De París a Marrakech: última llamada para la acción climática

Por: | 02 de diciembre de 2016

RICARDO GARCÍA MIRA (*)

 

Cambio

 

El pasado mes de octubre se alcanzó el requisito que permitía la entrada en vigor del Acuerdo de París (adoptado en diciembre de 2015 por 195 países), es decir, la aceptación formal por parte de 55 países que dan cuenta de un mínimo del 55% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero (GEIs). Al cierre de la Conferencia de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP22), celebrada en Marrakech durante el pasado mes de noviembre, ya habían ratificado el acuerdo un total de 111 países que representan más de tres cuartas partes de las emisiones globales.

A lo largo de la COP22, la incertidumbre generada, tras tener conocimiento de que durante su transcurso Trump había ganado las elecciones a la presidencia de los Estados Unidos, no impidió que más de 200 países firmaran, con el más alto nivel de compromiso político, la conocida como Declaración de Marrakech (Marrakech Action Proclamation), para combatir el cambio climático y reducir sus impactos. No se trata de un documento que vincule de forma inmediata a las partes, sino que servirá para orientar la acción política hacia la redacción de un texto normativo que permitirá la aplicación práctica del Acuerdo de París.

El Reglamento de Paris (The Paris Rulebook)

A pesar de las incertidumbres que sobrevolaron Marrakech después de la elección de Trump y sus declaraciones críticas con el cambio climático, la reunión de mandatarios fijó ya el plazo de 2018 para poner en marcha las normas que pondrán a andar el acuerdo. La conferencia sirvió así para comprender mejor las numerosas cuestiones que entrañaban el perfeccionamiento de la arquitectura de asuntos contenida en el Acuerdo de París, delinear las áreas de convergencia y divergencia, y adoptar un plan de trabajo (The Paris Rulebook) comprensivo de una amplia gama de temas, que incluyen la mitigación, la adaptación, las finanzas y la transparencia, así como mecanismos de mercado, aplicación y cumplimiento de compromisos, sobre el que adoptar decisiones definitivas a partir de 2018, en que el IPCC, el grupo de expertos de la ONU, avanzará su nuevo informe sobre el efecto del cambio climático y el aumento de las temperaturas.

La conferencia, que reunió en Marrakech a más de 500 políticos, empresarios, ONGs y sociedad civil, urgió a Trump a actuar en beneficio del planeta, llamando a su colaboración. Sin embargo, el liderazgo de Trump ya ha empezado a no ser tan importante, si tenemos en cuenta que la lucha contra el cambio climático ya está configurándose como un asunto de responsabilidad social a nivel planetario que ya ha empezado a generar elementos de identidad social e implicación sociopolítica a su alrededor. A ello se une el compromiso y la organización de los municipios, ciudades y regiones del mundo en torno a foros y asociaciones que fortalecen esa identificación social a nivel local. Además, China o la Unión Europea ya pugnan por ejercer un nuevo liderazgo en la lucha contra el cambio climático, si Estados Unidos se apea de la misión. China, por ejemplo, no se ha movido en su compromiso con el Acuerdo de París, y seguirá en la lucha contra el calentamiento global.

Asuntos pendientes de resolver

La adaptación y mitigación del impacto del cambio climático necesitará, sin duda, fondos adicionales. Por ejemplo, la firma de un convenio para concretar el fondo de adaptación al cambio climático, que sigue en suspenso y necesitará de más negociaciones. Otro asunto pendiente es la dotación del Fondo Verde para el Clima, que precisará más financiación.

Finalmente, científicos y políticos, ciencia y sociedad, afrontamos una responsabilidad en el tratamiento y en la provisión de conocimiento para apoyo a la adopción de decisiones en la lucha contra el cambio climático. Junto con los medios de comunicación, resistimos también la presión de fuertes ‘lobbies’, tanto de grandes empresas como de gobiernos que presionan con los resultados del informe para tomar una dirección a favor de sus intereses. Además, unos y otros, observamos con preocupación el flujo de dinero con el que el gran capital provee a negacionistas y escépticos del cambio climático para desacreditar los resultados y el trabajo científico.

Compromisos en marcha

En conclusión, algunas iniciativas han sido puestas en marcha, como la Cooperación Transfronteriza en el Mediterráneo (Iniciativa 5+5 por el Agua), y otras propuestas relacionadas con la energía. La Organización de Aviación Civil Internacional está creando un mecanismo de reducción de CO2 de los aviones, grandes productores de huellas de carbono. Hasta 48 países del Foro de Vulnerabilidad Climática se han comprometido a mantener sus sistemas de tal modo que la temperatura global no supere los 1,5 grados centígrados, y se han comprometido a impulsar medidas para lograr un suministro eléctrico 100% renovable, a corto o medio plazo. Alemania, Reino Unido y Canadá, entre otros, han anunciado su objetivo de reducción de CO2 del 80% en 2050. La Unión Europea se ha manifestado en el mismo sentido. Aunque algunos países no muestran una estrategia clara en otros aspectos como, por ejemplo, en el del carbón.

En definitiva, estamos ante acuerdos técnicos que ponen en marcha políticas y protocolos para actuar en la perspectiva de los próximos dos años de cara a diseñar los procedimientos financieros y de transparencia que han de permitir llevar el compromiso a la implementación de la acción de aquí a 2050, incluyendo responsabilidades para los países firmantes como: a) Construir la arquitectura normativa necesaria para implementación de la acción política; b) Cumplir con los compromisos del Acuerdo; c) Promover e implementar políticas nacionales tendentes a reducir emisiones de CO2 en todos los sectores de la economía, y las herramientas para cumplirlos; d) Establecer un marco de ecoeficiencia en la gestión energética, incluido en el sector residencial; e) Impulsar la adaptación eficiente al cambio climático, promoviendo el escalamiento hacia estilos de vida más sostenibles y menos dependientes del carbono.

Marrakech como un “tipping point”

Identificar estas políticas requerirá también combinarlas en el modo en que resulten más efectivas en términos de mitigación y reducción de impactos, dado el carácter trasversal del modo en el que debe operarse contra el cambio climático. Marrakech puede verse como un “tipping point” que señala el momento en que la idea de la lucha contra el cambio climático se convierte ya en una tendencia social irreversible, que se vuelca esparciéndose a nivel planetario como si se tratara de un gran incendio forestal.

 

(*) Ricardo García Mira es profesor de Psicología Social y Ambiental de la Universidad de La Coruña

Hay 0 Comentarios

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Alternativas

Sobre el blog

Crisis de la política, la economía, la sociedad y la cultura. Hacen falta alternativas de progreso para superarla. Desde el encuentro y la reflexión en España y en Europa. Para interpretar la realidad y transformarla. Ese es el objetivo de la Fundación Alternativas, desde su independencia, y de este blog que nace en su XV Aniversario.

Sobre los autores

Nicolás SartoriusNicolás Sartorius. Vicepresidente Ejecutivo de la Fundación Alternativas (FA), abogado y periodista, ha sido diputado al Congreso.

Carlos CarneroCarlos Carnero. Director Gerente de FA, ha sido Embajador de España en Misión Especial para Proyectos en el Marco de la Integración Europea y eurodiputado.

Vicente PalacioVicente Palacio. Director del Observatorio de Política Exterior de la Fundación Alternativas, Doctor en Filosofía, Visiting Fellow y Visiting Researcher en Harvard.

Sandra LeónSandra León. Profesora de Ciencias Políticas en la Universidad de York (Reino Unido) y responsable de la colección Zoom Político de la Fundación Alternativas.

Carlos MaravallCarlos Maravall. Doctor en Macroeconomía y Finanzas Internacionales por la Universidad de Nueva York. Ha trabajado como asesor en Presidencia del Gobierno en temas financieros.

Erika RodriguezErika Rodriguez Pinzón. Doctora en relaciones internacionales por la Universidad Autónoma de Madrid y coordinadora de América Latina en la Fundación Alternativas.

Ana Belén SánchezAna Belén Sánchez, coordinadora de Sostenibilidad y Medio Ambiente de la Fundación Alternativas.

Jose Luis EscarioJose Luis Escario. Licenciado en Derecho por la Universidad Autónoma de Madrid y Master de Derecho Internacional y Comunitario por la Universidad de Lovaina. Coordinador del Área Unión Europea de FA.

Kattya CascanteKattya Cascante coordina el área de Cooperación al Desarrollo del Observatorio de Política Exterior de la Fundación.

Enrique BustamanteEnrique Bustamante. Catedrático de Comunicación Audiovisual y Publicidad en la UCM. Es un experto de la economía y sociología de la televisión y de las industrias culturales en España.

Alfons MartinellAlfons Martinell. Director de la Cátedra Unesco en la Universidad de Girona y profesor titular en esa misma institución. Codirige el Laboratorio Iberoamericano de Investigación e Innovación en Cultura y Desarrollo.

Carles ManeraCarles Manera. Catedrático de Historia e Instituciones Económicas en la Universitat de les Illes Balears. Es Premio Catalunya de Economía (Societat Catalana d’Economia, 2003).

Stuart MedinaStuart Medina Miltimore. Economista y MBA por la Darden School de la Universidad de Virginia. Es presidente de la Red MMT y fundador de la consultora MetasBio.

Luis Fernando MedinaLuis Fernando Medina. Profesor de ciencia política en la Universidad Carlos III de Madrid. Es autor de 'A Unified Theory of Collective Action and Social Change' (University of Michigan Press) y de "El Fénix Rojo" (Editorial Catarata).

José María Pérez MedinaJosé María Pérez Medina. Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología y en Geografía e Historia por la Universidad Complutense de Madrid. Funcionario del Estado. Ha sido Asesor en el Gabinete del Presidente del Gobierno entre 2008 y 2011.

José Antonio NogueraJosé Antonio Noguera. Profesor Titular de Sociología en la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) y director del grupo de investigación GSADI (Grupo de Sociología Analítica y Diseño Institucional).

Antonio QueroAntonio Quero. Experto en instrumentos financieros de la Comisión Europea y coordinador de Factoría Democrática. Es autor de "La reforma progresista del sistema financiero" (Ed. Catarata).

Paloma Román MarugánPaloma Román Marugán. Profesora de Ciencia Política en la Universidad Complutense de Madrid. Autora y coordinadora de distintos libros, artículos en revistas especializadas, artículos divulgativos y artículos de prensa.

Jesús Prieto de PedroJesús Prieto de Pedro. Doctor en Derecho, Catedrático de Derecho Administrativo en la UNED y titular de la Cátedra Andrés Bello de Derechos Culturales.

Santiago Díaz de Sarralde MiguezSantiago Díaz de Sarralde Miguez. Profesor de la URJC y coordinador de Economía en OPEX de la Fundación Alternativas.

Javier ReyJavier Rey. Doctor en Medicina y Cirugía, especialista en Cardiología. Secretario de la Comisión Nacional de Reproducción Humana Asistida.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal