¿Es el rescate, estúpido?

Por: Ernesto Ekaizer | 27 nov 2013

    En su libro El Dilema (Editorial Planeta), el expresidente de Gobierno,José Luis Rodríguez Zapatero, explica que su cambio espectacular de política económica y social del 12 de mayo de 2010, con la aplicación de un plan de ajuste, estuvo guiado por la necesidad de evitar un rescate de España, como había ocurrido días antes con Grecia. La misma razón, sostiene, le llevó a ampliar esas medidas un año y tres meses más tarde, en agosto de 2011, hasta culminar a finales de dicho mes con la reforma urgente de la Constitución Española para introducir la regla de oro de limitación del déficit público.

    El expresidente estima que su esfuerzo mereció la pena.

   “Nos costará años superar esta crisis, con un rescate hubieran sido lustros. Esta crisis ha deteriorado el Estado de bienestar, con un rescate se hubiera convertido en irreconocible. Además nuestra autonomía como país se hubiera visto gravemente limitada y nuestra autoestima muy dañada, aún más, y para mucho tiempo. Esa es mi convicción entonces y sigue siéndolo ahora”, señala en el epílogo.

    El expresidente narra en su libro, y subraya en sus declaraciones estos días, que tanto Dominique Strauss-Kahn, entonces director gerente del Fondo Monetario Internacional, como la canciller alemana Angela Merkel, y el Banco Central Europeo (BCE), de modo indirecto en el último caso, le sugirieron solicitar el “rescate”.

   Zapatero identifica “rescate” con una línea de crédito precautoria del FMI. Relata que en su visita a La Moncloa, Strauss-Kahn, le ofreció, el 18 de junio de 2010, aplicar esa línea a España para afrontar los problemas eventuales de liquidez.

  La oferta de Strauss-Kahn reflejaba, no lo que Zapatero presenta ahora como "rescate", sino un acuerdo adoptado por el FMI en aplicación de las política recomendadas por el G-20. Si el director gerente se lo ofreció fue porque precisamente esa línea de crédito, ya existente, comenzaría a aplicarse en agosto de 2010 con la novedad de que podrían ser utilizadas por los países miembros con problemas de balanza de pagos a través de acuerdos por seis meses. Hasta entonces se podían usar por los plazos de uno y dos años. Tal mecanismo se rebautizó con el nombre de Línea de Liquidez Precautoria.

  Zapatero, empero, exagera e identifica esa línea de crédito con un "rescate".

  Es la historia, retrospectiva, de que viene el coco.  

  "Strauss Kahn me planteó sin ambages la posibilidad, o más que la posibilidad, la conveniencia, de que solicitase ya una ayuda al FMI, en la forma de una línea de financiación precautoria, como la que estaba a disposición de algunos países emergentes”, escribe el expresidente.

 Y añade esta reflexión: “Si después de tener que adoptar decisiones tan difíciles, como las del 12 de mayo, me veía forzado solo unas semanas después, a acabar pidiendo ayuda financiera, y por tanto, la intervención, ¿cómo podría justificar los recortes sociales ya aprobados?"

  El hecho es que ante la negativa de Zapatero, Strauss-Kahn no insistió.

  “Mi preocupación era tan intensa como la satisfacción que experimenté al ver la reacción de Strauss-Kahn ante mis palabras de resistencia y de convicción…pareció modificar claramente su posición inicial”.

 Aparte de una presunta alusión "indirecta" a una linea precautoria de crédito del FMI por parte del presidente del BCE, Jean-Claude Trichet, en una conversación telefónica que mantiene con Zapatero el viernes 5 de agosto de 2011, relata el expresidente que Angela Merkel, el 3 de noviembre de 2011, le sugiere en Cannes, con ocasión de la cumbre del G-20, la misma idea.

  “Merkel me planteó si estaba dispuesto a pedir una línea de ayuda preventiva de 50.000 millones de euros al FMI; añadió que a Italia le correspondería otra por valor de 85.000 millones”.

  Era, también, la línea de crédito precautoria renovada por el FMI para aplicar en Europa. Esto es lo que Zapatero llama “rescate”. El entonces presidente le dijo que no.

  En realidad, lo que Zapatero presenta como una información inédita en su "venta" del libro, ya fue adelantada días antes de la reunión de Cannes por el periódico The Wall Street Journal.

  Y la cumbre, en efecto, apoyó la iniciativa del FMI de lanzar una nueva linea precautoria de liquidez “para países con fuertes políticas y fundamentos económicos que hacen frente a shocks exógenos”.

  Esto es, ataques de los mercados. Como el que estaba sufriendo España en aquellos días.

   Zapatero ha decidido por fin, con dos años y medio de retraso, dar a conocer la carta íntegra que le enviaron a él, con copia a la vicepresidenta y ministra Elena Salgado, el presidente del BCE, Trichet, y Miguel Ángel Fernández Ordoñez, gobernador del Banco de España, el 5 de agosto de 2011. Allí están  las condiciones exigidas para frenar los ataques sobre los bonos públicos españoles en los mercados secundarios.

   Y, asimismo, aporta su respuesta, una carta  del 6 de agosto, asumiendo algunas de las condiciones y matizando otras.

   El gobierno aceptó la exigencia de un nuevo paquete de ajuste fiscal del 0,5% del PIB, o 5.000 millones de euros, y en materia laboral anuló, como se exigía en la carta, la prohibición de concatenar los contratos temporales. En cambio, se abstuvo de eliminar las cláusulas de indiciación salarial, y tampoco introdujo un contrato laboral completamente desregulado, de carácter excepcional, con una rebaja sustancial de las indemnizaciones por despido, sin respetar el salario mínimo. Zapatero ya había reducido las indemnizaciones en su reforma laboral de 2009. Pero el BCE quería ir más lejos. La semilla de la reforma laboral de Mariano Rajoy ya estaba sembrada en esa misiva.

   El ajuste presupuestario contribuyó a reforzar las tendencias subyacentes de la segunda recesión ya en curso. En aquellos días, la vicepresidenta Elena Salgado no veía la recesión que se avecinaba por ningún lado.

   En realidad, el intercambio de cartas improvisado en el mes de agosto de 2011 fue el embrión del nuevo sistema de compras de bonos públicos (OMT) en los mercados secundarios puesto en marcha por Mario Draghi, ante la amenaza de desintegración del euro, en 2012. Un programa sujeto a la adopción de medidas de ajuste.

   Zapatero reivindica la reforma constitucional de limitación del déficit como una idea propia. En su crónica, omite un hecho esencial que llama la atención, habida cuenta de que habla extensamente de las reuniones de Consejos Europeos.

    El 16 de agosto de 2011, Nicolas Sarkozy y Angela Merkel anuncian en París que todos los países deben aprobar en su Constitución o en la legislación nacional dicha limitación desde agosto hasta el verano de 2012. Silvio Berlusconi había anunciado el 5 de agosto la reforma constitucional para limitar el déficit público.

  Y el propio Sarkozy había interrumpido sus vacaciones el 10 de agosto para pedir a la Asamblea Nacional francesa, desde una reunión urgente del consejo de ministros francés, la aplicación de la regla de oro de limitación del déficit, con carácter constitucional. 

   Sobre todo, Sarkozy advierte: "La apuesta esencial que supone la inscripción de este esfuerzo de recuperación en una regla constitucional de equilibrio de las finanzas públicas, como lo hacen muchos de nuestros socios".

    La importancia de la reunión de París es que sellaba la victoria de Merkel en este punto. Alemania ya tenía incorporada a su Constitución esa regla de oro y quería que todos los países la asumiesen en sus constituciones.

   Si se va a la web del Palacio de la Moncloa todavía se puede encontrar el 16 de agosto la noticia. Zapatero se recincorporaba de sus vacaciones en Doñana y había convocado a una reunión con algunos ministros y colaboradores. Y allí se subraya la contribución de las medidas anuncadas por Sarkozy y Merkel en París en la tarde del mismo 16 de agosto.

http://www.lamoncloa.gob.es/presidente/actividades/actividadesnacionales/2011/16082011zapateroreunionconsejoministros.htm

  Precisamente, en su libro Zapatero señala que el 17 de agosto, es decir, al día siguiente de la cumbre Sarkozy-Merkel en París y del lanzamiento de la exigencia de incorporar la regla de oro del déficit a la Constitución,el entonces presidente del Gobierno español levanta el teléfono y llama a Mariano Rajoy para decirle que está pensando en hacer la reforma constitucional.

    Sin embago, Zapatero no nos dice nada en su libro sobre la cumbre de París, sobre el anuncio de Berlusconi del 5 de agosto sobre la reforma constitucional italiana ni de la reunión del consejo de ministros francés que preside Sarkozy y que anuncia el 10 de agosto la necesidad de nuevas medidas fiscales.

   Porque Zapatero se hace trampas en el solitario: la decisión de la reforma constitucional es suya y de nadie más.

   Por tanto, Zapatero llama a Rajoy el 17 de agosto de 2011, un día después de la cumbre del Elíseo entre Sarkozy y Merkel donde sale la recomendación de la regla de oro constitucional. El 17, precisamente, Zapatero recibe en La Moncloa a Cándido Mendez y a Ignacio Fernández Toxo, por los sindicatos, y al presidente de la CEOE, Joan Rosell, para debatir la situación.

   Zapatero, a pesar de amagar con una  aparente autocrítica cree que la historia lo absolverá. Mariano Rajoy, por su parte, también define como su gran éxito haber evitado el rescate.

    ¿Y la linea de 100.000 millones de euros para salvar al sistema bancario, de la que se han utilizado 41.000 millones?

  Zapatero primero y Rajoy después, por tanto, presumen de haber evitado el rescate.

  Y no tiene duda el expresidente de que no debía, como hizo, consultar en mayo de 2010 a los ciudadanos.

    Cuando habla con el primer ministro griego Yorgos Papandreu en Cannes el 3 de noviembre de 2011 se muestra asombrado por la idea de convocar un referéndum en Grecia sobre las medidas de ajuste.

  "Aquellos días hablé en varias ocasiones personalmente con Papandreu sobre su iniciativa. Le manifesté con respeto, por el sincero aprecio que siento por él, los graves riesgos que conllevaba su sorprendente propuesta".

  ¿Tan "sorprendente propuesta" le parecía a Zapatero la convocatoria de un referéndum por parte de Papandreu? ¿No era acaso algo normal?

  Pues no para Zapatero. Porque el entonces presidente del Gobierno español consideró que el programa de ajuste impuesto por el Eurogrupo en mayo de 2010 sobre su Gobierno era de su incumbencia personal. Y no tenia por qué anticipar elecciones, por ejemplo, a pesar de que todo lo que se disponía a hacer iba en contra del programa con el que acababa, hacía dos años, de ganar las elecciones generales de 2008. 

  Esta actitud se vuelve a filtrar cuando Zapatero narra cómo los grandes países como Alemania, Estados Unidos, la Comisión Europea sientan en la cumbre de Cannes a Italia en el banquillo.

    "Una y otra vez se afeaba a los italianos la falta de credibilidad de las medidas anunciadas por su Gobierno en agosto", escribe. Prosigue el expresidente: "Durante toda la reunión no se había hablado de España, que era lo mejor que nos podía pasar. Por razones obvias, mantuve en todo momento una actitud discreta. Aunque tenía preparadas algunas notas por si se abría la carpeta de mi país".

   Antes de terminar la reunión, narra Zapatero, el presidente Obama interviene.

  "El presidente Obama me miró y dijo: `No sé si el primer ministro de España quiere decir algo...'

  Continúa Zapatero: "Esas palabras las acompañó con una sonrisa tranquilzadora, muy expresiva para todos los que allí estábamos. De inmediato contesté: `No, gracias, no tengo nada que añadir´. Y nos levantamos de nuestras sillas".

    Zapatero, pues, se enorgullece de haber llegado vivo a las elecciones del 20 de noviembre.

   ¿Vivo?

   El expresidente anuncia antes de las elecciones municipales y autonómicas de mayo de 2011 que no será candidato por el PSOE en las elecciones generales que, en teoría, debían celebrarse en marzo de 2012. A finales de julio de 2011 anticipa las elecciones al 20 de noviembre de 2011.

   En su libro nada se explica ni sobre su decisión de renunciar a ser candidato ni sobre el adelantamiento electoral.

  No hay, pues, tanta diferencia, políticamente, con lo ocurrido en los países a los que Zapatero alude para ejemplificar el desastre.

  En Italia, ya desde julio de 2011, el Deutsche Bank  está vendiendo masivamente bonos públicos, lo que explica gran parte de la subida de la prima de riesgo. Finalmente, Berlusconi cae el 12 de noviembre ded 2011. Y Papandreu paga caro su coqueteo con el referénum y es sustiuído por el vicepresidente del BCE, Lucas Papademos. En España, Zapatero renuncia a ser candidato y anticipa las elecciones.

 

 

 

Hay 6 Comentarios

Cada vez está mas claro la razón que le asiste a Luis Solana en sus recomendaciones. A saber, poner a un guardia civil al frente de algunas instituciones. Parte del calvario vivido se hubiera evitado con un guardia civil al frente del Banco de España en lugar del siniestro de Mafo/Fdez Ordoñez, que lo único que hizo fue poner cara de asco a la hora de controlar. Otro guardia civil al frente del Tribunal de Cuentas, otro en el CGPJ y otro en el Senado. La España corrupta no hubiera sido posible. La marca España no sería el Cante por Peteneras o como irse de rositas en un Estado fallido. Como los 1.700 imputados sin ir mas lejos, como los empresarios del caso "Terra Mítica" sin ir mas cerca. Todo ello en el marco del 26 aniversario de la célebre y muy puñetera "sentencia": La justicia en España es un cachondeo. Sin comillas, el que las ponga es un bellaco. Y lo peor, el jaguar de Ana Mato no sabemos donde está. Seamos realistas, hasta las ranas del nacimiento del Cuervo saben que en esta tierra de conejos las instituciones están podridas. No se salva ni una. La escritora Almudena Grandes lo tiene claro: La justicia me da asco. Tanto asco como a ese 78% de gente que en cualquier tipo de encuesta dice que no cree en la justicia. Vergüenza de país. Y en ese plan. Ninguno.

Zapatero el buenista, que no se atrevió a tomar las duras medidas en su momento, es el culpable de que las haya tenido que tomar Rajoy el valiente. ¡Larga vida para Rajoy!
.
Pero ¿qué tal si a Zapatero le hubiera tocado Draghi en vez de Jean-Claude Trichet?

Ante lo que hemos leído, ahora nos damos cuenta de que el presidente que teníamos, Zapatero, era un mindundi, un presidente de segunda, que se esconde de la profesora, detrás de un compañero, para que no le pregunten la lección porque no se la ha estudiado. El profesor, en este caso Obama, se da cuenta que se está escaqueando y le pregunta si tiene algo que decir, porque ha visto que no ha dicho "esta boca es mía". El mal estudiante Zapatero contesta que no, que no tiene nada que añadir. Es otro, más vivo, y se tira una perorata defendiendo a su país, de cómo las nuevas iniciativas que se han llevado cabo están dando resultado y bla, bla, bla.
Zapatero es pacato, ignorante la mayor de las veces y poco dado a hablar si no es estrictamente necesario. Me recordaba, cuando aparecía en la foto de presidentes de gobierno de la UE, al chico de los recados, en una esquina, silbando y mirando al techo. Mientras tanto Sarkozy y Merkel marcaban la pauta situándose en centro de la foto y de la historia, para bien o para mal.
Zapatero nos mete, de matute, unas memorias poco creíbles, protagonizando un papel que nunca interpretó. Además nos enseña una carta, donde se puede leer, en el frontispicio, que es estrictamente confidencial, enviada, como se indica por Trichet y MAFO. Esa carta era nuestra, del pueblo, nos la tenía que haber leído en el Parlamento y decir "Señores, esto es lo que hay". Sin embargo, no se atrevió y actuó de forma presidencialista, como casi siempre. Así le ha ido al PSOE. La crisis mundial se ha cargado a muchos gobiernos; Zapatero consiguió dos cosas: Hacer perder las elecciones a Rubalcaba, batiendo el récord de desastres electorales y cargarse al PSOE. Todo ello de un plumazo. Mucho mérito.
En cuanto al mal llamado rescate propuesto por el FMI, no fue tal, como ya se ha explicado, sin embargo, entre Marzo y septiembre de 2012 ¿Cuántos economistas, políticos y demás periodistas pidieron a grandes voces que se pidiese el rescate nacional ya? Muchos. Hoy ya no se acuerdan de lo que dijeron.

En el nombre del rescate, encuentra toda esta caterva de políticos indecentes la absolución. La justificación para hacer lo que hacen y la rehabilitación de su comportamiento. Aunque conserven en el cerebro el mismo concepto de democracia que les hizo y les permitió hacer lo que hicieron subrepticia y ocultamente.


Motivo por el que Zapatero no tuvo problema en escamotear el debate abierto sobre la reforma constitucional que sometía a la deuda derechos fundamentales de los españoles, por su cuenta y Rajoy corrió a certificar por única vez, – no ha encontrado otras oportunidades donde apoyar al gobierno anterior-, fervientemente el mismo cambio.


Lógicamente, que Papandreu, quien se doblegó en el ultimo momento, consultase a sus ciudadanos representados sobre el futuro que les esperaba, quedaba fuera de toda posibilidad. Esa idea de que cada quien decida en libertad –la que tanto babosea el neoliberalismo- esta fuera de la estructura moral de estos sujetos tanto como de aquellos. Todos se agitaron asustados por el riesgo que sus economías particulares (la de bancos y potentados, que la de los griegos ya sabíamos cual iba a ser; -y no más, que eso e mentira) corrieron, frente a la presión financiera (esta ya sabíamos -es su no-moral- que la oportunidad de hacer dinero pasa por encima de cualquier otro fundamente), para evitar que los ciudadanos decidiesen sobre su futuro.


Y escriben libros, justifican sus razones y lo que es peor los venden para algo más que conocer la sesgada opinión de su historia, como se ve por la campaña publicitaria con que la acompañan.

Quería decir en el comentario anterior "a las clases más favorecidas". Perdón por el error.

El sr. herencia, es dec ir Rajoy, acude a ella para justificar la politica que ya tenía programada la derecha para acabar con lo público y poner el mercado laboral en manos de los empresarios. Esa es la verdad, lo demás son engañatufas. Además, para herencias la que va a dejar él, con leyes injustas y normativas que solo benefician a las clases más desfavorecidas. ¿?quiere otra buena herencia? La que dejó aznar, llena de enfrentamientos, odios y acusaciones constantes para negar la evidencia del 11 M. ¡Y no hablemos de la burbuja inmobiliaria. Lo que le pasa a este señor que tanto acusa de la herencia recibida para justificarse sin responder a nada es que tiene una oposición blandita, blandita, que no se la merece. Deberían hacer la que hizo él, pero sin insultos y broncas.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

, Buenos Aires, 1949. Ha trabajado, por este orden, en redacciones de televisión, revistas semanales y diarios en Argentina; trabaja, desde hace 36 años en Madrid, en diarios, revistas, radio y televisión. Ha escrito ocho libros.

Las materias de Analítica son
las de un viejo proverbio latino:
"Nada humano me es ajeno"...

Sobre el blog

El periodismo para seguir siéndolo debe ser Periodismo Analítico... O no será. El viejo adagio según el cual los periodistas son como mínimo tan buenos como sus fuentes requiere una actualización. Necesitamos, según dice el profesor norteamericano Mitchell Stephens, periodistas con cinco cualidades: Informados, Inteligentes, Interesantes, Industriosos, y, sobre todo, Perspicaces.

Periodismo analítico

Libros

Queríamos tanto a Luis
Terminada la investigación judicial, el relato más completo de la relación entre Luis Bárcenas y el presidente del PP y del Gobierno de España, Mariano Rajoy.

El caso Bárcenas (Editorial Espasa, 2013)
El autor sigue los rastros del tesorero nacional del Partido Popular desde su imputación en la trama corrupta de Francisco Correa.

Sed de Poder .La verdadera historia de Mario Conde (Espasa, 2012)
La crisis de Bankia y del sistema financiero español es una ocasión para revisitar la historia del ex presidente del Banco Español de Crédito (Banesto), destituido junto con su consejo de administración a finales de noviembre de 1993.

Indecentes. Crónica de un atraco perfecto (Espasa, 2012)
El relato, a partir de entrevistas e información inédita, hace un viaje hacia la gestación y estallido de una crisis que dará lugar a la Gran Depresión que afecta a la economía y la sociedad española.

Yo, Augusto (Aguilar, 2003)
Tras obtener, en abril de 2000, el Premio Ortega y Gasset de periodismo por su cobertura del caso Pinochet en las páginas de EL PAÍS, el autor publica este libro en coincidencia con el XXX aniversario del golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973.

El Farol. La primera condena de Mario Conde (Temas de Hoy, 1997)
El 20 de marzo de 1997, la Audiencia Nacional condena a Mario Conde a seis años por los delitos de apropiación indebida y falsedad en documento mercantil. El delito: el pago de una factura de 600 millones de pesetas (3,07 millones de euros) en 1990 a una sociedad domiciliada en Antillas Holandesas.

Vendetta (Plaza & Janés, 1996)
He aquí la violenta historia de dos financieros: Mario Conde y Javier de la Rosa. Practican el chantaje con un doble objetivo: añadir dinero a sus capitales fuera de España y neutralizar la acción de la justicia mediante presión sobre las instituciones.

Banqueros de rapiña. Crónica secreta de Mario Conde (Plaza & Janés, 1994)
Título premonitorio. La rapiña. Este libro analiza la crisis de Banesto, las maniobras para conseguir salvar la entidad mediante un acuerdo de ampliación de capital, la mayor de la banca española hasta entonces.

José María Ruiz-Mateos. El último magnate (Plaza & Janés, 1985)
Una radiografía del imperio oficial y clandestino, del magnate de Jerez.

Más información »

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal