Comisión Nacional de Reproducción Humana Asistida.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal