La Gran Recesión diez años después

Por: | 19 de septiembre de 2018

LUIS FERNANDO MEDINA SIERRA (*)

 

1338751579_937692_1338751681_noticia_normal

Un empleado de Lehman Brothers abandona la sede el 15 de septiembre de 2008. / AFP

 

En estos días se cumplieron diez años del colapso de Lehmann Brothers, el gigante de la banca de inversión cuya bancarrota dio inicio a la crisis financiera más profunda de las últimas décadas. ¿Cómo se debe marcar esa efemérides? ¿Hay motivos para la satisfacción? ¿Para el pánico? ¿Para el escepticismo?

Hay reacciones para todos los gustos. Si hace diez años el temor era que se repitiera la Gran Depresión de los años 30, cosa que algunos creían, podemos darnos por satisfechos. La economía mundial no sufrió la devastación de aquella vez, con todo y el colapso de casi todos los regímenes democráticos de la época y la destrucción de los consensos políticos más básicos. No. Algunos países en los últimos diez años han sufrido más que en los años 30, pero no es esa la norma. Y aunque hay nubarrones políticos en el horizonte, no se asemejan a las sombras siniestras del periodo de entreguerras.

Pero si bien se evitaron los peores escenarios, lo que sí ocurrió no fue para nada trivial. Millones de personas desempleadas, millones de hogares que perdieron sus activos, inversiones que fueron a alimentar burbujas inmobiliarias de escaso valor social mientras que otras necesidades se siguieron sin atender, y un largo etcétera.

Pero, curiosamente, a diez años de la Gran Recesión, buena parte de los consensos de política económica siguen incólumes, con algunos pequeños cambios en el margen. Así lo indican, por ejemplo, las reacciones de los gobiernos ante la alarma generalizada de aquellos días. En retrospectiva, podemos decir que la Gran Recesión fue el producto de dos shocks combinados. Por una parte, el estallido de una burbuja inmobiliaria en algunas economías de tamaño apreciable, sobre todo Estados Unidos, pero también, por supuesto, España, y, por otra parte, el colapso de los mercados de deuda, en buena medida inducido por el hecho de que la burbuja inmobiliaria se había financiado con instrumentos que se encontraban dispersos en todo el sistema bancario mundial. No es fácil saber cuál de los dos shocks pesó más.

En todo caso, la reacción de las economías desarrolladas fue asimétrica: muchos recursos se dirigieron a restablecer la solidez de las instituciones financieras y, en cambio, muy poco se destinó a recuperar la demanda agregada deprimida por la pérdida de activos de los hogares. Para ponerlo más crudamente, rescates y recortes. Rescates para los bancos, recortes para los hogares.

Esa fórmula caldeó el ambiente político en muchos países, especialmente en los del Mediterráneo. Pero no se ve ningún intento por evitarla cuando (y el día esté lejano) se produzca un nuevo estallido.

Ha habido medidas para estabilizar un poco el sistema financiero. Tanto en Estados Unidos como en Europa se han introducido algunas regulaciones (o, mejor dicho, reintroducido) para evitar la proliferación de instrumentos de deuda incomprensibles. Se han aumentado un poco los requerimientos de capital. Y poco más. En los días álgidos de la Gran Recesión se hablaba de, por ejemplo, achicar los bancos para evitar que uno de ellos pudiera generar un riesgo sistémico. Esa agenda parece haberse archivado.

En cambio, las herramientas que se necesitarían para una respuesta fiscal más vigorosa siguen aún en la etapa de los nobles propósitos. En el caso europeo, tal vez el más dramático, un paso fundamental sería el de crear más estabilizadores automáticos de alcance continental para evitar que, como hace diez años, países vulnerables tengan que entrar en una espiral destructiva de recortes y ataques especulativos contra su deuda. Para eso se necesitaría cierta integración fiscal o por lo menos cierta mutualización de las deudas europeas.

Para hacer aún más inquietante el panorama, uno de los legados de la Gran Recesión ha sido un mundo de tasas de interés muy bajas. Esto no tiene por qué ser malo en sí. Pero sí quiere decir que, en caso de que llegara a haber una nueva crisis, los bancos centrales no tendrían a mano el recurso de bajar dichas tasas para estimular la economía. Esto no es un problema insoluble. En dichas circunstancias hay otros recursos como, por ejemplo, una agresiva política de gasto público o de expansión de la base monetaria. El problema es que van en contra de las ortodoxias que se habían ya enquistado desde antes de la Gran Recesión y que, a juzgar por todos los indicios, siguen vivas después de que los eventos han demostrado que había que repensarlas.

No es de extrañar que todos los pronosticadores estén ahora dedicados a buscar la nueva burbuja. En este momento, sin embargo, no parece haber ninguna tan descomunal y tan potencialmente destructiva como la de hace diez años. De modo que no parece haber razones para temer un nuevo colapso a corto plazo. Eso es, sin duda, una buena noticia. Pero, la mala noticia es que, estos diez años no han servido para generar nuevos consensos y nuevas voluntades políticas para reaccionar de manera distinta, ante un evento similar. Aunque conocemos la historia, parece que estamos condenándonos a repetirla.

 

(*) Luis Fernando Medina Sierra es profesor de Ciencias Políticas en la Universidad Carlos III de Madrid

Hay 0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Alternativas

Sobre el blog

Crisis de la política, la economía, la sociedad y la cultura. Hacen falta alternativas de progreso para superarla. Desde el encuentro y la reflexión en España y en Europa. Para interpretar la realidad y transformarla. Ese es el objetivo de la Fundación Alternativas, desde su independencia, y de este blog que nace en su XV Aniversario.

Sobre los autores

Nicolás SartoriusNicolás Sartorius. Vicepresidente Ejecutivo de la Fundación Alternativas (FA), abogado y periodista, ha sido diputado al Congreso.

Carlos CarneroCarlos Carnero. Director Gerente de FA, ha sido Embajador de España en Misión Especial para Proyectos en el Marco de la Integración Europea y eurodiputado.

Vicente PalacioVicente Palacio. Director del Observatorio de Política Exterior de la Fundación Alternativas, Doctor en Filosofía, Visiting Fellow y Visiting Researcher en Harvard.

Sandra LeónSandra León. Profesora de Ciencias Políticas en la Universidad de York (Reino Unido) y responsable de la colección Zoom Político de la Fundación Alternativas.

Carlos MaravallCarlos Maravall. Doctor en Macroeconomía y Finanzas Internacionales por la Universidad de Nueva York. Ha trabajado como asesor en Presidencia del Gobierno en temas financieros.

Erika RodriguezErika Rodriguez Pinzón. Doctora en relaciones internacionales por la Universidad Autónoma de Madrid y coordinadora de América Latina en la Fundación Alternativas.

Ana Belén SánchezAna Belén Sánchez, coordinadora de Sostenibilidad y Medio Ambiente de la Fundación Alternativas.

Jose Luis EscarioJose Luis Escario. Licenciado en Derecho por la Universidad Autónoma de Madrid y Master de Derecho Internacional y Comunitario por la Universidad de Lovaina. Coordinador del Área Unión Europea de FA.

Kattya CascanteKattya Cascante coordina el área de Cooperación al Desarrollo del Observatorio de Política Exterior de la Fundación.

Enrique BustamanteEnrique Bustamante. Catedrático de Comunicación Audiovisual y Publicidad en la UCM. Es un experto de la economía y sociología de la televisión y de las industrias culturales en España.

Alfons MartinellAlfons Martinell. Director de la Cátedra Unesco en la Universidad de Girona y profesor titular en esa misma institución. Codirige el Laboratorio Iberoamericano de Investigación e Innovación en Cultura y Desarrollo.

Carles ManeraCarles Manera. Catedrático de Historia e Instituciones Económicas en la Universitat de les Illes Balears. Es Premio Catalunya de Economía (Societat Catalana d’Economia, 2003).

Stuart MedinaStuart Medina Miltimore. Economista y MBA por la Darden School de la Universidad de Virginia. Es presidente de la Red MMT y fundador de la consultora MetasBio.

Luis Fernando MedinaLuis Fernando Medina. Profesor de ciencia política en la Universidad Carlos III de Madrid. Es autor de 'A Unified Theory of Collective Action and Social Change' (University of Michigan Press) y de "El Fénix Rojo" (Editorial Catarata).

José María Pérez MedinaJosé María Pérez Medina. Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología y en Geografía e Historia por la Universidad Complutense de Madrid. Funcionario del Estado. Ha sido Asesor en el Gabinete del Presidente del Gobierno entre 2008 y 2011.

José Antonio NogueraJosé Antonio Noguera. Profesor Titular de Sociología en la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) y director del grupo de investigación GSADI (Grupo de Sociología Analítica y Diseño Institucional).

Antonio QueroAntonio Quero. Experto en instrumentos financieros de la Comisión Europea y coordinador de Factoría Democrática. Es autor de "La reforma progresista del sistema financiero" (Ed. Catarata).

Paloma Román MarugánPaloma Román Marugán. Profesora de Ciencia Política en la Universidad Complutense de Madrid. Autora y coordinadora de distintos libros, artículos en revistas especializadas, artículos divulgativos y artículos de prensa.

Jesús Prieto de PedroJesús Prieto de Pedro. Doctor en Derecho, Catedrático de Derecho Administrativo en la UNED y titular de la Cátedra Andrés Bello de Derechos Culturales.

Santiago Díaz de Sarralde MiguezSantiago Díaz de Sarralde Miguez. Profesor de la URJC y coordinador de Economía en OPEX de la Fundación Alternativas.

Javier ReyJavier Rey. Doctor en Medicina y Cirugía, especialista en Cardiología. Secretario de la Comisión Nacional de Reproducción Humana Asistida.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal