Luis Prados

Las desventuras de El Cochiloco

Por: | 08 de noviembre de 2010

Cartel de la película 'El infierno' Debo confesar que ya la he visto dos veces. Se llama El Infierno y está haciendo furor en México. La primera vez que fui a verla, en el Cinemex que está en Insurgentes esquina con Sonora, a punto estuve de quedarme fuera de la cantidad de gente que había. Ya para entonces –y eso que apenas habían transcurrido dos semanas desde su estreno— el boca a oreja estaba funcionando a un ritmo endiablado. Un amigo mexicano me había puesto en canción: “El Infierno, la nueva película de Luis Estrada, está bien chingona, no te la puedes perder”. Había dos opciones. O ir al cine –el DF dispone de muchas y muy buenas salas— o comprar por 10 pesos –algo más de medio euro— una copia pirata en la misma puerta de Cinemex. Lógicamente, opté por ir al cine (no podría confesar aquí lo contrario). Ya había visto el tráiler y por tanto sabía de qué iba la historia. Benjamín García, El Benny, es deportado de Estados Unidos después de 20 años y, cuando regresa a su pueblo, todo ha cambiado, pero a peor. Se lo cuenta su padrino, sentados ambos en la puerta de un taller en ruinas:

- No tienes ni idea de en lo que se ha convertido este país.

- No puede estar peor que cuando me fui, padrino…

- Pues no más imagínate: crisis, desempleo, violencia… En lo que va de año van como 13.000 muertos. Casi casi como una guerra civil. Todos contra todos…

El Benny no sale de su asombro. Hasta el nombre del pueblo ha cambiado. Ahora se llama San Miguel “Narcángel”. En estas que ve aparecer a su amigo de juventud montado en una lujosa camioneta Ford y con un revólver con las cachas de nácar bien visible en la cintura. El Benny se dirige a él por su apodo de siempre: “Quiúbole mi gordo Mata, ¿cómo está…?”. El otro saca un revólver y le apunta a la cabeza: “Ya no soy el gordo Mata. Ahora soy El Cochiloco, ¡¿está claro?! Pinche Benny culero…”.

Lo que va transcurriendo en la pantalla no es más –ni menos— que una sátira de lo que ocurre en México. El Infierno es una caricatura de los capos del narcotráfico, pero también de los policías y de los políticos corruptos . Ni el presidente Felipe Calderón ni las celebraciones del Bicentenario de la Independencia se salvan de la quema. Hay ejecuciones, descabezados y un poco o un mucho de todo lo que aparece cada día en los periódicos mexicanos. Pero lo que llama la atención poderosamente es la reacción de la gente. La película, en vez de conducir a la depresión ante el retrato descarnado del país, provoca en el espectador mexicano la risa o, más exactamente, la carcajada. Aunque comparar es bien feo, El Cochiloco puede llegar a asemejarse al Torrente que Santiago Segura se inventó para retratar y de paso enviar a la hoguera lo más casposo del paisaje patrio, y El Infierno cumple la misma función que el Vaya Semanita que puso en circulación ETB cuando los vascos, adivinando el final de ETA, empezaron a reírse de sí mismos. Crítica, terapia o simplemente arte, lo que la nueva película de Luis Estrada pone de manifiesto una vez más es la capacidad de los mexicanos para, a pesar de los pesares, convertir su día a día en un espacio agradable y su país en un destino atractivo. Para los turistas que buscan el sol del Caribe y también para los empresarios que huyen del frío invierno de la Europa en crisis.

Este blog que empieza hoy intentará aprender esa lección.

 

Hay 34 Comentarios

Yo vi la película y me gusto mucho la verdad, la recomiendo :)

Dice Karla que "No queremos reír. Queremos un cambio. Esta película es un churo que entretiene y resta magnitud al problema." Y yo le contesto, yo quiero reir Y quiero un cambio, y no, no es un churro que entretiene y al contrario, no resta magnitud al problema, creo que lo supo retratar muy bien, con un toque de ultraviolencia que evita caer en el amarillismo (si, asi de ironica es la ultraviolencia, si no vean Battle Royale). Y en efecto, en Mexico hemos aprendido a vivir con la muerte y por eso nos reimos de ella, y claro que no es una justificacion a lo que pasa pero una cosa es como percibimos el problema y otra cosa es lo que el problema genera en el consciente popular...en este caso, esta pelicula es genial!

El infierno es una pésima película, con un carácter sumamente telenovelesco. Que no sorprenda que posteriormente sea parte cotidiana de la transmisión de Televisa porque no informa, no conscientiza y no despierta ningún tipo de inquietud hacia la mejora.

"...Pone de manifiesto una vez más es la capacidad de los mexicanos para, a pesar de los pesares, convertir su día a día en un espacio agradable y su país en un destino atractivo."

Me parece muy mediocre tu comentario. Pregunten a los familiares de víctimas del narcotráfico a ver si opinan lo mismo.

No queremos reír. Queremos un cambio. Esta película es un churo que entretiene y resta magnitud al problema.

Normalmente yo no veo peliculas con tematica referente al narcotrafico, pero me la recomendaron que la viera y la verdad me gusto, de alguna manera refleja una realidad de México, sobretodo al norte, donde todos los dias nos levantamos con la noticia de cuantos muertos ha habido del dia anterior, que la pelicula no refleja toda la realidad, eso es cierto, pero de alguna manera refleja la realidad de una parte de la poblacion, donde las oportunidades de conceguir una mejor vida se estrechan tanto que hacen parecer que la vida de narcotraficante es la mejor solucion y eso es en verdad una tristesa, pero esa es una realidad que muchos no quieren ver, la manera en que los diferentes ambitos politico, religioso y cotidiano se mesclan con el narcotrafico es algo de lo que muchos nos damos cuenta, asi como de la incompetencia de las fuerzas de seguridad para mantener el orden, aparte de los "errores y equivocaciones" que cometen y que convierten a inocentes en "daños colaterales" en la gloriosa "guerra contra el crimen organizado", en fin la pelicula puede verse como una satira, como una vicion de un fenomeno que pasa en México, puede gustarnos o no, pero eso no niega el clima de violencia que vivimos en lugares como Sinaloa, ni niega la realidad que una parte de la poblacion tiene que afrontar dia a dia.

La pelicula el infierno es el retrato actual de la situaciòn en Mèxico..sobre todo en el Norte y Sur del Pais..muchos jovenes al no encontrar empleo abandonan las escuelas para formar parte de las filas del crimen..el gobierno ha apostado combatir de frente...lo cual para el menos experto general de guerra sabe que es la peor estrategia..es muy facil entender que esta "guerra" solo podra ser ganada creando empleos, dejar que los ricos empresarios sigan explotando a los de abajo...en fin..como muchos como yo pensamos que la unica soluciòn es migrar pal otro lado..pa estar a salvo de lo peligroso que se ha vuelto el norte del pais..saludos.

Leí con gusto tu blog. Soy mexicana, pero vivo en Barcelona.
Siempre es bueno ver, saber.... cómo nos ven
Somos esas personas que cuando viajamos al extranjero nos reconocen porque algunos llevan la camiseta de la selección mexicana, el acento y porque a todo le ponemos chile o nos conformamos con la salsa Tabasco a regañadientes.


Suerte con el blog.

Tiene que vivir el norte de México... No saben NADA... viva Chihuahua..... saludos a Evaristo Renteria testigo protegido por la DEA originarios de DELICIAS Chiuahua. en quien se baso la pelicula..

Personalmente considero que la película es terriblemente mala; carece de argumentos cinematográficos sólidos para mostrar la realidad de México. Si bien la violencia y estancamiento social son la realidad, la película basa su historia en situaciones poco creíbles tanto en forma como en contenido.

La historía no hace a la película un buen film violento como puede ser Reservoir Dogs ni mucho menos de narcotráfico como lo es Blow.

Rescato la fotografía de la película y hay algunas actuaciones que valen la pena.

La última escena del escudo nacional ensangrentado sella lo mala que es toda la película. Desgraciadamente en México el público la disfruta porque disfrutamos del morbo y la ignorancia hecha noticiero de TV o revista de espectáculos.

Me pareció una extraordinaria película, muy bien hecha, mantiene una continuidad perfecta entre escena y escena, solo que se tiene que usar el cerebro para encontrarla, al contrario de lo que dice Laura Folks, me parece que pone tan cerca la experiencia de las personas que viven esto día a día, que asusta, no se trata de personas malas, o personas tontas, sino personas que quieren algo mejor para sus vidas. Utiliza el humor negro de excelente manera, ya que puedes soportar las primeras escenas y llegar al final que es desgarrador. El dolor que queda en la conciencia al final de la misma es suficiente para calificarla como extra ordinaria (separando la palabra a propósito), al contrario de lo que el prejuicio de Xei, no solo provoca indignación, sino un profundo dolor y desesperanza, hace perfectamente lógico un levantamiento armado, un movimiento que hubiera hecho real la escena de la celebración del bicentenario. Independientemente de que el análisis crítico de la situación nacional no se agota en la película es una excelente provocación para empezar a hablar de una cosa que nunca hablamos y de traer a la conciencia lo que queremos olvidar, muy al estilo de Susanita de Mafalda. Felicidades por el Blog, me parece un espacio necesario.

El otro dia fui al cine y vi una pelicula que se llama "Machete" y era algo asi de la inmigración de mejicanos a los EEUU y la verdad es que sali asustado de ver tanto salvajismo , imagino que "El infierno debe estar en esa linea y pienso ir a verla pues me gustan este tipo de salvajadas que te habren los ojo y te ponen alerta contra todo bicho viviente.

Clica sobre mi nombre

Gracias por comentarla. Me la he visto hoy mismo y es cojonuda. En el fondo, un grito de rabia de los mexicanos contra el narco...

Pero Torrente era una burla de si mismo, era lo más tonto del mundo y comoquiera creía o sentía ser lo máximo, en pocas palabras cubría las carencias evadiendo su propia realidad. El cochiloco... es la única opción tomada de supervivencia dentro de ése mundo en el cual se basa la película

I can't wait for this film to be released in the U.S. From what it sounds so far, it is amazing.

WWW.TRAFICANTETHEMOVIE.COM

Dice Robert Heinlein en su libro "Extranjero en tierra extraña" que la risa es una defensa contra la crueldad del mundo, creo que aplica muy bien, sobretodo ante las reacciones que viste en la sala de cine.

Saludos

No hagas caso a lo negativo...

Chingón que te "haiga" gustado....

Ps si, da verguenza pero es la neta, para que ocultarla.... nop... sabes? La neta es peor, 2046 veces peor.

Muchas felicidades por tu nuevo blog, y aquí me tendrás seguro.... espera honestidad, es lo único que ofresco.

Saludos.

2046

Es la misma fórmula que la Ley de Herodes (mismo director), solo que en este caso los arquetipos son personajes del Narco y lo que los rodea. Es cierto que una parte de la película es chistosa, pero una ves que entran los personajes que se supone son ex militares, uno comienza a dejar de reírse.

Sigo sin entender por qué alguien con la capacidad de Pablo Ordaz se ha especializado únicamente en las crónicas de sangre de lo que ocurre actualmente en México. Los medios nacionales inundan diariamente sus espacios informativos con relatos detallados de la narco-violencia, haciendo frecuentemente apología de los criminales y denostando la imagen de las fuerzas de seguridad que todos los días se juegan la vida por nosotros, los mexicanos. Por consiguiente, Pablo tiene una abundante competencia local y su obsesión por ocupar un lugar en la crónica roja lo ha hecho olvidar que es corresponsal de un medio extranjero en un país con una riqueza histórica y cultural que permite, aunque sea de vez en cuando, ocuparse de otras cosas que no están relacionadas con hechos de sangre. Lamentablemente, después de leer durante meses sus crónicas, creo que esto no va a ocurrir así que esperaré a que designen pronto a su sucesor para ver si, como simple turista que visita por primera vez México, puede hablar de otras cosas,

La sátira, el escarnio, los poderes civiles, militares y eclesiásticos en la misma tribuna y sangre, más sangre y cuerpos martirizados, desollados --como Xipetotec y el sempiterno canto a los valientes, sí--pero ¿de qué nos asombramos, porqué tanto ruido? Habría que leer a Bernal Díaz, a Sahagún, a M. Payno, a cronistas menores de la guerra cristera para saber que en este país de ellos, de nosotros un poco también quizá --la violencia oculta en formas antiguas de cortesía verbal, sigue y seguirá ahí...¿hasta cuándo? Sólo Quetzacóatl o Coatlicue lo saben.

A mi me parecio muy buena en algunas cosas

La vi en Monterrey en pleno proceso de ebullición narcotizante. El ejército acababa de acribillar a una familia al confundirla con sicarios; los sicarios mataron a un periodista del Diario de Juárez e hirieron a su compañero; un editorial recordaba la falta de protección de las autoridades para con los medios de comunicación y el alcalde de Juárez aprovechaba tan cojonuda película para "que entendamos lo que ocurre en Ciudad Juárez". Ocurre en Juárez lo que se ve en la película. Un cartel luminoso cayendo en el que se lee que Viva México. Enhorabuena, Pablo, por el blog.

A mi me pareció una buena película. Empieza siendo una caricatura irónica del narco style del cual es imposible no reirse, y termina convirtiéndose en una fotografía atroz de la realidad que revuelve el estómago. Creo que es una película crítica y didáctica. A mi me dejó pensando. Más allá del tráfico y consumo de drogas ¿qué parte de nuestro tejido social se ha torcido para que en la calle exista gente dispuesta a torturar y matar inocentes, niños, mujeres, sin ningún remordimiento moral? ¡Eso da miedo!

La película es dura, cómica también, pero muy dura. Mi mujer salió llorando, pero aún así creo que es imperdible.
Me alegra que empieces este blog Pablo, lo leeré puntualmente y a veces, como hoy, participaré. Los que conocemos y admiramos a Ordaz aplaudimos la iniciativa de abrir este blog. ¡Pinche Pablo culero que calladito lo tenías!

Pues a mí me gustó, pero el final no me lo creo, algunas actuaciones son chafonas, otras muy bien logradas y hay momentos sublimes. Yo recomiendo verla definitivamente porque dice muchas verdades, pero no hay que caer en la conclusión de que es la pura verdad, simplemente es la versión cinematográfica de una etapa muy complicada del país.

Yo vi la película en la zona más residencial de México y como siemore, los que son un poco más analíticos o políticamente sensibles se quedan y celebran que la cinematografía con excelentes actuaciones y excelente dirección pinte la realidad, pero como la mayoría de los ricos eluden o rechazan una realidad porque quizá ellos participan de ella de alguna manera. La película es muy chingona y punto.

Para todos aquellos que conviven con la psoriasis, tienen familiares o amigos o simplemente se quieren informar un poquito sobre el asunto las invito a conocer y comentar en mi nuevo blog http://psoriasisweb.blogspot.com/ la idea es que sea un espacio para darle voz a los miles de personas que tenemos esta enfermedad pero con un toque moderno y despreocupado. Gracias y saludos!!!Espero sus comentarios.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

es corresponsal en México, Centroamérica y el Caribe. Desde febrero de 2007 ha sido redactor jefe de la sección de Internacional de El PAÍS. Ahora empieza una nueva etapa.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal