Deuda y circo

Por: | 10 de agosto de 2017

LUIS FERNANDO MEDINA SIERRA (*)

 

1480462226_775020_1480462460_noticia_normal_recorte1

Steven Mnuchin, ex banquero de Goldman Sachs y responsable del Tesoro estadounidense. / AP

 

La historia no solo se compone de grandes eventos. A veces pequeños episodios pueden darnos pistas importantes de tendencias futuras. Seguramente la llegada de los primeros cargamentos de té de la India a Londres fue vista como una novedad en las páginas de ocio y consumo pero en realidad estaba indicando una nueva etapa en el Imperio Británico. La quiebra de una firma de ingeniería francesa en su fallido intento de construir el Canal de Panamá terminó sirviendo para consolidar la posición continental, y luego planetaria, de Estados Unidos como potencia indiscutible. Por supuesto, estas cosas solo son obvias en retrospectiva. Pero puede ser un ejercicio interesante y hasta divertido preguntarnos qué noticias de ahora parecen ser pequeñas y sin embargo tienen el potencial de marcar verdaderos hitos más adelante. Aquí me voy a aventurar con una.

Desde hace pocos años se ha instalado en la política de Estados Unidos un ritual con tonos circenses: la negociación del cupo de endeudamiento. Por razones de técnica legislativa un tanto tediosas, el Congreso le autoriza al Gobierno al comienzo del año un cupo de endeudamiento y luego, si es necesario aumentarlo, tiene que decidir una nueva cantidad. Durante mucho tiempo, esto no era más que un trámite legislativo y en el mes de septiembre se autorizaba dicho aumento sin que nadie se enterara.

Alguien podría decir que se trataba de una irresponsabilidad y que el Congreso estaba simplemente cohonestando el derroche del Gobierno. Pero esto omite un detalle: el presupuesto, es decir los gastos y los ingresos del Gobierno, son también decididos por el Congreso. El endeudamiento del Gobierno es simplemente el resultado inevitable de estas dos decisiones. Dicho de otra manera, cuando el Congreso elevaba el cupo de endeudamiento sin ningún problema en septiembre estaba reconociendo que esa nueva deuda era la consecuencia lógica de las decisiones que había tomado en enero. Si el Congreso quiere reducir el endeudamiento, el momento para actuar es a la hora de aprobar el presupuesto.

Esa era la norma tácita hasta que se rompió durante la Administración Obama. En aquellos años, la mayoría republicana en el Congreso, a instancias de sus sectores conservadores más radicales, comenzaron a utilizar el cupo de endeudamiento como un recurso para poner contra las cuerdas al Gobierno. La idea era usar la amenaza de no elevar el cupo para obtener concesiones en política fiscal (generalmente recortes de gasto y rebajas regresivas de los impuestos). La primera vez funcionó un poco: el Gobierno tuvo que negociar algunos recortes. Pero después resultó un fracaso y el Congreso tuvo que capitular.

La razón es obvia para quien lo piense un momento: la deuda pública de Estados Unidos es una pieza fundamental en todo el sistema financiero mundial. Los bonos del Tesoro de los Estados Unidos son el activo de riesgo cero por excelencia en el mundo. Todo portafolio de inversiones serio los necesita por esa misma razón. Pero si no se eleva el cupo de endeudamiento, el Gobierno no puede cumplir con sus obligaciones lo cual pone en peligro el pago de dichos bonos, es decir, se vuelven riesgosos.

En su momento, muchos analistas pensaron que aquello no era más que juegos políticos de un Congreso de mayoría opositora. Pero ahora resulta que, según varios indicios, dentro de un mes se va a repetir el circo... ¡con un Gobierno y un Congreso republicanos! Como si fuera poco, a diferencia de lo que había ocurrido en las versiones anteriores, en esta ocasión la Casa Blanca está dividida en este tema. El Secretario del Tesoro Mnuchin, como es de esperarse, quiere un aumento del cupo de endeudamiento normal, sin negociaciones, ruidos ni nada.

Al fin y al cabo, los bonos que estarían en peligro llevan su firma. Pero el jefe de la Oficina de Presupuesto Mulvaney, quien viene de los sectores más radicales de la bancada parlamentaria republicana, quiere que haya negociaciones para más recortes. Alguien dirá que no es normal que la Casa Blanca presente este tipo de divisiones en público y que, al fin de cuentas, el jefe de ambos funcionarios, es decir el presidente, va a presentar una posición unificada y coherente. Es lo que pasa cuando se deja de leer las noticias desde enero.

Pero dejando de lado los problemas internos de la Casa Blanca, la pregunta de fondo es ¿por qué existe esta división y qué implicaciones tiene? Todo gran imperio se construye y se mantiene a base de deuda. Es la deuda la que permite grandes obras hoy, pagaderas con los beneficios de mañana. Cuando Estados Unidos se consolidó como la más grande potencia jamás conocida, tras el fin de la Segunda Guerra Mundial, su deuda pública era colosal.

Globalización

Por eso el circo parlamentario de septiembre puede encerrar claves políticas inquietantes. Dentro del Partido Republicano, es decir, el partido político más comprometido con la defensa del orden, hay sectores que ya no quieren seguir con la dinámica de endeudamiento. Todo análisis mesurado coincide en que Estados Unidos no tiene el más mínimo riesgo de una crisis de endeudamiento, en parte porque su deuda está denominada en su propia moneda. Pero esa deuda ha ido a alimentar los circuitos financieros de la globalización.

Los grandes bancos de inversión estadounidenses, y las empresas que se nutren de ellos en mercados multinacionales muy fluidos, se benefician enormemente de la abundancia de bonos de riesgo cero. Mientras tanto, hay intereses económicos que no se pueden conectar tan fácilmente a la misma globalización y que terminan pagando los impuestos necesarios para sostenerla. No estamos hablando únicamente de brechas de ingreso. Muchos de estos perdedores son votantes bastante acomodados. (El Partido Republicano sigue siendo el partido de los más ricos en Estados Unidos.) La globalización no solo divide entre pobres y ricos sino también entre cosmopolitas y provincianos, entre, por ejemplo, empresas con cadenas de producción desperdigadas por el mundo, y empresas del sector no transable.

La negociación que se avecina va a tener ribetes cómicos. Posiblemente asistiremos al espectáculo de un Gobierno supuestamente hegemónico que no puede mantener abiertos los parques nacionales y que tiene que cerrar edificios en Washington. Pero detrás de estas escenas habrá algo más: las fracturas políticas y económicas de la gran potencia de nuestro tiempo, fracturas que la llevan a la incoherencia e incluso a actuar como si ya no quisiera o no pudiera seguir siendo lo que ha sido por casi un siglo.

 

(*) Luis Fernando Medina Sierra es coordinador del Zoom Económico de la Fundación Alternativas y profesor de Ciencia Política en la Universidad Carlos III

Hay 0 Comentarios

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Alternativas

Sobre el blog

Crisis de la política, la economía, la sociedad y la cultura. Hacen falta alternativas de progreso para superarla. Desde el encuentro y la reflexión en España y en Europa. Para interpretar la realidad y transformarla. Ese es el objetivo de la Fundación Alternativas, desde su independencia, y de este blog que nace en su XV Aniversario.

Sobre los autores

Nicolás SartoriusNicolás Sartorius. Vicepresidente Ejecutivo de la Fundación Alternativas (FA), abogado y periodista, ha sido diputado al Congreso.

Carlos CarneroCarlos Carnero. Director Gerente de FA, ha sido Embajador de España en Misión Especial para Proyectos en el Marco de la Integración Europea y eurodiputado.

Vicente PalacioVicente Palacio. Director del Observatorio de Política Exterior de la Fundación Alternativas, Doctor en Filosofía, Visiting Fellow y Visiting Researcher en Harvard.

Sandra LeónSandra León. Profesora de Ciencias Políticas en la Universidad de York (Reino Unido) y responsable de la colección Zoom Político de la Fundación Alternativas.

Carlos MaravallCarlos Maravall. Doctor en Macroeconomía y Finanzas Internacionales por la Universidad de Nueva York. Ha trabajado como asesor en Presidencia del Gobierno en temas financieros.

Erika RodriguezErika Rodriguez Pinzón. Doctora en relaciones internacionales por la Universidad Autónoma de Madrid y coordinadora de América Latina en la Fundación Alternativas.

Ana Belén SánchezAna Belén Sánchez, coordinadora de Sostenibilidad y Medio Ambiente de la Fundación Alternativas.

Jose Luis EscarioJose Luis Escario. Licenciado en Derecho por la Universidad Autónoma de Madrid y Master de Derecho Internacional y Comunitario por la Universidad de Lovaina. Coordinador del Área Unión Europea de FA.

Kattya CascanteKattya Cascante coordina el área de Cooperación al Desarrollo del Observatorio de Política Exterior de la Fundación.

Enrique BustamanteEnrique Bustamante. Catedrático de Comunicación Audiovisual y Publicidad en la UCM. Es un experto de la economía y sociología de la televisión y de las industrias culturales en España.

Alfons MartinellAlfons Martinell. Director de la Cátedra Unesco en la Universidad de Girona y profesor titular en esa misma institución. Codirige el Laboratorio Iberoamericano de Investigación e Innovación en Cultura y Desarrollo.

Carles ManeraCarles Manera. Catedrático de Historia e Instituciones Económicas en la Universitat de les Illes Balears. Es Premio Catalunya de Economía (Societat Catalana d’Economia, 2003).

Stuart MedinaStuart Medina Miltimore. Economista y MBA por la Darden School de la Universidad de Virginia. Es presidente de la Red MMT y fundador de la consultora MetasBio.

Luis Fernando MedinaLuis Fernando Medina. Profesor de ciencia política en la Universidad Carlos III de Madrid. Es autor de 'A Unified Theory of Collective Action and Social Change' (University of Michigan Press) y de "El Fénix Rojo" (Editorial Catarata).

José María Pérez MedinaJosé María Pérez Medina. Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología y en Geografía e Historia por la Universidad Complutense de Madrid. Funcionario del Estado. Ha sido Asesor en el Gabinete del Presidente del Gobierno entre 2008 y 2011.

José Antonio NogueraJosé Antonio Noguera. Profesor Titular de Sociología en la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) y director del grupo de investigación GSADI (Grupo de Sociología Analítica y Diseño Institucional).

Antonio QueroAntonio Quero. Experto en instrumentos financieros de la Comisión Europea y coordinador de Factoría Democrática. Es autor de "La reforma progresista del sistema financiero" (Ed. Catarata).

Paloma Román MarugánPaloma Román Marugán. Profesora de Ciencia Política en la Universidad Complutense de Madrid. Autora y coordinadora de distintos libros, artículos en revistas especializadas, artículos divulgativos y artículos de prensa.

Jesús Prieto de PedroJesús Prieto de Pedro. Doctor en Derecho, Catedrático de Derecho Administrativo en la UNED y titular de la Cátedra Andrés Bello de Derechos Culturales.

Santiago Díaz de Sarralde MiguezSantiago Díaz de Sarralde Miguez. Profesor de la URJC y coordinador de Economía en OPEX de la Fundación Alternativas.

Javier ReyJavier Rey. Doctor en Medicina y Cirugía, especialista en Cardiología. Secretario de la Comisión Nacional de Reproducción Humana Asistida.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal